8 pasos para ser ecológico en el lugar de trabajo

Las empresas pueden reducir los residuos, utilizar materiales respetuosos con el medio ambiente y reciclar para ser ecológicas en el lugar de trabajo. Una empresa que se vuelve ecológica se considera responsable con el medio ambiente y consciente de los demás, siempre que los cambios no requieran una inversión inicial.

En este artículo, le ofrecemos una serie de medidas que puede tomar para que el lugar de trabajo sea ecológico y así conseguir un entorno más saludable y productivo.

¿Qué significa ser ecológico?

Optar por la ecología significa tomar decisiones conscientes y respetuosas con el medio ambiente que reduzcan los residuos, fomenten las acciones respetuosas con el medio ambiente y ahorren energía y recursos. Las empresas pueden optar por volverse ecológicas en respuesta a las peticiones de los clientes o los proveedores, o pueden elegir ser conscientes del medio ambiente para hacerlo. Los pequeños cambios, como la sustitución de las bombillas, pueden contribuir a cambios mayores, como la instalación de un nuevo sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

¿Por qué es beneficioso ser ecológico en el trabajo?

Ser ecológico en el lugar de trabajo tiene muchos beneficios, no sólo para el medio ambiente sino también para el personal. Ser ecológico supone una menor huella de carbono para la empresa y un lugar de trabajo más saludable para los empleados. Las empresas pueden disfrutar de exenciones fiscales al instalar energía solar o calefacción y refrigeración energéticamente eficientes, o al implantar programas de reciclaje.

Además, las prácticas ecológicas en el lugar de trabajo pueden:

  • Promover un entorno saludable
  • Reducir las ausencias de los empleados
  • Ahorrar costes
  • Aumentar la reputación de la empresa
  • Atraer a los empleados concienciados con el medio ambiente

Relacionado: 20 carreras ecológicas para los que se preocupan por el medio ambiente

Cómo crear un lugar de trabajo respetuoso con el medio ambiente

Con un poco de reflexión y planificación, hacer que el lugar de trabajo sea ecológico cumple con la responsabilidad social de la empresa y promueve hábitos de conciencia ambiental.

Aquí tienes ocho medidas que puedes tomar para que el lugar de trabajo sea más ecológico:

1. Incorporar a toda la oficina

El primer paso es involucrar a los empleados e inspirarlos para que sugieran o sigan prácticas ecológicas. Considere la posibilidad de ofrecer incentivos a los empleados, como recompensar a los que vayan al trabajo en bicicleta o lleven su propio almuerzo. Asigne equipos para:

  • Investigar los productos para tomar decisiones de compra
  • Localizar electrodomésticos de bajo consumo
  • Cambiar a productos de limpieza no tóxicos
  • Enseñar a los empleados métodos ecológicos

2. Evaluar las prácticas de impresión

Las impresoras utilizan toneladas de papel y tinta, pero unos pocos cambios pueden suponer una gran diferencia y ahorrar dinero a la empresa a largo plazo. Anima a los empleados a imprimir tanto en el anverso como en el reverso del papel o a utilizar recortes para los mensajes o la toma de notas.

Vaya aún más lejos y elimine el papel. Incorpore transacciones sin papel con los vendedores y proveedores e incentive a los clientes para que reciban los extractos o las facturas en línea. Considere la posibilidad de ofrecer un crédito, un descuento o una bonificación a los clientes y proveedores que no utilicen papel.

Incorpore la comunicación basada en la nube o el correo electrónico y fomente la carga y descarga de archivos (como agendas o memorandos), en lugar de la impresión

Deje de recibir catálogos por correo y opte por las versiones digitales en su lugar.

3. Revisar la sala de descanso

Las salas de descanso suelen estar llenas de plásticos de un solo uso, limpiadores tóxicos, aparatos ineficientes o grifos que no cierran del todo. Recuerda que no todos los plásticos son reciclables, intenta sustituir los no reciclables por productos sostenibles.

Deshágase de los productos de papel y espuma y sustitúyalos por vasos, platos y cubiertos reutilizables. Elimine los productos de un solo uso, como los cubiertos desechables o las botellas de agua, y sustitúyalos por artículos reutilizables o anime a los empleados a traer los suyos.

Lavar los platos puede utilizar energía adicional para calentar el agua y puede suponer un problema si los platos se acumulan. Asigne tareas en la sala de descanso y rote al personal para que lave o guarde los artículos. Considere la posibilidad de instalar un lavavajillas de alta eficiencia energética que puede simplificar todas esas tareas y, al mismo tiempo, ahorrar agua y costes de calefacción.

Sustituye los limpiadores y detergentes fuertes por limpiadores no tóxicos y respetuosos con el medio ambiente.

Proporcione una forma de compostar los posos del café y utilícelos para alimentar y fertilizar las plantas de la oficina. Utilice también filtros de café compostables.

4. Facilitar el reciclaje

Para reducir el número de materiales reciclables que se tiran a la basura, añada contenedores para que el reciclaje sea más sencillo. Etiquete claramente los contenedores para que no haya dudas sobre qué va a parar a cada uno. Considere la posibilidad de colocar contenedores para plásticos, papel y uno para pilas o cartuchos de tinta.

Artículos de oficina reciclables:

  • Productos de papel, incluyendo sobres y revistas
  • Cartón
  • Latas de refresco y botellas de plástico
  • Papel de aluminio
  • Bolsas de plástico
  • Cartuchos de tinta

5. Refrescar el aire de forma natural

Las plantas no sólo ofrecen una hermosa manera de limpiar el aire, sino que también aportan una sensación de calma y bienestar al ambiente. Las plantas pueden limpiar el dióxido de carbono del aire y absorber otras sustancias químicas potencialmente dañinas.

Las plantas en la oficina pueden:

  • Reducir el estrés
  • Aumentar la productividad
  • Reducir los días de enfermedad
  • Impulsar la creatividad

6. Piénsalo dos veces

Cambiar los hábitos, como tirar algo a la basura, lleva su tiempo. Antes de descartar un artículo, considere otras formas de darle uso. Dona libros y manuales si puedes, si no, recicla. Cuando llegue el momento de reemplazar equipos o muebles, considera la posibilidad de donar los artículos a una nueva empresa o a una organización benéfica y disfruta de las correspondientes exenciones fiscales.

Tenga en cuenta la elección de los productos y procure comprar productos que utilicen menos envases. Las operaciones de venta al por menor pueden poner a disposición de los clientes bolsas reutilizables y animarles a usarlas cuando compren o proporcionarles incentivos en forma de descuentos.

7. Evaluar el baño

Los problemas de fontanería o las fugas no sólo desperdician energía, sino que también cuestan dinero. Compruebe la integridad de las tuberías y las conexiones y realice las reparaciones lo antes posible. Considere la posibilidad de añadir grifos activados por movimiento para regular el uso del agua y reducir los costes de energía. Los inodoros antiguos utilizan entre siete y ocho galones de agua por descarga, sustitúyelos por modelos de baja descarga o puedes llenar una botella de refresco vacía con arena y colocarla en el tanque para reducir el uso de agua.

Dejar de usar toallas de papel e instalar secadores de manos en su lugar. O bien, mantener una papelera de reciclaje de papel en el baño. Cambie a limpiadores ecológicos para eliminar la exposición a productos químicos nocivos.

8. Evaluar las necesidades de energía

Fíjate en qué objetos puedes desenchufar cada noche. Desenchufa los microondas, las impresoras y los routers o conéctalos a un protector de sobretensión o a una regleta y apágalos al final del día.

Cambia las bombillas por LED o CFL, o instala luces con sensor de movimiento que se enciendan y apaguen automáticamente. Aprovecha la luz natural siempre que sea posible.

Realiza un cambio mayor y pásate a las energías limpias, como la solar, la eólica o la geotérmica.

Relacionado: ¿Qué es la responsabilidad social corporativa?

Consejos para que las personas se vuelvan ecológicas en el lugar de trabajo

La incorporación de prácticas ecológicas en el lugar de trabajo requiere tiempo y esfuerzo. Mientras tanto, considere las formas en que los individuos pueden marcar la diferencia en sus prácticas de oficina para sumarse al cambio general.

Aquí tienes algunas cosas que puedes hacer para ser ecológico en tu escritorio:

  • Almuerzo en bolsa: Lleve su propio almuerzo para reducir los residuos y eliminar la necesidad de plástico de un solo uso. Ahorrarás dinero y mejorarás tu salud si preparas tus propias comidas en lugar de comer fuera.
  • Trabaja a distancia: Los tiempos han cambiado y trabajar desde casa es una opción mucho más viable hoy en día. Averigua si puedes teletrabajar parte del tiempo o si tu empresa ofrece trabajo a distancia a tiempo completo.
  • Trae tu propio café o botella de agua: Ten una taza de café en el trabajo para el día a día y lleva tu propia botella de agua en lugar de plásticos de un solo uso. Utilizar tu propia taza o botella reduce los residuos de plástico o espuma y promueve prácticas saludables.
  • Recíclelo usted mismo: Hasta que toda la oficina se vuelva ecológica, puedes reciclar los artículos tú mismo. Considera la posibilidad de llevar una bolsa de la compra o un bolso para recoger los artículos reciclables y clasificarlos adecuadamente.
  • Envíe tarjetas electrónicas: Para eventos de la oficina como cumpleaños, jubilaciones, ascensos, etc., empieza a enviar tarjetas electrónicas en lugar de las tradicionales de papel. Reducirás el desperdicio de papel y harás las delicias de tus compañeros de trabajo cuando reciban una tarjeta electrónica animada y personalizada.
  • Utilice las escaleras: Deje el ascensor y suba por las escaleras. No sólo ahorrarás energía, sino que también mejorarás tu salud al incorporar esta actividad a tu día.
  • Inspirar a otros: Al adherirse a las prácticas ecológicas, puede animar a sus compañeros de trabajo o a la dirección a hacer lo mismo. Cuando los individuos se esfuerzan por reciclar, reducir y reutilizar, inspiran a otros a seguir su ejemplo.