Narración de historias: Elementos de una buena historia y cómo desarrollar su proceso

Los profesionales utilizan a diario la narración de historias para educar, informar, generar emociones y motivar a los clientes y otros miembros de la audiencia, como inversores, proveedores, directivos y colegas. Es un aspecto integral para establecer una conexión con ellos. Los mercadólogos, los especialistas en relaciones públicas y los redactores de contenidos suelen emplear la narración de historias, pero cualquiera puede ser un narrador.

En este artículo, analizamos qué es la narración, por qué es importante, los elementos de una buena narración y cómo desarrollar un proceso de narración.

¿Qué es la narración de historias?

Contar historias es el procedimiento de utilizar palabras, entonaciones y acciones para estimular una respuesta deseada, ya sea una emoción o una respuesta física. La narración de historias permite al público potenciar su imaginación para que pueda absorber la historia y asociarse con ella. El storytelling consiste en utilizar componentes de la vida real de forma imaginativa para comunicarse con el público y expresar sus valores o su identidad como empresa o negocio. Puede que quiera contar un cuento para promocionar un producto, mantener a sus oyentes entretenidos o educarlos.

Fundamentos de la narración

Estas son algunas de las razones básicas para utilizar la narración como técnica para llegar a su público:

  • El storytelling tiene que ver con el público. Sea cual sea el propósito de tu historia, el público y sus acciones y emociones determinan el desarrollo de la misma.
  • La narración de historias es atractiva. La razón por la que las historias son poderosas es que atraen a la audiencia. El público puede imaginarse a sí mismo en la historia y es más probable que actúe gracias a ella.
  • El storytelling proporciona información útil. Aunque las historias están pensadas para conectar con las emociones de la audiencia, también proporcionan información que ésta puede utilizar. Esta información útil se ofrece en forma de relato y es mucho más fácil y divertida de asimilar para el público.
  • El storytelling es una valiosa interacción. Aunque no esté contando su historia en persona a su público objetivo, su historia en cualquier medio sigue siendo una interacción entre usted o su marca y su oyente.

¿Por qué es importante la narración de historias?

La narración de historias es importante porque crea una comunidad con su público objetivo. Puede persuadir a sus clientes para que compren un producto o servicio o simplemente para que crean en su marca. Su público puede incluir a los clientes, los inversores o incluso los compañeros y gerentes en el lugar de trabajo.

También es importante porque, con la narración de historias, puedes relacionarte más con tu audiencia, proporcionándoles información valiosa en un formato digerible. La narración de historias puede reunir a personas de diversos orígenes para que experimenten una emoción común o adopten un enfoque común de la historia.

Contar historias es una forma de motivar e inspirar a otros también. Cuando eres capaz de entender las emociones de alguien y conectar con él a ese nivel, puedes establecer la lealtad a la marca, humanizarte a ti mismo o a tu empresa e impulsar a tu audiencia a pasar a la acción. En resumen, la narración de historias es una herramienta de marketing que puede vender su marca a los demás.

Elementos de una buena narración

Hay varios elementos de una buena narración. Las historias deben:

  • Sea interactivo. Incluso cuando una historia es unilateral, ya que el público no está directamente frente a usted, las emociones que evoca se convierten en una interacción entre el narrador y el oyente.
  • Utilice palabras. Ya sea verbal, visual o auditiva, la narración de historias utiliza el poder de las palabras para compartir un mensaje. Las historias también pueden tener elementos gráficos, pero el núcleo de la narración está en las palabras que se utilizan.
  • Atrae las emociones. Las historias convincentes atraen la emoción de la audiencia y producen una energía que impulsa al oyente a actuar.
  • Tener caracteres. El personaje de la historia debe relacionarse con el público de tal manera que el oyente pueda imaginarse a sí mismo como el personaje, o como una persona clave que interactúa con el protagonista. Cuanto más pueda su personaje establecer una conexión con el oyente, más probable será que éste siga una determinada acción.
  • Introducir el conflicto. Algunas de las mejores historias tienen algún tipo de conflicto. Puede ser una decisión difícil que el personaje principal haya tenido que tomar o una situación de vida o muerte, pero es importante mostrar un desafío de algún tipo. Un conflicto es una forma maravillosa de producir emociones en el oyente porque le proporciona un suspense que le mantiene enganchado.
  • Proporcionar una resolución. La resolución de una historia es importante para que el oyente sepa qué ha pasado con el conflicto. Sin embargo, no todas las resoluciones tienen que ser positivas, dependiendo de la emoción que intentes evocar. Por ejemplo, si tu llamada a la acción es para que tu cliente compre tu producto, la resolución de tu historia podría ser lo que le ocurrió al personaje cuando no usó el producto.

Relacionado con lo anterior: Los 4 principales estilos de redacción: Cuándo y cómo debe utilizarlos

Cómo desarrollar un proceso de narración

Es importante contar con un proceso de storytelling para estar seguro de comunicar todos los puntos que desea y de estar escribiendo la historia para la persona o el grupo al que va dirigida para conseguir el máximo impacto. Tenga en cuenta estos pasos cuando desarrolle su propio proceso de narración:

1. Determine quién será su público

Una de las partes más importantes de cualquier campaña de marketing, presentación a los compañeros, mensaje de la empresa o creación de un producto es saber quién es su público. Si aún no lo ha hecho, piense en quién es su público objetivo para su historia. Investiga lo suficiente sobre tu público objetivo para comprender plenamente sus motivaciones, estado de ánimo, deseos, puntos de dolor y necesidades. Cree personas que representen diferentes grupos de audiencia para poder crear contenidos que atraigan a todos los que necesitan.

Dependiendo del propósito de su historia, es posible que intente atraer a una parte más específica de su audiencia actual, y eso está bien. Lo importante es desarrollar una base para saber quién leerá o escuchará tu historia y cómo debe y puede afectarle. Puede conocer mejor a su público a través de encuestas, analizando el flujo de usuarios de su sitio web, las redes sociales y los grupos de discusión. Esta información te ayudará a desarrollar una historia que evoque las emociones que debería para tener éxito.

Relacionado: Definición de su público objetivo: Qué es y por qué es importante

2. Decida cuál es el objetivo de su historia

Con un propósito en mente, debería terminar escribiendo una historia con dirección y que mantenga al receptor de su historia comprometido con lo que usted' está diciendo. Estos objetivos comunes de las historias pueden ayudarte a empezar:

  • Inspirar la acción. Una historia que pretenda inspirar la acción debe ser relacionable y realista para que el cliente pueda situarse en la historia y sentirse obligado a dar el siguiente paso. Esta historia puede centrarse en una situación similar en la que se encuentre un cliente y en cómo el hecho de tomar medidas cambió las cosas para mejor.
  • Educa a tu público. Los individuos suelen estar muy atentos a las historias que les educan, especialmente si se trata de un tema que les interesa. Esta historia puede contar una situación en la que el protagonista resolvió su problema gracias a una nueva información, como un nuevo proceso o herramienta.
  • Proporcionar información sobre la empresa. Si el objetivo de su historia es contar al público más cosas sobre usted como persona o sobre su organización, puede considerar una historia que sea genuina, relacionable y que entre en detalles. También puede ser una buena idea compartir las dificultades que ha tenido su empresa, ya que los clientes entienden que no todo el éxito es fácil. Puede que aprecien escuchar una historia que les haga saber que la empresa se creó gracias al trabajo duro, los retos y, en definitiva, la perseverancia.
  • Muestra los valores. Es importante que los clientes puedan conectar con la misión y los valores de una empresa para que se sientan cómodos y entusiasmados al comprar productos o contratar servicios. Una historia con este objetivo puede centrarse en invocar emociones que hagan que el cliente se imagine en la historia. Lo mismo ocurre con los nuevos empleados — si entienden los valores de una empresa a través de una historia, pueden creer más en la compañía que representan.
  • Colabora con otros. Si quieres crear una comunidad o colaborar con otros, tu historia puede inspirar a tu público a comunicarse entre sí. Con este objetivo tienes el potencial de atraer a una gran variedad de miembros de la audiencia, ya que cada uno llega a la discusión con una experiencia única.

En este mismo paso, empieza a pensar qué acción concreta quieres que realice tu público durante o después de la historia. Puedes invitarles a visitar un sitio web para obtener más información, a poner su información de contacto para ser incluidos en tu lista de correo electrónico, a donar a una causa, a hacer una compra o a compartir tu historia con otros.

Cualquiera que sea su llamada a la acción para los miembros de su audiencia, asegúrese de que sea clara para ellos y de que su historia se conecte con la acción de una manera que tenga sentido. Por ejemplo, probablemente no quieras pedir a alguien que done a una causa si no hablas en profundidad de la causa en tu historia para que tu audiencia pueda conectar con ella.

3. Centrarse en el mensaje subyacente

Tu mensaje es lo que quieres que el público se lleve de la historia. Está relacionado con el propósito que has decidido y es el tono subyacente de casi toda la historia. Piensa en el tema de tu historia y pregúntate qué quieres que haga el público después de absorberla. Si no estás seguro, es importante que sigas perfeccionando tu historia hasta que lo descubras.

Junto con su mensaje subyacente, elija los datos que incluirá para convencer a su audiencia de su historia o de los resultados que pueden esperar. Por ejemplo, una historia invoca la emoción que hace que los clientes conecten con usted o con su marca, mientras que los datos les dan la evidencia que necesitan para sentirse seguros en su decisión de compra.

4. Elija cómo va a contar su historia

Hay muchas formas de contar una historia, y es posible que quiera utilizar una o todas, dependiendo de su público objetivo, su presupuesto y su objetivo, entre otras cosas. Estos son los diferentes medios que puede utilizar:

  • Audio: Puedes contar una historia de audio a través de un podcast, un programa de radio, una nota de voz o cualquier otra grabación que el público escuche.
  • Escrito: Puede contar una historia a través de una entrada de blog, una página sobre su sitio web o artículos individuales. Dependiendo de dónde aparezca su historia escrita, puede incluir fácilmente enlaces a piezas complementarias o dar a su público una llamada a la acción.
  • Oral: Una historia oral difiere de una historia de audio porque las historias de audio se graban y una historia oral es algo que se hace con más de un elemento en vivo. Una presentación, una mesa redonda o un discurso ante un inversor son ejemplos de relatos orales.
  • Digital: Los medios digitales son un medio habitual para contar historias. Los consumidores están en plataformas digitales como las redes sociales, y es un lugar viable para conectar con su público objetivo.

Relacionado con lo anterior: Cómo empezar una presentación: Pasos para una presentación ganadora

5. Escribe

Una parte del proceso de storytelling consiste en escribir su historia una vez que haya identificado su audiencia, su objetivo y tenga todos los detalles preparados. Escribir es algo más que plasmar la historia en el medio elegido. Te da la oportunidad de identificar las partes que te faltan y perfeccionar tu historia según sea necesario.