Guía para entender qué es la deslocalización

La deslocalización es una práctica empresarial única en la que una empresa traslada a otros países diversas funciones operativas y de servicios. A veces, las empresas eligen esta vía para aumentar la eficiencia o maximizar las capacidades de producción, y otras veces pueden tomar esta decisión para ahorrar dinero. Si usted está involucrado en las finanzas, las operaciones o cualquier otra posición de liderazgo dentro de una empresa, puede estar interesado en la deslocalización o puede tener curiosidad sobre el proceso. En este artículo, cubrimos los principales beneficios de la deslocalización, explicamos en qué se diferencia de la subcontratación y detallamos las consideraciones a tener en cuenta y los factores para garantizar el éxito.

¿Qué es la deslocalización?

La deslocalización es un proceso que algunas empresas pueden llevar a cabo para deslocalizar sus operaciones comerciales. El proceso es bastante común, y hay una amplia gama de razones por las que una organización puede optar por iniciar proyectos de deslocalización.

La fabricación suele ser uno de los principales componentes de una empresa que se deslocaliza. Además, los productos y servicios, como el servicio de atención al cliente, la contabilidad o la tecnología de la información, también se deslocalizan con frecuencia—a diferentes países—donde el coste de hacer negocios es menor. Estas reducciones de costes pueden dar lugar a un ahorro que puede permitir un aumento de la rentabilidad o la reasignación de fondos dentro de la empresa.

Relacionado: Gestión de operaciones: Todo lo que necesita saber

¿Cómo funciona la deslocalización?

La deslocalización funciona cuando una empresa traslada una unidad de negocio, y sus funciones, a un país donde los costes son más bajos. Es importante saber que en la deslocalización, el resto de las funciones empresariales de la empresa siguen operando en su país de origen.

Una empresa que deslocaliza suele contratar mano de obra local para que realice las mismas tareas que antes realizaban los empleados nacionales. Una vez elegida la ubicación de la deslocalización, se organizan e instalan las operaciones. Una vez contratado el personal local, las funciones empresariales se reanudan como antes, pero a un coste menor.

En qué se diferencia la deslocalización de la externalización

La deslocalización y la externalización se confunden a menudo, pero en realidad son dos actividades empresariales diferentes. La deslocalización consiste en trasladar las operaciones internas a otra empresa o parte. En este caso, la empresa no realiza el trabajo por sí misma. En su lugar, puede vender equipos operativos, o estructuras empresariales, a otras empresas existentes. A veces, cuando una empresa subcontrata partes de su negocio, puede vender toda una unidad operativa, fábrica o división a otra empresa.

La externalización es diferente a la deslocalización, ya que implica un cambio geográfico físico y no hay venta de ninguna parte de la empresa a otra. En las economías plenamente desarrolladas, por ejemplo, los bienes son caros porque el personal necesario para producirlos y distribuirlos es costoso y esos costes se trasladan a los consumidores. En cambio, en el mundo en desarrollo, hay muchas personas que pueden realizar funciones laborales a un precio más sostenible. Esto reduce los costes de producción o prestación de servicios de una empresa, lo que puede aumentar directamente sus beneficios. Estas son las tres diferencias clave entre la deslocalización y la externalización:

  • Geografía: La externalización no implica necesariamente el traslado de la producción o las operaciones a otra zona geográfica, mientras que la deslocalización sí.
  • Resultado de las ventas: La externalización es una actividad de venta de racionalización para una organización, mientras que la deslocalización es una actividad relacionada con el movimiento geográfico.
  • Motivación : La motivación principal de la externalización es permitir que una empresa se centre más en sus áreas clave de experiencia, mientras que la deslocalización está motivada por la reducción de costes y el aumento de los beneficios.

Relacionado: La subcontratación: Qué es y cómo funciona

4 beneficios de la deslocalización

Estos son los cuatro principales beneficios de elegir la deslocalización:

Mayor productividad

Las empresas pueden lograr una mayor productividad aprovechando las ventajas de tener una zona horaria diferente. La decisión de deslocalizar efectivamente permite a una organización tener trabajo a todas las horas del día y de la noche. También da a una organización la oportunidad de apoyar a sus clientes cuando lo necesitan y satisfacer sus necesidades siempre cambiantes y a la carta. Este alto grado de apoyo al cliente puede dar lugar a una mayor experiencia del cliente y a una base de clientes más fiel.

Relacionado: Cómo medir la productividad y aumentar la eficiencia en el trabajo

Reduce los costes de mano de obra

La deslocalización permite a las empresas pagar menos por procesos que requieren mucha mano de obra, como la fabricación, la atención al cliente permanente, el desarrollo de tecnologías de la información y la codificación. Dependiendo del país seleccionado para la deslocalización, se puede obtener un ahorro significativo gracias a la reducción de los costes laborales.

Reduce las obligaciones fiscales

Los países en los que se utiliza mano de obra deslocalizada suelen buscar formas de incentivar a las empresas para que se introduzcan en su geografía y establezcan operaciones y contraten a trabajadores locales como un impulso para su economía local. Para ello, se ofrece un tipo impositivo más bajo por hacer negocios para ayudar a compensar los costes de una empresa por establecer esas operaciones.

Mayor flujo de caja

Con la reducción de los gastos de explotación, los salarios de los empleados y la carga fiscal, la deslocalización proporciona un enorme flujo de caja a las empresas. La liberación de ese efectivo permite reinvertir en investigación y desarrollo y aumentar la rentabilidad. Incluso puede dar lugar a la subida de los precios de las acciones y al aumento del valor de los accionistas en las empresas que cotizan en bolsa.

Aspectos a tener en cuenta en la deslocalización

Aunque la deslocalización tiene considerables ventajas potenciales, también hay que tener en cuenta una serie de factores antes de hacer esta sugerencia como líder de la empresa. He aquí algunos aspectos que hay que tener en cuenta antes de decidirse a trasladar las operaciones a otra geografía:

  • Diferencias horarias y proximidad reducida: Debido a la diferencia de husos horarios, es posible que las oficinas del país de origen tengan que ajustar sus horarios de trabajo para adaptarlos a los de sus oficinas originales y a los de sus sedes en el extranjero. Es importante tener en cuenta que los problemas relacionados con los husos horarios pueden retrasar los proyectos o la productividad.

  • Lagunas de comunicación y lenguaje: Las lagunas lingüísticas y de comunicación pueden convertir la colaboración en un reto único. Las lagunas de comunicación entre el equipo pueden dar lugar a costosos errores o retrasos.

  • Potencial de inestabilidad: El clima político inestable de otros países puede aumentar la exposición de una empresa al riesgo geopolítico. Existe un riesgo humano y financiero al trasladar componentes enteros de una empresa al extranjero.

  • Expectativas sociales: Cuando se piensa en trasladar un componente operativo de una empresa al extranjero, es importante investigar y comprender plenamente las necesidades culturales y sociales de los trabajadores. Si no se comprende y respeta plenamente la cultura y el clima, los empleados deslocalizados pueden sentirse insatisfechos o no realizados.

Consejos para determinar si la deslocalización es adecuada para usted

He aquí cinco consejos para determinar si la deslocalización es adecuada para usted:

Considere sus necesidades y objetivos

Al tratar de determinar si la deslocalización es la opción adecuada para la empresa a la que apoya, debe revisar cuidadosamente sus razones para considerar la deslocalización. Evaluar sus resultados y objetivos deseados de. Desarrolle unos criterios de evaluación claros para sus necesidades y objetivos, de modo que pueda evaluar adecuadamente la viabilidad de la deslocalización.

Relacionado: Cómo ser un buen líder (con consejos y ejemplos)

Trazar su plan de deslocalización

Es importante trabajar con su equipo y otras partes interesadas para diseñar un plan preliminar de deslocalización. Para que un programa de deslocalización tenga éxito, es fundamental definir los detalles clave, como las opciones de ubicación geográfica, la disponibilidad de espacio para oficinas o fabricación, la accesibilidad de la mano de obra y los requisitos de financiación.

Analizar el riesgo potencial

Analizar y evaluar los riesgos potenciales de la deslocalización. Las consideraciones clave deben incluir la estabilidad del gobierno y la infraestructura del lugar elegido, la disponibilidad de mano de obra cualificada en el lugar elegido y la viabilidad financiera de la implantación de su programa de deslocalización. Asegúrese de que se ha realizado un análisis exhaustivo de la relación coste-beneficio antes de tomar cualquier decisión definitiva.

Desarrollar un plan para mitigar el riesgo

Es fundamental crear un plan de gestión de riesgos para mitigar eficazmente los riesgos que conlleva la deslocalización. Una vez analizados a fondo los riesgos potenciales del proyecto, se deben detallar los factores de mitigación de riesgos para cada uno de los riesgos identificados, implementar controles, establecer criterios de prueba y asignar la propiedad del plan de acciones a los miembros del equipo del proyecto.

Lluvia de ideas con otros profesionales

Aprovecha los conocimientos y la experiencia de otros profesionales de tu equipo. Pregunte si alguno de ellos ha participado alguna vez en la implantación con éxito de un programa de deslocalización. Tómese el tiempo necesario para hacer preguntas, abordar las preocupaciones que pueda tener y obtener información sobre las lecciones aprendidas y cómo evitar posibles riesgos.

Te recomendamos

Cómo equilibrar el ritmo de trabajo

Cómo escribir un informe de incidencias laborales

P&R: ¿Qué es el enriquecimiento del trabajo?

¿Qué es el IAAS? Definición y beneficios

Demasiado trabajo: Cómo se ve y cómo superarlo

Cómo felicitar a un compañero por su ascenso (con ejemplos)