6 formas de superar las barreras de la escucha

La escucha activa es una habilidad blanda fundamental para el liderazgo, pero algunas distracciones personales y laborales pueden impedirle escuchar con la atención que desearía. Si identificas estos obstáculos y aprendes a superarlos, podrás mejorar considerablemente tu capacidad de escucha.

En este artículo, repasamos algunas de las barreras más comunes que impiden escuchar con eficacia y ofrecemos consejos para limitarlas.

 Habilidades blandas: Definiciones y ejemplos

¿Cuáles son algunos de los obstáculos más comunes a la hora de escuchar?

Una forma eficaz de aprender y practicar las habilidades blandas es dominar la escucha efectiva, pero hay varios obstáculos para escuchar en el lugar de trabajo, entre ellos:

Distracciones generales

Las distracciones pueden incluir cosas como el ruido de fondo o las interrupciones de los compañeros. Intente limitar este tipo de distracciones para mejorar su capacidad de escucha.

Factores ambientales

Los factores ambientales, como la iluminación y la temperatura de la sala, pueden dificultar la escucha. Para optimizar una sala de reuniones u otros espacios de trabajo, asegúrate de que la habitación es luminosa y fresca, lo que puede favorecer el estado de alerta.

Límites cognitivos

Un sueño inadecuado, la sensación de hambre, la desorganización y la falta de preparación para el trabajo pueden dificultar la concentración efectiva. Para ayudar a mantener tu concentración lo más fuerte posible, asegúrate de dormir lo suficiente por la noche y llevar una dieta saludable.

Tecnología y multitarea

Aunque la tecnología puede mejorar el lugar de trabajo de muchas maneras, también puede distraer. Puedes tener la sensación de estar realizando una multitarea con éxito si estás escuchando a un orador o en una conferencia telefónica mientras respondes a los correos electrónicos. Sin embargo, la multitarea también puede hacer que su escucha sea menos eficaz. Para asegurarse de que está prestando toda su atención a alguien que le está hablando, intente pausar otras tareas hasta que termine la conversación.

Leer más:  Habilidades de comunicación no verbal: Definición y ejemplos

Cómo superar las barreras de la escucha

Siga estos pasos para reducir las barreras de la escucha en el trabajo:

  1. 1. Minimice las distracciones.
  2. Dé prioridad a escuchar sobre hablar.
  3. Reduce el ruido exterior.
  4. Practica la reflexión en lugar de la desviación.
  5. 3. Hacer preguntas
  6. Escucha bien antes de dar consejos.

1. Minimizar las distracciones

Para evitar distraerse, asegúrese de estar físicamente frente al orador e intente mantener un contacto visual frecuente con él mientras habla. Asegúrate de estar sentado o de pie de forma cómoda pero adecuada para poder seguir participando. Guarda tu teléfono móvil o cualquier otro elemento tecnológico que pueda distraerte. El orador también puede apreciar el gesto que ha hecho para demostrarle que tiene toda su atención.

Relacionado: Habilidades de comunicación: Definiciones y ejemplos

2. Priorizar la escucha sobre el discurso

Si crees que puedes ser un hablador excesivo, intenta practicar el autocontrol en la conversación. Deje que la otra persona hable. Durante cualquier conversación con un compañero de trabajo, espere a que termine de hablar antes de responder para mostrar respeto por lo que está diciendo. Por último, observe las reacciones de sus oyentes mientras habla. Si nota signos de distracción en alguien con quien está hablando, considere la posibilidad de hacerle preguntas para animarle a hablar más y volver a centrarse en la conversación.

3. Reducir el ruido exterior

Antes de mantener una conversación, reduzca al mínimo los sonidos de su entorno que puedan distraer o dificultar la audición. Un entorno ruidoso puede crear distracciones tanto para los que escuchan como para los que hablan, lo que puede interrumpir las conversaciones. Para minimizar el ruido, apague los dispositivos móviles o póngalos en silencio. Planifica las conversaciones importantes en un lugar que sepas que será tranquilo, como tu oficina o una zona de reunión privada. Si alguien habla en voz alta fuera de su oficina o hace otros ruidos que le distraen, suele ser mejor pedirle amablemente que se vaya a otro sitio o que reduzca el ruido.

4. Practicar la reflexión en lugar de la desviación

Para establecer un vínculo con su interlocutor o demostrarle que está comprometido, puede sentirse ansioso por compartir sus experiencias personales al escuchar. Sin embargo, un enfoque mejor suele consistir en limitarse a escuchar y dar respuestas centradas en la situación de la otra persona. Esto demuestra que está realmente interesado en su parte de la conversación.

Para escuchar con eficacia, reduzca al mínimo los desvíos y trate de reflexionar. La reflexión consiste en parafrasear al interlocutor lo que ha dicho. Para ello, puedes utilizar un lenguaje como el siguiente: “Lo que estoy escuchando de ti es… ” o “Suena frustrante que te haya pasado eso.” Reflexionar también podría implicar hacer una pregunta de seguimiento basada en lo que has escuchado, como “¿Qué hiciste después de que dijera eso? ” o “¿Cómo te has sentido? ..;

Reflexionar asegura a tu oyente que estás prestando mucha atención, pero también puede ayudar a corregir cualquier posible malentendido. Reflejar permite a la otra persona corregir lo que usted puede haber escuchado mal. 

5. Haga preguntas

Además de reflexionar, hacer preguntas es una técnica de escucha eficaz. Concéntrese en hacer preguntas basadas en lo que el orador ya le ha dicho y diseñadas para obtener más información. Las mejores preguntas son las que no emiten juicios de valor y se derivan directamente de algo que el orador ha dicho recientemente.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definiciones y ejemplos

6. Escuchar bien antes de dar un consejo

A veces puede resultar tentador ofrecer un consejo después de que alguien comparta un problema o una preocupación contigo, especialmente si quieres ayudarle a resolver ese problema. Sin embargo, espere a aconsejar a menos que el interlocutor se lo pida expresamente. A veces, la gente comparte sus preocupaciones en el lugar de trabajo simplemente para crear vínculos con sus colegas o para que un compañero de trabajo sea consciente de un problema. Compartir los problemas puede ser una forma de empezar a introducir conversaciones más profundas que una pequeña charla.

Si quiere compartir un consejo, piense primero si su colega está realmente solicitando un consejo o sólo busca una forma de desahogarse. En lugar de aconsejar, considere la posibilidad de ofrecer empatía con respuestas como, “Eso suena frustrante,” o intente reflexionar en su lugar.

Consejos para una escucha eficaz

Aquí tienes otros consejos que te ayudarán a mejorar tu capacidad de escucha en el trabajo:

Busca oportunidades para practicar la escucha

Dado que la conversación forma parte de la vida cotidiana, además del lugar de trabajo, deberías tener muchas oportunidades de perfeccionar esta habilidad blanda. Cuando esté conversando con alguien, planifique el uso de una respuesta de escucha eficaz, como hacer preguntas.

Reflexione sobre sus conversaciones

Después de una conversación, tómate un tiempo para pensar si estabas escuchando con eficacia y qué tipo de obstáculos pueden haber surgido. Luego, puedes pensar en cómo podrías manejar esos obstáculos en el futuro.

Centra tus conversaciones en la otra persona

Para ayudar a prevenir las barreras de escucha antes de que surjan, aborde las conversaciones con la mentalidad de que realmente quiere aprender más sobre la otra persona mientras habla. Esto puede ayudarte de forma natural a deshacerte de las distracciones y centrarte únicamente en la conversación que estás manteniendo.