Redundancia de la red: Definición, tipos y cómo implementarla

La mayoría de las empresas actuales dependen de la información, los datos o los procesos digitales para llevar a cabo sus operaciones comerciales habituales. La redundancia de la red ayuda a garantizar que su empresa pueda seguir accediendo a procedimientos o información cruciales incluso si los componentes de su red funcionan mal. Al implementar la redundancia de la red, su empresa puede proporcionar continuidad de negocio, minimizando los impactos de situaciones inesperadas que podrían interrumpir las funciones normales de la empresa.

En este artículo, analizamos qué es la redundancia de red, por qué es importante, qué tipos hay y cómo optimizar su redundancia de red.

Relacionado: Todo lo que necesita saber sobre las redes informáticas

¿Qué es la redundancia de la red?

La redundancia de la red es un proceso para implementar dispositivos, vías y otros componentes alternativos en la red de su empresa. La redundancia de la red se denomina a veces plan de recuperación de desastres porque le ayuda a reforzar varios aspectos de su red para minimizar las posibilidades de errores, daños o paradas. Con la redundancia de red, usted toma medidas prácticas para garantizar que su red siga funcionando para sus empleados y clientes.

¿Por qué es importante la redundancia de la red?

La redundancia de la red puede ofrecer a su empresa una serie de beneficios, entre ellos:

  • Reducción de las posibilidades de fallo de la red: Es más probable que tu red siga funcionando y conectada con un plan de redundancia de red.

  • Optimizar el tiempo y el dinero Los daños en su red pueden costar a las organizaciones tiempo, dinero y recursos humanos. Con la redundancia de la red, puede dirigir los ingresos, los empleados y el tiempo de su empresa a actividades más valiosas.

  • Aumentar el tiempo de actividad de la red El tiempo de actividad de la red se refiere al tiempo que la red de tu empresa permanece en funcionamiento. Cuanto mayor sea el tiempo de actividad de su red, más fácil, rápido y fiable será el acceso de los clientes y empleados a la red de su empresa.

  • Mejorar la seguridad de la empresa: La redundancia de la red ayuda a proteger a su empresa frente a daños físicos en la red, como por ejemplo, en caso de desastre natural o robo. También puede proteger mejor a su organización de las amenazas de ciberseguridad con la redundancia de la red.

Relacionado: 11 beneficios de la computación en la nube

¿Cuáles son los tipos de redundancia de la red?

Aquí hay cuatro tipos de redundancias de red:

Redundancia de energía

La redundancia de energía se refiere a un proceso que protege a su empresa cuando se corta la energía o la electricidad. Con un plan de redundancia de energía para su red, su empresa puede seguir funcionando incluso si sus oficinas o servidores se quedan sin electricidad. Las baterías de reserva, los generadores de reserva o las fuentes de alimentación alternativas pueden ayudarle a crear una redundancia de energía para su empresa.

Redundancia de datos

La redundancia de datos es un sistema que permite obtener toda la información crítica de su empresa desde una instalación secundaria. Con la redundancia de datos, ayuda a proteger a su organización contra la pérdida de datos o la inaccesibilidad a causa de daños físicos, como los producidos por un incendio. La redundancia de datos garantiza que pueda seguir accediendo a portales, sistemas de comunicación e información empresarial cruciales.

Redundancia geográfica

La redundancia geográfica significa que la red de su empresa abarca varias regiones. Tanto si su empresa dispone de servidores internos como si recurre a un proveedor, debería repartir estos servidores en varias ubicaciones geográficas para reducir las posibilidades de que los eventos localizados afecten a los datos de su empresa. Por ejemplo, si tiene algunos de sus centros de datos en una zona propensa a los tornados, asegúrese de tener otros centros de datos situados fuera de esa región.

Redundancia de rutas

La redundancia de rutas es cuando se crea una red con rutas alternativas para diversas funciones. Con la redundancia de rutas, incluso si las conexiones habituales dejan de funcionar, su empresa sigue pudiendo acceder y realizar operaciones cruciales. Por ejemplo, si las conexiones típicas entre el chat de tu servicio de atención al cliente y tus clientes que utilizan ese chat funcionan mal, la redundancia de rutas garantiza que tu red tenga una ruta diferente que pueda seguir conectando los servicios de atención al cliente con tus usuarios.

Relacionado: Los beneficios de obtener una certificación Network+

Cómo implementar la redundancia de la red

He aquí seis pasos para implantar o mejorar la red de contactos de su empresa:

1. Haz una copia de seguridad de tus datos

7. Haga una copia de seguridad de sus datos con la mayor frecuencia posible. Elija al menos un lugar alternativo para almacenar la información valiosa de su empresa. Puede hacer una copia de seguridad de sus datos en varias ubicaciones para asegurarse de que puede acceder a ellos en diversas situaciones o retos de la red. Por ejemplo, es posible que quiera encontrar una forma digital de hacer copias de seguridad de sus datos, como en un servicio de computación en la nube, así como una forma física, como un servidor externo.

2. Utiliza la configuración más sencilla posible

4. Mantenga sus conexiones y componentes de red tan simples como sea posible. Utilice el menor número de conexiones y dispositivos de red que pueda y que al mismo tiempo permita a su red realizar las funciones y procesos necesarios. El objetivo de la redundancia de la red es proporcionar un sistema seguro para sus datos y minimizar los enlaces o dispositivos de red innecesarios.

3. Probar y mantener regularmente las copias de seguridad

Evalúe sus sistemas de copia de seguridad con regularidad. Compruebe cada semana que sus copias de seguridad se actualizan constantemente y almacenan correctamente los datos, la información y los procesos de su empresa. Realice pruebas que evalúen la integridad de sus copias de seguridad, es decir, pruebas que examinen si los archivos de los que se hace una copia de seguridad son válidos y seguros para su uso.

4. Cree sistemas duplicados para las partes clave de su red

Duplique varios dispositivos o componentes en diversas áreas de su red. Por ejemplo, para cada conmutador de su red, utilice conmutadores con modelos, software y conexiones idénticos. El objetivo de esto es reducir la complejidad de su red y facilitar su gestión desde todas las áreas.

Relacionado: 105 Carreras en tecnología informática

5. Hacer conexiones paralelas

Enlaza los dispositivos y componentes de tu red mediante conexiones paralelas. Las conexiones en paralelo ayudan a garantizar que, aunque un dispositivo funcione mal, la ruta de tu red siga siendo totalmente operativa.

Digamos, por ejemplo, que tu red tiene dos conmutadores de núcleo, dos cortafuegos y dos conmutadores de acceso. El primer conmutador de acceso debe conectarse al primer conmutador de núcleo, que a su vez se conecta al primer cortafuegos. Asimismo, el segundo conmutador de acceso se conecta al segundo conmutador de núcleo, y el segundo conmutador de núcleo también se conecta al segundo cortafuegos. Además, los dos conmutadores de acceso y los conmutadores de núcleo se conectarían entre sí. Este diseño crea una red enteramente de conexiones paralelas.

6. Protégete contra las amenazas físicas y cibernéticas

Diseña tu red para protegerla tanto de las amenazas físicas como de las ciberamenazas. La redundancia de la red puede ayudar a que ésta permanezca operativa durante los desafíos físicos y digitales si se prepara con antelación para ambos. Por ejemplo, puede protegerse contra los daños físicos de su red guardando sus datos en una ubicación externa. Para defender su red contra los ciberataques, considere el uso de herramientas de seguridad en línea duplicadas, como cortafuegos y sistemas de prevención de intrusiones.