¿Qué es un contrato GMP y cuáles son sus principales beneficios?

Un contrato de precio máximo garantizado (PMP) puede ser un documento muy útil para los clientes cuando contratan a contratistas para un nuevo proyecto de construcción. Sin embargo, también puede ser beneficioso para el contratista. Si usted espera crear o utilizar un contrato GMP, puede ser útil comprender las mejores formas de elaborar un precio exacto y los principales beneficios que proporciona. En este artículo, analizamos qué es un contrato GMP, explicamos cómo planificarlo y le ofrecemos una lista de algunas de sus ventajas y cómo evitar sus desventajas.

¿Qué es un contrato GMP?

Un contrato de precio máximo garantizado es un documento que establece el precio máximo que un cliente tendrá que pagar por los servicios de un contratista, sin importar el coste real de los servicios. En efecto, pone un tope al precio del contrato, garantizando que las empresas u organizaciones no puedan cobrar más al consumidor. Los contratos GMP se utilizan a menudo en proyectos de construcción o remodelación porque sus precios pueden fluctuar en función de los materiales necesarios y los costes de mano de obra. En función de las estipulaciones de los contratos GMP, lo más frecuente es que el contratista pague cualquier gasto que supere el precio establecido.

Relacionado: Contratistas: Definición y diferentes tipos

Diferentes formas de planificar un contrato GMP

Hay varias formas de planificar un contrato de GMP para que ahorre al contratista y al cliente la mayor cantidad de dinero, entre ellas:

Programa de valores

Un programa de valores es un documento utilizado por los contratistas para ayudar a determinar el coste del proyecto global. Suele desglosar cada sección del proyecto y dar un precio estimado basado en la mano de obra, los materiales y la duración del proyecto. A continuación, el contratista suma cada sección para encontrar el precio máximo más adecuado.

Disponer de un desglose de cada sección del proyecto puede ayudar a los clientes a entender a qué se destina el dinero, y si hay áreas en las que pueden reducir los costes y ahorrar dinero. Entonces, el cliente puede hacer ajustes en el proyecto para subir o bajar el precio máximo.

Permisos

Aunque puede incluir la mano de obra, las dietas suelen referirse a los costes de ciertos materiales que el cliente aún no ha decidido. La opción de los descuentos suele ser un añadido al contrato que permite al contratista aumentar o reducir el precio final, en función de la decisión del cliente. Por ejemplo, si un cliente no está seguro de qué tipo de suelo quiere utilizar en su cocina, el contratista puede estimar un presupuesto general para el suelo con la posibilidad de subir o bajar el precio máximo en función de la decisión final del cliente.

Órdenes de cambio

Las órdenes de cambio permiten a los contratistas alterar el precio fijado en un contrato en función de circunstancias imprevistas, que pueden incluir trabajos inacabados por otro contratista, escasez de material, cambios que hace el cliente y otras cosas. Por ejemplo, si un contratista está construyendo una casa y llueve durante unos días, podría aumentar el precio del GMP para alquilar carpas y lonas y posiblemente ampliar el plazo del proyecto.

Cantidades de contingencia

El contratista o el cliente pueden establecer importes de contingencia en caso de que los costes estimados de los artículos sean superiores a los previstos inicialmente. Esto puede incluir un fondo que el cliente cree dedicado a retos desconocidos, o un sistema que el contratista cree para garantizar que sus propios costes sean mínimos. Por ejemplo, si un contratista no está seguro de algunas de las estimaciones de costes, puede pedir al cliente que añada precios de contingencia a algunas secciones del proyecto para aumentar el precio máximo global.

Relacionado: ¿Qué son los planes de contingencia y cómo crear uno?

Beneficios de un contrato GMP

He aquí algunas ventajas de un contrato GAN:

Recompensas por guardar

Los contratos de precio máximo garantizado pueden crear a veces incentivos para que los contratistas terminen los proyectos rápidamente y por debajo del presupuesto. Por ejemplo, si el contratista termina el proyecto por debajo del precio máximo acordado, el cliente puede aceptar compartir parte del ahorro con el contratista. Esto puede permitir al contratista encontrar muchas oportunidades de ahorro y ser recompensado por terminar el proyecto con rapidez y eficacia.

Relacionado: Teoría de la Motivación por Incentivos: Definición y cómo utilizarla en el trabajo

Acelera la programación

El uso de un contrato GMP puede ayudar a los clientes a asegurar la financiación más rápidamente y permitir a los contratistas comenzar los proyectos de inmediato. También puede permitir a los contratistas empezar sin todos los detalles porque el límite de precio establecido permite a los clientes tomar decisiones finales sobre los materiales y los diseños a medida que se desarrolla el proyecto.

Da la posibilidad de revisar

Aunque no es necesario acordar todos los materiales y detalles específicos antes de comenzar el proyecto, algunos contratos GMP pueden permitir a los contratistas revisar el precio del encargo en función de los cambios que quiera hacer el cliente. Por ejemplo, si un contratista acepta pintar la cocina del cliente, pero más tarde el cliente pide suelos nuevos que se extiendan más allá de la cocina, el contratista podría tener la posibilidad de renegociar el precio máximo.

Desventajas de un contrato GAN

A continuación se exponen algunas desventajas de un contrato GMP y algunas posibles soluciones para ellas:

Más riesgo para el contratista

Cuando se realizan proyectos GMP, el contratista absorbe una mayor parte del riesgo del proyecto, ya que si el proyecto supera el precio máximo, lo más probable es que tenga que pagar él mismo los gastos extra. Hay algunas formas de minimizar el riesgo para los contratistas. Una de ellas es aumentar el precio máximo del contrato para garantizar que el presupuesto se mantiene dentro de sus parámetros.

Otra forma es que los contratistas utilicen contratos GMP con otras empresas que contraten para el trabajo. De este modo, pueden asegurarse de que el precio máximo que pagarán se ajusta al presupuesto. Por último, antes de acordar el precio máximo establecido, los contratistas pueden utilizar un impresionante software de estimación para asegurarse de que el presupuesto del proyecto es preciso.

Relacionado: Contratista vs. Subcontratista: ¿Cuál es la diferencia?

Informe de costes

Cuando se completan ciertas secciones de los proyectos, puede ser importante que los clientes revisen los costes antes de realizar cualquier pago. A veces esto puede crear un retraso en la continuación del proyecto porque el cliente necesita revisar el informe de costes para asegurarse de que todo es correcto. Sin embargo, una solución para esto sería utilizar un software especializado al que el cliente pueda acceder siempre que lo desee. Este software puede ayudar a mantenerlos siempre al día sobre los costes del proyecto, permitiéndoles revisar los números más rápidamente.

Te recomendamos

El coste indirecto en la construcción: Qué es y cómo racionalizarlo

Costes Contables vs. Costes Económicos

¿Qué es un permiso? Cómo funciona y cuánto puede durar

Cómo escribir un discurso cautivador

4 Pasos Para Obtener Un Título De Gerente De Ventas

¿Qué es el coaching del rendimiento en el desarrollo profesional? (y sus beneficios)