Ser despedido: qué significa y qué hacer

Aunque le despidan o le echen, ser despedido de su trabajo puede provocar sentimientos de rechazo. Es fundamental tomar las medidas adecuadas para avanzar en tu carrera a pesar de este pequeño revés, tanto si te despiden como si lo haces.

En este artículo, explicamos lo que significa ser despedido, diferenciamos entre ser despedido y serlo y enumeramos lo que hay que hacer en caso de despido.

Cómo avanzar después de ser despedido

¿Qué significa ser despedido?

Puede ser despedido por cualquier motivo, o sin motivo alguno. Es posible que su puesto actual ya no sea necesario. Las empresas suelen despedir a sus empleados cuando quieren reducir su tamaño o reorganizarse. Durante una fusión o adquisición, también pueden despedir a empleados.

Ser despedido frente a serlo

Mientras que el despido no suele ser culpa tuya, el despido suele tener que ver contigo y con tu rendimiento en el trabajo. Por lo tanto, aunque la empresa siga necesitando tu puesto, es posible que tu rendimiento sea deficiente y no cumpla con sus normas o necesidades. Aparte del bajo rendimiento, también pueden despedirte por violar una política de la empresa, por cualquier motivo si eres un empleado a voluntad o por ningún motivo. Aunque puedes volver a encontrar empleo en el futuro, por lo general es más fácil conseguir un trabajo si te han despedido que si te han despedido.

Relacionado: Despido frente a cese: ¿Cuál es la diferencia?

Qué hacer después de ser despedido

Una vez que te despidan, es importante que tomes las medidas adecuadas para ayudarte en tu vida personal y en la búsqueda de un nuevo empleo. Aunque puede llevarle algún tiempo recuperarse del aspecto emocional del despido, tomar las medidas adecuadas puede ayudarle a sentirse más preparado para su futuro. Estas son las principales cosas que hay que hacer después de ser despedido:

1. Acepta tus emociones

Tómate el tiempo necesario para relajarte, planificar y aceptar tus emociones. Aunque el despido puede parecer una pérdida terrible y un rechazo por parte de tu empresa, relajarte te permite procesar lo ocurrido y te ayuda a prepararte mentalmente para los siguientes pasos en tu carrera. También es importante entender que su despido puede haberse producido por razones ajenas a su voluntad—especialmente si su empresa realizó un despido masivo.

2. Pregunte por la cobertura de su seguro médico

Cuando te despiden, es posible que sigas teniendo derecho a las prestaciones del seguro médico durante un tiempo determinado. Tu empresa suele informarte de la situación de tu seguro médico y de las opciones que tienes, pero también puedes informarte por tu cuenta o pedir las aclaraciones que necesites.

3. Solicita el paro

Si te han despedido y cumples varios requisitos para el desempleo, es posible que tengas derecho a las prestaciones por desempleo. Inscríbase lo antes posible para recibir pagos que pueden ayudarle a pagar las facturas y otras obligaciones financieras. Tenga en cuenta que, además de su derecho, la cantidad de dinero y la duración de la prestación por desempleo varía en función de su lugar de residencia. Para determinar a qué tiene derecho, consulte con su oficina de desempleo local.

4. Determina si te pagan la indemnización por despido

Algunos empleados reciben una indemnización por despido. La indemnización por despido se refiere a la paga y los beneficios que puedes recibir cuando dejas una empresa por voluntad propia. Aunque los empleadores no están obligados a ofrecerte una indemnización por despido, ésta puede ayudarte a pagar las facturas y otras deudas mientras buscas empleo en otro lugar. Si su antiguo empleador le ofrece una indemnización por despido, tenga en cuenta los detalles y consulte a un abogado laboralista si cree que el paquete no se ajusta a las normas del sector.

5. Saber cuándo vas a recibir tu última paga

Antes de dejar tu trabajo, asegúrate de saber cuándo vas a recibir tu última paga. También es importante saber si puedes esperar un cheque en papel o si lo recibirás mediante depósito directo. Mientras que algunos empleadores pueden entregarle su última paga de inmediato, otros pueden retrasar su entrega. Aparte de su salario habitual, también puede recibir el pago de las vacaciones acumuladas, las bajas por enfermedad o las horas extraordinarias. Hable con su departamento de recursos humanos para verificar la fecha de su última paga y saber a qué cantidad tiene derecho. También puede verificar su dirección, tanto si le pagan con un cheque por correo como si lo hacen a través de un depósito directo.

6. Averigua qué pasa con tu 401(k)

Cuando te despidan, asegúrate de saber qué va a pasar con tu plan 401(k). Lo que ocurra con él suele depender de su plan específico. Por lo general, puede dejarlo en el plan de su antigua empresa, abrir una cuenta de jubilación individual (IRA) y abrir allí su plan 401(k) o cobrar su plan 401(k). Si ya tiene un nuevo trabajo, puede averiguar si tiene la opción de consolidar su antiguo plan 401(k) con el nuevo.

Lo que haga con su 401(k) suele depender de su edad y del tiempo que lleve en la empresa. Por ejemplo, si no ha estado en la empresa el tiempo suficiente para recibir la totalidad de las prestaciones de jubilación, puede tener la opción de aceptar el pago e invertirlo en una cuenta IRA. Si está cerca de la jubilación, tal vez quiera esperar a recibir su renta vitalicia.

7. Sacar los archivos importantes de su ordenador

Si todavía no te has quedado sin ordenador, tómate el tiempo de reunir tus archivos personales y tu información de contacto. Puedes utilizarlos para ayudarte en tu futura búsqueda de empleo.

8. Obtener referencias

Si te despiden por causas ajenas a tu voluntad, considera la posibilidad de pedir referencias o cartas de recomendación a tu jefe. Puedes utilizar estas referencias para ayudarte a conseguir futuras oportunidades de empleo. También muestra a su posible empleador que se fue en buenos términos con su antiguo jefe o empleador.

9. Empieza tu búsqueda de empleo

Una vez que te hayan despedido y sepas tu fecha final de trabajo, empieza a buscar un nuevo puesto. En lugar de enviar varias solicitudes de empleo al azar, planifique sus próximos pasos de forma estratégica y busque no sólo las oportunidades que más valgan la pena, sino también aquellas para las que cumpla los requisitos. Considere los puestos de trabajo que realmente desea en función de su empleo más reciente. Por ejemplo, aunque puedes permanecer en el mismo sector, también tienes la oportunidad de cambiar de sector.

Relacionado: Cómo abordar el motivo de tu despido

10. Acércate a tu red de contactos

Una vez que hayas procesado tus emociones, ponte en contacto con tus contactos y hazles saber que estás buscando nuevas oportunidades de trabajo. Cuando sepan que estás buscando un trabajo, es más probable que se pongan en contacto contigo cuando se enteren de puestos vacantes en los que puedas estar interesado.

11. Actualice su currículum

Tanto si buscas una oportunidad similar como algo completamente diferente, actualiza tu currículum para cada trabajo al que te presentes. Asegúrate de que tu currículum refleja tus habilidades y experiencia relevantes. También ayuda utilizar datos y números para mostrar tus contribuciones como empleado. Esto muestra a los futuros empleadores tu valor como empleado.

12. Actualice su carta de presentación

Mientras actualizas tu currículum, revisa el resto de tu material de solicitud, como la carta de presentación y el portafolio. En cuanto a la carta de presentación, evita reiterar todo tu currículum. En su lugar, amplíala y utilízala para resaltar detalles que hayas mencionado en tu currículum. También puede utilizar su carta de presentación como una oportunidad para explicar por qué fue despedido.