13 Importantes Responsabilidades de Enfermería

Las enfermeras desempeñan un papel importante en el cuidado de los pacientes para ayudar a gestionar sus necesidades físicas, tratar las condiciones de salud y prevenir las enfermedades. Como miembros altamente capacitados del equipo médico, la mayoría de las enfermeras tienen un amplio conjunto de habilidades y una gran variedad de responsabilidades que pueden variar de un paciente a otro. Si estás empezando tu carrera como enfermero o quieres convertirte en uno, entender de qué son responsables los enfermeros puede beneficiarte.

En este artículo, compartimos algunas de las certificaciones más comunes de los enfermeros, hablamos de dónde pueden trabajar los enfermeros y exploramos algunas de las responsabilidades de enfermería más importantes.

Relacionado: Un día en la vida de un enfermero: Actividades y deberes diarios típicos

¿Qué es una enfermera?

Un enfermero es un profesional de la medicina que proporciona cuidados generales a los pacientes y los clasifica. Las enfermeras suelen trabajar con un equipo de otros profesionales de la medicina, como médicos y otros especialistas sanitarios. Las enfermeras pueden trabajar en una gran variedad de entornos, entre ellos:

  • Hospitales
  • Clínicas
  • Consultas médicas
  • Escuelas
  • Centros penitenciarios
  • Refugios para personas sin hogar
  • Centros de rehabilitación
  • Centros de atención a la tercera edad

Los enfermeros también pueden tener diferentes niveles de certificación, como por ejemplo

  • Enfermera registrada (RN): Estas enfermeras asisten a los médicos y a otros profesionales de la medicina proporcionando cuidados prácticos a los pacientes. También gestionan y mantienen los historiales médicos.

  • Enfermero/a profesional (NP): En esta función, las enfermeras suelen diagnosticar y tratar afecciones y lesiones menores. También pueden proporcionar recetas a sus pacientes.

  • Enfermera partera certificada (CNM): Estas enfermeras prestan servicios de ginecología y obstetricia a las mujeres. Pueden trabajar en hospitales, clínicas de partos o residencias privadas.

  • Especialista en enfermería clínica (CNS): En esta función, los enfermeros pueden tratar tanto las afecciones mentales como las físicas. Suelen trabajar en clínicas, hospitales, residencias de ancianos, centros de salud comunitarios o consultas independientes.

  • Enfermera anestesista certificada (CRNA): Estas enfermeras administran tratamientos de sedación a los pacientes para aliviar el dolor o prepararlos para la cirugía.

Relacionado: ¿Cuáles son los diferentes niveles de enfermería?

13 responsabilidades esenciales para los enfermeros

Las responsabilidades de una enfermera pueden variar en función del lugar en el que trabaje, de las licencias que haya obtenido y de su experiencia. Estas son algunas de las tareas más comunes de las que son responsables las enfermeras:

1. Registrar la historia clínica y los síntomas

Los enfermeros registran y mantienen una documentación precisa de la salud de sus pacientes para asegurarse de que reciben el tratamiento adecuado. La mayoría de las enfermeras comienzan este proceso haciendo preguntas al paciente sobre su historial médico para recabar información sobre diagnósticos y cirugías anteriores, medicamentos actuales, alergias e información médica familiar relevante. También pueden hacer preguntas al paciente sobre cualquier síntoma que esté experimentando actualmente y registrar sus constantes vitales.

Si el paciente recibe un nuevo diagnóstico, medicación o plan de tratamiento durante su visita, una enfermera puede ser responsable de actualizar su historia clínica con esta información. Mantener una historia clínica detallada y precisa es fundamental para garantizar que los pacientes reciban la mejor atención posible.

Relacionado: Habilidades en enfermería: Definición y ejemplos

2. La administración de medicamentos y tratamientos

La mayoría de los enfermeros pueden administrar medicamentos y tratamientos a sus pacientes con una orden del médico. También pueden ayudar a desarrollar un plan de tratamiento para sus pacientes. Las enfermeras especializadas, como las enfermeras profesionales, pueden recetar medicamentos sin la aprobación de un médico. Algunos de los tratamientos en los que pueden ayudar las enfermeras son la limpieza y el vendaje de las heridas, el cambio de vendas y la inserción de catéteres. Las enfermeras también pueden ayudar a los médicos en procedimientos más avanzados o administrar cuidados de urgencia a pacientes en estado crítico.

3. Colaborar con los equipos para el cuidado de los pacientes

Las enfermeras desempeñan un papel fundamental a la hora de recoger información de los pacientes y compartirla con el resto del equipo médico. Dado que se trata de una responsabilidad tan importante para quienes ejercen la profesión de enfermería, los enfermeros deben tener una excelente capacidad de comunicación verbal y escrita para colaborar eficazmente con los médicos y otros profesionales sanitarios. Una comunicación clara y concisa también puede garantizar que los pacientes y sus familiares comprendan toda la información que reciben.

Relacionado: 10 habilidades de comunicación para el éxito profesional

4. Realización de pruebas diagnósticas

Las enfermeras pueden realizar una gran variedad de pruebas diagnósticas, incluyendo la comprobación de las constantes vitales y la recogida de muestras de tejido, sangre, heces u orina para su análisis. Es importante que los enfermeros presten atención a los detalles para asegurarse de que estas pruebas se realizan correctamente, ya que necesitan esta información para diagnosticar a los pacientes y desarrollar planes de tratamiento. Las enfermeras también pueden ser responsables de analizar los resultados y compartir lo que encuentran con el resto del equipo médico.

5. Realización de exámenes físicos

Los enfermeros suelen realizar una exploración física de los pacientes al principio de su visita para evaluar su estado de salud general. Esto puede implicar la toma de la temperatura del paciente, el registro de su peso, el control de sus latidos y la comprobación de su presión arterial. Este examen también puede incluir la comprobación de los reflejos del paciente, la comprobación de los ganglios linfáticos y el examen de los ojos, los oídos, la nariz y la garganta. La exploración física proporciona al personal de enfermería y al resto del equipo médico información actualizada sobre el estado de salud del paciente y una oportunidad para hablar con él sobre sus objetivos y preocupaciones en materia de salud.

6. Controlar la salud de los pacientes

Las enfermeras deben vigilar y observar cuidadosamente a sus pacientes para registrar cualquier síntoma o información relevante que pueda conducir a un diagnóstico o a un cambio en su plan de tratamiento. Esto puede implicar la comprobación minuciosa de los registros de los pacientes para asegurarse de que se indican los medicamentos y las dosis correctas, el mantenimiento de las vías intravenosas (IV) para asegurarse de que se cambian con regularidad y la supervisión de las constantes vitales del paciente. Los enfermeros también deben prestar mucha atención a las señales no verbales de sus pacientes para ayudarles a identificar las causas subyacentes de sus problemas de salud.

Relacionado: Habilidades de colaboración

7. Proporcionar apoyo y consejo a los pacientes

Es importante asegurarse de que los pacientes se sientan atendidos, escuchados y comprendidos, especialmente cuando las enfermeras tienen que dar noticias médicas difíciles. Los pacientes suelen acudir a las enfermeras en busca de apoyo y consejo para que les ayuden a procesar sus diagnósticos y a determinar qué pasos deben dar a continuación. Las enfermeras que sienten empatía hacia los pacientes y sus familiares pueden proporcionar consuelo y orientación durante estas situaciones. También pueden dotar a sus pacientes de estrategias de afrontamiento efectivas o proporcionarles recursos hospitalarios y ambulatorios.

8. Manejo del equipo médico

Los enfermeros utilizan una gran variedad de herramientas de diagnóstico para atender a sus pacientes, como estetoscopios, glucómetros, pulsómetros, termómetros y tensiómetros. Dependiendo del lugar en el que trabajen y de las licencias que posean, los enfermeros también pueden estar capacitados para manejar maquinaria más especializada, como bombas de infusión intravenosa, equipos de ventilación y sistemas de drenaje de heridas. Tener una sólida formación en tecnología y matemáticas puede ayudar a los enfermeros a manejar correctamente los equipos médicos y analizar los resultados.

9. Educar a los pacientes sobre cómo manejar una enfermedad

Parte de la función de una enfermera es educar a sus pacientes sobre las distintas enfermedades y proporcionarles instrucciones claras sobre cómo pueden controlar sus síntomas. Esto puede incluir la explicación de la medicación que debe tomar el paciente, cuándo debe concertar una cita de seguimiento e instrucciones sobre ejercicios o prácticas de rehabilitación. Los enfermeros también pueden ser responsables de explicar a la familia o al cuidador del paciente las necesidades adicionales de atención domiciliaria tras el tratamiento. Esto puede incluir recomendaciones para la dieta y la nutrición del paciente, la rutina de ejercicios y la fisioterapia.

Algunas enfermeras también pueden educar de forma proactiva a la gente sobre enfermedades comunes hablando en seminarios, ayudando en campañas de donación de sangre u ofreciendo sus servicios en clínicas de detección y vacunación.

10. Defender la salud y el bienestar de los pacientes

Para atender adecuadamente a sus pacientes y garantizar su seguridad, las enfermeras pueden actuar a menudo como defensoras de su salud y bienestar general. Esto puede implicar traducir la información médica o el diagnóstico que proporciona un médico para asegurarse de que el paciente entiende los detalles importantes, animar a los pacientes a hacer preguntas o ponerlos en contacto con recursos en otro centro que se adapte mejor a sus necesidades. Las enfermeras también pueden abogar por sus pacientes dedicando tiempo a escuchar activamente sus preocupaciones, respetando sus deseos y comunicando lo que el paciente quiere con su familia u otros miembros del personal.

11. Proporcionar cuidados básicos junto a la cama

Las enfermeras pueden ser responsables de una amplia gama de tareas de cuidados básicos junto a la cama, dependiendo de su entorno de trabajo particular. Estas tareas pueden incluir ayudar a los pacientes a bañarse, usar el baño y realizar otras actividades relacionadas con la higiene. Las enfermeras de cabecera también ofrecen a sus pacientes apoyo emocional, administran medicamentos y hacen un seguimiento de sus constantes vitales.

12. Formar y educar al personal

Además del trabajo clínico que realizan para atender a los pacientes, las enfermeras cualificadas con una cantidad adecuada de experiencia pueden ayudar a formar y supervisar a los miembros más nuevos de su equipo médico, incluidas las enfermeras prácticas y los auxiliares de enfermería. Algunas enfermeras pueden incluso trabajar con estudiantes de enfermería ofreciendo cursos de formación a través de una universidad local o proporcionando programas de formación continua para las enfermeras que buscan avanzar en sus carreras.

Relacionado: 7 estilos de liderazgo en enfermería

13. Mantener el inventario

Las enfermeras con experiencia pueden asumir funciones adicionales, como el mantenimiento del inventario y el pedido de suministros. A menudo se trata de una responsabilidad compartida, pero las enfermeras titulares pueden supervisar departamentos enteros. Asegurarse de que los suministros están correctamente organizados, contabilizados y reabastecidos a tiempo puede ayudar a garantizar que el equipo médico tiene todos los recursos que necesita para proporcionar una atención de calidad a sus pacientes.