Créditos comerciales: Una guía definitiva

Llevar un control de los créditos comerciales puede ayudar a una empresa a mejorar su liquidez. Si trabaja en el departamento de contabilidad de una organización o forma parte de su equipo directivo, estar familiarizado con los créditos comerciales puede mejorar su rendimiento. Saber qué son y cómo funcionan es una valiosa habilidad que puedes adquirir mediante la investigación. En este artículo, analizamos qué son los créditos comerciales, por qué son importantes, cuál es su fórmula de cálculo, cómo puede reducirlos y cómo se comparan con los créditos no comerciales.

¿Qué son los créditos comerciales?

Los créditos comerciales son la cantidad total de dinero que una organización ha facturado por bienes o servicios que ya ha entregado pero que aún no han sido pagados por el cliente. La empresa suele hacer un seguimiento de las mismas con la ayuda de facturas formales que conforman el informe de antigüedad de las cuentas por cobrar. El personal de cobros de la organización utiliza este informe para identificar a los clientes que se han retrasado en los pagos y ponerlos en contacto para que realicen los acuerdos de pago necesarios.

Relacionado: ¿Cuál es la diferencia? Cuentas por cobrar vs. Documentos por cobrar

¿Por qué son importantes los créditos comerciales?

Los créditos comerciales son importantes porque ayudan a garantizar que una empresa tenga un flujo de caja constante. Esto es especialmente cierto para las pequeñas y medianas empresas que pueden no tener grandes depósitos de efectivo y se ven más fácilmente afectadas por los retrasos en los pagos. También pueden permitir a una organización que sus clientes habituales compren bienes o servicios a crédito y paguen en una fecha determinada o a plazos.

Relacionado: Descripción del puesto de trabajo de contable y descripción del cargo

¿Qué es la fórmula de los créditos comerciales?

La fórmula de los créditos comerciales es:

Créditos comerciales = deudores + efectos por cobrar

Por lo tanto, para calcular los créditos comerciales, hay que analizar el balance de la empresa para identificar y sumar todos los deudores y efectos por cobrar. Puedes utilizar otra fórmula, llamada fórmula de los días de los créditos comerciales, para determinar el tiempo que debe tardar un deudor en liquidar su factura con tu empresa. La fórmula es:

Días de cobro comercial = deudores comerciales / ingresos x 365

Relacionado: Cómo calcular las cuentas por cobrar y fórmulas relacionadas

Ejemplo de cuentas por cobrar

Rose Aloe, un fabricante de productos de belleza, tiene en su balance un total de 20.000 dólares procedentes de deudores que compraron sus productos y aún no los han pagado, y 15.000 dólares en efectos por cobrar, que son pagos de clientes que compraron los productos y se comprometieron a pagar en una fecha determinada. Los ingresos anuales de la empresa son de 90.000 dólares. Puedes calcular las cuentas por cobrar aplicando la fórmula:

* 20,000 + 15,000 =** 35,000***

También puede utilizar la fórmula de los días de los créditos comerciales para estimar cuándo puede esperar la empresa recibir el pago por los bienes suministrados:

* 35,000 / 90,000 x 365 =** 141.94***

Por ello, la empresa tarda una media de 141 días en cobrar una factura.

Relacionado: Cómo encontrar el promedio de cuentas por cobrar netas

Consejos para reducir los créditos comerciales

Se puede reducir esencialmente los créditos comerciales haciendo que los clientes paguen sus facturas poco después de recibir el bien o el servicio. Algunos consejos para lograrlo son:

  • Establecer condiciones de pago claras. Establecer directrices claras sobre cómo y cuándo se paga a su empresa por los bienes o servicios entregados suele dar lugar a que los clientes paguen sus facturas con prontitud. Una forma de acelerar los pagos es etiquetar las facturas con a recibir , lo que significa que el pago debe realizarse inmediatamente después de recibir la factura.

  • Enviar las facturas inmediatamente. Si envías las facturas inmediatamente después de cumplir tu obligación con el cliente, puedes evitar un retraso en el pago. Intenta enviarla en un plazo máximo de 48 horas.

  • Utilizar el correo electrónico. En lugar de enviar las facturas a través del correo tradicional, puede intentar utilizar el correo electrónico, ya que es probable que esto agilice el proceso.

  • Pedir un depósito en los pedidos más grandes Si proporcionar tiempo adicional para pagar después de la entrega es esencial para su negocio, puede considerar la posibilidad de solicitar un depósito antes de la entrega del bien o servicio. Esto puede mejorar la liquidez de su organización, ya que obtiene acceso a una parte de los fondos debidos incluso antes de que el cliente reciba el producto o se beneficie del servicio.

  • Considerar la posibilidad de ofrecer descuentos por pago anticipado. Ofrezca a sus clientes un descuento por pagar pronto y especifique claramente el plazo para utilizar el descuento. Un descuento relativamente pequeño puede incentivar a los clientes a pagar a tiempo.

  • Tomar medidas sobre los pagos atrasados. Si tiene clientes que no hacen sus pagos a tiempo, debe tomar medidas inmediatas. Un método que puedes utilizar es una agencia de cobros, ya que están especializados en estas situaciones y probablemente se aseguren de que recibas el pago a cambio de una comisión.

Relacionado: Cuentas por pagar vs. Cuentas por cobrar: ¿Cuál es la diferencia?

Créditos comerciales frente a créditos no comerciales

Los créditos no comerciales son los ingresos que una organización recibe de fuentes distintas a sus actividades comerciales habituales. A diferencia de los créditos comerciales, que siempre requieren la generación de un recibo, los créditos no comerciales no lo requieren. Al igual que los créditos comerciales, los créditos no comerciales se clasifican como activos corrientes. La empresa puede optar por pasarlos a la categoría de activos no corrientes si espera que el pago de los mismos tarde más de un año.

Algunos de los créditos no comerciales más comunes son:

  • Préstamos que la empresa hace a sus empleados
  • Partes del salario de los empleados que la empresa paga por adelantado
  • Pago de los intereses de los préstamos concedidos por la empresa
  • Reclamación de seguros por parte de la empresa

Te recomendamos

¿Qué es el MRR y por qué es importante?

Guía para el servicio de atención al cliente

¿Qué es la cultura organizativa?

Una guía para el liderazgo y la gestión de conflictos

10 Tipos de correos electrónicos y qué incluir para tener éxito

Guía de la cultura empresarial