10 Tipos de reuniones de trabajo

Cuando se trabaja en prácticamente todas las carreras, es necesario asistir a algún tipo de reunión de trabajo. Esta es su oportunidad de reunirse en grupo y discutir temas importantes con sus compañeros de trabajo. El propósito de cada reunión de trabajo puede variar bastante, por lo que es importante entender el tipo de reunión que estás teniendo. En este artículo, analizamos la importancia de celebrar una reunión de trabajo y enumeramos 10 tipos diferentes de reuniones de trabajo.

28 consejos para dirigir tus reuniones a distancia

La importancia de una reunión de trabajo

Tener una reunión de trabajo es importante por las siguientes razones:

Facilita una mejor colaboración

En lugar de trabajar siempre en proyectos de forma independiente, reunirse con tu equipo puede ser beneficioso. Que todo el mundo comparta sus ideas es una forma estupenda de encontrar mejores soluciones y procesos. Al facilitar un entorno de trabajo colaborativo, todos pueden aprender mucho de los demás.

3. Mejora la comunicación

Aunque el envío de mensajes directos y correos electrónicos son herramientas habituales para muchos profesionales, reunirse con tu equipo y clientes permite una comunicación más rica. Las reuniones son el momento perfecto para discutir proyectos complejos o nuevas iniciativas en el trabajo. Dan a la gente la oportunidad de hacer preguntas y entender completamente un determinado tema.

Familiariza al equipo

Las reuniones permiten a todos conocerse mejor. Por ejemplo, las empresas remotas pueden beneficiarse de las llamadas virtuales o las videoconferencias entre los miembros del equipo. Esto ayuda a los compañeros a acercarse unos a otros y a tener una mejor idea de los estilos de trabajo y comunicación de cada uno.

Relacionado: Cómo organizar y dirigir una reunión de trabajo eficaz

Tipos de reuniones de trabajo

He aquí 10 tipos de reuniones de trabajo con las que te puedes encontrar:

Reunión de actualización de la situación

Las reuniones de actualización de la situación se producen cuando usted y los miembros de su equipo se reúnen para hablar de lo que ocurre en la empresa o en un determinado proyecto. El objetivo de estas reuniones es que todos entiendan los objetivos y expectativas actuales de su equipo. Por ejemplo, tu jefe puede ponerte al día sobre el progreso de un determinado proyecto, indicándote cómo avanzar en el resto del proyecto.

Relacionado: Empezar una reunión de forma correcta

Reuniones para compartir información

Los empresarios o directivos utilizan estas reuniones para compartir información con sus empleados o miembros del equipo. Puede tratarse de información sobre cambios importantes en la empresa, nuevos clientes, próximos eventos, productos o servicios interesantes o cualquier otra cosa que todos deban saber. En este tipo de reuniones, los asistentes tienden a mirar y escuchar mientras una persona presenta. Al final puede haber tiempo para preguntas.

Reuniones de equipo

Los directivos pueden utilizar las reuniones de formación de equipos para ayudar a los miembros de su equipo a establecer relaciones entre ellos. Pueden utilizar una serie de juegos o preguntas para romper el hielo para que todos se sientan cómodos con los demás. En este tipo de reuniones, los directivos agradecen la participación de todos. Incluso si lo que está haciendo parece una tontería, le da la oportunidad de conectar con sus colegas.

Relacionado: Consejos sobre reuniones para trabajar de forma más eficiente

Reuniones para tomar decisiones

En lugar de tomar decisiones por su cuenta, su jefe puede pedir a su equipo que se reúna para tomar decisiones. Durante esta reunión, todos discuten los diferentes aspectos de una decisión que deben tomar. Como colectivo, se discuten los pros y los contras de una determinada decisión. Al contar con la contribución de todos, tu jefe puede asegurarse de que está tomando decisiones bien informadas que complacerán a su equipo y serán beneficiosas para la empresa.

Innovación y reuniones de intercambio de ideas

A veces los grupos de colegas se reúnen para iniciar una lluvia de ideas. Durante estas sesiones, todos pueden compartir sus ideas y ver en qué puede basarse el grupo. Escuchar lo que cada uno tiene que compartir puede ser útil en las fases preliminares de un proyecto. Hay muchas maneras de estructurar una reunión de brainstorming. Por ejemplo, puedes hacer que todos compartan libremente sus ideas. Asimismo, puedes hacer que todos se dividan en grupos para discutir sus ideas iniciales y volver a discutirlas en grupo.

Reuniones para resolver problemas

Las reuniones de resolución de problemas pueden tener un aspecto muy diferente según el tema. Las personas que asisten a estas reuniones suelen conocer el alcance del problema y tienen la experiencia o los conocimientos necesarios para ofrecer soluciones sólidas. Durante una reunión de resolución de problemas, los asistentes pueden hacer preguntas, ofrecer aportaciones y tomar decisiones en grupo. También pueden hacer una lluvia de ideas para evitar un determinado problema en el futuro.

Relacionado: 12 formas de organizar reuniones de trabajo eficaces

Talleres de aprendizaje

Los empresarios que valoran el desarrollo profesional y el crecimiento de la carrera pueden organizar talleres de aprendizaje para sus empleados. Durante un taller, grupos de personas pueden aprender a realizar una habilidad concreta. Por ejemplo, una empresa de marketing puede hacer que alguien venga a enseñar a su equipo a escribir un blog. A lo largo del taller, el instructor mostrará a los participantes las partes de un blog y compartirá las mejores prácticas para escribir uno. A continuación, puede hacer que los participantes escriban su propio blog y darles su opinión en tiempo real.

Capacitar en sesiones de entrenamiento

Cuando se contrata a un grupo de empleados al mismo tiempo, los directores pueden utilizar sesiones de formación para incorporar a todos. Durante estas sesiones, los empleados pueden aprender las políticas y procedimientos de la empresa. También pueden aprender a utilizar un determinado programa o a realizar una habilidad concreta. Incluso si no eres un empleado nuevo, tu jefe puede hacerte asistir a una sesión de formación para ampliar tus habilidades actuales.

Revisiones de rendimiento

Las revisiones de rendimiento son reuniones individuales con tu jefe en las que ambos habláis de tu rendimiento durante un periodo de tiempo determinado. Es tu oportunidad de saber cómo te ven como empleado. Durante una revisión del rendimiento, tu jefe puede hablar de lo que estás haciendo bien en el trabajo y de lo que podrías mejorar. También pueden ayudarte a establecer objetivos que te ayuden a encontrar el éxito en el futuro.

Reuniones de presentación

Cuando empieza un nuevo empleado, el jefe puede organizar una reunión de presentación para que todos podáis conocer a la nueva persona. Durante esta reunión, puede compartir su nombre, su cargo y sus principales responsabilidades. Incluso podéis hablar de algunos detalles personales más desenfadados sobre vosotros mismos. Las reuniones de presentación también son una herramienta útil cuando te reúnes con un nuevo cliente o proveedor.

Te recomendamos

12 plantillas para escribir cartas a los clientes (con consejos)

Cómo convertirse en profesor

10 áreas de mejora para los directivos (con ejemplos)

15 consejos para ser una buena camarera

Cómo medir su progreso de forma eficaz en 5 pasos

20 grandes preguntas de evaluación del rendimiento para su gerente