10 consejos sobre qué hacer cuando pierdes tu trabajo a los 50 años

Para las personas de 50 años puede ser un reto encontrar un nuevo trabajo. Sin embargo, seguir adelante después de perder un trabajo es posible a cualquier edad. Recuperarse de esta pérdida implica reenfocar y reorientar tu plan de carrera y encontrar lo que te hace más feliz.

En este artículo, hablamos de 10 consejos sobre qué hacer cuando pierdes tu trabajo a los 50 años.

Por qué es importante tener un plan si pierde su trabajo a los 50

Perder un trabajo a los 50 puede ser especialmente difícil si ese trabajo está relacionado con una larga historia con una empresa que implica sistemáticamente una movilidad ascendente.

Cuando se enfrenta a la pérdida de un trabajo a los 50, hay varias cosas que se convierten en una prioridad inmediata, como las facturas, los gastos, el seguro médico, los ingresos, los ahorros para la jubilación y los ahorros a corto plazo. Además, es posible que también tenga que ocuparse de los hijos u otros miembros de la familia en casa. Sin embargo, si está preparado con un plan, podrá sentirse más seguro de su capacidad para reincorporarse al mercado laboral lo antes posible y comenzar un nuevo trabajo que le guste.

10 consejos para saber qué hacer cuando se pierde el trabajo a los 50

Aquí tiene algunos consejos que puede seguir si está intentando afrontar la pérdida de su trabajo después de los 50:

1. Evalúa cómo te encuentras emocionalmente

Perder el trabajo a los 50 años puede suponer un coste emocional. Por eso es importante buscar el apoyo de amigos, familiares u otras personas de tu edad que estén pasando por lo mismo. Por ejemplo, puedes unirte a un grupo de apoyo a desempleados. También es una buena idea hablar a menudo con tus seres queridos sobre lo que estás pasando. También es esencial que te preocupes por tu propio cuidado, asegurándote de que no te saltas las comidas, de que duermes lo suficiente y de que te relacionas con los demás. Hacer estas cosas puede facilitarle la búsqueda de empleo cuando esté preparado.

Relacionado: Cómo afrontar el estrés de perder el trabajo

2. Solicite el paro

En la mayoría de los estados, quienes han perdido un trabajo tienen derecho a recibir prestaciones por desempleo durante un tiempo determinado. Estas prestaciones sustituyen temporalmente una parte de su salario. Comience el proceso poniéndose en contacto con la oficina de desempleo de su estado tan pronto como sea posible después de la pérdida del empleo. Es posible que su estado también le permita presentar la solicitud por Internet o por teléfono. El proceso consiste en rellenar una solicitud que incluya los nombres y direcciones de sus antiguos empresarioes. Si la tramitación tarda más de dos semanas, es conveniente que te pongas en contacto con la oficina de desempleo.

Relacionado: Cómo presentar una reclamación a la oficina de desempleo

3. Crea un plan

Crea un plan lo antes posible en el que describas cómo puedes necesitar ajustar tus gastos y a quién puedes conocer con posibles pistas de trabajo. Considere el acto de encontrar un trabajo como su «trabajo actual». Empieza por identificar las áreas discrecionales de tu presupuesto en las que puedes hacer recortes. Si todavía no tiene un presupuesto, ahora es un buen momento para crearlo. Es útil mantenerse lo más ocupado posible tomando clases para repasar y mejorar sus habilidades, haciendo voluntariado en su comunidad y mucho más.

4. Controle sus ahorros

Perder un trabajo a los 50 años significa perder ingresos y la capacidad de aumentar sus ahorros. Es posible que sienta la tentación de tirar de los fondos de las inversiones, del capital de la vivienda o de las cuentas de ahorro. Sin embargo, es mejor evitar tener que reponer estos fondos si es posible.

Considere la posibilidad de liberar el flujo de efectivo deteniendo las transferencias automáticas de su cuenta corriente a su cuenta de ahorros. También puede esperar a tirar de sus activos antes de determinar si la situación es una emergencia o no. Si tiene una cuenta 401(k), tenga en cuenta que tiene que pagar el impuesto sobre la renta por esos fondos, y si tira de esta cuenta, eso podría reducir sus beneficios de desempleo. En lugar de pagar las deudas con los activos, hable con sus acreedores para ver si hay cobertura por la pérdida de empleo y hable con las compañías de servicios públicos sobre los planes de dificultades.

5. Pregunte por el seguro

La pérdida del empleo casi siempre implica la pérdida del seguro. Estas coberturas de seguro podrían incluir discapacidad, salud y vida. Sin embargo, es posible que pueda seguir recibiendo sus beneficios de salud a través de COBRA (Ley de Reconciliación Presupuestaria Ómnibus Consolidada).

Empiece por ponerse en contacto con su representante de RRHH o con un agente de seguros para determinar para qué tiene derecho y si el seguro COBRA es una posibilidad. Es posible que tenga que solicitar esta cobertura dentro de un plazo determinado después de perder su trabajo, así que tenga en cuenta esto. También puede consultar su antigua cobertura de grupo para determinar si su seguro de invalidez y de vida tiene privilegios de conversión o continuación.

6. Identifique sus habilidades y puntos fuertes

La experiencia de perder el empleo es una excelente oportunidad para perfeccionar sus talentos y determinar cuáles son sus mejores habilidades. Piensa en tus pasiones y en qué empresas, campos, industrias y verticales podrían beneficiarse más de ellas. Considere tres o cuatro de sus mejores puntos fuertes y habilidades. Identifica las habilidades blandas, como la curiosidad, el optimismo, la fiabilidad y otras. A continuación, define las habilidades técnicas u ocupacionales que tienes, como el uso de programas de hojas de cálculo o la generación de una cuenta de resultados. Describa sus habilidades universales, incluyendo la comunicación efectiva y la resolución de problemas.

Relacionado: Cómo identificar sus puntos fuertes en el lugar de trabajo

7. Actualice su currículum

Las personas que ocupan puestos durante mucho tiempo pueden no tener un currículum actualizado. Si te encuentras en esta situación, existen varias herramientas para crear un currículum que destaque. Revise las habilidades de su currículum que ya no son relevantes y actualícelas. Mantenga su historial educativo, pero es probable que ya no sea necesario incluir su GPA. Reescriba cualquier viñeta que detalle proyectos y otros logros y elimine los puestos de hace décadas o de nivel básico.

Relacionado: Escritura de currículos 101: Consejos para crear un currículo (con ejemplos)

8. Comprométase a buscar trabajo

Encontrar un nuevo empleo implica enviar un gran volumen de currículos y rellenar papeleo. Tu compromiso con la búsqueda de empleo también implica reflexionar sobre el trabajo que acabas de perder y determinar si quieres continuar con ese mismo trabajo en una empresa diferente.

Crea una lista de tres o cuatro hitos para cada uno de tus roles anteriores y busca trabajos que se relacionen con ellos. Busca sectores en los que tengas experiencia y comercialízate en ellos. Aquí es donde puedes reimaginar tus perspectivas laborales y tu trayectoria profesional para encontrar otros sectores en los que tus habilidades sean valiosas. Prepara una carta de presentación que presente quién eres, qué habilidades tienes y cómo se relaciona tu experiencia con el posible trabajo.

Relacionado: Cómo buscar empleo

9. Comparte tu historia y haz una red de contactos en todas partes

Puede ser útil compartir tu experiencia con cualquiera que esté dispuesto a escuchar. Incluso podría resultar en una nueva oportunidad de trabajo de uno de tus compañeros. La creación de redes no sólo tiene que producirse en las plataformas de los medios sociales— puede crear redes en eventos sociales, en la cola del supermercado, mientras está en las salas de espera y mucho más.

No tenga miedo de solicitar a su red o aceptarla cuando alguien le haga una oferta. Comparta su historia sin miedo con sus compañeros, colegas de trabajo anteriores, familia y más. Busque oportunidades para hablar de sus funciones anteriores y de por qué es usted valioso tan a menudo como sea posible.

Relacionado: La Guía Completa para el Networking

10. Investiga las pistas dentro de tu red

Tómate un tiempo para pensar en cuántas personas conoces y confías. Esta lista puede acabar siendo más larga de lo que pensabas. Mira tus redes sociales para determinar dónde trabajan las personas, si tienen un papel de liderazgo y cómo puedes comercializar tus habilidades con ellos.

Crea una lista de personas dentro de tus redes que ocupan puestos o están contratando para puestos relacionados con tu búsqueda de empleo. Póngase en contacto con estas personas sobre su búsqueda de empleo, sea específico sobre lo que está buscando y pregúnteles si tienen alguna información o pista sobre el puesto. Sé auténtico y considerado, pero en lugar de pedir directamente un puesto de trabajo, puede ser más beneficioso pedir consejo sobre cómo conseguir un nuevo puesto. Evalúe las oportunidades y los puntos fuertes de su red, cree nuevas conexiones y amplíe la red para avanzar.