Sigma Aldrich

Logotipo Sigma Aldrich

Historia, perfil y vídeo corporativo de Sigma-Aldrich Corp.

Sigma-Aldrich Corp. opera como una empresa de materiales de ciencias de la vida y tecnología. Desarrolla, fabrica, compra y distribuye una amplia gama de productos bioquímicos y químicos orgánicos. Los productos bioquímicos y químicos orgánicos de Sigma-Aldrich se utilizan en la investigación científica, incluida la investigación genómica y proteómica, la biotecnología, el desarrollo farmacéutico y como componentes clave en la fabricación de productos farmacéuticos, de diagnóstico y otros productos de alta tecnología. La empresa opera a través de cuatro unidades de negocio de investigación: Essentials, Specialties, Biotech y SAFC. La unidad Research Essentials vende tampones biológicos, reactivos para cultivos celulares, productos bioquímicos, productos químicos, disolventes y otros reactivos y kits. Estos productos se venden normalmente en volúmenes más altos a compradores de investigación conscientes del valor. La unidad de Especialidades de Investigación vende productos químicos orgánicos, bioquímicos, reactivos analíticos, cromatografía y otros consumibles de laboratorio, materiales de referencia y productos de alta pureza que se venden generalmente en volúmenes más pequeños al cliente científico de laboratorio. La unidad Research Biotech suministra productos inmunoquímicos, de biología molecular, de biología celular, proteómicos, genómicos, transgénicos y otros productos de ciencias de la vida a clientes de la investigación académica, gubernamental, industrial, biotecnológica y farmacéutica. La unidad SAFC suministra productos químicos orgánicos y bioquímicos a gran escala utilizados en el desarrollo y la producción por empresas farmacéuticas, biotecnológicas, industriales, de diagnóstico y electrónicas. Tiene una amplia base de clientes a nivel mundial, que incluye laboratorios comerciales, empresas farmacéuticas, industriales, de diagnóstico, de biotecnología y de electrónica, universidades, hospitales, instituciones gubernamentales y otras organizaciones sin ánimo de lucro. La empresa se fundó en mayo de 1975 y tiene su sede en St. Louis, MO.“

Historia de Sigma-Aldrich

La historia de Sigma-Aldrich

Sigma-Aldrich es el mayor proveedor mundial de productos químicos orgánicos y bioquímicos para la investigación. Cada día, más de un millón de clientes de todo el mundo cuentan con Sigma-Aldrich para obtener productos de calidad entregados a tiempo y según lo prometido.

Líder de confianza en ciencias de la vida, alta tecnología y servicio, la historia de Sigma-Aldrich tiene una rica historia de innovación.

Sigma® Chemical Company

Las raíces de la compañía se remontan a 1934 en St. Louis, MO, cuando dos hermanos, Aaron Fischer y Bernard Fischlowitz, pusieron en marcha una pequeña empresa de consultoría. Los dos ingenieros químicos llamaron a su sociedad Midwest Consultants -empresa matriz de Sigma Chemical Company- y empezaron a ayudar a las empresas de San Luis a fabricar una serie de productos especializados, como cosméticos, apósitos para zapatos y adhesivos y tintas para envases de cartón. La empresa se constituyó en 1935 y contrató a Dan Broida, otro ingeniero químico salido de la Universidad de Washington en San Luis, para que dirigiera los crecientes negocios de consultoría y producción de la empresa.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Midwest fabricaba componentes de munición y hacía piezas de fieltro y papel para las bengalas de señalización. Además, la sacarina tenía una gran demanda y escaseaba. Para cubrir esta necesidad, Broida creó la empresa Sigma Chemical Company como una división de Midwest Consultants. Durante un año, las principales empresas distribuidoras compraron sacarina tan rápido como Sigma podía producirla. Sin embargo, cuando terminó la guerra, los suministros de muchas materias primas volvieron a ser abundantes y obligaron a Sigma a salir del mercado.

En su búsqueda de una nueva dirección, Sigma se orientó hacia la investigación de productos bioquímicos con Lou Berger, un amigo de Broida que había realizado un máster en bioquímica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis bajo la dirección de los premios Nobel Carl y Gerty Cori. Como estudiante de posgrado, una de las tareas de Berger había sido extraer trifosfato de adenosina (ATP) del músculo de los conejos. El ATP es una de las principales fuentes de energía de los organismos vivos y se utilizaba mucho en las investigaciones de los Cori. Los Cori y otros investigadores biomédicos de la época participaban en estudios que requerían ATP en cantidad. Berger sugirió que Sigma produjera el compuesto a mayor escala y enseñó su proceso al personal de Sigma. Un pequeño anuncio en una revista científica trajo pedidos y Broida amplió la producción. En el plazo de dos años, Sigma ofrecía otros ocho derivados del ATP y aumentaba los niveles de pureza.

Sigma entró en las siguientes décadas con una amplia expansión hacia los productos bioquímicos y clínicos. En 1964, se creó Sigma London para establecer una posición más activa en el mercado de Gran Bretaña. Se crearon otras dos filiales en el extranjero: Sigma Israel (1970) y Sigma Munich en Alemania Occidental (1974).

Aldrich Chemical Co.

Alfred R. Bader, un inmigrante austriaco y estudiante de química en la Universidad de Harvard, tuvo la idea de crear una empresa para vender productos químicos de investigación en 1949. Partiendo de la premisa de que los químicos necesitaban una gama más amplia de productos químicos para la investigación y un mejor servicio, Bader y el abogado Jack Eisendrath fundaron Aldrich Chemical Company en Milwaukee, WI, en 1951.

Aldrich ofreció como primer producto la 1-metil-3-nitro-1-nitrosoguanidina (MNNG), ampliamente utilizada como reactivo de metilación. Otros productos ofrecidos a principios de los años 50 fueron la 3-hidroxipiridina, que más tarde se convirtió en uno de los productos más vendidos de Aldrich, el diazoacetato de etilo, el tetranitometano y el etanoditiol. De 1951 a 1954, Bader desarrolló importantes colaboraciones mediante visitas a productores químicos de Europa y el Reino Unido. El resto de la década de 1950 se caracterizó por un rápido crecimiento de las ventas y del número de productos ofrecidos.

La Rare Chemical Library (RCL) de Aldrich surgió a partir de la recogida y el rescate de valiosas muestras de investigación de investigadores académicos jubilados o fallecidos y de otras fuentes. Las contribuciones a gran escala de muestras a la biblioteca proceden de químicos tan notables como Henry Gilman, George Wittig, Robert Woodward y Louis y Mary Fieser. El RCL ha permitido el descubrimiento y la comercialización por parte de otros de algunos productos químicos valiosos, por ejemplo, el Roundup® (Monsanto Co.), basado en compuestos principales obtenidos del RCL.

Los últimos años de la década de los 50 y los primeros de la década de los 60 fueron testigos de la creciente importancia de la síntesis por encargo y las ventas a granel en Aldrich. Con los años, estas funciones evolucionaron hasta convertirse en Sigma-Aldrich Fine Chemicals (SAFC), actualmente una de las cuatro unidades de negocio estratégicas de Sigma-Aldrich Corporation.

Una oportunidad importante en la década de 1970 llegó cuando el profesor H. C. Brown, de la Universidad de Purdue, pidió a Aldrich que siguiera desarrollando y comercializando la tecnología de hidroboración y la química de organoboranos que había desarrollado y patentado. Esto condujo a la creación de Aldrich-Boranes, Inc, una filial de Aldrich creada para fabricar reactivos y productos de hidroboración. Algunos de los primeros compuestos fabricados por Aldrich-Boranes fueron el borano-THF, el 9-BBN y el sulfuro de borano-metilo.

Sigma-Aldrich Corporation

Cuando las tendencias cambiantes en la investigación química confirmaron la sinergia que se podía obtener de sus ofertas de productos complementarios (aproximadamente 40.000 en total en ese momento), Aldrich Chemical Co. se fusionó con Sigma International, Ltd. para formar Sigma-Aldrich Corporation en 1975. Con esta unión de amplias capacidades y recursos, el crecimiento anual de dos dígitos se convertiría en la norma en las décadas de 1980 y 1990, con una importante expansión de las instalaciones, importantes adquisiciones e incursiones en nuevos sectores del mercado que allanaron el camino hacia el siglo XXI.

La expansión internacional de Sigma-Aldrich despegó en los años 80 con la apertura de filiales en Francia, Bélgica, Japón, Italia, Países Bajos y España. La adquisición de Biomakor en Israel en 1986 y de Fluka en Suiza en 1989 reforzó esta rápida expansión. Sigma-Aldrich continuó aumentando su presencia internacional en gran medida durante los años 90, abriendo 20 oficinas durante esa década, ya sea por adquisición o por el establecimiento de una filial. En Escandinavia, Sigma-Aldrich adquirió cuatro de sus distribuidores, que se convirtieron en Sigma-Aldrich Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca. Tras la caída del muro de Berlín, la empresa aprovechó la apertura de estos nuevos mercados abriendo filiales en Polonia, República Checa y Hungría y adquiriendo un distribuidor en Rusia. Comenzando a establecer una presencia en el área ahora conocida como CAPLA (Canadá, Asia Pacífico y América Latina), Sigma-Aldrich abrió oficinas y almacenes de distribución en Australia, seguidos por India, Corea del Sur, Singapur y Malasia, así como Canadá, México, Brasil y Argentina en América. Esto fue sólo el principio.

Desde la adquisición de Supelco en 1993 y de Riedel de Haen en 1997, cada una de las cuales incrementó las capacidades analíticas y cromatográficas de Sigma-Aldrich&#8217, la Compañía continuó su estrategia de crecimiento. El año 1999 trajo consigo el primer plan estratégico de la empresa, con Davd Harvey al frente como director general, en sustitución de Tom Cori. Al año siguiente, Sigma-Aldrich alcanzó el hito de los mil millones de dólares en ventas, con 6.000 empleados en 33 países, conocidos y de confianza en todo el mundo.

En 2001, Sigma-Aldrich adquirió Isotec, líder en la producción de isótopos estables cuyos productos se utilizan en la investigación básica y el diagnóstico de enfermedades. Ese mismo año, la empresa inauguró su Centro de Ciencias de la Vida y Alta Tecnología, de 55 millones de dólares, en San Luis. En 2004, Ultrafine, un proveedor de servicios de fabricación por contrato para el desarrollo de fármacos, y Tetrionics, un productor de ingredientes farmacéuticos activos de alta potencia y citotóxicos, se convirtieron en una pieza estratégica de la cartera de la Compañía&#8217. Al año siguiente, Sigma-Aldrich se sometió a su segunda revisión del plan estratégico, anunciando la formación de cuatro unidades de negocio centradas en el cliente y un fuerte enfoque en la expansión geográfica, las ventas por Internet y la mejora de los procesos para impulsar a la Compañía a alturas aún mayores. Jai Nagarkatti, antiguo presidente de Aldrich, pasó a ser presidente y director general de Sigma-Aldrich.

Sigma-Aldrich adquirió JRH Biosciences (ahora SAFC Biosciences), un importante proveedor industrial de productos de cultivo celular para las industrias farmacéutica y biotecnológica, y el Grupo Proligo, un proveedor mundial de herramientas clave de investigación genómica. También en 2005, Sigma-Aldrich anunció su adhesión al Consorcio RNAi y se unió a instituciones líderes como el MIT, Harvard y Eli Lilly para desarrollar y distribuir bibliotecas de ARNhc de todo el genoma a nivel mundial.

Sigma-Aldrich volvió a aumentar su alcance global mediante las adquisiciones de Beijing Superior Chemicals and Instruments Co. en China, Iropharm en Irlanda y Pharmorphix Ltd. en el Reino Unido. Pronto se producirían otras adquisiciones estratégicas: Epichem Group Ltd. para ampliar las capacidades en los mercados de las ciencias de los materiales y los semiconductores, y Molecular Medicine BioServices para proporcionar capacidades de fabricación viral a gran escala.

En 2007, Sigma-Aldrich alcanzó otro hito importante al superar los 2.000 millones de dólares en ventas, obteniendo unos beneficios récord y reforzando aún más su liderazgo en los mercados a los que sirve. El plan estratégico estaba demostrando ser bastante exitoso, allanando el camino para un enfoque renovado al año siguiente a través del tercer plan estratégico de la Compañía.

Más recientemente, Sigma-Aldrich adquirió ChemNavigator en 2009 para ofrecer a los investigadores servicios de selección y adquisición de compuestos químicos líderes en el sector. Ese mismo año, la Compañía introdujo la tecnología CompoZr™ Zinc Finger.

En las décadas transcurridas desde la fusión de 1975, la Compañía ha generado un crecimiento excepcional y sigue experimentando muchos cambios positivos para impulsar a Sigma-Aldrich hacia el futuro de la ciencia y la tecnología. Uno de estos cambios ha sido el auge de Internet y el comercio electrónico, que ahora representan aproximadamente el 45% de todas las ventas de investigación y se han convertido en la herramienta de marketing más poderosa de la empresa. Además, a medida que Sigma-Aldrich aumenta continuamente su alcance global, aproximadamente el 65% de las ventas proceden de fuera de los Estados Unidos.

Nuestro éxito futuro requiere productos más innovadores, tecnologías más rápidas y herramientas más sofisticadas que apoyen el éxito de nuestros clientes. Para lograrlo, nuestra empresa cuenta con nuevas iniciativas estratégicas que se espera que impulsen la innovación y se expandan a nuevos mercados aprovechando nuestras principales fortalezas científicas: la química analítica, la biología y la ciencia de los materiales químicos (ABCM). Nuestras iniciativas ABCM nos ayudarán a ampliar nuestra oferta de productos, abrir nuevos mercados y mejorar nuestra posición en las áreas que mejor conocemos.

Actualmente, Sigma-Aldrich cuenta con una amplia oferta de más de 147.000 productos químicos (48.000 de los cuales son fabricados por la empresa) y 40.000 equipos. Suministramos productos a clientes de más de 150 países de todo el mundo a través de centros de distribución de última generación. Con una plantilla comprometida de aproximadamente 8.000 empleados en 40 países, Sigma-Aldrich cuenta con un conocimiento científico inigualable, un servicio insuperable y un alcance global para servir a investigadores y tecnólogos y, en última instancia, mejorar la calidad de vida.

*Información de Forbes.com y Sigma-aldrich.com

**Vídeo publicado en YouTube por “Sigma-Aldrich“

Más empresas:


¿Las conoces?

Jeronimo MartinsSaicFinmeccanicaToronto Dominion Td Bank GroupStericycleExpress Scripts