¿Qué es una buena tasa de rebote? Con consejos para mejorarla

La tasa de rebote es uno de los aspectos más indispensables de las métricas del sitio web. Para determinar cuál es una buena tasa de rebote para el sitio web de su empresa, es necesario identificar e interpretar la forma en que sus visitantes interactúan con su contenido. Sólo entonces podrá decidir si la tasa de rebote es buena o mala, baja o alta.

En este artículo, hemos recopilado todo lo que necesita saber sobre cómo definir y evaluar las tasas de rebote, incluyendo la respuesta a estas preguntas:

  • ¿Qué es la tasa de rebote?
  • ¿Qué es una buena tasa de rebote?
  • ¿Cómo reducir la tasa de rebote?

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un gerente de marketing digital [

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote es el porcentaje de personas que visitan una página web sin comprometerse con ella. Cuando una persona aterriza en una página y sale sin hacer clic en ninguno de los enlaces que allí se encuentran, los expertos en optimización de motores de búsqueda lo denominan rebote.

Los programas de análisis como Google Analytics miden el número de personas que rebotan en una página y calculan la tasa. La tasa de porcentaje se calcula por el número de personas que rebotaron dividido por el número total de personas que visitaron el sitio web.

Es importante entender qué está causando su tasa de rebote y si es algo positivo o negativo que su tasa de rebote sea alta. Esto se debe a que la tasa de rebote puede ayudarle:

1. Determine si las personas adecuadas están visitando su sitio web

Si la tasa de rebote es alta, puede ser porque la gente equivocada está visitando su sitio web. Por ejemplo, cuando descubras que la tasa de rebote es alta, podrías comprobar cosas como la demografía de tu audiencia. Si tiene un sitio web dirigido a mujeres de entre 20 y 30 años, pero las personas que lo visitan son adolescentes, eso explicaría su alta tasa de rebote.

2. Determina la calidad de su página

Si la tasa de rebote en una página es alta cuando debería haber compromiso, entonces podría haber algo mal en la página. Averigüe cuál es el problema. Puede tratarse de un mal diseño, de un sitio web que no está adaptado a los dispositivos móviles o tal vez su contenido no ofrece al lector lo que promete. Averiguar dónde está el problema puede llevarte a reducir la tasa de rebote.

Hay veces en las que una alta tasa de rebote en una página es algo positivo. Esto ocurre en páginas en las que el compromiso no es el objetivo. Por ejemplo, un artículo de «cómo hacer» o una página de un diccionario pueden ayudar al lector a definir una palabra sin comprometerse más con el sitio.

3. Determina la velocidad de tu sitio

Una tasa de rebote elevada podría informarle sobre el tiempo de carga de su sitio web. Si su sitio web tarda demasiado en cargarse, eso se considera una cualidad negativa para los visitantes y muchos saldrán de la página en lugar de esperar a que se cargue. Compruebe si la velocidad de su sitio está a la altura. Hay herramientas en línea que pueden ayudarle a averiguar la velocidad de carga de su sitio web. Si su sitio web tarda en cargarse, puede solucionar el problema eliminando los plugins que no se utilizan, reduciendo la calidad de las imágenes y adoptando otras medidas para acelerar el tiempo de carga de su sitio web.

Relacionado: Aprende a ser un desarrollador web

4. Determinar si hay páginas de error

Una alta tasa de rebote puede indicar si tiene páginas de error en su sitio web en las que sus lectores están aterrizando. Usted debe minimizar el número de páginas de error en su sitio web tanto como sea posible. Al hacerlo, facilita que su público objetivo siga navegando por sus páginas.

5. Determine la calidad de sus meta descripciones

Una alta tasa de rebote podría significar que tiene meta descripciones inexactas. Estas breves descripciones se encuentran debajo del título de una página en la página de resultados del motor de búsqueda, o SERP. Si la meta descripción dice una cosa pero los lectores encuentran una cosa completamente diferente al hacer clic en la página, entonces se sentirán engañados y saldrán del sitio web. Las meta descripciones de sus páginas web deben reflejar con exactitud el contenido de cada página.

6. Determine si hay vínculos externos malos

A veces, una alta tasa de rebote es causada por malos enlaces externos. Esto sucede cuando el propietario de otro sitio web enlaza a su sitio web con información engañosa. Los lectores que hacen clic en su enlace esperan cierta información, pero cuando encuentran otra cosa, salen de su sitio web. Cuando esto ocurre, puede analizar qué enlaces están causando mayores tasas de rebote y pedir a los propietarios de esos sitios web que corrijan la información engañosa o que eliminen su enlace.

7. Determinar si hay obstáculos

Las ventanas emergentes son una gran herramienta para las conversiones, pero el hecho de que aparezcan demasiadas en una misma página puede resultar molesto y hacer que el lector abandone la página. Lo mejor es limitarse a una sola ventana emergente para su sitio web. Además, asegúrate de que tus lectores puedan cerrar fácilmente la ventana emergente si no están interesados, para que puedan seguir recorriendo tu contenido.

8. Determinar qué disposición funciona mejor

Cuando quiera probar diferentes diseños para su sitio web, las tasas de rebote pueden ayudarle a elegir el mejor. Puede probar varios diseños a la vez y, a través de las analíticas, puede saber cuál ha tenido más participación y cuál ha tenido una mayor tasa de rebote.

Relacionado: Aprende a ser diseñador web

9. Determinar qué páginas van bien

Una tasa de rebote alta puede darle una gran visión sobre qué contenido está funcionando bien en su sitio web y cuál no. Esta es una información clave que puede utilizar. Tomando la tasa de rebote y el mayor compromiso como guías, puedes tomar las páginas que tienen la tasa de rebote más alta y darles algunas de las cualidades de las páginas que tienen el mayor compromiso.

¿Qué es una buena tasa de rebote?

Una buena tasa de rebote depende de los objetivos de su sitio web. A veces, una tasa de rebote alta puede ser algo muy bueno. Los blogs suelen tener tasas de rebote altas, pero se considera algo bueno porque los blogs tienden a responder a las preguntas de los lectores. Por ejemplo, si un lector aterriza en su guía sobre la instalación de CAD en su ordenador portátil, entonces se espera una tasa de rebote alta ya que el lector saldrá de la página cuando termine.

Aun así, es posible que desee que el lector navegue por otras páginas de su sitio web. Para fomentar este comportamiento y reducir la tasa de rebote, puede añadir enlaces de «leer más» o hacer que aparezca una ventana emergente cuando el lector esté a punto de hacer clic en el botón de salida. Las páginas de información de contacto también tendrán una tasa de rebote elevada, ya que el objetivo de estas páginas es dar al lector información que pueda utilizar para otra cosa. En este caso, una tasa de rebote alta también se considera algo bueno.

Sin embargo, para los sitios web de comercio electrónico, una tasa de rebote elevada se considera algo negativo. El objetivo de un sitio web de comercio electrónico es el compromiso. Quiere que su público haga clic en los artículos de su tienda para que se produzca la conversión — la compra de los artículos —. Los expertos recomiendan que la tasa de rebote de los sitios web de comercio electrónico sea inferior al 45% de media para que se considere buena. Para los sitios web que no son de comercio electrónico, la tasa de rebote se considera buena si está por debajo del 60% de media.

Cómo reducir la tasa de rebote

Las siguientes son formas de reducir su tasa de rebote:

1. Mejore su contenido

El contenido es la clave para atraer a tus lectores. Tu contenido debe hacer lo que tu audiencia espera que haga, como resolver un problema que tengan o entretenerlos. Determine cuál es el objetivo de su contenido y, cuando lo haga, asegúrese de que cumple este objetivo en cada página para que su audiencia sea más propensa a comprometerse con su sitio web.

2. Cree una marca fuerte a través de su narrativa

Además de crear contenido sólido, también debes crear contenido que cuente la historia correcta sobre tu marca. Ser honesto con tu audiencia es una forma clave de hacerlo. Por ejemplo, al escribir un blog de paternidad, puedes optar por compartir tus luchas como padre para establecer una conexión con los lectores que también están luchando. En este caso, ser humano y honesto debería formar parte de tu marca.

Relacionado: Aprende a ser un gestor de marcas

3. Dar al lector contenido fresco

Los lectores que acuden a su sitio web suelen esperar ver contenido fresco. Si tiene un blog, normalmente quieren leer nuevos artículos. Si tiene un sitio web de comercio electrónico, esperan ver nuevos artículos, posiblemente los que querrán comprar. Mantener la frescura de su sitio web es importante para reducir la tasa de rebote.

4. Sea creíble

A la hora de escribir contenidos, hay que ser creíble. Sólo cuando sea creíble, su público podrá confiar en usted y comprometerse más con su sitio web. La forma de mostrar la credibilidad depende del tema que esté tratando. Si está tratando de demostrar algo, respalde su contenido con investigaciones de sitios web .org o .edu para lograr credibilidad. Si estás escribiendo un blog de viajes, utiliza fotos para mostrar a la gente que has estado en los lugares sobre los que escribes.

5. Crear una fuerte llamada a la acción

Es posible que reciba una buena cantidad de tráfico pero que la mayor parte de su audiencia rebote sin compromiso. Tener una fuerte llamada a la acción lista para su audiencia cuando aterrizan en la página es una buena manera de reducir su tasa de rebote. Una buena llamada a la acción debe hacer que los lectores respondan con prontitud, por ejemplo, un botón "compre ahora" que se encuentre fácilmente en la página para comprar un artículo o una ventana emergente que invite al lector a suscribirse al boletín informativo.

6. Utilice palabras clave con tráfico de alto valor

Las palabras clave son esenciales para que el público adecuado le encuentre. Una palabra clave de alto valor es cuando una palabra o una frase tiene:

  • Valor del tráfico: Cuando la palabra o frase genera una buena cantidad de tráfico. Por ejemplo, “los mejores lugares de Europa” genera un buen número de visitas a su blog de viajes.
  • Valor de la persona: Cuando la palabra o frase significa algo para su público objetivo. Por ejemplo, “consejos de repostería para niños” ayuda a su público objetivo a encontrar sus sencillas recetas en línea.
  • Valor de la marca: Cuando la palabra o frase significa algo para su marca. Por ejemplo, “invitaciones bonitas” ayuda a su público objetivo a encontrar sus diseños impresos en línea.
  • Valor de conversión: Cuando la palabra o la frase se dirija a sus objetivos de conversión. Por ejemplo, “tienda de mascotas online” ayuda a su público objetivo a encontrar su tienda de mascotas” sitio de comercio electrónico.

Puede utilizar herramientas como Google Planner o Google Trends para determinar las palabras clave adecuadas.

7. Haga que los enlaces externos se abran en una nueva ventana

Los enlaces externos son buenos para un sitio web, pero asegúrese de que cuando un lector haga clic en el enlace externo se abra en una nueva ventana. Esta es una forma de reducir la tasa de rebote y conseguir que el lector siga haciendo clic en otras áreas de su sitio web después de encontrar la información que necesita y cerrar la nueva ventana del navegador.

Te recomendamos

¿Qué es el liderazgo participativo?

Cómo convertirse en un contratista general en 5 pasos

¿Qué son Six Sigma y Lean? Diferencias y cómo funcionan

E-marketing vs. Marketing Digital: ¿Cuál es la diferencia?

Los Gastos de Interés: Qué son y cómo calcularlos

Cómo crear un programa eficaz de formación para gerentes de restaurantes