Regla 50-20-30: Definición y cuándo usarla

Seguir un presupuesto para gestionar tus finanzas personales puede ayudarte a alcanzar tus objetivos financieros y a planificar los gastos mensuales. Elegir una técnica, como la regla 50-20-30, es un paso importante para crear y seguir un presupuesto, porque puede permitirte organizar mejor tus finanzas. Aprender a utilizar este método puede ayudarte a mejorar tu situación financiera designando ciertos porcentajes de tus ingresos para usos específicos.

En este artículo, definimos la regla 50-20-30, describimos sus ventajas, te mostramos cómo utilizarla y ofrecemos ejemplos de aplicación de la regla 50-20-30 en tu presupuesto personal.

¿Qué es la regla 50-20-30?

La regla 50-20-30 (a veces llamada regla 50-30-20) es una plantilla de presupuesto que asigna el 50% de un presupuesto mensual a lo esencial, el 20% a objetivos financieros como el ahorro o la reducción de la deuda, y el 30% a cosas que desea. Este presupuesto le permite planificar cada dólar que gana y crear un presupuesto basado en la totalidad de sus ingresos netos.

¿Quién puede beneficiarse de la regla 50-20-30?

La eficacia de su presupuesto puede depender de su estilo de vida. Estos son algunos factores que pueden hacer que la regla del 50-20-30 sea una buena opción para un presupuesto personal:

Personas que son nuevas en la elaboración de presupuestos

La regla del 50-20-30 es un concepto presupuestario sencillo que puede ser una buena opción para las personas que son nuevas en la creación de un presupuesto personal. No requiere mucha reflexión para ponerla en práctica. También es un presupuesto fácil de tener en cuenta a lo largo del mes.

Personas con grandes objetivos financieros

Las personas que quieren comprar una casa o crear una cuenta de ahorros para emergencias pueden beneficiarse de la regla 50-20-30. Por ejemplo, si intenta aumentar su puntuación crediticia y reducir la deuda de su tarjeta de crédito, destinar el 20% de sus ingresos mensuales al pago de la deuda puede ayudarle a alcanzar estos objetivos financieros.

Personas que no tienen un coste de vida elevado

Las personas que viven en zonas con un coste de vida bajo tienen más probabilidades de poder cubrir sus gastos esenciales con el 50% de sus ingresos. Las personas que viven en zonas con un coste de vida elevado también pueden seguir la regla del 50-20-30, pero es posible que tengan que ajustar sus porcentajes de gasto para poder elaborar un presupuesto eficaz.

Personas que necesitan un fondo de emergencia

Un fondo de emergencia puede ayudarle a evitar problemas financieros como las deudas, ya que le proporciona dinero para cubrir gastos inesperados. Enviar el 20% de su sueldo a los ahorros es un gran comienzo para las personas que necesitan crear un fondo de emergencia. Los expertos recomiendan empezar con el objetivo de ahorrar 1.000 dólares en un fondo de emergencia. Una vez que su cuenta de ahorros alcance los 1.000 dólares, puede establecer un objetivo mayor para ahorrar tres meses de gastos para cubrirse en caso de pérdida de empleo u otra emergencia.

Beneficios de utilizar la regla 50-20-30

Hay muchos beneficios de utilizar la regla 50-20-30 para gestionar su presupuesto personal:

  • Seguimiento mínimo: El seguimiento de su presupuesto sólo requiere un poco de matemáticas preliminares con la regla 50-20-30. Otros presupuestos requieren un seguimiento de muchas categorías de gasto, pero éste le da sólo tres categorías generales en las que pensar.
  • Flexible: Diferentes personas tienen diferentes gastos esenciales, gastos no esenciales y objetivos financieros. El presupuesto 50-20-30 puede ayudar a las personas a organizar sus finanzas independientemente de estos factores individuales, lo que lo convierte en una opción de presupuesto personal flexible.
  • Ayuda al ahorro: La regla 50-20-30 puede ayudarle a ahorrar para grandes compras con la asignación del 20%.
  • Alivio de la deuda: También puede destinar el 20% de sus ingresos mensuales a pagar deudas.
  • Fácil de seguir: La regla 50-20-30 es una práctica presupuestaria fácil de seguir, que puede ayudar a las personas a ceñirse a sus presupuestos y a alcanzar sus objetivos financieros a largo plazo.

Relacionado: 12 estrategias presupuestarias eficaces que debe probar

Cómo utilizar la regla del 50-20-30 en la elaboración de un presupuesto

Estos son los pasos para utilizar la regla del 50-20-30 cuando

crea un presupuesto:

1. Encuentre sus ingresos netos

Sus ingresos netos son la cantidad de dinero que gana después de impuestos. Puede sumar los importes de sus nóminas mensuales para encontrar sus ingresos netos. Una vez que tenga sus ingresos netos, puede calcular el 50%, el 20% y el 30% de sus ingresos para determinar cuánto dinero puede gastar en lo esencial, en sus deseos y en sus objetivos financieros cada mes.

2. Identifique las compras esenciales

Una vez que haya encontrado sus ingresos netos y haya calculado el 50% de los mismos, puede empezar a asignar ese dinero a los gastos mensuales esenciales. Estos son algunos ejemplos de gastos esenciales:

  • Gastos de manutención: El alquiler o la hipoteca forman parte de sus gastos de manutención esenciales.
  • Facturas mensuales: La factura del teléfono móvil, la de la tarjeta de crédito o la de los servicios públicos son ejemplos de facturas mensuales que puede incorporar a sus compras esenciales.
  • Alimentación: Las compras de alimentos y las comidas son otro ejemplo de coste esencial.
  • Costes de las mascotas: La comida y los suministros de las mascotas pueden ser un coste esencial que los dueños de mascotas deben añadir a sus presupuestos.
  • Otros costes esenciales: Los costes esenciales varían en función de las necesidades individuales. Algunos otros gastos esenciales podrían ser la atención médica, el seguro del coche o el cuidado de los niños.

3. Identifique los objetivos financieros

La siguiente categoría de la regla 50-20-30 es asignar el 20% de su presupuesto a sus objetivos financieros. He aquí algunos ejemplos de objetivos financieros:

  • Ahorros: Ya sea que esté ahorrando para una compra grande o para crear un fondo de emergencia, podría destinar el 20% de sus ingresos a los ahorros para ayudarle a obtener una mayor estabilidad financiera.
  • Deuda: Si tiene deudas de tarjetas de crédito o préstamos estudiantiles, podría destinar el 20% de sus ingresos mensuales a pagarlas.
  • Inversiones: También podría invertir el 20% de sus ingresos mensuales en acciones o fondos de inversión, lo que puede ayudarle a ahorrar para la jubilación.
  • 401(k): Poner el 20% de tu presupuesto mensual en una cuenta de jubilación 401(k) es otra opción que puede ayudarte a automatizar tu presupuesto contribuyendo de cada cheque de pago antes de que el dinero llegue a tu cuenta corriente.

4. Identifica los deseos

Por último, puedes gastar el 30% de tus ingresos mensuales en cosas que quieres con la regla 50-20-30. Estos son algunos ejemplos de formas en las que puede gastar el 30% de su presupuesto mensual:

  • Pasatiempos: Una membresía en el gimnasio o suministros para manualidades son ejemplos de gastos no esenciales relacionados con pasatiempos.
  • Cenar: Los restaurantes son otro gasto que va en la categoría de deseos de su presupuesto mensual.
  • Ropa: Puede comprar ropa nueva con el dinero de esta categoría presupuestaria.
  • Entretenimiento: Las suscripciones a la música en streaming y las salidas al cine son ejemplos de gastos de entretenimiento.
  • Vacaciones: Puede ahorrar a lo largo del año para gastos de vacaciones más grandes y no esenciales como vuelos, hoteles y entretenimiento.

5. Haga ajustes a lo largo del tiempo

Cumplir con un presupuesto mensual puede ayudarle a alcanzar sus objetivos financieros, pero de vez en cuando es importante revisar si su presupuesto mensual le está funcionando. Por ejemplo, si ves que gastas más de la cuenta en lo esencial cada mes, puedes buscar formas de reducir los gastos esenciales. También puede utilizar la filosofía de la regla 50-20-30 para ajustar ligeramente las cifras de su presupuesto. Por ejemplo, podría pagar lo esencial con el 60% de su presupuesto y gastar el 20% en entretenimiento y el 20% en inversiones cada mes.

También puede utilizar un presupuesto 50-20-30 para ayudarle a crear nuevos objetivos financieros. Si su objetivo inicial con un presupuesto 50-20-30 era pagar la deuda y pudo hacerlo, puede asignar el 20% de su presupuesto a una cuenta de ahorros en su lugar.

Ejemplos de la regla 50-20-30 en acción

Aquí hay dos ejemplos de formas de utilizar la regla 50-20-30 para planificar sus finanzas:

Ejemplo de presupuesto 50-20-30 para una persona soltera

Emily gana 1.595 dólares al mes después de impuestos. Puede gastar el 50% de su presupuesto, es decir, 797,50 dólares, en artículos esenciales, el 20% de su presupuesto, es decir, 319 dólares, en el pago de sus préstamos estudiantiles y el 30% de su presupuesto, 478,50 dólares, en entretenimiento.

Esto significa que Emily no puede gastar más de 797,50 dólares al mes en alquiler, servicios públicos, Internet y comida para no salirse de su presupuesto. Su alquiler en un apartamento con compañeros de piso cuesta 600 dólares al mes, y su parte de las facturas de Internet y de los servicios públicos cuesta 70 dólares al mes. Esto deja a Emily con 127,50 dólares para gastar en comida cada mes.

Emily puede gastar 478,50 dólares al mes en ocio. Puede utilizar este dinero para salir a cenar con sus amigos, comprar ropa nueva y asistir a conciertos los fines de semana. También puede ahorrar un poco de su dinero de ocio cada mes para gastarlo en unas vacaciones.

Ejemplo de presupuesto 50-20-30 para una familia

Marcus y Ashley Lowe son un matrimonio con dos hijos y un perro. Marcus gana 2.083 dólares al mes después de impuestos, mientras que el sueldo mensual neto de Ashley es de 1.458 dólares. La familia Lowe puede gastar 1.770,50 dólares al mes en cosas esenciales, 708,20 dólares al mes en cuentas de ahorro para la universidad de sus hijos y 1.062,30 dólares al mes en cosas que quieren. El pago de la hipoteca de la familia Lowe es de 900 dólares al mes. Los servicios públicos cuestan 100 dólares al mes, los gastos de cuidado de los niños son de 500 dólares al mes y la familia puede gastar 270,50 dólares en alimentos y comida para el perro cada mes.

Marcus y Ashley pueden gastar 1.062 dólares al mes en cosas que quieren, que incluyen clases de gimnasia para sus hijos, una suscripción a la televisión en streaming y un viaje por carretera para visitar a sus familiares en un estado diferente.