Gestión del rendimiento de las aplicaciones: Definición y beneficios

Muchos profesionales utilizan sistemas para evaluar el rendimiento de las aplicaciones de software, las aplicaciones móviles o los sitios web de una empresa para asegurarse de que funcionan correctamente. Los desarrolladores, los administradores de TI, los líderes empresariales y otros pueden utilizar las herramientas de gestión del rendimiento de las aplicaciones para identificar y solucionar cualquier problema con una aplicación antes de lanzarla al público. Comprender las ventajas de estas herramientas puede ayudar a optimizar los tiempos de respuesta, controlar el rendimiento y mejorar la experiencia general del usuario. En este artículo, definimos la gestión del rendimiento de las aplicaciones, explicamos cómo funciona y destacamos algunas ventajas de utilizar este método.

Relacionado: ¿Qué son las aplicaciones?

¿Qué es la gestión del rendimiento de las aplicaciones?

La gestión del rendimiento de las aplicaciones, o APM, es un método para gestionar el rendimiento, la disponibilidad y la experiencia del usuario final de las aplicaciones de software para programas informáticos, sitios web o aplicaciones móviles. Los desarrolladores o administradores de sistemas pueden utilizar las herramientas de APM para detectar problemas de rendimiento en las aplicaciones de software y resolverlos antes de que lleguen al usuario. Esto puede ayudar a mantener el nivel de servicio esperado de la aplicación y también proporciona una forma de que los desarrolladores entiendan cómo funciona la aplicación de software. Tener este conocimiento puede permitirles hacer ajustes continuos para mejorar su rendimiento.

¿Quién utiliza la gestión del rendimiento de las aplicaciones?

Cualquiera que utilice el desarrollo de software puede usar APM, incluyendo los equipos de desarrollo, operaciones, pruebas y negocios. Cada miembro del equipo puede utilizar APM de forma diferente, pero pueden trabajar juntos para crear un sistema sin errores. Entender cómo interactúan los usuarios con la aplicación puede ayudarles a ajustar el software en el futuro. Las personas también pueden utilizar el término supervisión del rendimiento de las aplicaciones cuando se refieren a este tipo de método. Sin embargo, los dos conceptos tienen una diferencia clave en el sentido de que la supervisión del rendimiento de la aplicación es un componente de APM centrado en métricas específicas, mientras que la gestión es el concepto más amplio de medir el rendimiento de una aplicación.

Relacionado: Aprender a ser arquitecto de software

¿Cómo funciona la gestión del rendimiento de las aplicaciones?

La gestión del rendimiento de las aplicaciones funciona mediante la recopilación de datos de rendimiento, el análisis de esos datos en busca de posibles problemas y el suministro de información sobre cómo diagnosticar los problemas de la aplicación de software. Suele abarcar varias áreas de atención, que pueden incluir:

Experiencia del usuario final

Esta área de APM detecta los problemas que pueden afectar a la experiencia del usuario final con la aplicación, como los tiempos de respuesta lentos. También supervisa cómo interactúan los usuarios con la aplicación. Se puede clasificar la experiencia del usuario final en monitorización pasiva y monitorización activa, que a menudo trabajan juntas para proporcionar una representación completa del rendimiento de la aplicación. Estas son las diferencias entre la monitorización pasiva y la activa:

  • Seguimiento pasivo: Este tipo de monitorización permite recoger datos de rendimiento de usuarios reales observando sus interacciones en tiempo real. Es útil para identificar por qué los usuarios finales pueden experimentar errores con la aplicación.
  • Seguimiento activo: Este tipo de monitorización permite simular datos a través de agentes externos que imitan a los usuarios finales. Esta monitorización es útil para identificar y resolver problemas antes de que los usuarios accedan a la aplicación.

Relacionado: Habilidades informáticas: Definiciones y ejemplos

Arquitectura de aplicaciones en tiempo real

Esta área de APM mapea varios componentes de la aplicación para proporcionar una visión de cómo los cambios pueden afectar al rendimiento general y a la experiencia del usuario. Evalúa la arquitectura de ejecución de la aplicación, que comprende los componentes de hardware y software que permiten al usuario ejecutar la aplicación. Este análisis puede ayudar a determinar cualquier problema que pueda afectar al usuario y también puede mostrar cómo interactúan los componentes entre sí, lo que puede facilitar la identificación y resolución de problemas.

Este elemento de APM también puede ayudarle a entender cómo la topología de la red interactúa con la arquitectura de tiempo de ejecución de la aplicación. Una topología de red es la estructura física de una red que describe cómo los nodos, o dispositivos que reciben información, transfieren datos. Las aplicaciones dependen de esta infraestructura de red para su entrega, y este enfoque de APM ayuda a distinguir los problemas de las aplicaciones de los problemas de la red.

Gestión de transacciones comerciales

La gestión de transacciones comerciales, también conocida como perfil de transacciones definido por el usuario, es un componente de APM que analiza las interacciones del usuario con la aplicación. Hace un seguimiento de sus transacciones con la arquitectura de la aplicación para determinar qué áreas están causando problemas de rendimiento. Esto ayuda a identificar el componente exacto que puede causar un problema que afecta al usuario.

Monitorización de componentes en profundidad

La monitorización de componentes en profundidad, también conocida como DDCM, es un área de APM que examina los componentes de hardware y software que una aplicación necesita para funcionar. Registra y analiza el funcionamiento interno de estos componentes para asegurarse de que funcionan de forma óptima. Esta área de APM rastrea cada componente individualmente y mira colectivamente sus métricas de rendimiento para determinar cualquier problema. Esto puede ser útil a la hora de resolver problemas complejos que están causando errores de rendimiento, como una sección específica de código.

Relacionado: 12 carreras de codificación para explorar

Análisis e informes

Este elemento de APM utiliza la analítica y los informes para crear métricas de referencia para el rendimiento de una aplicación y, a continuación, detecta cuando esos niveles difieren de las directrices establecidas. También puede identificar la causa de estos problemas y predecir las tendencias de rendimiento. Esto ayuda a anticiparse a los problemas que los usuarios finales puedan experimentar en el futuro, lo que permite a los desarrolladores introducir mejoras en la aplicación para aumentar su funcionalidad.

Ventajas de la gestión del rendimiento de las aplicaciones

La gestión del rendimiento de las aplicaciones tiene muchas ventajas tanto para la parte empresarial como para la parte técnica de la creación y publicación de aplicaciones de software. Estas herramientas pueden:

  • Disminuye los problemas de rendimiento: Al detectar los problemas de una aplicación de software con antelación, un sistema APM puede ayudar a reducir los riesgos de los problemas de rendimiento.

  • C** rear una mejor experiencia de usuario:** APM trabaja para resolver los problemas antes de que el usuario los experimente, lo que puede ser una ventaja para las empresas que lanzan aplicaciones en un mercado competitivo.

  • Acelerar la resolución de problemas de rendimiento: Los equipos pueden utilizar el APM para resolver los problemas de rendimiento con mayor rapidez, lo que permite aumentar la satisfacción de los clientes, la retención y la generación de clientes potenciales.

  • Fomentar la colaboración entre equipos: Los desarrolladores, los equipos de operaciones, los probadores y los líderes empresariales pueden trabajar juntos en varias facetas de APM, lo que resulta en una mejor productividad operativa.

  • Permitir más tiempo para la innovación: APM automatiza la identificación y resolución de los problemas de rendimiento, dando a los equipos más tiempo para centrarse en mejorar las aplicaciones o desarrollar funcionalidades innovadoras.

  • Acelerar la entrega de solicitudes: APM puede ayudar a una empresa a lanzar su aplicación al mercado con mayor rapidez, lo que puede aumentar los ingresos y reducir los costes operativos.

Te recomendamos

¿Qué es una lista de tareas? (con consejos y ejemplos)

Trabajo en curso: Definición y cómo utilizarlo

Habilidades de comunicación escrita: Definiciones y ejemplos

¿Qué es un procedimiento? Definición y ejemplo

Guía para entender las evaluaciones de carrera

Cómo obtener la certificación CFC para trabajar en la industria de HVAC