Qué hacer cuando te sientes incompetente en el trabajo

Al asumir nuevas responsabilidades, es posible que no destaque en ellas inmediatamente. Como resultado, puede empezar a cuestionar sus capacidades profesionales y sentirse incompetente. En lugar de criticarse a sí mismo, puede tomarse el tiempo necesario para comprender que todo el mundo se enfrenta a retos profesionales y aprender métodos para combatir estos sentimientos. En este artículo, hablaremos de la sensación de incompetencia en el trabajo y de los pasos que puede dar para superar esta situación.

Señales de que te sientes incompetente en el trabajo

La incompetencia se refiere a la incapacidad de un individuo para completar una tarea. Cuando se empieza un nuevo trabajo o se asume una nueva responsabilidad, no siempre se sabe todo. Si comete errores o encuentra fallos, puede afectar a su autoestima y a su confianza en el trabajo. En algunos casos, estos sentimientos pueden afectar a tu actitud hacia el trabajo y provocar el agotamiento.

Cuando eres nuevo, tus jefes o compañeros no conocen el alcance total de tus habilidades y experiencias, por lo que pueden pedirte que hagas tareas que no has hecho antes. No es su intención causar problemas, pero la experiencia puede provocar estrés y sentimientos de incompetencia. Aquí tienes otros ejemplos de situaciones que pueden hacerte sentir incompetente en el trabajo:

  • Te sientes confundido por las palabras de moda o la jerga que utilizan tus colegas.
  • Evitas expresar tus pensamientos o hacer preguntas porque no quieres que los demás te juzguen.
  • Se te pide que tomes decisiones pero sientes que no tienes suficiente información.
  • Recibe los nombres de las personas con las que debe ponerse en contacto pero no sabe quiénes son
  • Sus colegas o supervisores le piden que realice tareas dando por sentado que ya conoce sus procesos.

Relacionado: 16 señales de que puede estar quemado

Las cuatro etapas de la competencia

Cuando te embarcas en un nuevo trabajo o asumes una nueva tarea, es normal que sientas incomodidad respecto a tus habilidades. A medida que aprendes estas nuevas habilidades, conceptos o comportamientos, pasas por cuatro etapas de competencia. Estas cuatro etapas consisten en:

  • Incompetencia inconsciente: Esta etapa inicial representa hacer algo por primera vez. A menudo no sabe cómo hacerlo correctamente, aunque tampoco se da cuenta cuando lo hace de forma incorrecta. En consecuencia, es posible que no se dé cuenta de que necesita buscar apoyo o hacer preguntas.
  • Incompetencia consciente: En esta etapa, te das cuenta de que no sabes hacer algo o lo hiciste mal. Empiezas a sentirte incómodo porque has reconocido tus errores o carencias. Aunque puede ser fácil echarse atrás y seguir con lo que sabes, esta etapa también puede motivarte a aprender nuevas habilidades y pasar a la siguiente.
  • Competencia consciente: Cuando se compromete a practicar sus deficiencias, aumenta su competencia. Puedes realizar la tarea de forma independiente y eficaz, aunque puede requerir más concentración mientras sigues aprendiendo y ganando familiaridad. A medida que vas obteniendo éxitos, éstos pueden ayudar a reconstruir tu autoestima en el trabajo.
  • Competencia inconsciente: En esta etapa final, has interiorizado el conocimiento o la habilidad, haciendo que se convierta en una segunda naturaleza. Ya no está en la etapa de aprendizaje, puede realizar esta tarea sin una concentración intensa y, a menudo, de forma más eficiente. Al sentirse cómodo con sus habilidades, puede incluso encontrar oportunidades para entrenar a otros para completar la tarea.

Relacionado: Los 4 niveles de competencia: Definición y ejemplos

Cómo gestionar el sentimiento de incompetencia en el trabajo

Si te encuentras con problemas en el trabajo, a menudo puedes encontrar formas de mejorar la situación. Puedes utilizar los siguientes pasos como guía para superar el sentimiento de incompetencia en el trabajo:

1. Aceptar sus sentimientos

Como se ha visto en las cuatro etapas de la competencia, el malestar es común durante las situaciones nuevas. Al asumir un nuevo trabajo o responsabilidad, prevea que puede sentirse incómodo o incompetente al principio. Puede decirse a sí mismo que no es un fracaso porque no haya sobresalido en su primer intento— en cambio, simplemente está avanzando en el proceso de aprendizaje. Con la práctica y la experiencia, empezará a sentirse más cómodo y competente al realizar esa tarea. Establecer estas expectativas puede ayudarle a darse cuenta de que estos sentimientos son normales y a liberarse de la presión de ser perfecto.

2. Reflexione sobre los aspectos positivos

A veces, puede resultarle difícil aceptar sus sentimientos y acciones. Las personas suelen ser más duras consigo mismas, lo que puede afectar a su confianza en el trabajo. Centrarse en lo que has hecho mal sólo puede acentuar tus sentimientos de incompetencia. En lugar de dedicar tiempo a criticarte por tus errores o carencias, reserva tiempo para reflexionar sobre tus puntos fuertes. A lo largo de la semana, puedes hacer un seguimiento de los comentarios o interacciones positivas que encuentres. Al final de la semana, es de esperar que tengas una lista que puedas consultar para recordar lo que haces bien.

Reflexionar sobre tus puntos fuertes puede ayudarte a aumentar tu confianza y tu moral en el trabajo. Por ejemplo, es posible que sientas que una presentación ha ido mal. Sin embargo, un colega puede haberte felicitado por los interesantes gráficos que incorporaste. Aunque quieras centrarte en mejorar tus habilidades para hablar en público, ahora reconoces que los demás aprecian tu ojo para el diseño visual. Sentirse valorado puede ayudar a que disfrutes viniendo al trabajo y puede servir de motivación para potenciar otras habilidades.

3. Recuerde que todo el mundo comete errores

Cuando te sientes incompetente, puedes compararte con tus compañeros. Si eres nuevo en el equipo, por ejemplo, puedes sentirte menos seguro porque ellos tienen más experiencia que tú. Sin embargo, intenta comprender que todo el mundo pasa por las cuatro etapas de competencia a lo largo de su vida. La persona a la que ves sobresalir en su trabajo ahora puede haber estado alguna vez en tu posición y haber cometido errores. Incluso es posible que siga cometiendo errores en la actualidad.
En lugar de criticarse por los errores, puede utilizarlos como herramientas de motivación. Piensa en ellos como oportunidades para aprender y desarrollar tus habilidades, lo que te ayudará a evitar cometer esos errores en el futuro.

Relacionado: Cómo reaccionar ante los errores en el trabajo

4. Sé sincero

Más allá de la autorreflexión, puedes hablar de tus sentimientos de incompetencia con un colega o supervisor de confianza. Estas conversaciones sinceras pueden ayudarte a encontrar apoyo en el trabajo, ya que es posible que ni siquiera se den cuenta de que has tenido problemas. Estas personas con más experiencia también pueden ofrecerte orientación y consejos específicos para ayudarte a desarrollar tus habilidades.

Puedes programar una reunión con tu supervisor o plantear el tema durante las revisiones de rendimiento. En lugar de decir que te sientes incompetente, haz preguntas como "¿Qué habilidades crees que puedo mejorar?" o "¿Qué habilidades crees que llevarían mi rendimiento al siguiente nivel?" Tu supervisor probablemente apreciará que tomes la iniciativa de buscar el desarrollo profesional. Mostrar la voluntad de mejorar tu rendimiento puede ayudar a demostrar tu compromiso con tu trabajo y tu interés en apoyar los objetivos de la organización.

Relacionado: Cómo pedir ayuda en el trabajo

5. Dé pequeños pasos hacia el cambio

Puede trabajar de forma independiente o con su supervisor para desarrollar planes de desarrollo profesional. Su supervisor puede asignarle tareas que le ayuden a desarrollar determinadas habilidades y comportamientos, o puede indicarle los recursos de formación disponibles en su organización. Tienes varias opciones para el desarrollo de habilidades, desde tomar cursos en persona o en línea hasta encontrar un mentor profesional que pueda ayudarte a proporcionar formación o asesoramiento individual.

Probar algo nuevo puede resultar desalentador al principio, por lo que puede incorporar estas habilidades y comportamientos en pequeñas formas para facilitar su uso. Digamos que quiere mejorar su forma de hablar en público. En lugar de ofrecerse inmediatamente para hablar ante un grupo numeroso, puede practicar con sus amigos y familiares el uso de técnicas de presentación eficaces. Incluso puedes practicar tú solo frente a un espejo. Estos entornos te permiten utilizar tus nuevas habilidades sin las presiones de un acto formal de oratoria. Estos pequeños pasos te ayudan a desarrollar tus habilidades y la confianza en ellas de forma gradual.

Relacionado: Cómo aprender nuevas habilidades de forma rápida y eficaz paso a paso

6. Comprométase a practicar

Cuando se persigue el desarrollo profesional, es posible que se siga sintiendo incómodo durante los primeros intentos. Al hacer un esfuerzo constante para practicar estas habilidades o comportamientos, se desarrolla la familiaridad para realizarlos. Una mayor experiencia le permite avanzar hacia las etapas finales de la competencia, en las que las acciones comienzan a sentirse como una segunda naturaleza. Finalmente, ya no es necesario concentrarse tanto ni pensar en lo que se está haciendo.

Intenta incorporar esta práctica tan a menudo como puedas, aunque sea de forma mínima. Usando el ejemplo de hablar en público antes mencionado, no sólo tiene que practicar mediante la realización de presentaciones en el trabajo. En su lugar, puede incorporar las habilidades de comunicación verbal y no verbal que hacen que las presentaciones sean eficaces en sus conversaciones cotidianas. Por ejemplo, puede centrarse en mantener el contacto visual o enunciar correctamente cuando hable con un compañero de trabajo.

7. Supervise su progreso

A lo largo de las cuatro etapas de competencia, haz un seguimiento de tu progreso en cuanto al desarrollo de habilidades. Cuando observes los errores que cometes por el camino, utilízalos como oportunidades de aprendizaje. Identificar las áreas en las que tiene dificultades puede ayudarle a entender en qué debe centrar sus esfuerzos. Sin embargo, no olvide registrar también sus logros. Cuando notes que tus habilidades mejoran, puede motivarte a seguir aprendiendo y practicando. Cuando empiece a ganar confianza en estas habilidades, puede ayudar a que sus sentimientos de incompetencia disminuyan.

8. Pida a los demás que le den su opinión

Cuando sea posible, puede incluso buscar el apoyo de otros en este viaje de desarrollo profesional. Si has tenido una conversación con un supervisor o colega sobre tus sentimientos, pídeles que te ayuden a controlar tu progreso y que te den su opinión. Por ejemplo, si su supervisor mencionó que necesita mejorar sus habilidades de comunicación, puede pedirle que evalúe su actuación durante una presentación reciente.

Recibir comentarios de otras personas puede ayudarle a centrar sus esfuerzos de formación y aprendizaje, ya que pueden identificar áreas problemáticas que usted mismo no reconoció. Sus comentarios también pueden ayudarle a calibrar su progreso en función de su punto de partida. Además, cuando recibes comentarios positivos, pueden servirte como otra herramienta de motivación. Sus opiniones pueden ayudar a combatir cualquier crítica o sentimiento de incompetencia que aún arrastres. Y cuando los supervisores ven que progresas, puede dejar una impresión positiva porque demuestra tu fuerte ética de trabajo.

Te recomendamos

FAQ: ¿QUÉ ES LO QUE CAUSA LOS SILOS DE INFORMACIÓN? ¿Qué causa los silos de información?

10 rasgos de los líderes más eficaces (y cómo desarrollarlos)

Gestión de activos de TI: Definición y beneficios

Cómo convertirse en dermatólogo

Definición y ejemplos de correlación espuria

Guía de las exportaciones: Definición, Importancia y Ejemplos