Qué hacer si recibe una advertencia en el trabajo

Si has cometido un error en el trabajo que te ha llevado a una amonestación, es posible que te preguntes qué debes hacer a continuación. Tanto si ha recibido una advertencia verbal informal como una advertencia formal por escrito, es importante tener en cuenta que la advertencia no significa que vaya a ser despedido. Tomar medidas para mejorar tu rendimiento puede ayudarte a menudo a resolver el problema. En este artículo, analizamos los diferentes tipos de advertencias que puedes recibir en el trabajo y qué hacer si recibes una advertencia.

¿Qué es un aviso en el trabajo?

Una advertencia es un método para comunicar a los empleados que su rendimiento es bajo, su trabajo es insuficiente o su conducta es inadecuada. Pretende ser una señal para los empleados de que su empleo puede estar en peligro si no hacen cambios en su rendimiento o comportamiento.

Normalmente, las advertencias aumentan su gravedad cada vez que se hacen. Por ejemplo, un jefe puede dar inicialmente a un empleado una advertencia verbal informal, comunicándole que hay un problema y que el empleado debe tomar medidas para resolverlo. El empresario puede dar al empleado una advertencia formal, ya sea escrita o verbal. El jefe puede implicar a recursos humanos y pueden tomarse otras medidas formales, en función del comportamiento que haya dado lugar a la advertencia. En este punto, el empleado documenta la advertencia y la acción emprendida.

Dependiendo del empleador y de su proceso disciplinario, puede haber una advertencia final por escrito al empleado si el rendimiento o el comportamiento no se corrigen. Si el empleado no mejora cuando la advertencia está activa en su expediente, puede ser trasladado a otra área de la empresa, degradado o despedido.

Relacionado: 10 formas de tener una actitud más positiva en el trabajo

Qué hacer si recibes una amonestación en el trabajo

Aunque puede ser sorprendente o molesto recibir una advertencia, ya sea de forma verbal o escrita, hay algunas pautas sobre lo que debes hacer si te ocurre:

Mantener la compostura

Aunque te sientas molesto cuando te den la advertencia, es importante que mantengas la calma y la compostura. Mantener la calma facilita una discusión racional, incluso positiva, con tu jefe sobre tu rendimiento en el trabajo. Su jefe puede incluso quedar impresionado por su nivel de profesionalidad.

Presenta tu caso

Aunque quieras abordar la situación con cautela, está bien que des tu razonamiento si no estás de acuerdo con la advertencia. Antes de hacerlo, tómate un momento para preparar tus ideas. Puede que incluso tengas que programar una reunión para hablar con tu jefe más tarde para tener más tiempo para hacerlo. Céntrese en los hechos de la situación y absténgase de hacerla personal o de compararse con los demás.

Tome notas

Tomar notas puede darte algo en lo que centrarte durante la reunión con tu jefe, lo que puede ayudarte a mantener mejor la compostura. También te asegurará que recuerdes exactamente lo que dice tu jefe. Algunos puntos importantes que debes anotar son la razón exacta por la que recibes la advertencia y lo que puedes hacer para resolver el problema.

Determine qué podría hacerse de forma diferente

Durante la reunión, su jefe debe comunicarle exactamente cuál es el problema que ha motivado la advertencia. Una de las cosas más importantes que puede hacer es averiguar exactamente qué podría hacer de forma diferente para evitar problemas en el futuro.

Si bien esto puede ser obvio en algunos casos, como por ejemplo si la advertencia se emitió debido a la impuntualidad recurrente, en otros casos, el problema puede no ser tan claro. Por ejemplo, tal vez te hayan amonestado porque no te has comprometido del todo con un proyecto. Cuando ese sea el caso, es importante elaborar un plan claro para mejorar en ese aspecto. Tómate tu tiempo para hacer preguntas sobre los detalles. Incluso puedes pedir a tu jefe que te ayude a elaborar una lista de objetivos. Así te aseguras de tener expectativas y puedes demostrar claramente que estás haciendo cambios.

Relacionado: Cómo fijar y alcanzar objetivos

Tómate tiempo para reflexionar

Tómate tiempo para pensar en todos los hechos que tu jefe presentó cuando hablaste y en los comentarios que se incluyeron en la advertencia, si te la dieron por escrito. Considera si los comentarios estaban justificados y qué podrías haber hecho de forma diferente para haber evitado la situación.

Seguimiento después de la reunión

Después de la reunión con tu jefe, deberías tener algunos objetivos específicos o pasos que puedes dar para mejorar tu rendimiento o comportamiento en el trabajo. Date un tiempo para trabajar en esos objetivos y, al cabo de unas semanas, programa una reunión con tu jefe para hablar de tus progresos. Su jefe puede quedar impresionado por su enfoque proactivo y puede ofrecerle información sobre las áreas que puede mejorar, si es necesario. El seguimiento demuestra que te has comprometido a introducir cambios en tu comportamiento y rendimiento, lo que reduce la probabilidad de futuras advertencias.

Prepárate para buscar trabajo

Aunque una advertencia no significa necesariamente que te vayan a despedir, es una buena idea empezar a buscar oportunidades en otros lugares, mientras todavía tienes un empleo. Revisa tu currículum y asegúrate de que está actualizado con tu último trabajo, tus habilidades actuales y tus logros recientes. Es posible que quieras empezar a establecer contactos en las redes sociales o incluso asistir a eventos de networking locales para ampliar tu red personal. Considera la posibilidad de ponerte en contacto con personas con las que hayas trabajado en puestos anteriores para ver si conocen alguna empresa local que esté contratando. Por último, en tu tiempo libre, empieza a buscar ofertas de empleo en Internet y a solicitarlas.

Aunque es posible que tu jefe te haya amonestado porque cree de verdad en ti y confía en que puedes mejorar tu rendimiento, una amonestación también puede ser un indicador de un problema mayor, como un sentimiento de insatisfacción con tu puesto actual o una señal de que el trabajo no es adecuado para ti. Si buscas oportunidades en otros lugares mientras trabajas para mejorar tu rendimiento en tu puesto actual, puedes sentirte seguro sabiendo que estás explorando todas las opciones.

Te recomendamos

Una perspectiva de la inteligencia competitiva

7 Tipos de estructuras organizativas de marketing

11 Consejos para mejorar la confianza en el trabajo

¿Qué es el análisis prescriptivo? Una guía completa

Cómo delegar el trabajo a los empleados: Preguntas y consejos frecuentes

8 Consejos para usar la pizarra en tus sesiones de brainstorming