¿Qué es la gestión de la configuración y cómo funciona?

La gestión de la configuración es un concepto esencial en la ingeniería de sistemas y la tecnología de la información. Es esencial para gestionar eficazmente el intercambio de información y los procesos que intervienen en el desarrollo de productos y servicios, especialmente los relacionados con el software. Comprender la gestión de la configuración puede ayudarle a optimizar sus responsabilidades en materia de TI y a hacer más eficientes los sistemas de su lugar de trabajo. En este artículo, explicamos el propósito de la gestión de la configuración y describimos los elementos clave que intervienen en los sistemas de gestión de la configuración.

¿Qué es la gestión de la configuración?

La gestión de la configuración se refiere a los procesos automatizados que garantizan que los sistemas puedan funcionar correctamente y de forma coherente a lo largo de los cambios, actualizaciones y desarrollos. Muchas industrias utilizan técnicas de gestión de la configuración para facilitar sus flujos de trabajo, pero la gestión de la configuración es especialmente frecuente en el sector de las tecnologías de la información. El software, las redes, los servidores, los sistemas operativos y las bases de datos requieren una gestión de la configuración para organizar y coordinar todos los aspectos de un sistema, manteniendo la calidad y la integridad del mismo.

Relacionado: Relacionado: 7 certificaciones para impulsar tu carrera de desarrollador de software

¿Cómo funciona la gestión de la configuración?

La gestión de la configuración en TI funciona escribiendo scripts y código que automatizan ciertas tareas para configurar con éxito todas las partes de un sistema en conjunto. Algunas estrategias de gestión de la configuración no están totalmente automatizadas y requieren la interacción externa de los administradores del sistema, que realizan cambios manuales en el software y el hardware en función del protocolo. A menudo implica el uso de un eje central, como un controlador de servidor, para aceptar la información de todas las partes de un sistema automatizado y coordinar las actualizaciones simultáneas en cada aspecto.

Las herramientas de gestión de la configuración recogen información sobre el sistema y la utilizan para determinar los detalles, las variables y las operaciones esenciales para que el sistema funcione en un momento dado. A partir de esta información, las herramientas desarrollan plantillas para ampliar las operaciones del sistema, rastrean los comportamientos en todo el sistema e identifican la fase de los ciclos de actualización o las operaciones de software. La gestión de la configuración supervisa el comportamiento de todas las partes de la infraestructura de una red e informa sobre la forma en que interactúan.

Relacionado: ITSM: ¿Qué es la gestión de servicios de TI y cómo funciona?

¿Qué es el estilo declarativo en la gestión de la configuración?

El estilo declarativo es un modelo de gestión de la configuración que consiste en especificar el estado ideal de un sistema y utilizarlo como guía para el desarrollo del mismo. Al trabajar con el estilo declarativo, los programadores desarrollan herramientas de software que pueden determinar el mejor enfoque para lograr un resultado específico en un momento dado. Esto permite que se produzcan actualizaciones y cambios en función de diferentes contextos y circunstancias, de modo que los comportamientos del sistema se adaptan automáticamente a las actualizaciones de cada parte de la red.

Se opone al estilo imperativo, que consiste en proporcionar una lista de instrucciones. El estilo imperativo es limitado porque se basa en un punto de partida específico y una serie de pasos para alcanzar el fin. Si un aspecto de un sistema cambia, los procesos imperativos tienen que reescribirse completamente desde un nuevo contexto.

La gestión de la configuración en estilo declarativo especifica lo que un sistema debe intentar lograr, mientras que el estilo imperativo le dice al sistema cómo lograrlo. Esto hace que el estilo declarativo sea más ágil e ideal para gestionar sistemas complejos sin comprometer su función.

Ventajas de la gestión de la configuración

Utilizar la gestión de la configuración para supervisar y actualizar los sistemas tiene muchas ventajas operativas. Dado que la gestión de la configuración está diseñada para que los sistemas estén más sincronizados y sean más eficientes, los efectos positivos existen en todo el sistema. Algunos de los principales beneficios son

Actualizaciones simplificadas

Cuando hay que actualizar una aplicación de software, la gestión de la configuración es lo que permite que los cambios entren en vigor con éxito. La gestión de la configuración permite que todos los aspectos de un sistema existente se adapten a las nuevas especificaciones de actualización de una manera coordinada que no interrumpa las funciones del programa.

Recuperación más rápida del sistema

La gestión de la configuración automatiza la práctica de restaurar las funciones del sistema y recuperar los datos en caso de errores, fallos y caídas del sistema. Las herramientas de gestión de la configuración reconocen los signos de un error del sistema e inician prácticas para preservar la función de la red y restaurar la información del sistema desde antes de una caída o fallo.

Mayor productividad

La gestión de la configuración permite a los profesionales de TI utilizar su tiempo de forma más eficiente, apoyando la productividad en otras áreas de desarrollo y mantenimiento de software. Los usuarios de un producto o servicio también pueden ser más productivos porque los procesos automatizados de la gestión de la configuración limitan la cantidad de tiempo que un sistema está inoperativo o perjudicado por un error.

Entrega continua de productos

Los protocolos de gestión de la configuración adecuados permiten a los desarrolladores de TI desplegar actualizaciones continuas de los productos existentes y lanzar nuevos productos de forma coherente. El sistema de gestión de la configuración hace un seguimiento del estado de los productos de software en todas las versiones y lanzamientos, lo que facilita la administración de las actualizaciones y los nuevos complementos.

Mejor documentación

Parte de la gestión de la configuración consiste en rastrear y documentar la información sobre todas las interacciones del sistema. En los sistemas operados manualmente, a veces no está claro quién ha hecho una actualización, qué cambios ha introducido y cómo han influido esos cambios en otras partes del código de un programa. Con la gestión automatizada de la configuración, se pueden recopilar fácilmente todos estos detalles y conservar la información sobre el legado de un programa de software a lo largo del tiempo. Esto también facilita que los nuevos empleados y otros desarrolladores de software aprendan cómo funcionan sus sistemas informáticos existentes y reproduzcan las funciones del sistema en otras características y actualizaciones.

Eliminación de comportamientos duplicados

Cuando se implementa con éxito, la gestión de la configuración apoya la eficiencia operativa al evitar cualquier acción innecesaria o repetida. La gestión de la configuración hace un seguimiento automático de la etapa de cada proceso en una aplicación, identificando la finalización de cada tarea en un sistema. Esto evita cualquier error de comunicación sobre las tareas que ya se han realizado, ahorrando tiempo y previniendo cualquier error debido a la duplicación de rutas de archivos o ubicaciones de almacenamiento.

Ajustes del entorno

Los sistemas de gestión de la configuración pueden ajustarse a usuarios, entornos y propósitos únicos. Permiten que los productos de software pasen del desarrollo a la producción y a las pruebas sin sacrificar la integridad de los datos ni tener que reprogramar las especificaciones del sistema. La gestión de la configuración también ayuda a los usuarios y a los administradores a acceder a la información esencial desde diferentes dispositivos sin dejar de utilizar una interfaz coherente.

Disminución de los gastos de TI

Contar con un sistema eficaz de gestión de la configuración puede reducir la cantidad de recursos y el esfuerzo humano necesarios para operar una red de TI, reduciendo el coste global de la implantación y el mantenimiento de un programa, una red o una aplicación. Los aspectos automatizados de la gestión de la configuración optimizan el tiempo de todos los profesionales de TI que participan en las operaciones del sistema, permitiéndoles evitar costosos errores y caídas.

Herramientas para la gestión de la configuración

Los ingenieros de sistemas y otros responsables de TI pueden elaborar sus propios controles internos para la gestión de la configuración o utilizar herramientas de software de gestión de la configuración de terceros que se integran automáticamente con un sistema existente. Algunos procesos de gestión de la configuración implican una combinación de una herramienta de software principal y widgets de código abierto que personalizan las operaciones de cada programa o red. Algunas de las herramientas más populares para la gestión de la configuración de TI son:

  • SolarWinds: El SolarWinds Server Configuration Monitor analiza los cambios en un programa e identifica el comportamiento no autorizado. Identifica las diferencias entre varias configuraciones para facilitar la resolución de problemas y proporcionar un inventario de la información del sistema.
  • Juju: El lenguaje de programación GO es la base de Juju, que proporciona capacidades de configuración para sistemas que escalan en tamaño, capacidad y operaciones. Juju también es ideal para desplegar nuevos sistemas y configurarlos a partir de la arquitectura existente.
  • Ansible: Ansible, una popular herramienta de configuración y motor de automatización, utiliza un sistema de empuje y un lenguaje de scripts YAML para orquestar comportamientos dentro de un sistema. Los desarrolladores crean playbooks que administran las actualizaciones de cada servidor, dando a los administradores la capacidad de gestionar estos cambios.
  • TeamCity: Con 100 configuraciones de compilación posibles, TeamCity es uno de los sistemas de gestión de configuración gratuitos más completos que existen. La compatibilidad con varios servidores tiene un coste adicional, pero la versión gratuita incluye automatización de pruebas, seguimiento de errores y herramientas de implementación.
  • CFEngine: Esta completa herramienta de gestión de la configuración proporciona un punto de acceso centralizado para grandes redes y sistemas informáticos que abarcan varios tipos de sistemas operativos y dispositivos.
  • Timón: La gestión de activos y la gestión de la configuración son las dos funciones principales de Rudder, una herramienta de código abierto para gestionar las auditorías de los sistemas y configurarlos en todas las organizaciones mediante políticas predeterminadas. Rudder es una rama de CFEngine que amplía sus capacidades para la configuración de sistemas a largo plazo.
  • Títere: Puede seleccionar una serie de herramientas de software de código abierto de Puppet, incluyendo la notificación de eventos y el cumplimiento de la infraestructura. La interfaz de Puppet realiza un seguimiento de los comportamientos del sistema mediante la recopilación de información de nodos y módulos individuales utilizando un DSL personalizado.
  • Chef: Utilizando el script Ruby, Chef identifica las rutinas esenciales para conservar y actualizar un sistema o programa. Esto incluye las pruebas, la adaptación a nuevas plataformas y la identificación de riesgos a medida que se desarrolla un programa.
  • Saltstack: Esta herramienta utiliza un lenguaje de programación basado en Python para ayudar a los clientes a comunicarse a través de los sistemas operativos utilizando un hub centralizado basado en la nube. Las herramientas de Saltstack identifican el estado de los hosts de los programas y traducen los lenguajes de programación para mejorar la comunicación interna.

Cómo utilizar la gestión de la configuración

La aplicación de los conceptos de gestión de la configuración a un sistema nuevo o existente requiere la aplicación de una serie de buenas prácticas. Si está preparado para implantar la gestión de la configuración en su sistema informático, siga estos pasos para empezar:

1. Completar una auditoría de la aplicación

Comience por revisar sus recursos de software y hardware existentes y cómo interactúan. Cree un informe que explique la documentación actual del sistema, las instrucciones de configuración, los procedimientos de resolución de problemas y los protocolos de información sobre el cumplimiento. Intente utilizar un formato visual, como un diagrama de flujo, para identificar cómo cada parte del sistema influye en toda la aplicación. Disponer de una auditoría completa de su infraestructura de sistemas existente puede facilitar la integración de nuevas herramientas y la migración de los datos del sistema.

2. Identificar las áreas de automatización

Determine qué funciones administrativas del sistema existente podrían beneficiarse de la automatización. Considere los problemas habituales que se producen al desarrollar las actualizaciones de las aplicaciones y haga una lista de las mejoras que le gustaría introducir. Esto puede ayudarle a decidir qué tipos de widgets y funciones debe buscar al invertir en herramientas de gestión de la configuración.

3. Seleccionar las herramientas adecuadas

Para decidir qué herramientas de software y motores de configuración utilizar, evalúe sus requisitos de capacidad y rendimiento y compárelos con todas las funciones disponibles. Realice una evaluación para determinar cuánto tiempo y dinero podría ahorrar gracias a una buena gestión de la configuración, y busque herramientas que sean asequibles en función de este ahorro y de su presupuesto general de TI.

4. Realice pruebas con regularidad

Una de las claves para utilizar correctamente la gestión de la configuración es probar regularmente las funciones de la aplicación, tanto durante el desarrollo como en los entornos de usuario previstos. Establezca una frecuencia regular para las pruebas automatizadas y dedique tiempo a las auditorías manuales ocasionales para garantizar un control de calidad adecuado y la integridad del programa. Utilice los resultados de las pruebas para realizar ajustes y mejorar el rendimiento del sistema para los usuarios y administradores.

Relacionado: Aprender a ser administrador de sistemas

5. Integrar plenamente las nuevas funciones

Una vez que desarrolle nuevas funciones, asegúrese de integrarlas en todos los aspectos del sistema. Utilice herramientas de gestión de la configuración que desplieguen automáticamente las actualizaciones en todas las versiones existentes de un sistema y cree copias de seguridad fiables de las versiones anteriores para ayudar en las prácticas de resolución de problemas.

6. Documentar siempre los cambios manuales

Aunque la gestión de la configuración de TI se basa en gran medida en la automatización, es posible que siga siendo necesario realizar actualizaciones y cambios manuales. Cada vez que un usuario corrige un código, es esencial que introduzca información sobre su cambio en el sistema de gestión de la configuración. Esto asegura que los comportamientos humanos no interfieran con el funcionamiento de los sistemas automatizados y los futuros errores en el código del programa.

Te recomendamos

10 Certificaciones de Analista de Ciberseguridad

14 Razones para aprender a dirigir las ventas

Reserva de cuentas por cobrar: Qué es y cómo utilizarla

¿Qué es Google Analytics? Definición y beneficios

Marketing del rendimiento: Qué es, beneficios y tipos

Guía para dirigir un equipo virtual