Gestión ágil de proyectos: Valores, Principios y Pasos

La gestión ágil de proyectos proporciona flexibilidad en el proceso de organización de un proyecto. La gestión ágil de proyectos difiere de los métodos tradicionales de gestión de proyectos en varios aspectos. En este artículo, analizamos qué es la gestión ágil de proyectos, los valores y principios fundamentales de la gestión ágil de proyectos y los pasos del proceso de gestión ágil de proyectos.

¿Qué es la gestión ágil de proyectos?

La gestión ágil de proyectos es el proceso de dividir un proyecto en pasos manejables con énfasis en la capacidad de respuesta y la colaboración con el cliente. Este estilo flexible de gestión de proyectos es un método nuevo que todavía está siendo adoptado por muchas empresas. Los productores que aplican la gestión ágil de proyectos tienden a ver los productos entregados más rápidamente.

La gestión ágil de proyectos libera beneficios durante todo el proceso de producción, no sólo al final. La gestión ágil de proyectos puede aplicarse en todos los sectores, aunque este marco ganó popularidad en el sector del software, y algunos de los valores y principios fundamentales se relacionan directamente con el desarrollo de software.

La gestión ágil de proyectos contrasta con la gestión tradicional de proyectos. En un modelo tradicional, el equipo del proyecto establecería un objetivo específico, crearía una serie de pasos para alcanzar ese objetivo y luego implementaría el proceso. La gestión ágil de proyectos divide un proyecto en pequeños objetivos, o sprints, y utiliza evaluaciones frecuentes para remodelar los pasos e incluso posiblemente el objetivo final. La gestión de proyectos tradicional es lineal— cada paso debe completarse antes de poder empezar el siguiente. La gestión ágil de proyectos es iterativa—los pasos pueden trabajarse simultáneamente y evaluarse al mismo tiempo.

Entre sus muchas metodologías diferentes, éstas son algunas de las más comunes en la gestión ágil de proyectos:

  • Scrum
  • Programación extrema (XP)
  • Cristal
  • Desarrollo orientado a las características (FDD)

Todos estos métodos ponen en práctica los valores, principios y pasos fundamentales de la gestión ágil de proyectos de diferentes maneras. Uno puede ser más adecuado para su empresa que otro. Merece la pena explorar unas cuantas metodologías antes de elegir una para sacar adelante tu proyecto.

Valores fundamentales de la gestión ágil de proyectos

Estos son los cuatro valores fundamentales de la gestión ágil de proyectos:

1. Los individuos y las interacciones por encima de los procesos y las herramientas

La gestión ágil de proyectos dicta que la interacción humana tiene prioridad sobre todo lo demás. Compruebe con los miembros del equipo y el cliente con frecuencia para asegurarse de que todos entienden el proyecto y están contentos con la dirección.

2. Software de trabajo sobre la documentación completa

La gestión tradicional de proyectos requiere una amplia documentación en forma de documentos técnicos escritos. La gestión ágil de proyectos valora la documentación, pero recomienda el uso de software para lograr los registros necesarios de manera eficiente.

3. Colaboración con el cliente por encima de la negociación del contrato

Incluya al cliente en el proceso de diseño y producción. Su aportación a lo largo del proyecto, en lugar de al principio y al final, garantizará que todas las acciones del equipo sean positivas.

4. Responder al cambio en lugar de seguir un plan

Esté preparado y dispuesto a adaptarse según lo exija el proyecto. Utilice los datos para informar de su próxima acción. En lugar de seguir una serie de pasos predeterminados hasta llegar a una conclusión y luego evaluar, utilice evaluaciones formativas a lo largo del camino para cambiar su proceso y crear el mejor producto.

Principios de la gestión ágil de proyectos

Estos son los 12 principios de gestión ágil de proyectos:

  1. Nuestra máxima prioridad es satisfacer al cliente mediante la entrega temprana y continua de software valioso (o cualquiera que sea su producto).
  2. Acepte los cambios en los requisitos, incluso en los últimos momentos del desarrollo. Los procesos ágiles aprovechan el cambio para la ventaja competitiva del cliente.
  3. Entrega proyectos con frecuencia, desde un par de semanas hasta un par de meses, con preferencia por el plazo más corto.
  4. Los miembros del equipo de coordinación deben trabajar juntos diariamente durante todo el proyecto.
  5. Construya proyectos en torno a personas motivadas. Dales el entorno y el apoyo que necesitan y confía en que harán el trabajo.
  6. La conversación cara a cara es el método más eficiente y eficaz para transmitir información a los distintos equipos y dentro de ellos.
  7. El producto final es la principal medida de progreso.
  8. Los procesos ágiles promueven el desarrollo sostenible. Todas las partes interesadas deben ser capaces de mantener un ritmo constante de forma indefinida.
  9. La atención continua a la excelencia técnica y al buen diseño mejora la agilidad.
  10. La simplicidad – el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado – es esencial.
  11. Las mejores arquitecturas, requisitos y diseños surgen de equipos autoorganizados.
  12. A intervalos regulares, el equipo reflexiona sobre cómo ser más eficaz, y luego afina y ajusta su comportamiento en consecuencia.

Relacionado: Guía para la gestión del alcance del proyecto

Pasos del proceso de gestión ágil de proyectos

La gestión ágil de proyectos tiene seis pasos.

Relacionado: Comprensión de los procesos y fases de la gestión de proyectos

1. Planificación de proyectos

Antes de comenzar cualquier trabajo, el equipo debe determinar el objetivo final del proyecto. El objetivo debe ser relativamente amplio, sin embargo, para dar cuenta de las revisiones y mejoras a lo largo del proceso.

2. Crear la hoja de ruta del proyecto

La hoja de ruta del proyecto se compone de todas las características incluidas en el producto final. No se trata de una lista de pasos, sino de una lista de elementos que pueden completarse de forma algo simultánea.

3. Planificar el lanzamiento

Después de crear la hoja de ruta del proyecto, construya un plan de lanzamiento. Se trata de un calendario de cuándo se entregarán al cliente prototipos o elementos del producto para su revisión. La expectativa es que las piezas individuales del proyecto total se revisen con frecuencia, y que el proyecto general se actualice según sea necesario.

4. Planificación del sprint

Los sprints son tiempos de diseño de ciclo corto que terminan con un lanzamiento. La planificación de los sprints debe ser detallada. Cada miembro del equipo debe saber lo que se espera que logre durante cada día del sprint.

5. Reuniones diarias

Cada día de trabajo durante un sprint debe comenzar con una reunión. Aquí, los miembros del equipo compartirán los éxitos y desafíos del día anterior, así como confirmarán las tareas y los objetivos para ese día de trabajo.

6. Revisiones y retrospectivas

La revisión del sprint es la presentación del elemento del producto al cliente. Durante esta reunión, el equipo recibirá comentarios y se preparará para revisar el elemento o ajustar el objetivo a largo plazo según las indicaciones del cliente.

Tras la revisión del sprint, el equipo se reunirá por separado del cliente para realizar una retrospectiva. En ella, el equipo reflexionará sobre el sprint. Se abordarán cuestiones como el desequilibrio de la carga de trabajo, los plazos y la comunicación, y se mejorarán para el siguiente sprint.

Te recomendamos

15 saludos profesionales en el buzón de voz para captar la atención de las personas que llaman

Despidos: 4 diferencias clave

¿Qué es un presupuesto por partidas y cuáles son las ventajas de utilizarlo?

¿Qué es la segmentación demográfica? (Definición, variables y ejemplos)

11 Beneficios del aprendizaje

¿Qué son los líderes empáticos? (Definición, beneficios y consejos)