¿Qué son los modelos de madurez? (Con Definición, Tipos y Beneficios)

Las organizaciones pueden utilizar herramientas de evaluación del rendimiento para mejorar la eficiencia, identificar áreas de mejora y desarrollar procesos que ayuden a crecer a sus equipos y empresas. Las empresas de desarrollo de software y las orientadas al negocio utilizan modelos de madurez para medir el éxito de sus procesos y estilos de gestión. Puede obtener más información sobre los diferentes tipos de modelos de madurez y cómo pueden ayudar a su organización si decide evaluar sus operaciones.

En este artículo, definimos lo que son los modelos de madurez, explicamos por qué son importantes, enumeramos los distintos tipos y exponemos algunas ventajas de incorporar modelos de madurez a sus procesos empresariales.

¿Qué es un modelo de madurez?

Los modelos de madurez se utilizan para evaluar la madurez de las empresas o proyectos midiendo su rendimiento y su capacidad de mejora continua. Los modelos de madurez pueden medir datos cualitativos para determinar la trayectoria y el rendimiento a largo plazo de una empresa. Los modelos de madurez evalúan si las empresas están madurando al probar, crecer y mejorar continuamente. El modelo determinará si una persona, un equipo, un proyecto o una empresa están en el nivel adecuado de eficacia.

Relacionado: Plan de mejora continua en el lugar de trabajo: Definición, técnicas y ejemplos

¿Por qué son importantes los modelos de madurez?

Los modelos de madurez son importantes porque proporcionan un seguimiento flexible del rendimiento que puede revelar información valiosa sobre la salud y el potencial de una empresa. Aunque los modelos no solucionan las ineficiencias por sí mismos, pueden identificar las áreas en las que las organizaciones no están funcionando de forma estándar y permitirles determinar las estrategias que pueden mejorar sus operaciones y procesos.

Los modelos de madurez también son importantes porque hacen hincapié en el aprendizaje y la mejora. Al identificar el nivel actual de un equipo, persona o proceso, el modelo puede revelar lo que hay que cambiar para que las empresas pasen al siguiente nivel.

Relacionado: Cómo convertirse en un ingeniero DevOps

3 tipos de modelos de madurez

Hay varios tipos de modelos de madurez. El que elijas utilizar puede depender de tu sector o de lo que esperes evaluar. A continuación, te presentamos tres tipos de modelos diferentes que debes tener en cuenta:

1. Modelo de madurez de los procesos de negocio

El modelo de madurez de los procesos empresariales utiliza cinco niveles para evaluar la madurez de una organización. Los niveles son:

  1. Inicial: El nivel inicial es el más bajo. Caracteriza las prácticas de gestión incoherentes o los equipos que reaccionan a las crisis en lugar de predecirlas.
  2. Gestionado: El segundo nivel define a los equipos y empresas que tienen una base de gestión, pero los equipos individuales dentro de la empresa siguen trabajando en silos con una mínima colaboración o evidencia de incorporar estrategias de mejora.
  3. Estandarizado: El nivel estandarizado, o de gestión de procesos, significa que la empresa es consciente de sus procesos y está trabajando para lograr la coherencia y la uniformidad en la entrega.
  4. Previsible: En el nivel predecible, las organizaciones utilizan su infraestructura de procesos y sus capacidades de activos para lograr resultados fiables mediante el control de las variaciones en sus resultados.
  5. Optimización: En este nivel, las empresas mejoran continuamente y se centran en la innovación.

En el modelo, los niveles se clasifican de mayor a menor, siendo el nivel uno el que necesita más mejoras y el nivel cinco una operación totalmente realizada y eficaz. Los modelos de madurez de procesos empresariales también hacen hincapié en las áreas de procesos de dominio, que son estrategias que las empresas y los equipos pueden utilizar para alcanzar el siguiente nivel del modelo. Los procesos de dominio podrían referirse a la gestión de requisitos, al seguimiento y control de las unidades de trabajo, a las estrategias de gestión del cambio y al aseguramiento del producto.

Relacionado: Cómo crear un modelo de análisis empresarial

2. Modelo de madurez de la capacidad

Diseñado inicialmente para el desarrollo de software, el modelo de madurez de las capacidades evalúa la madurez de una organización, o de los sistemas de desarrollo de software, comparándola con las mejores prácticas del sector. Al medir los resultados y asignar niveles de madurez, las empresas y los equipos de desarrollo pueden utilizar sus modelos para evaluar su conocimiento de los procesos empresariales, las técnicas de gestión eficaces y las áreas de mejora. Todos los modelos de madurez utilizan los niveles mencionados, con algunas variaciones, para describir los procesos. Con los modelos de capacidad, los niveles se relacionan más claramente con los procesos de desarrollo.

3. Modelo de madurez ISO ágil

A diferencia de los otros modelos de madurez, el de la Organización Internacional de Normalización (ISO) trabaja para eliminar algunas de las críticas que se hacen a los modelos de madurez. Al estandarizar los niveles, los modelos ágiles establecen expectativas más claramente definidas por un organismo internacional. La incorporación de la metodología ágil también puede aportar beneficios a las empresas.

Algunos modelos de madurez no están lo suficientemente matizados como para proporcionar evaluaciones útiles. Los modelos ágiles estandarizados trabajan para combatir esto centrándose menos en el desarrollo secuencial y más en las fases individuales del ciclo de vida del desarrollo. Muchas metodologías ágiles utilizan sprints, que centran a los equipos de desarrollo y separan los proyectos en fases más asequibles. Adoptar un enfoque iterativo del desarrollo permite a los equipos evaluar áreas más matizadas e identificar áreas de mejora con mayor eficacia.

Relacionado: Uso de la Metodología Ágil de Gestión de Proyectos

Beneficios del uso de modelos de madurez

Hay una variedad de beneficios que las empresas pueden recibir al utilizar modelos de madurez, incluyendo:

Priorizar el aprendizaje

Una de las ventajas de los modelos de madurez es su énfasis en la mejora y el aprendizaje continuos. Muchos modelos no se limitan a enumerar los niveles, sino que también detallan los pasos que se pueden dar para alcanzar los niveles siguientes. Si algunos de sus procesos están en un nivel uno o dos, a menudo hay estrategias que puede incorporar para elevar los niveles de sus operaciones y conseguir que su empresa funcione a niveles óptimos.

Mejora de la capacidad

Otra de las ventajas de utilizar los modelos de madurez es su capacidad para mejorar la capacidad de su empresa o equipo. Al identificar los niveles actuales, las deficiencias y los puntos fuertes, las organizaciones son más capaces de reconocer las áreas que necesitan mejorar. Los niveles claramente delimitados ofrecen oportunidades de autoevaluación e identifican las estrategias que puede emplear para fomentar el crecimiento y mejorar el rendimiento.

Aplicable a muchos públicos

Aunque muchos modelos de madurez empezaron como herramientas de desarrollo de software, ahora se han adaptado e incorporado para funcionar en muchas situaciones, entornos empresariales e industrias. Equipos de todo tipo pueden utilizar los modelos de madurez en su trabajo, y muchos tienen métricas estandarizadas que los hacen comparables y más útiles para las organizaciones. Dentro de cada tipo de modelo de madurez, hay muchas variaciones que pueden adaptarse a sus objetivos y necesidades específicas. Independientemente de su escala, tipo de negocio o nivel operativo actual, hay formas en que los modelos de madurez pueden ayudarle a crecer como empresa y a poner más énfasis en la mejora continua.

Alinear los equipos

Una última ventaja de los modelos de madurez es su capacidad para alinear a los equipos hacia los objetivos colectivos y las metas de la empresa. Dado que los modelos de madurez miden el progreso cualitativo, pueden ayudar a las empresas a establecer objetivos estratégicos internos que se ajusten a sus necesidades y prioridades únicas. También pueden ayudar a los grupos de gestión y liderazgo a reconocer dónde se quedan cortos sus métodos actuales. Darse cuenta de estas deficiencias puede ayudarles a incorporar cambios diarios incrementales y a elevar el nivel de sus operaciones. Al hacerlo, a menudo se crean lugares de trabajo y proyectos que funcionan con mayor fluidez y eficacia.

Comprender las actividades y los niveles cualitativos puede ayudar a los equipos a transformar el comportamiento en métricas cuantitativas. Por ejemplo, si un modelo de madurez revela que el estilo de gestión de una empresa es reactivo, los equipos de liderazgo pueden trabajar para mejorar sus procesos hacia niveles predecibles o estándar. A partir de aquí, podrían ver cómo mejoran las métricas de rendimiento más medibles, como la retención de empleados, la productividad y la coherencia.