6 Atributos que debes incluir en tu currículum

Un «atributo» se define como «una cualidad, carácter o característica atribuida a alguien o algo», según Merriam-Webster.

Aunque la formación y la experiencia siguen siendo factores importantes en el proceso de selección, los empleadores tienen cada vez más en cuenta los rasgos de personalidad de los candidatos Aprender sobre los buenos atributos profesionales y cómo incluirlos en tu currículum puede ayudarte a destacar entre los demás candidatos. En este artículo, hablaremos de los atributos más demandados y de cómo puedes desarrollarlos para ser más competitivo en tu búsqueda de empleo.

¿Qué es un atributo?

Los atributos personales son los rasgos que uno tiene por naturaleza y que le hacen único y pueden determinar su eficacia en un determinado puesto de trabajo. Estas cualidades pueden utilizarse para mejorar tu idoneidad para un trabajo cuando se combinan con las habilidades que has aprendido a través de la experiencia. Por ejemplo, una persona naturalmente agradable puede utilizar sus habilidades sociales inherentes junto con una habilidad aprendida, como la negociación o la persuasión, para ser un vendedor destacado. Alguien con la misma formación, experiencia y habilidades puede no destacar tan fácilmente si su personalidad es tímida o retraída.

Ejemplos de atributos para incluir en su currículum

Aquí tienes algunos ejemplos de atributos que puedes incluir en tu currículum:

  1. Iniciativa
  2. Voluntad de aprender
  3. Adaptabilidad
  4. Confianza
  5. Resiliencia
  6. Optimismo

1. Iniciativa

La iniciativa es la capacidad de hacer lo que hay que hacer antes de que nadie te lo pida. Este atributo llama la atención de los empleados, ya que demuestra cualidades relacionadas con el liderazgo, la motivación, la perspicacia y la resolución de problemas. Tomar la iniciativa refuerza naturalmente la capacidad de análisis y de toma de decisiones y hace que una persona sea más apta para identificar y aprovechar las oportunidades.

2. Voluntad de aprender

Los empleadores buscan activamente personas dedicadas al aprendizaje continuo. Esta voluntad de aprender es indicativa de que una persona es lo suficientemente consciente de sí misma como para reconocer que no lo sabe todo y que puede desarrollar continuamente sus conocimientos personales y profesionales. Independientemente de que su camino hacia el aprendizaje continuo esté relacionado con el trabajo, los empresarios quieren saber que se toma en serio el desarrollo personal.

3. Adaptabilidad

En un mundo en el que las cosas que nos rodean cambian constantemente, la adaptabilidad es un atributo codiciado, y se suele pensar que quienes la tienen son candidatos más deseables para una contratación o un ascenso. Cuando uno se enfrenta a cambios que requieren una ruptura de la rutina, es natural sentir cierta resistencia. Los que cambian sin problemas con el paisaje son las personas adaptables que quieren los empleadores.

4. Confianza

Es posible que tenga una formación excelente, años de experiencia y unas habilidades laborales excepcionales, todo lo cual es importante. Una persona que tenga todo esto y confianza en sus propias capacidades puede captar la atención de empleadores y clientes. La confianza es saber lo que uno vale y tener la capacidad de demostrarlo con ejemplos de la vida real.

5. Resistencia

Ni su vida laboral ni su vida personal van a ir siempre sobre ruedas, pero enfrentarse a los obstáculos de la vida puede ayudarle a desarrollar una capacidad de recuperación que desempeñará un papel muy importante en el avance de su carrera. Los empleadores buscan a alguien que pueda sortear los obstáculos de forma optimista y oportuna. Una persona resiliente puede resolver problemas, aprender de los fracasos y crecer a partir de las experiencias.

6. Optimismo

Centrarse en encontrar lo bueno en cada situación le convierte en una persona naturalmente más magnética. Las personas optimistas son entusiastas a la hora de aceptar nuevas oportunidades de aprendizaje. Incluso los fracasos percibidos suponen una oportunidad para aprender y crecer. Los empleadores aprecian el optimismo en las personas que trabajan para su empresa porque son las personas que serán ingeniosas para encontrar una manera de convertir un resultado potencialmente negativo en un resultado positivo.

Consejos para desarrollar atributos adicionales

Es importante tener las habilidades necesarias para desempeñar el trabajo que se pretende conseguir. Pero tenga en cuenta que, en una economía competitiva, los empleadores se fijan más que nunca en las cualidades personales—y un solo atributo puede cambiar la balanza a la hora de decidir entre dos candidatos similares.

Saber esto te da la oportunidad de autoevaluarte y determinar qué atributos te faltan para poder desarrollarlos con el tiempo. He aquí algunos consejos para hacerlo:

  • Iniciar la iniciativa: Para ser más proactivo, nunca dejes de innovar. Las ideas son la moneda de cambio del lugar de trabajo actual, y las personas que piensan constantemente en nuevas soluciones y prácticas más eficaces son las que conseguirán el próximo ascenso. Puede trabajar hasta la innovación constante, empezando por hacer el esfuerzo consciente de hacer siempre un poco más de lo necesario de forma muy visible.
  • Aprende a aprender: Los empresarios de hoy en día buscan empleados con potencial de desarrollo continuo, sobre todo si los conocimientos y habilidades adquiridos pueden ser útiles en distintos puestos de trabajo. Es posible que dé por sentado que sabe aprender. Es cierto; estamos aprendiendo todo el tiempo. Sin embargo, para perfeccionar la habilidad de aprender, hay que evaluar cada nueva pieza de información para valorar su valor para tu banco de conocimientos antes de decidir si la conservas. Conservar conscientemente tus conocimientos deja espacio para un aprendizaje más significativo; hacerlo con regularidad te ayudará a desarrollarte continuamente y a ser valioso para los empleadores.
  • Desarrolle su capacidad de adaptación: Acepte los pequeños cambios con entusiasmo. Esto le ayudará a prepararse para aceptar cambios mayores en el futuro, adaptándose más rápidamente y convirtiéndose en un activo más positivo para su empresa.
  • Exprese confianza: Identifique sus puntos fuertes y sus habilidades, y utilícelos en su trabajo diario en la medida de lo posible. Saber que eres bueno en lo que haces te dará más energía y confianza. Identifica tus puntos débiles y trabaja para corregirlos. No te centres en ellos, sino que acepta y toma conscientemente medidas para mejorar esas cosas para sentirte capacitado y, sí, seguro de ti mismo.
  • Reembolso: Recuerde y acepte esta sencilla ecuación: los obstáculos equivalen a las oportunidades. Trabaje para crear el hábito de convertir un desafío en una oportunidad para conquistar, y construirá su resistencia a niveles casi inquebrantables.
  • Mira el lado bueno: El optimismo tiene un valor casi tangible para la moral. Para maximizar su optimismo, aprenda a hacerse preguntas a lo largo del día. Por ejemplo, sustituir "Mi jefe está de un humor horrible. Debe de odiarme" en "Mi jefe tiene problemas hoy. ¿Cómo puedo utilizar mis habilidades para ayudarle? Date un respiro y, de paso, dáselo a los demás. Céntrate en lo que posees que puede mejorar la situación en lugar de centrarte en lo mala que es la situación.

Te recomendamos

Cómo convertirse en un peluquero de perros en 3 sencillos pasos

Requisitos de formación del psiquiatra

Cómo convertirse en una enfermera de viaje

7 Carreras de Analista de Negocios

Cómo ser empático en el trabajo

Gerente vs. Gerente Senior: ¿Cuál es la diferencia?