Selección de proyectos: Definición, Importancia y Pasos

Elegir el proyecto óptimo es fundamental para seleccionar un proyecto que tenga las mayores posibilidades de éxito. Los proyectos y su ejecución pueden tener importantes consecuencias para la transición de una empresa. Elegir el proyecto adecuado puede dar lugar a un mayor rendimiento de la inversión, una mayor eficiencia, un menor tiempo de comercialización y una finalización más exitosa del proyecto.

En este artículo, analizamos qué es la selección de proyectos, por qué es importante y enumeramos algunos pasos sobre cómo seleccionar un proyecto de forma eficaz.

¿Qué es la selección de proyectos?

Analizar las ideas de proyectos para determinar cuál es la más valiosa es un componente fundamental de la gestión de la cartera de proyectos (PPM), que es una técnica utilizada por las organizaciones de gestión de proyectos (PMO) y los directores de proyectos para determinar si un proyecto sería beneficioso.

Una vez que los gestores de proyectos reciben ideas o propuestas de proyectos, suelen pasar por un proceso para evaluar y seleccionar un proyecto que salga adelante. Normalmente, cuando los gestores de proyectos seleccionan un proyecto, pueden tener en cuenta los siguientes factores:

  • Costes
  • Recursos
  • Beneficios o retorno de la inversión
  • Tiempo para completar el proyecto
  • Riesgos asociados al proyecto

Relacionado: Guía completa de gestión de proyectos

¿Por qué es importante la selección del proyecto?

La selección de proyectos es importante porque las empresas quieren asegurarse de que los proyectos en los que invierten son seguros y producirán beneficios y buenos rendimientos. El proceso de selección de proyectos puede analizar nuevas oportunidades y ayudar a justificar las decisiones para realizar las inversiones monetarias necesarias. Las empresas pueden tener varias oportunidades de proyectos en los que invertir, pero como no pueden invertir en todos los proyectos, suelen ser selectivas.

Relacionado: Comprender los procesos y las fases de la gestión de proyectos

Cómo seleccionar un proyecto

Estos son algunos pasos que puede seguir para seleccionar un proyecto:

1. Asegúrese de que el proyecto se ajusta a la estrategia de la empresa

Discuta con todas las partes interesadas si el proyecto que está considerando encaja en la estrategia general de la empresa. Puede trabajar conjuntamente para identificar si un proyecto puede cumplir un único objetivo organizativo o varios, y si se trata de objetivos a corto o largo plazo.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser gestor de proyectos

2. Comprender el entorno de su empresa

Es importante que conozca su entorno organizativo y comprenda a fondo su empresa. Considere la posibilidad de hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los principales motores de la empresa?
  • Cuáles son los puntos fuertes y débiles de la empresa
  • ¿Tiene la empresa recursos limitados?
  • Si la empresa tiene limitaciones de recursos, ¿qué le falta?

3. Considerar y analizar los datos históricos

Cuando realice su análisis, tenga en cuenta las experiencias anteriores y remítase a información o datos históricos del pasado en la medida de lo posible. Independientemente del resultado de un proyecto anterior, hay factores ambientales y organizativos que probablemente influyeron en el resultado. Averigüe si hay cambios en esos factores y discútalos con los ejecutivos de la empresa o los interesados en el proyecto.

4. Decidir quién será el responsable del proyecto

Es importante asegurarse de que el proyecto tenga un responsable o propietario designado que se asegure de que el proyecto se mantiene en el camino y avanza sin problemas y de forma eficiente hasta su finalización. El campeón del proyecto suele ser un empleado o ejecutivo de alto nivel con interés en el proyecto y excelentes habilidades de comunicación para trabajar con todos los implicados en el proyecto.

Métodos de selección de proyectos

Existen varios métodos que pueden ayudarle a decidir qué proyecto seleccionar. Entre ellos se encuentran:

2. Análisis de costes y beneficios

Antes de emprender un nuevo proyecto, puede realizar un análisis coste-beneficio para evaluar todos los costes e ingresos potenciales que su organización podría generar con el proyecto. El resultado del análisis puede revelar si el proyecto es viable o si la empresa debe considerar otro proyecto.

Relacionado: Aprenda a calcular el análisis de costes

1. Periodo de recuperación de la inversión

Otro método que puede utilizar es el periodo de amortización, en el que determina el tiempo para recuperar el coste de una inversión. Por ejemplo, si proyectas que vas a gastar 300.000 dólares para ejecutar un proyecto y esperas que genere ingresos a razón de 30.000 dólares al año, tu periodo de recuperación sería de 10 años.

Relacionado: ¿Qué es el flujo de caja incremental?

Descuento de tesorería

Un análisis de flujo de caja descontado (DCF) le permite estimar el dinero que su empresa recibiría de una inversión o proyecto, ajustado por el valor temporal del dinero. El valor temporal del dinero supone que un dólar de hoy vale más que un dólar de mañana porque lo has invertido. Por ejemplo, con un tipo de interés anual del 5%, un dólar en una cuenta de ahorros valdrá 2,12 dólares al cabo de un año. Del mismo modo, si se retrasa un pago de 1 dólar durante un año, su valor actual es de 95 céntimos, ya que no se puede transferir a la cuenta de ahorros para ganar intereses.

Para realizar un análisis DCF, es importante que una empresa

  • Hacer estimaciones sobre los futuros flujos de caja
  • Hacer estimaciones sobre el valor final del proyecto
  • Determinar una tasa de descuento adecuada para el modelo DCF

Costes de oportunidad

Los costes de oportunidad se refieren a los beneficios alternativos que la empresa puede obtener al elegir una alternativa en lugar de otra. Tener en cuenta los costes de oportunidad le permite sopesar los beneficios de las alternativas de actuación y no sólo de la opción o camino actual que se está considerando en el análisis coste-beneficio. Al tener en cuenta todas las opciones y las posibles oportunidades perdidas, el análisis coste-beneficio de una empresa es más profundo y permite tomar mejores decisiones.

Relacionado: Cómo el coste de oportunidad puede ayudarle a tomar mejores decisiones (con ejemplos)

Método de clasificación

La clasificación es un método sencillo que clasifica los proyectos en una escala según su importancia. La ventaja del método de clasificación es su rapidez, que permite identificar las principales prioridades. Funciona eficazmente cuando hay pocos criterios que evaluar y es fácil valorar los factores que intervienen. Antes de asignar clasificaciones, es importante hacerse preguntas como las siguientes

  • ¿Cuál es la tasa de rendimiento de este proyecto?
  • ¿Cuáles son los beneficios cualitativos y cuantitativos para las partes interesadas?
  • ¿Cómo mejora la eficiencia si la empresa ejecuta este proyecto?
  • ¿Tiene la empresa la capacidad de ejecutar el proyecto?

Modelo de puntuación

El modelo de puntuación funciona cuando hay que tener en cuenta varios criterios de selección y los proyectos que se comparan son muy diferentes. En lugar de elegir uno o dos criterios, el modelo de puntuación tiene en cuenta uno o dos grupos de factores, como el riesgo, el rendimiento de la inversión (ROI), los beneficios y la alineación estratégica. Además de asignar una puntuación a cada criterio, se da peso a cada grupo. Por ejemplo, el riesgo puede tener un factor de 0,75, mientras que los beneficios pueden tener 1,5. A continuación, se calcula la puntuación ponderada para llegar a la puntuación final del proyecto.

Proceso de jerarquía analítica

El proceso de jerarquía analítica (AHP) combina elementos subjetivos con modelos matemáticos para dar un enfoque más holístico que otros métodos. El método AHP trabaja con varios criterios de selección enfrentando cada dos criterios entre sí, lo que disminuye la probabilidad de sesgos y errores. Tras esta comparación del tipo «manzanas con manzanas», se pueden normalizar los valores y calcular la puntuación ponderada. La fuerte dependencia del AHP de las estrategias cuantitativas es su punto fuerte, ya que convierte un problema abstracto en números y da transparencia a la razón que hay detrás de su decisión.