¿Qué hace a un buen vendedor? Estos 19 rasgos

Se ha especulado mucho sobre si una carrera de ventas o marketing requiere un cierto nivel de conocimientos sobre psicología e intuición. Aunque las técnicas y características básicas son indicativas de la capacidad de un individuo para leer y comprender a las personas, se trata de una habilidad poco frecuente en la sociedad actual. A medida que lea este artículo, descubrirá cómo ser un vendedor eficaz, y puede que algunos le sorprendan. He aquí los diecinueve principales rasgos de personalidad que son cruciales para lograrlo.

En este artículo, abordamos ¿Qué hace a un buen vendedor? Estos 19 rasgos.

Leer más:

Características principales de un buen vendedor

Los vendedores deben tener un conjunto único y variado de habilidades personales y blandas para tener éxito en el trabajo. Dado que los logros o fracasos individuales son inmediatamente obvios con sólo mirar sus resultados, esta línea de trabajo requiere personas así. Según la sabiduría convencional, se necesita un tipo de personalidad único para tener éxito en las ventas, alguien que tenga la mayoría o todas las características siguientes:

Escuchar activamente

Un gran vendedor conoce las preguntas adecuadas para conseguir que su cliente potencial hable abiertamente y aprovecha la oportunidad de escuchar atentamente para identificar los puntos de dolor que experimenta el cliente, de modo que pueda solicitar más información y ofrecer la solución a los problemas del cliente.

Adaptabilidad

Una visión flexible de la programación y de lo que es mejor para el cliente es importante para que los vendedores muestren a sus clientes que realmente tienen sus mejores intereses en mente.

Encanto

Los vendedores saben que las primeras impresiones son duraderas, por lo que se esfuerzan por crear una primera impresión excepcional que les encamine hacia la venta. Hablar de forma clara, concisa y segura es muy importante, al igual que dar la mejor imagen de su empresa.

Comunicación

Hablar con claridad y persuasión es sólo una parte del conjunto de habilidades de comunicación de un gran vendedor. Los vendedores deben ser capaces de leer a las personas, para saber rápidamente cómo abordar al cliente con su argumento de venta.

Confianza

El núcleo de una carrera de éxito en las ventas es tener confianza en las propias capacidades, así como creer realmente que lo que se ofrece es la mejor solución para los problemas del cliente. Los clientes reconocen la confianza y tienden a reflejarla, lo que les permite confiar en su vendedor y realizar la compra.

Inteligencia emocional

Esto permite que una persona forme un plan de acción determinado al sentir las dudas y los puntos de dolor del cliente y acercarse a ellos de una manera que les hable en su situación actual.

Empatía

Un vendedor debe ser capaz de identificar las necesidades del cliente para tomar el ángulo correcto al venderle. La empatía proporciona una valiosa visión y retroalimentación del cliente y permite al vendedor establecer una relación de trabajo cómoda y ganarse la confianza del cliente, lo que hace que sea más probable que compre.

Entusiasmo

Mantener el entusiasmo ante la perspectiva de realizar su próxima venta es una verdadera marca de la personalidad de un vendedor de éxito. Siempre están motivados y buscan constantemente la siguiente oportunidad de venta.

Enfoque

Las personas centradas se sienten impulsadas a cumplir los objetivos, exigiéndose más a sí mismas y empujándose a hacer lo necesario para superar sus metas. Junto con la empatía, un gran vendedor que escucha puede identificarse con el posible cliente mientras se mantiene centrado en los objetivos que se ha fijado y presenta soluciones adecuadas para el cliente.

Honestidad

Los vendedores con más éxito a largo plazo hacen tratos honestos. Se centran en ofrecer soluciones a sus clientes, y saben que si son deshonestos, la relación se romperá y las futuras ventas desaparecerán con ella. También entienden el boca a boca, por lo que no están dispuestos a comprometer toda su base de clientes para hacer un solo trato.

Independencia

La automotivación y un fuerte sentido de la independencia hacen que los vendedores destaquen en el trabajo con sus propios clientes. Es más probable que las empresas prefieran la independencia en un candidato a un puesto de ventas porque requiere menos tiempo para acompañarles en cada paso del día.

Multitarea

Los vendedores no sólo trabajan con un cliente potencial a la vez. Tienen que ser capaces de atender, presentar y cerrar con diferentes clientes en el mismo día. Esta ocupación requiere a veces estar al teléfono mientras se responde a los correos electrónicos o se investiga el próximo cliente potencial.

Optimismo

Mientras que algunas personas no toleran el fracaso o los contratiempos y se dan por vencidas rápidamente, un vendedor sigue siendo optimista y elige, en cambio, cambiar las circunstancias a través de la resiliencia y el impulso. Puede que se sientan decepcionados por el rechazo o el fracaso, pero su iniciativa inherente y la capacidad de ver los problemas como oportunidades y encontrar soluciones viables les mantiene centrados en lo que pueden hacer y no en lo que han dejado de hacer.

Paciencia

Un vendedor paciente sabe cuándo atacar, leyendo al cliente para determinar el momento perfecto para lanzar. Demasiado pronto, y el acuerdo puede ser manchado, pero demasiado tarde puede conducir a oportunidades perdidas. Un vendedor debe ser capaz de esperar su momento, cultivar sus relaciones de trabajo y actuar en el momento perfecto.

Persistencia

Los buenos vendedores pueden cerrar ventas sin ser insistentes. Utilizan todas las facetas de su conjunto de habilidades para leer a las personas y conocer su mayor obstáculo para encontrar nuevas formas de superarlo. También tienen la tenacidad de dedicar tiempo a la prospección y la pasión de seguir adelante, sabiendo que incluso después de cien «no» respuestas, conseguirán el único «sí»

Resolución de problemas

El razonamiento lógico, la capacidad de debate y la creatividad para ofrecer soluciones a los problemas más oscuros permiten a los buenos vendedores cerrar la brecha entre el problema del cliente y la solución que el vendedor ofrece. Descubrir de forma intuitiva la secuencia de acontecimientos que conducirá a una venta cerrada es una habilidad única que permite al vendedor destacar.

Resistencia

En lugar de desanimarse y abatirse durante un periodo de bajos números de ventas, siguen buscando nuevas formas de innovar en su campo y realizar esas ventas difíciles de cerrar.

Responsabilidad

Una persona responsable se las arregla para hacer las cosas sin importar los obstáculos que puedan surgir. Estos vendedores tienen un sentido de urgencia para resolver los problemas, anticipando los posibles resultados antes de actuar. Este rasgo de personalidad sin excusas permite a la persona seguir siendo positiva y optimista, aceptar las críticas constructivas y realizar ajustes para mejorar el rendimiento cuando sea necesario.

Conciencia de sí mismo

Sin duda, este rasgo se entremezcla con muchas de las demás características de un buen vendedor. Ser constantemente consciente del impacto de uno mismo en el cliente es esencial para conectar con él y cerrar el trato.