¿Qué son los activos? (Definiciones y ejemplos)

Todas las empresas que cotizan en bolsa están sujetas a los requisitos legales de elaborar estados financieros anuales normalizados. Estos informes estándar proporcionan información útil a los inversores y a los acreedores para ayudar a tomar decisiones financieras relacionadas con la empresa. Uno de estos informes es el balance, que se utiliza para dar transparencia a los recursos o activos y pasivos de una empresa.

Este artículo se centrará en explicar qué son los activos y qué incluyen las diferentes clasificaciones de activos.

Relacionado: Aprenda a ser un tesorero

¿Qué son los activos?

Los activos son los recursos de una empresa. Los activos que posee una empresa tienen valor económico, facilitan las operaciones diarias y determinan el valor monetario de la empresa. Los activos pueden presentarse como tangibles o intangibles y se clasifican en función de su valor y de la vida útil prevista. Los activos incluyen efectivo o equivalentes de efectivo, terrenos y edificios, inversiones y cuentas por cobrar. Se registran en el balance de la empresa hasta que se utilizan, entonces se transfieren del balance a la cuenta de resultados y se renombran como «gastos».

Al restar el valor en dólares de sus pasivos corrientes del valor en dólares de sus activos corrientes, se obtiene una visión general del patrimonio neto de una empresa y se obtiene una visión rápida de la eficiencia con la que la empresa gestiona sus recursos.

Los activos se registran en el balance de la empresa por orden de liquidez. Los activos corrientes, que incluyen los activos que se espera que se consuman, se conviertan en efectivo o se utilicen de otro modo dentro del ejercicio fiscal en curso, aparecen en primer lugar, seguidos de los activos a largo plazo, o fijos. Los activos fijos no se esperan utilizar o vender en el plazo de un año.

Relacionado: Aprender a ser un empleado de contabilidad

Ejemplos de activos

El balance de una empresa suele reflejar dos tipos de activos:

  • Los activos a corto plazo, o corrientes, se utilizan para facilitar las operaciones cotidianas y pueden convertirse en efectivo dentro de un año de funcionamiento. Algunos de los ejemplos más comunes de los activos corrientes de una empresa son
    • Efectivo y equivalentes de efectivo: El efectivo y sus equivalentes pueden incluir cualquier activo líquido al que se pueda acceder inmediatamente para pagar nuevos recursos, devolver deudas o pagar dividendos a los accionistas.
    • Cuentas por cobrar: Las cuentas por cobrar son los pagos pendientes que se esperan de los clientes. Cuando los clientes pueden comprar bienes o servicios a crédito, aceptan las condiciones de pago, incluido el tiempo que pueden tardar en pagar y los intereses que se calcularán.
    • Inversiones temporales: Inversiones que pueden y serán convertidas en efectivo dentro del año fiscal.
    • Inventarios: El inventario incluye los productos acabados y las mercancías que una empresa planea vender, ya sean fabricados por la empresa o comprados a un proveedor, así como las materias primas utilizadas para la fabricación de productos acabados.
    • Certificados de depósito: A veces denominados 'depósitos a plazo fijo,' los certificados de depósito, o CD, son similares a una cuenta de ahorro en el sentido de que se realiza un depósito inicial y es tan bueno como el efectivo. Los CD, sin embargo, devengan intereses y no pueden retirarse sin penalización antes de la fecha de vencimiento. Los certificados de depósito pueden adquirirse en diferentes plazos, como tres meses, seis meses, un año y cinco años.
    • Capital social (o capital de los accionistas): El capital social es una acción de la empresa cuyas acciones se compran con capital de inversión. Si una empresa necesita dinero en efectivo de inmediato, a menudo puede vender algunas acciones de capital para obtener fondos, pero debe tener cuidado de no vender más de lo que permiten sus estatutos corporativos para que no se diluya el valor de las acciones de la empresa.
  • Los activos fijos son activos a largo plazo (más de un año antes de su conversión en efectivo) utilizados en la producción de bienes y servicios. Estos activos, también denominados activos tangibles, figuran en el balance como PPE, o propiedad, planta y equipo. La depreciación se aplica a los activos a largo plazo, por lo que el valor de estos activos se registrará por debajo de su coste histórico según una tasa de depreciación predeterminada. Algunos ejemplos de activos fijos son:
    • Vehículos de propiedad de la empresa: Esto abarca cualquier vehículo adquirido por la empresa para su uso. Esto puede incluir coches, camiones de reparto, furgonetas de la flota y otros vehículos legales de la calle propiedad de la empresa para usos relacionados con la empresa. Estos vehículos se consideran activos a largo plazo debido a su vida útil.
    • Tierra y b** Edificios:** Todas las instalaciones, plantas de fabricación, aparcamientos, oficinas u otras estructuras propiedad de una empresa, así como los terrenos que ésta posea. Los edificios tienen una vida útil de varios años, o incluso décadas, por lo que se consideran activos fijos a largo plazo sujetos a depreciación, mientras que se supone que los terrenos tienen una vida útil ilimitada y no se deprecian.
    • Equipo: Maquinaria, ordenadores u otros dispositivos necesarios para las operaciones diarias que sean propiedad de la empresa. A veces los vehículos se incluyen en la categoría de equipamiento.
    • Mobiliario: A veces denominado FF&A, incluye el mobiliario, las instalaciones, los suministros y los accesorios. El mobiliario de oficina, la iluminación, el cableado (perteneciente a la empresa), los archivadores y otros componentes necesarios utilizados en las operaciones diarias que la empresa ha comprado. Estos artículos se deprecian, por lo que se registrarán de acuerdo con el plan de depreciación de la empresa.

Otros activos

A menudo, algunos activos no encajan fácilmente en la corriente de categorías de activos a largo plazo debido a su naturaleza intangible. Entre ellos se encuentran:

  • Activos financieros: Esta clase de activos se compone normalmente de las inversiones de una empresa, como acciones, participaciones preferentes, bonos corporativos y otros valores, y se valoran en función de la categoría individual del activo.
  • Activos intangibles: Los activos intangibles aportan valor económico pero no tienen presencia física. Algunos ejemplos son las marcas, las patentes y los derechos de autor. El valor registrable de los activos intangibles depende del tipo de activo y de cómo se amorticen, deprecien o revaloricen anualmente. Los activos intangibles se consideran la propiedad intelectual de una empresa que posee y puede utilizarla para generar ingresos a lo largo del tiempo.

Relacionado: 6 Habilidades contables esenciales

Te recomendamos

Mapas de viaje del usuario: Componentes y tipos

15 habilidades y rasgos que los empleadores quieren ver

24 Ejemplos de objetivos profesionales que puedes establecer para mejorar tu carrera

Ética empresarial: Tipos y ejemplos

¿Qué es la tasa media de rendimiento? (y cómo calcularla)

7 Diferencias fundamentales entre las auditorías y el aseguramiento