10 cosas que hay que hacer cuando uno se siente desanimado en su carrera

Es probable que todos los profesionales se hayan sentido desanimados en algún momento de su carrera. Experimentar altibajos, victorias y desafíos es una parte normal de cualquier trabajo. Conocer los signos del desánimo puede ayudarte a identificar qué cambios debes hacer para volver a encontrar la alegría y la plenitud en tu carrera. En este artículo, explicamos algunos de los signos del desánimo y ofrecemos consejos para ayudarte a superar ese sentimiento.

Señales de desánimo

Cualquiera puede tener un día de descanso en el trabajo de vez en cuando, pero hay algunas formas de identificar problemas mayores que pueden conducir al agotamiento. He aquí algunas señales de que puedes sentirte desanimado en tu carrera:

  • Se siente poco dispuesto a aceptar nuevas tareas
  • La mayoría de los días no tienes ganas de ir a trabajar
  • No ves el impacto de tu trabajo
  • No cree que tenga oportunidades de progreso
  • Te falta concentración cuando trabajas

Si experimentas alguna de estas señales, hay varios pasos que puedes dar para volver a sentirte motivado por tu trabajo.

Cómo superar el desánimo

He aquí algunas técnicas que le ayudarán a superar el desánimo en su carrera:

  1. Hacer una lista
  2. Busca un camino a seguir
  3. Centrarse en el trabajo, no en las recompensas
  4. Considere la posibilidad de hablar con otros
  5. Ayudar a otra persona
  6. Busca otros factores de influencia
  7. Prueba un nuevo proyecto o habilidad
  8. Considere sus objetivos profesionales
  9. Reflexiona sobre tus valores
  10. Considera un cambio de trabajo

1. Haz una lista

Cuando experimentes signos de desánimo, puede ser útil hacer una lista de los factores que podrían estar afectándote. Anote los retos que está experimentando y las decepciones que percibe para poder abordarlos todos. Este es un primer paso ideal para superar cualquier sentimiento de desánimo en el trabajo.

2. Encuentra una nueva perspectiva

Sin duda, puede sentirse decepcionado o frustrado cuando experimenta situaciones, resultados o retos que no le gustan o con los que no está de acuerdo. Puede ayudar a concentrar su energía en lo que puede controlar de la situación en lugar de centrarse en las cosas que no puede&#x2019.

Por ejemplo, si te sientes desanimado después de haber sido rechazado para un ascenso, considera las formas en que esto pudo haber estado fuera de tu control y concéntrate en las cosas que puedes controlar para obtener un ascenso durante el siguiente ciclo de revisión. Tal vez la persona que consiguió un ascenso ha estado esperando durante varios ciclos de revisión y la decisión tuvo poco que ver con tu rendimiento. Trabaja con tu supervisor para elaborar un plan de desarrollo que incluya los pasos específicos que puedes dar o el impacto que debes mostrar para asegurarte un ascenso la próxima vez.

3. Sea proactivo, no reactivo

Esperar el reconocimiento o la recompensa puede ser frustrante si no sientes que avanzas activamente. Pero es posible que tenga que hacer cambios en sus hábitos de trabajo o en su carrera para progresar. Volviendo a nuestro ejemplo del ascenso perdido—puede que haya cosas que puedas hacer para aumentar tus posibilidades de conseguir el siguiente ascenso.

Podrías hacer un curso en un área del trabajo en la que no tienes experiencia, ampliar tu red social para encontrar un mentor o buscar nuevos proyectos o responsabilidades que añadir a tu función. Dar pasos proactivos en tu carrera puede ayudarte a avanzar, incluso si tu próximo puesto acaba siendo en otra empresa que reconozca mejor tu trabajo y tu potencial.

4. Céntrese en el trabajo, no en las recompensas

Además de trabajar para conseguir objetivos específicos como recompensas o ascensos, es importante encontrar satisfacción y alegría en el propio trabajo. Tómate un tiempo para identificar las tareas o proyectos que te gustan especialmente, o que hacen que el tiempo pase rápidamente—¿es cuando organizas información? ¿Comunicarse con los compañeros? ¿Ideas creativas o soluciones a problemas? Encuentra las cosas que te gusta hacer en el trabajo y trata de incorporarlas cada vez más a tu trabajo. También puedes intentar encontrar las tareas que te hacen sentir especialmente cansado, frustrado o desmotivado en general. Trabaja con tu supervisor para encontrar formas de delegar ese trabajo o cambiarlo para que sea menos desagradable.

También debes comunicar a tu supervisor las formas en que mejor recibes el reconocimiento y la retroalimentación, ya sea un grito en el chat del equipo, un correo electrónico personal de agradecimiento, una tarjeta de regalo o alguna otra recompensa. De este modo, le resultará fácil encontrar formas pequeñas y significativas de mantenerle motivado y hacerle saber que está haciendo un gran trabajo.

5. Considera la posibilidad de hablar con otros

Cuando te sientas desanimado, puede ser útil compartir tus sentimientos y frustraciones con un compañero de trabajo o amigo de confianza. A menudo, un compañero de trabajo que conozca tu lugar de trabajo puede ayudarte a recuperar la perspectiva, pero ten cuidado de compartir información constructiva en lugar de ser irrespetuoso o despectivo.

Del mismo modo, encontrar un mentor de carrera puede ayudarte a entender tus propios defectos, las áreas en las que puedes mejorar y/o si simplemente ha llegado el momento de pasar a otra oportunidad. Un mentor también puede responder a preguntas relacionadas con la carrera y servir de guía en situaciones difíciles, como la superación del desánimo en tu carrera.

Relacionado: Cómo encontrar un mentor

6. Identificar otros factores de influencia

Cuando te sientas desanimado en el trabajo, también puede ayudarte hacer un inventario de otros factores de estrés más generales en tu vida. Tal vez esté afrontando un gran cambio en su vida, cuidando de amigos o familiares o experimentando problemas personales. Incluso los pequeños factores de estrés en tu vida personal pueden hacer que el trabajo diario te resulte abrumador.

Considera la posibilidad de encontrar momentos a lo largo del día para practicar el autocuidado, aunque sólo tengas uno o dos minutos. Las acciones pequeñas pero significativas pueden suponer una gran diferencia, como tomarse un minuto en una habitación tranquila para respirar profundamente cinco veces o caminar por la oficina o el barrio. En general, dormir bien por la noche, comer alimentos integrales y hacer ejercicio con regularidad son también buenas formas de practicar el autocuidado.

Si confías en tu supervisor, también puede ser un buen recurso para ayudarte a equilibrar el trabajo y las responsabilidades personales. Por ejemplo, pueden recomendarle tiempo libre, eliminar las tareas que le resulten abrumadoras u ofrecerle recursos de la empresa para que le apoye.

Relacionado: La guía definitiva para la conciliación de la vida laboral y familiar

7. Afrontar un nuevo proyecto o aprender una nueva habilidad

Pregunta a tu jefe si puedes trabajar en un nuevo proyecto para probar algo diferente al trabajo que has estado haciendo. Averigua si hay oportunidades de formación en la empresa para aprender nuevas habilidades. Quizás puedas ofrecerte como voluntario para ayudar en un proyecto con un equipo diferente. Cambiar tu rutina diaria puede suponer un reto y ayudarte a sentirte mejor contigo mismo. Así podrás volver a tu trabajo habitual con energía y ánimo renovados. Puede que incluso descubras habilidades no aprovechadas que te lleven a nuevas posibilidades profesionales.

8. Reevaluar la trayectoria profesional

Analiza bien tu trayectoria profesional y los objetivos que te has marcado. ¿Sigue tu trabajo actual por el buen camino o te has desviado de él por el camino? Habla con tu jefe para ver si hay formas de alinear mejor tu trabajo con tus objetivos profesionales generales. Tu jefe podría ayudarte a encontrar algo más adecuado dentro de la empresa. Si no es así, considere otras oportunidades en su sector que le ayuden a encaminarse hacia sus objetivos.

9. Reflexionar sobre sus valores fundamentales

Sus valores fundamentales son los valores personales que guían su toma de decisiones. Tiendes a encontrar la mayor satisfacción profesional cuando tu trabajo se corresponde con tus valores fundamentales. Tal vez su trabajo solía estar en consonancia con sus valores, pero el trabajo cambió o sus valores cambiaron. Si este es el caso, podría explicar por qué te sientes desanimado. Programa una charla con tu jefe para ver si el trabajo puede ajustarse para que se alinee mejor con tus valores. Si no es así, puede ser una señal de que encajas mejor en otra empresa.

10. Considerar un cambio de trabajo

Si usted’ha probado todos los pasos señalados anteriormente y sigue sintiendo que le falta algo en su vida laboral, entonces puede ser el momento de actualizar su currículum y buscar nuevas oportunidades. A veces es posible un puesto diferente dentro de la misma empresa. Otras veces, puede ser el movimiento correcto encontrar otro empleador o incluso cambiar de industria. En cualquier caso, a veces nuestro desánimo con nuestro puesto actual es una señal positiva de que estamos preparados para seguir adelante y alcanzar las mayores cotas en un nuevo papel.

Relacionado: Cómo saber cuándo es el momento de dejar un trabajo

Te recomendamos

5 consejos para mantener la concentración al trabajar desde casa

¿Qué es un gasto? 3 tipos y ejemplos

Marketing Relacional: Qué es y una lista de ejemplos

Inventario de Mercancías: Una guía completa y un ejemplo

Cómo convertirse en diplomático

Marketing omnicanal: Qué es y cómo implementarlo