Ejecutivos de nivel C: Definición y ejemplos

Un ejecutivo de nivel C es un empleado situado en la cima de la jerarquía de una organización que toma decisiones estratégicas clave que afectan a toda la empresa. Las grandes empresas tienen varios puestos disponibles en sus C-suites que presentan muchas oportunidades para los profesionales que aspiran a desempeñar un papel corporativo. Conseguir un puesto como ejecutivo de nivel C suele ser la cúspide de la carrera tras años de educación, formación y desarrollo profesional.

En este artículo, explicamos los puestos disponibles dentro de la C-suite y lo que hacen estos profesionales.

¿Qué son los ejecutivos de nivel C?

Los ejecutivos de nivel C son profesionales de alto rango que están a la cabeza de sus respectivas áreas dentro de una organización, y la “C” significa “jefe.” Las responsabilidades de gestión de nivel C suelen ser de naturaleza estratégica. Los profesionales de la C-suite deben a menudo:

  • Manejar la planificación estratégica
  • Delegar tareas, como realizar investigaciones, recopilar información y generar informes
  • Recoger la información necesaria de los directivos y empleados de menor nivel para la toma de decisiones importantes
  • Colaborar con otros ejecutivos de nivel C

Leer más: El camino hacia los empleos de nivel C: El camino hacia la dirección ejecutiva

Tipos de puestos de nivel C

Cada organización tiene sus propios títulos de C-suite. Estos puestos varían según la empresa y pueden ser los siguientes:

  • Director General: El director general supervisa toda la organización, se ocupa de las políticas y los planes de alto nivel y establece los objetivos y las estrategias de la empresa, tanto a largo como a corto plazo. Todos los demás cargos de nivel C dependen del director general.
  • Director de operaciones: El director de operaciones se centra en las operaciones diarias de la empresa y suele estar por debajo del director general. A menudo, el director de operaciones también forma parte del consejo de administración.
  • Director financiero:  El director financiero gestiona los asuntos financieros de la organización, incluyendo la elaboración de presupuestos, previsiones, informes y actividades de cumplimiento. El CFO se encarga de la planificación financiera a largo plazo y supervisa los departamentos de finanzas y contabilidad.
  • Jefe de marketing: El CMO trabaja con el departamento de marketing para llevar a cabo la gestión de la marca, la estrategia de marketing, las comunicaciones con los clientes y la investigación del sector. Los CMO supervisan el retorno de la inversión (ROI) de las actividades de marketing de la empresa.
  • Jefe de información: El CIO se encarga de la planificación estratégica del departamento de tecnología de la información, identificando formas de aumentar el valor del negocio y mejorar el servicio al cliente a través de la tecnología.
  • Director de tecnología: Antes, las responsabilidades del director de tecnología eran asumidas por el director de informática, pero los avances tecnológicos han justificado la creación de un puesto independiente dentro del departamento de tecnología. El CTO supervisa los sistemas de información y el desarrollo tecnológico.
  • Jefe de contenidos: Este CCO gestiona la creación de contenidos en todas sus formas, incluidos los textos de marketing, los contenidos web y las comunicaciones en las redes sociales. Esta persona establece la voz, el tono y el posicionamiento de la marca. Un CCO suele trabajar en el departamento de marketing o relaciones públicas y puede colaborar estrechamente con el CMO.
  • Director de recursos humanos: El CHRO gestiona a las personas que trabajan en la organización, supervisando la contratación, la formación, el desarrollo de los empleados y su retención. Este ejecutivo de nivel C trabaja en el departamento de recursos humanos.
  • Director de cumplimiento: Este CCO suele ser el jefe del departamento de cumplimiento de la empresa, que se encarga de que la empresa cumpla con las normas, reglamentos, políticas y leyes aplicables, así como de aplicar las normas y procedimientos adecuados para cumplir con dichas normas.
  • Jefe de seguridad: El CSO trabaja en el departamento de seguridad de la empresa y desarrolla y supervisa los programas y políticas que garantizan la seguridad financiera y operativa de la organización.
  • Jefe de datos: El CDO supervisa la recopilación, el análisis y la utilización de los datos dentro de la organización, asegurando que los datos se manejen como un activo valioso. Este ejecutivo suele trabajar en el departamento de tecnología de la información.
  • Director de innovación: El CINO genera nuevas ideas e identifica las oportunidades de innovación y cambio que impulsarán a la empresa. Este puesto suele estar en la cima del departamento de investigación y desarrollo.

Hay muchos otros puestos de nivel C que pueden existir dentro de una organización, y algunas pueden tener sólo algunas de las funciones enumeradas anteriormente. Normalmente, cuanto más grande sea la empresa, más personas se encontrarán generalmente en la C-suite.

Cómo convertirse en un ejecutivo de nivel C

Los ejecutivos de nivel C suelen requerir una amplia experiencia y educación. Los siguientes pasos pueden ayudarle a posicionarse para un trabajo como ejecutivo de nivel C:

  1. Ganar experiencia en tu sector
  2. Asumir funciones de liderazgo
  3. Habla de tus objetivos
  4. Haga un seguimiento de sus logros
  5. Demostrar su experiencia
  6. Siga la formación continua

1. Adquiera experiencia en su sector

La experiencia en el sector le proporciona los conocimientos necesarios para un puesto de alto nivel en la dirección. Muchos ejecutivos de este nivel tienen un conjunto de habilidades diversas que abarcan muchos aspectos de la gestión empresarial, como las finanzas, los recursos humanos, el marketing, las ventas y la tecnología de la información. Aunque un miembro de la C-suite suele centrarse en un área, estos profesionales pueden tener experiencia en varios departamentos y entornos.

2. Asume funciones de liderazgo

Las habilidades de liderazgo, como la integridad, la fiabilidad y la toma de decisiones eficaz, son esenciales en los puestos de la alta dirección. Busque ascensos que le proporcionen experiencia de liderazgo en un puesto directivo. Muestre iniciativa y tome decisiones eficaces en su puesto actual.

3. Hable de sus objetivos

Hable con sus supervisores sobre su deseo de alcanzar el nivel ejecutivo. Considere la posibilidad de buscar un mentor con el que pueda revisar sus objetivos. Dar a conocer que está en el camino hacia un puesto en la C-suite puede posicionarle para que se le tenga en cuenta desde el principio cuando haya una vacante.

Relacionado: Establecer objetivos para mejorar su carrera

4. Haga un seguimiento de sus logros

Demuestre su impacto en la empresa haciendo un seguimiento de sus éxitos y reuniendo pruebas cuantitativas que demuestren su valor dentro de la organización. Puedes utilizar esta información cuando solicites puestos de liderazgo que te lleven a puestos de nivel C. Esta prueba de tu trabajo, dedicación e iniciativa puede ser una base sólida para trabajar también como ejecutivo de nivel C.

5. Demostrar su experiencia

Dirigir sesiones de trabajo en conferencias, publicar un libro o un libro electrónico, crear vídeos informativos en línea o albergar un blog profesional. Considera la posibilidad de aprovechar la oportunidad de dirigir un proyecto importante para demostrar tu capacidad de liderazgo, visión, organización y habilidad para ejecutar tareas esenciales.

6. Seguir la formación continua

Para llegar a ser un ejecutivo de nivel C puede necesitar un título de posgrado. Muchos profesionales de nivel C tienen un Máster en Administración de Empresas (MBA) o un título similar. La formación avanzada le prepara con conocimientos teóricos y estrategias de actuación de las mejores prácticas empresariales. Puedes combinar este título con tus conocimientos específicos del sector, como tu experiencia en el departamento de marketing o trabajando en la gestión de clientes, para prepararte para un puesto de nivel C en el futuro.

Te recomendamos

8 grandes canales de marketing de distribución para conectar con los clientes

Cómo presentar una idea a tu jefe (con plantilla)

El síndrome del impostor y cómo superarlo

Fórmulas básicas de Excel y cómo utilizarlas

Declaración personal frente a declaración de intenciones: ¿cuál es la diferencia?

Cómo fijar el precio de sus productos para maximizar los beneficios (con consejos)