¿Qué significa una recesión para mí?

Puede llegar un momento en tu carrera en el que ocurra lo inesperado y tengas que actuar en consecuencia. A lo largo de la historia, muchos profesionales en activo se han visto afectados por recesiones económicas. Estos descensos de la actividad económica pueden provocar la reducción de los salarios, la inestabilidad financiera e incluso la pérdida de puestos de trabajo. En este artículo, explicamos cómo es una recesión y respondemos a la pregunta «¿Qué significa una recesión para mí?

Cómo afrontar la pérdida de empleo en 9 pasos

¿Qué es una recesión?

Una recesión es cuando la economía sigue una tendencia a la baja durante un periodo prolongado de tiempo, que suele durar meses. Cuando hay una caída significativa de los ingresos, el empleo, las ventas al por menor, la fabricación y el producto interior bruto real, una región está experimentando una recesión. En muchas recesiones, se puede observar un descenso de estos cinco factores antes de que entren oficialmente en negativo.

Relacionado: Cómo seguir adelante después de ser despedido

Signos de recesión

Hay muchos indicadores en los que se fijan los economistas para determinar si un país está a punto de experimentar una recesión. He aquí algunas señales comunes a las que hay que prestar atención:

  • Los consumidores gastan menos: Como gran parte de la economía se nutre del gasto de los consumidores, cuando éstos temen un declive económico, pueden decidir mantener su dinero en el banco. Esta falta de gasto puede conducir a un círculo vicioso, haciendo que la economía entre en una espiral descendente.
  • Los precios de las acciones caen: Aunque una caída de los precios de las acciones puede ocurrir en cualquier momento, una tendencia a la baja de los precios puede indicar que se está produciendo una recesión.
  • La deuda de las tarjetas de crédito entre los consumidores aumenta: Aunque el gasto puede ser bueno para la economía, cuando la mayoría de los consumidores acumulan deudas en las tarjetas de crédito, esto puede conducir a una recesión. Esto se debe a que las instituciones financieras no están recibiendo el dinero que necesitan para mantener el ritmo.
  • La fabricación se ralentiza: Cuando las fábricas están produciendo una gran cantidad de bienes, esto puede ser un indicador clave del crecimiento financiero. En cuanto la mayoría de las fábricas empiezan a ralentizarse, esto podría significar que hay menos demanda de productos.
  • Los tipos de interés fluctúan: Si observa que los tipos de interés de los valores empiezan a tener una tendencia extraña, podría ser una señal de recesión. Durante las últimas recesiones, los rendimientos de los bonos del tesoro han tenido una tendencia imprevisible.
  • La inflación aumenta: La inflación se produce cuando el coste de los bienes y servicios aumenta repentinamente. Si estos precios aumentan más rápido que los salarios, esto puede conducir a un menor gasto.
  • Los índices de rotación se reducen: Cuando las personas prevén una recesión económica, pueden estar más inclinadas a mantener su trabajo actual. Suele haber más seguridad en un trabajo en el que se ha estado durante mucho tiempo que en uno que se acaba de empezar.
  • El desempleo aumenta: Cuando mucha gente empieza a perder su empleo, esto es un indicador importante de una recesión. Lo mismo puede ser evidente si hay más personas que tienen dificultades para conseguir un trabajo. Unas tasas de desempleo elevadas pueden mostrar que la economía está en declive.
  • El empleo temporal disminuye: Cuando la economía va bien, algunos trabajadores recurren a empleados temporales para suplir las carencias. Cuando la economía va mal, a menudo este tipo de empleados son los primeros en ser despedidos. Las empresas dejan marchar a estos empleados temporales para reducir costes.

Cómo manejar los efectos de una recesión

Siga estos pasos para hacer frente a los efectos de una recesión económica:

1. Trabajar con una agencia de personal

Si se pierde el trabajo durante una recesión, puede resultar difícil encontrar uno nuevo por cuenta propia. Trabajar con un reclutador o una agencia de empleo puede ser útil en la búsqueda de trabajo. Busque una agencia especializada en su sector o campo. Ten en cuenta que muchas oportunidades de trabajo de contratación comienzan como trabajos temporales. Es posible que tengas que trabajar durante un tiempo preliminar antes de recibir una oferta de trabajo a tiempo completo. Durante este tiempo, haz todo lo posible por causar una impresión favorable a tu empleador.

2. Renueve sus materiales de solicitud

Aprovecha este tiempo para refrescar tu currículum, el modelo de carta de presentación y otros materiales de solicitud. Cuando te presentes a nuevos puestos de trabajo, intenta que tu solicitud destaque sobre la de otros candidatos. Piensa en qué información relevante puedes incluir para causar una impresión favorable a los responsables de la contratación.

Relacionado: Cómo afrontar el estrés de perder el trabajo

3. Hacer cambios en el estilo de vida

Aunque estés acostumbrado a coger comida para llevar después del trabajo, puede que quieras empezar a hacer más comidas desde cero durante la recesión. También podría aprovechar este tiempo para emprender pasatiempos poco costosos. Por ejemplo, ir de excursión, montar en bicicleta y correr son cosas saludables y gratuitas.

4. Reconsidere sus necesidades

Dado que la inflación tiende a aumentar durante las recesiones, es posible que tengas que replantearte tus compras. Una recesión es el momento perfecto para ser un poco ahorrativo. Por ejemplo, si está buscando un traje para la entrevista, tal vez quiera echar un vistazo a su tienda local de reventa o pedir prestada la ropa a un amigo. Lo mismo ocurre con el café diario con los compañeros. Considere la posibilidad de sugerir que todos preparen el café en el trabajo y disfrute del ahorro que ello supone.

5. Establecer objetivos en el trabajo

Dado que una recesión puede no ser el mejor momento para buscar un nuevo trabajo, piense en las formas en que puede sacar el máximo provecho de su función actual. Si se fija objetivos, puede mejorar su seguridad laboral y seguir teniendo éxito en su puesto actual. Hacer un esfuerzo adicional en el trabajo puede demostrar que estás comprometido con tu trabajo y que quieres ser productivo.

Relacionado: 20 trabajos secundarios para generar ingresos adicionales

6. Considerar una carrera a prueba de recesiones

Una vez que haya pasado la recesión, es posible que quiera buscar carreras que no se vean tan afectadas por el mercado. Por lo general, los empleos en la administración pública y la sanidad tienen más seguridad durante estos tiempos. He aquí algunos puestos de trabajo que podrías considerar:

  • Profesor
  • Enfermero/a
  • Médico
  • Cirujano
  • Contable
  • Desarrollador de software

Relacionado: 10 trabajos a prueba de recesión

Recesión vs. depresión

Mientras que una recesión suele durar meses, una depresión es una recesión económica más intensa que puede durar hasta años. La única depresión moderna en Estados Unidos fue la Gran Depresión. Durante este periodo, la vida cotidiana se vio afectada, y muchas personas perdieron sus empleos y sus casas. Aunque una recesión puede tener un impacto negativo en muchas familias, los efectos de una depresión pueden durar décadas aunque la economía se recupere.

Te recomendamos

70 Títulos de trabajo en la cadena de suministro (con salario medio nacional)

El proceso de planificación profesional en 6 pasos

Estimación paramétrica: Definición, ventajas y consejos

Previsión presupuestaria: Qué es y 11 consejos útiles

¿Qué es un líder de opinión clave? Todo lo que necesita saber

Guía de los 6 tipos de poder y formas de utilizarlos en el trabajo