¿Qué es un año fiscal? Definición y ejemplos

Conocer el ejercicio fiscal de su empresa le permite estar informado de su situación financiera y su rendimiento, lo que puede ayudarle a tomar decisiones empresariales más estratégicas. El seguimiento de sus finanzas por año fiscal puede ayudarle a crear un plan eficaz para mejorar su rendimiento y avanzar en su carrera. En este artículo, definimos el año fiscal y discutimos la importancia de utilizar uno en su empresa.

¿Qué es un año fiscal?

Relacionados

Un año fiscal es un periodo de 12 meses que una empresa utiliza para la contabilidad, los informes, las previsiones y los presupuestos. A diferencia del año natural, puede no terminar el 31 de diciembre. Por ejemplo, una empresa puede tener un año fiscal que comienza el 1 de julio y termina el 30 de junio del año siguiente. No hay ninguna diferencia entre el año fiscal y el año financiero, salvo que el término «año fiscal» se utiliza a menudo para referirse a un período contable de la empresa en lugar de a las finanzas en general.

Cuando se trata de presentar los impuestos, la mayoría de las empresas que utilizan un año fiscal todavía tienen que cumplir con el IRS’ plazos para las declaraciones de impuestos. Estos plazos se basan en el año natural federal. Sólo las corporaciones C, que son corporaciones que tributan por separado de sus propietarios o accionistas, pueden presentar sus declaraciones de impuestos de acuerdo con sus años fiscales 

Además de las empresas y el gobierno de EE.UU., las organizaciones sin ánimo de lucro también siguen un año fiscal. El año fiscal estadounidense comienza el 1 de octubre del año anterior y termina el 30 de septiembre del año en curso. Por ejemplo, el año fiscal 2013 va del 1 de octubre de 2012 al 30 de septiembre de 2013. Por lo tanto, a la hora de determinar el año fiscal de su empresa, debe fijarse en el año en que finaliza el periodo fiscal en lugar de cuando comienza el año fiscal del gobierno federal.

En general, hay dos tipos de calendarios fiscales:

  • Año fiscal de 12 meses: Es el tipo de ejercicio más común. Comienza el primer día de cualquier mes que no sea enero 

  • Año fiscal de 52 o 53 semanas: Definido por el número de semanas del año, un ejercicio de 52 o 53 semanas siempre terminará en un día similar de un mes, como el último lunes de septiembre.

Relacionado: La documentación en el trabajo

¿Qué ocurre al final de un ejercicio?

Al final de un año fiscal, su empresa puede realizar una amplia gama de tareas para cerrar el año anterior y hacer planes para el siguiente. Estas tareas incluyen:

  • Conciliación de cuentas financieras
  • Revisión de los activos
  • Calcular el valor del inventario
  • Evaluación del rendimiento de la empresa
  • Realizar previsiones financieras
  • Presupuestar para el próximo año fiscal
  • Establecer nuevos objetivos

Relacionado: Cómo utilizar los indicadores clave de rendimiento (KPI) para alcanzar los objetivos

Industrias que utilizan el calendario fiscal

Las empresas de todos los sectores pueden utilizar el calendario fiscal, pero algunas suelen beneficiarse más de él que otras. Los siguientes sectores son más propensos a seguir un año fiscal:

Industria minorista

Los minoristas que generan las mayores cantidades de ventas durante la temporada de vacaciones suelen optar por un año fiscal que termina en enero para poder terminar el año con altas ventas. Conocer sus ventas de temporada alta también les permite planificar mejor sus presupuestos para el año siguiente. También pueden utilizar la gran cantidad de efectivo que han recibido para pagar sus obligaciones financieras, como los impuestos trimestrales. Tener que preparar los estados financieros durante la temporada alta significa que tendrán menos tiempo para dedicar a sus ventas y a los esfuerzos de servicio al cliente.

Los minoristas que obtienen una parte importante de sus ventas en verano pueden preferir terminar su año fiscal en septiembre. De este modo, pueden terminar su año fiscal con las ventas del verano o de la vuelta al cole y empezarlo con las ventas de las vacaciones, lo que hace que sus finanzas parezcan más equilibradas. También les permite incluir su temporada alta de ventas en sus ventas del primer trimestre. Si utilizan el año natural, tendrán que tener en cuenta sus gastos navideños al final del año. Como resultado, sus informes financieros de los tres primeros trimestres pueden parecer menos impresionantes.

Industria de la mejora del hogar

En el sector de las mejoras en el hogar, es probable que las empresas sufran un descenso de las ventas durante las estaciones frías y lluviosas. Por ello, muchas empresas de reformas del hogar siguen un año fiscal que comienza a principios de la primavera. De este modo, pueden situar sus meses de mayores ventas en los dos primeros trimestres de su año fiscal. Esto hará que sus finanzas parezcan más sólidas, lo que puede ser beneficioso para asegurar la financiación o las inversiones.

Industria del fitness

Las empresas del sector del fitness, como los gimnasios y los proveedores de servicios de entrenamiento personal, también pueden encontrar un año fiscal más adecuado para sus ciclos comerciales. Estas empresas suelen generar más ventas en enero, ya que los juerguistas intentan volver a ponerse en forma después de las vacaciones o se comprometen a cumplir sus propósitos de salud. Si operan con un año fiscal que termina en noviembre, pueden empezar y terminar su año con altas cifras de ventas.

Industria de contratistas gubernamentales

Muchas empresas que dependen en gran medida de los contratos del gobierno de EE.UU. prefieren utilizar un año fiscal. Sin embargo, suelen elegir un año fiscal que termine el 30 de septiembre para que coincida con el fin de año del gobierno. Esto les permite alinear sus estrategias y esfuerzos con los patrones de gasto y planificación del gobierno, lo que se traduce en mayores posibilidades de conseguir nuevos contratos. Además, al adoptar el año fiscal federal, estas empresas demuestran al gobierno que se comprometen a trabajar en sus proyectos, lo que las convierte en una opción más atractiva cuando el gobierno quiere contratar a un proveedor.

Empresas individuales

Independientemente de su sector, las empresas pueden decidir utilizar un año fiscal por diversas razones. Una razón común es que les permite registrar sus ingresos y gastos en el mismo año. Por ejemplo, si una empresa celebra una promoción anual en octubre que genera un gran número de ventas pero paga sus gastos en enero, el gasto no reflejará las ventas si sigue el año natural. Optar por un año fiscal que termine en agosto o septiembre mostrará que los gastos están relacionados con las ventas.

Además, las empresas pueden operar en un año fiscal para trabajar de forma más eficiente con sus socios comerciales. Si una empresa y todos sus socios utilizan el año natural, pueden estar ocupados preparando informes de fin de año, documentos fiscales y presupuestos al mismo tiempo. Cuando la empresa necesita cierta información financiera de sus socios, es posible que no pueda responder con prontitud debido a sus apretadas agendas. En esta situación, también es más probable que se produzcan confusiones y errores. Adoptar un año fiscal que termine el 30 de junio permite a la empresa trabajar con sus socios cuando ambos son más eficientes.

Las empresas que trabajan con preparadores de impuestos pueden preferir utilizar un año fiscal para evitar la temporada alta de impuestos, que ocurre en primavera. Durante esta época, un preparador de impuestos puede tener otros compromisos que le impiden prestar toda su atención. Siguiendo un año fiscal que termina fuera de la temporada de impuestos, una empresa puede dar a su preparador de impuestos más tiempo para trabajar en sus impuestos. Además, puede ser capaz de negociar tarifas más bajas. Los preparadores de impuestos que generan la mayor parte de sus ingresos durante la temporada de impuestos pueden reducir sus honorarios para el trabajo fuera de la temporada. 

Relacionado: Guía definitiva para la planificación estratégica

¿Por qué es importante conocer el calendario fiscal de su empresa?

Hay varias razones por las que deberías conocer el ejercicio fiscal de tu empresa, entre ellas:

Prepararse para una revisión del rendimiento

Para muchas organizaciones empresariales, el final de un año fiscal es también el momento de revisar los empleados’ rendimiento laboral y los salarios. Si sabe cuándo termina el año fiscal de su empresa’puede prepararse adecuadamente para causar una buena impresión a su jefe durante la revisión del rendimiento. 

Pedir un aumento de sueldo o un ascenso

La revisión anual del rendimiento es también un momento adecuado para pedir un aumento o un ascenso si estás cualificado. También puedes aprovechar este momento para averiguar cómo puedes progresar en tu carrera.

Evaluar la seguridad laboral

Como empleado, debería interesarle saber cómo ha funcionado su empresa o si ha alcanzado sus objetivos en un año fiscal. Si su empresa tuvo un buen año fiscal, probablemente se sentirá seguro en su trabajo y tendrá una perspectiva positiva para el año siguiente;

Preparar el próximo año

Al comienzo de un nuevo año fiscal, su jefe puede anunciar los planes y objetivos de la empresa para los próximos 12 meses. Esto le permite hacer los preparativos necesarios para adaptarse a estos cambios y rendir mejor en el nuevo año.

Te recomendamos

¿Qué es un informe semanal? (con plantilla y ejemplo)

Habilidades para el trabajo de ventas: Definición, ejemplos y consejos

Cómo promocionar a los empleados (con consejos)

13 Ejemplos de tono en la escritura

Cómo elegir el programa de grado en enfermería adecuado para ti

Cómo dar un buen consejo en el trabajo (con consejos)