¿Qué es la virtualización? (Definición, ventajas y consejos)

Las empresas suelen buscar formas de que la tecnología les ayude a reducir costes y mejorar la eficiencia. Como la tecnología sigue avanzando, es importante mantenerse informado sobre las nuevas técnicas que pueden ayudar a su organización a seguir siendo competitiva. Si trabaja en el ámbito de las tecnologías de la información (TI), puede beneficiarse de conocer la virtualización y de saber cómo puede aplicar este proceso a su empresa. En este artículo, explicamos qué es la virtualización, discutimos los beneficios de este proceso y proporcionamos consejos para ayudarle a elegir una solución de virtualización que satisfaga las necesidades de su organización.

Relacionado: Tipos de servidores informáticos y su funcionamiento

¿Qué es la virtualización?

La virtualización es el proceso de crear una versión virtual o digital del hardware del ordenador. Utiliza la tecnología para crear una capa de abstracción entre un sistema de hardware informático y su software. Al utilizar la virtualización para simular funciones típicamente asociadas a los programas de hardware, se pueden ejecutar varios sistemas operativos en un solo ordenador de forma simultánea.

Este proceso es similar a la partición, que los profesionales de TI utilizan para dividir un servidor físico en varios servidores lógicos que tienen la capacidad de ejecutar sistemas operativos y aplicaciones de forma independiente. Los profesionales de TI también utilizan la virtualización para crear servicios basados en software, como servidores, aplicaciones, redes y espacio de almacenamiento.

Relacionado: 7 tipos de virtualización que utilizan las empresas (y sus ventajas)

¿Por qué es importante la virtualización?

La virtualización es importante porque permite a los usuarios ejecutar varios sistemas operativos en un único ordenador físico al mismo tiempo, lo que puede mejorar la eficiencia empresarial. También es la práctica utilizada para crear la computación en nube. En su esencia, la computación en nube simplemente utiliza una red de servidores remotos que existen en Internet para procesar, gestionar y almacenar datos en lugar de depender de un ordenador físico o un servidor local. Algunos de los beneficios del uso de la virtualización incluyen la capacidad de:

  • Accede a diferentes programas de software independientemente del tipo de sistema operativo que poseas
  • Segmenta grandes sistemas en piezas más pequeñas para aumentar la eficiencia
  • Mejora la seguridad aislando los programas de otros procesos a nivel de hardware
  • Reducir los gastos de TI disminuyendo el espacio de almacenamiento y los costes operativos
  • Minimizar el tiempo de inactividad y las costosas actualizaciones
  • Mitigar los riesgos guardando automáticamente los archivos
  • Aumentar la agilidad y la capacidad de respuesta dando soporte a los usuarios remotos

Relacionado: Arquitectura en la nube: Definición, beneficios, tipos y consejos

¿Cómo funciona la virtualización?

Aunque el método exacto de virtualización puede variar en función del sistema operativo, hay algunos pasos fundamentales en este proceso. En primer lugar, los profesionales de TI crean varias máquinas virtuales (VM) modeladas a partir de una única máquina física. Las VM, también denominadas instancias virtuales, ordenadores virtuales o versiones virtuales, son una emulación de un sistema informático físico que se apoya en Internet en lugar de en el hardware local.

Para crear múltiples máquinas virtuales, los profesionales de TI utilizan un software conocido como hipervisor. Aunque todas estas máquinas virtuales se conectan a un sistema informático principal, cada una de ellas tiene la capacidad de realizar las mismas tareas que la máquina física. Esto se debe a que cada VM tiene su propio sistema operativo. Una vez que existen las VM, las empresas pueden utilizarlas para ejecutar varios sistemas operativos en un único servidor o host. El software del hipervisor apoya las máquinas virtuales asignando recursos informáticos a cada una de ellas según sea necesario, lo que reduce la cantidad de potencia informática que las empresas necesitan para realizar múltiples tareas simultáneamente.

Relacionado: Todo lo que debe saber sobre las redes informáticas

Ejemplo de virtualización

Este es un escenario de la vida real en el que la virtualización puede ayudar a una empresa a reducir costes y mejorar la eficiencia:

Una empresa puede tener un servidor físico específico para el tráfico del sitio web, otro para las aplicaciones empresariales internas y un tercero para dar soporte a los correos electrónicos de los empleados. El departamento de TI se da cuenta de que, como cada servidor físico sólo tiene una finalidad, no están utilizando toda su capacidad informática. Para ahorrar costes y aumentar la eficiencia, el equipo de TI decide utilizar la virtualización para dividir uno de los servidores en tres máquinas virtuales.

Ahora pueden soportar el tráfico de su sitio web, las aplicaciones empresariales internas y el servicio de correo electrónico de los empleados utilizando sólo un servidor físico. Como resultado, la empresa puede retirar o vender los dos servidores físicos restantes que ya no utiliza, lo que les ahorra costes de funcionamiento y mantenimiento.

Virtualización frente a la contenedorización

Aunque tanto la virtualización como la contenedorización son técnicas utilizadas para reducir el espacio de almacenamiento y mejorar el rendimiento de las aplicaciones, existen algunas diferencias clave entre el funcionamiento de estos procesos. La virtualización se utiliza para recrear todo un sistema informático con un único sistema operativo para ejecutar una aplicación. Esto requiere que los profesionales de TI dupliquen el código que puede no ser necesario para ejecutar la aplicación una vez que se haya virtualizado.

Por el contrario, la contenedorización se centra únicamente en la aplicación específica y en los elementos que necesita para ejecutarse eficazmente, como las variables de entorno o las bibliotecas de software. Como la contenedorización no reproduce código innecesario, requiere menos espacio de almacenamiento y es más rápida de usar.

Relacionado: Habilidades de tecnología de la información en la demanda actual

Tipos de virtualización

Dependiendo de las necesidades de su organización, hay varios tipos de virtualización que le puede interesar explorar. A continuación le presentamos algunos de los métodos de virtualización más populares:

  • Virtualización del software del servidor: Este tipo de virtualización utiliza un sistema operativo para ejecutar una aplicación que aloja máquinas virtuales. Cada VM tiene su propio sistema operativo y conjunto de aplicaciones, lo que puede mejorar la seguridad, ya que los profesionales de TI pueden garantizar que la reubicación de los servidores anfitriones sea indetectable.

  • Virtualización del hardware del servidor: La virtualización del hardware del servidor es un método muy utilizado que implementa el hipervisor para crear un sistema operativo central ligero para alojar máquinas virtuales independientes. Las empresas que buscan reducir los costes al tiempo que aumentan la escalabilidad pueden considerar esta opción.

  • Virtualización de sesiones: Este método se basa en sistemas centralizados para procesar y alojar las cargas de trabajo y las aplicaciones de los usuarios. Los usuarios pueden entonces acceder a las aplicaciones que necesitan a través de múltiples terminales.

  • Virtualización de aplicaciones: Este tipo de virtualización utiliza software de envoltura para aislar una aplicación específica del resto del sistema operativo. Esto garantiza que varias aplicaciones puedan ejecutarse simultáneamente, aunque sean incompatibles entre sí.

  • Virtualización de escritorios: La virtualización del escritorio utiliza el sistema operativo del cliente para ejecutar una aplicación que aloja máquinas virtuales. Las empresas pueden optar por este método si sólo necesitan ejecutar unas pocas aplicaciones heredadas al mismo tiempo.

Relacionado: Relacionado: 37 términos tecnológicos que todo el mundo debe conocer

Consejos para elegir una solución de virtualización

Antes de elegir una solución de virtualización hay que tener en cuenta algunos aspectos importantes, como la compatibilidad, la carga de trabajo y el estilo de trabajo. Estos son algunos consejos que le ayudarán a elegir la solución de virtualización adecuada para su organización:

Evalúe si su organización puede beneficiarse de la virtualización

En primer lugar, considere si la implementación de una solución de virtualización es apropiada para su organización haciendo una lista de los beneficios potenciales. Algunos temas a tener en cuenta son:

  • Compatibilidad: Evalúe si las aplicaciones que utiliza actualmente pueden ejecutarse en un entorno de virtualización de forma eficaz.

  • Licencias: Asegúrese de que tiene los derechos legales para trasladar sus aplicaciones a un entorno virtualizado.

  • Apoyo: Investiga si un entorno virtualizado puede soportar las aplicaciones que utilizas revisando las políticas de cada proveedor de aplicaciones.

  • Coste: Determine si el traslado de sus aplicaciones a un entorno virtualizado puede ahorrarle dinero a su empresa. Tenga en cuenta los costes de almacenamiento, mantenimiento y administración cuando calcule el ahorro y los gastos estimados.

  • Eficiencia: Evalúe si la virtualización puede mejorar la eficiencia de su equipo. Algunos temas a tener en cuenta son la reducción del tiempo de inactividad, el acceso remoto a las aplicaciones y el aumento de las funciones de seguridad.

Identificar las necesidades de recursos

Tómese el tiempo de investigar qué métodos de virtualización son compatibles con las aplicaciones que utiliza actualmente. Por ejemplo, las aplicaciones que se ejecutan en un servidor Windows pueden requerir un tipo de virtualización diferente al de las aplicaciones que se ejecutan en su ordenador físico. Identifique en qué sistema se ejecutan actualmente sus aplicaciones para determinar cuáles son los requisitos de recursos para transferirlas a un entorno virtualizado.

Determine si necesita una carga de trabajo centralizada o descentralizada

Otro tema importante a tener en cuenta es si crear una carga de trabajo centralizada o descentralizada para sus aplicaciones. Una carga de trabajo centralizada puede ser beneficiosa para las aplicaciones que sólo necesitan un servidor para funcionar eficazmente. Si quiere tener la capacidad de gestionar y controlar de forma centralizada sus aplicaciones y recursos, esta podría ser la opción para usted. Sin embargo, si sus aplicaciones requieren varios servidores, acceso a los recursos locales del sistema o una configuración individualizada, considere la posibilidad de utilizar una carga de trabajo descentralizada.

Tenga en cuenta que ninguna de las empresas o productos mencionados en este artículo están asociados a Indeed.

Te recomendamos

15 valores profesionales para una carrera de éxito

¿Cuáles son los objetivos de la carrera del trabajador social?

16 técnicas de persuasión que puede utilizar

¿Qué son las intervenciones de enfermería? Definición y ejemplos

4 Ventajas de participar en un plan de compra de acciones para empleados (y cómo hacerlo)

¿Cuándo se debe plantear un problema en el trabajo?