5 Características de la Redacción Científica (Con Consejos)

La escritura técnica incluye, entre otras cosas, manuales de software y documentos científicos. La escritura científica es una forma importante y precisa de escritura técnica que exige comprender la estructura del documento y la información que se transmite. Las habilidades de escritura científica pueden ayudarle a escribir documentos científicos más atractivos e informativos.

En este artículo, exploramos qué es la escritura científica, destacamos las características de una buena escritura científica y explicamos algunos consejos útiles para escribir sus propios documentos científicos.

¿Qué es la redacción científica?

La escritura científica es un tipo de escritura técnica que se utiliza para transmitir datos científicos a otros científicos a través de artículos publicados, libros o presentaciones. Requiere una investigación exhaustiva y una redacción precisa, así como la presentación de solicitudes de subvenciones, revisiones por pares y conclusiones resumidas. Todo lo que se escribe en un entorno de investigación se considera generalmente escritura científica, aunque hay una gran variedad de documentos que encajan en esta categoría.

Relacionado: Cómo convertirse en profesor de ciencias

5 características de la redacción científica

La escritura científica tiene ciertas características que ayudan a diferenciarla de otros documentos técnicos y estilos de escritura. Estas características suelen incluir:

1. Precisión

La escritura científica se basa en una precisión inequívoca, ya que la misión de un documento científico es proporcionar información relevante y objetiva a la comunidad científica. Los documentos deben ser detallados, exactos y completos en su información requerida. La redacción debe ser puramente objetiva y basada en hechos, ya que el lenguaje imaginativo o figurado no ayuda a un lector a evaluar la investigación o los objetivos. La redacción debe incluir todos los detalles que ayuden al lector a comprender la metodología y la lógica, pero excluir los detalles que sólo confunden o distraen.

2. Claridad

Los escritores científicos suelen escribir para sus compañeros, pero incluso los científicos esperan claridad en la redacción. El escritor aclara el significado de cualquier término poco común y resume los resultados del escrito de forma que cualquiera pueda entenderlo. Los escritores explican cualquier experimento y sus resultados, utilizando el sistema métrico para las mediciones a fin de garantizar la coherencia y la legibilidad para una audiencia mundial. La claridad también ayuda al escritor a establecer una voz de confianza dentro de la comunidad científica.

Relacionado: 20 carreras de ciencias

3. Revisiones de los compañeros

Algunos documentos científicos contienen cambios o información revisada por colegas directamente en el documento. Los colegas del mismo sector suelen revisar el trabajo de los demás para verificar los resultados de los experimentos, confirmar las hipótesis o responsabilizarse mutuamente de la honestidad y la claridad. Normalmente, el redactor incluye las peticiones o conclusiones de los compañeros en las versiones revisadas del documento para mantener su compromiso de honestidad e integridad ante la nueva información.

4. Público principal

Un documento científico se dirige casi siempre a un público específico. Una buena redacción científica incluye información que se aplica a la audiencia y es fácil de entender. Por ejemplo, si un científico farmacéutico está elaborando un documento científico para un medicamento en fase de aprobación, el público principal es el consejo de evaluación del fármaco. Sin embargo, los colegas también pueden leer el documento para la revisión por pares y los consumidores pueden verlo por interés personal. Esto requiere un buen equilibrio entre los términos científicos y el lenguaje común para garantizar la legibilidad.

Relacionado: Cómo escribir un currículum científico: Con Plantilla y Ejemplos

5. Lenguaje formal

Mantener un lenguaje formal en la escritura científica ayuda a mantener la profesionalidad del escritor. El uso de un lenguaje común puede ayudar a atraer a un público más amplio, pero hay que tener en cuenta las palabras y frases que se utilizan en la escritura. Puedes utilizar sinónimos para palabras sencillas y evitar cosas como la jerga o los modismos. El lenguaje formal también incluye la puntuación y la gramática adecuadas, así que revise su trabajo antes de presentarlo.

Consejos para la escritura científica

La escritura científica es un proceso de investigación intensiva que requiere cuidado y precisión. He aquí algunos consejos sobre escritura científica para mejorar la calidad de su trabajo:

Aumente la precisión de su redacción

El uso de palabras y frases precisas puede ayudarle a evitar una redacción ambigua e imprecisa. Al comparar dos estudios, por ejemplo, en lugar de afirmar que los nuevos resultados son iguales a los del estudio anterior, podría afirmar que los nuevos resultados son coherentes con los resultados comunicados anteriormente. Recuerde a su público cuando escriba sus documentos y concéntrese en cómo ofrecer la explicación más precisa. Aunque tenga que ser repetitivo en la elección de palabras, es mejor evitar la ambigüedad. En ocasiones, la repetición puede ser incluso beneficiosa al enfatizar los conceptos clave.

Simplifica tu elección de palabras cuando sea posible

Si tiene que elegir entre una redacción técnica y complicada y una frase más común, simplifique siempre. Siempre que su lenguaje sea preciso, una frase corta y directa puede aumentar la accesibilidad de su documento. Si necesita utilizar terminología técnica, defínala al principio del documento para que los lectores puedan entender los usos posteriores con claridad.

Relacionado: 17 Trabajos en Ciencias Biológicas

Aclare su objetivo

Es importante que el público entienda el objetivo del documento que está leyendo. Un escritor científico suele dictar el objetivo del documento en el primer párrafo o en un resumen preliminar, conocido como resumen. Si se utiliza, el resumen es un párrafo breve, de cinco a siete frases, al principio del documento. En él se detalla el propósito del documento, las conclusiones preliminares y otra información que pueda ayudar a la audiencia a conocer lo que explica el documento.

Reconozca sus limitaciones

Toda investigación está sujeta a un conjunto de datos limitados, y nadie espera ni quiere conclusiones amplias que se basen en suposiciones sin fundamento. Asegúrese de respaldar directamente todas las conclusiones que introduce con los datos que presenta y discute. Como la mayoría de los documentos están sujetos a la revisión por pares, proporcione suficiente claridad entre todos los datos y las conclusiones.

Entienda a su público

Un factor importante que hay que tener en cuenta al escribir documentos científicos es el público que los lee. A menudo, sus compañeros revisan el documento, pero es importante pensar en el destino del documento. Es posible que lo envíes a educadores, funcionarios del gobierno u otras audiencias secundarias para su revisión y consideración. Recuerde quién es su público al redactar sus documentos para garantizar su legibilidad.

7. Revisa tu trabajo

Una revisión exhaustiva de tu propio trabajo es una buena manera de encontrar errores y puntos fuertes en tu redacción. Puede que seas bueno explicando los resultados de un experimento complejo, pero que necesites practicar la ortografía y la gramática. Es importante que reflexiones sobre tu propio trabajo para garantizar la máxima calidad y un compromiso de aprendizaje continuo. Determina si tu trabajo está listo para ser presentado a un público profesional y culto.