16 Técnicas para la creatividad

Ser creativo es fundamental tanto en el trabajo como fuera de él. El pensamiento creativo puede ayudarte a encontrar soluciones únicas a las dificultades y a adoptar nuevos puntos de vista cuando trabajas en tus tareas. Puedes mejorar este rasgo aprendiendo y utilizando técnicas y ejercicios de creatividad.

En este artículo, definimos las técnicas de creatividad y analizamos 16 técnicas de creatividad que puedes probar por tu cuenta o en tu lugar de trabajo.

Relacionado: 5 Pasos Para Aumentar La Creatividad En El Trabajo

¿Qué son las técnicas de creatividad?

El pensamiento creativo y las capacidades relacionadas con él, como la generación de ideas, la apertura mental y la resolución de problemas, pueden potenciarse utilizando técnicas de creatividad. Estos métodos pueden utilizarse tanto en proyectos grupales como independientes en el lugar de trabajo. Por ejemplo, un grupo de personas que desarrolla un nuevo producto, servicio o iniciativa puede emplear técnicas de creatividad para generar ideas innovadoras que puedan ponerse en práctica. Estos métodos también pueden ser utilizados por individuos que se enfrentan a retos en el trabajo para replantear el problema y generar soluciones imaginativas.

Relacionado: Habilidades de Creatividad: Definición, consejos y ejemplos

16 técnicas para el pensamiento creativo

Puedes utilizar varios métodos para mejorar tu pensamiento creativo. He aquí 17 técnicas que pueden ayudarle a generar ideas más creativas y a resolver problemas complejos:

1. Lluvia de ideas

El brainstorming es una técnica habitual para generar ideas, y puedes encontrar varios ejercicios y enfoques para aplicar este método. Con esta técnica, el objetivo es producir el mayor número posible de ideas en un plazo determinado. Por ejemplo, un grupo puede fijar un cronómetro de 5 minutos y permitir a los participantes que compartan todas las ideas que se les ocurran, sin importar lo inusuales que puedan parecer. Después de compartirlas, el grupo puede discutirlas en voz alta para determinar cuáles son las que mejor se adaptan a las necesidades del proyecto.

Cuando se utiliza esta técnica, es esencial mantener la mente abierta y no juzgar las ideas producidas para garantizar que todos los participantes se sientan cómodos compartiendo sus pensamientos. Los grupos suelen asignar a alguien el papel de facilitador para supervisar la sesión de brainstorming y mantener un proceso respetuoso y organizado. Deben considerar todas las opciones y su viabilidad antes de determinar qué ideas seguir.

Relacionado: 15 ejercicios de brainstorming para generar ideas

2. Lluvia de ideas negativas

En la lluvia de ideas negativa, los participantes generan una lista de «malas» soluciones al problema que quieren resolver. Esta técnica puede conducir a soluciones creativas haciendo que los grupos identifiquen los obstáculos y trabajen para revertirlos. Por ejemplo, un equipo puede tener como objetivo mejorar las ventas. Los participantes pueden ofrecer «malas» ideas que hagan el producto más caro o menos funcional. Al igual que en la lluvia de ideas, el grupo puede poner un cronómetro y escribir todas las ideas posibles. A continuación, pueden discutir las ideas en grupo y determinar cómo convertir esas ideas negativas en positivas.

3. Escritura del cerebro

El brainwriting funciona de forma similar al brainstorming y promueve la generación de ideas en un entorno de grupo. En una sesión de brainwriting, el grupo identifica un planteamiento del problema o una idea central relacionada con su proyecto. A continuación, cada participante escribe una lista de ideas o posibles soluciones de forma independiente. Esta técnica puede ayudar a fomentar la participación de personas que se sienten menos cómodas compartiendo sus pensamientos en voz alta.

Una vez que los participantes terminan de escribir sus ideas, el animador puede reunir y distribuir las listas entre el grupo. Los participantes que las reciben miran la lista y generan ideas adicionales, ya sea desarrollando las ideas iniciales o escribiendo ideas no relacionadas. Algunas variantes pueden establecer un límite de tiempo o un número determinado de ideas que los participantes deben escribir durante cada ronda. Al final, el grupo puede discutir estas ideas en conjunto para identificar las soluciones más viables.

4. Cinco W's y una H

Con este método, los participantes identifican el enunciado de un problema o una tarea y, a continuación, crean una lista de comprobación que incluye las palabras de pregunta que se suelen utilizar en periodismo: quién, por qué, qué, cuándo, dónde y cómo. Responder a estas preguntas puede ayudar a los participantes a centrar su pensamiento y producir soluciones pertinentes. Por ejemplo, un equipo que vende un nuevo utensilio de cocina puede plantear esta serie de preguntas para desarrollar su estrategia de marketing y sus mensajes. Pueden utilizar las siguientes preguntas y sus respuestas para desarrollar mensajes de marketing que aborden las necesidades de sus clientes objetivo:

  • ¿Quiénes son nuestros clientes objetivo?
  • ¿Por qué necesitan estos clientes esta herramienta?
  • ¿Para qué utilizarían los clientes esta herramienta?
  • ¿Cómo pueden los clientes utilizar esta herramienta?

5. Palabras al azar

La técnica de las palabras al azar pide a los participantes que identifiquen una palabra o frase relacionada con el problema que desean resolver. Por ejemplo, un grupo que espera mejorar el trabajo en equipo dentro de su departamento podría escribir la palabra «trabajo en equipo» en el centro de una pizarra. Individualmente o en grupo, los participantes elaboran una lista de palabras o frases asociadas a ese concepto. Algunas palabras relevantes podrían ser comunicación, escucha, apoyo, positividad y colaboración. Esta técnica ayuda a los participantes a identificar ideas relacionadas con el problema que quieren resolver, lo que puede ayudarles a dividir los problemas abstractos en tareas realizables.

6. Método de la galería

En el método de la galería, un líder de grupo prepara estaciones con pizarras blancas personales o papel de rotafolio. Cada participante tiene una estación asignada donde escribe todas sus ideas relacionadas con el planteamiento del problema o el concepto central. Después de varios minutos, los participantes recorren la sala para ver y tomar notas en las estaciones de los demás participantes. A continuación, vuelven a su puesto original y continúan desarrollando sus ideas iniciales, utilizando las ideas de los demás miembros del grupo para inspirarse. Esta técnica puede ayudar a estimular formas alternativas de ver un problema o una solución y a reforzar las ideas de los participantes.

7. Hacer un storyboard

Los equipos suelen utilizar el storyboard para planificar campañas publicitarias, contenidos de vídeo, propuestas comerciales o presentaciones. Con esta técnica, los participantes crean un esquema para el proyecto que están desarrollando. Este esquema puede contener elementos tanto escritos como visuales y no es necesario que esté completo en esta fase. Esta técnica de creatividad ayuda a los participantes a organizar sus ideas antes de pasar a la producción. El formato de esquema facilita la reorganización de la estructura de las historias, permitiendo a los equipos hacer adiciones o eliminar segmentos a medida que se desarrollan sus ideas.

Relacionado: ¿Qué es el storyboard? (Más carreras relacionadas)

8. Juego de roles

En la técnica del juego de roles, los participantes adoptan personajes e imaginan problemas y soluciones desde sus perspectivas. Por ejemplo, un equipo de desarrollo de productos puede adoptar el personaje de un cliente potencial. Pensar en el producto desde la perspectiva del cliente puede permitirle desarrollar ideas y soluciones que satisfagan sus deseos y necesidades. Dependiendo de la situación, los participantes pueden hacer un juego de roles utilizando varios personajes para ver el problema desde varios puntos de vista, como un usuario primerizo frente a un usuario experimentado.

9. «Sí y …»

La técnica «sí, y…» proviene del mundo del teatro de improvisación. Los equipos pueden tomar prestado este método para promover el desarrollo espontáneo de ideas. Partiendo de una sola palabra, frase o concepto, los participantes amplían el enunciado original respondiendo con «sí, y…» Este ejercicio promueve la apertura de miras porque evita las frases «sí, pero…» que pueden introducir limitaciones. Los participantes pueden sentirse más cómodos compartiendo ideas cuando se dan cuenta de que no van a recibir juicios o descalificaciones.

Por ejemplo, el primer participante puede empezar con la afirmación, «Nuestro objetivo es mejorar nuestro sistema de gestión final.» Un segundo participante puede añadir a la idea diciendo, «Sí, y podemos mejorar nuestro sistema de gestión de archivos mediante el desarrollo de una hoja de cálculo para el seguimiento de los registros de los pacientes.» Los participantes añaden a estas declaraciones hasta que se sienten satisfechos con las ideas o soluciones generadas.

10. Mapa mental

Con la elaboración de mapas mentales, los participantes escriben el enunciado del problema en el centro de una pizarra o de un papel. A continuación, añaden conceptos o soluciones relacionados en el área que rodea el enunciado del problema, trazando líneas entre ellos para anotar las conexiones. Los participantes pueden añadir otro grupo de frases que describan cómo piensan conseguir esos conceptos o soluciones propuestos, enlazando de nuevo esta capa con la anterior. Esta herramienta de ideación representa una red de ideas y cómo se conectan, permitiendo a los participantes visualizar las relaciones entre sus ideas.

Relacionado: 10 técnicas de ideación para la resolución de problemas

11. Reversiones

Con la técnica de inversión, los participantes toman la pregunta del problema y la invierten. Por ejemplo, un equipo podría querer reducir la rotación de personal. En este ejercicio, los participantes preguntarían: «¿Cómo podemos aumentar la rotación de los empleados?» Al responder a esta pregunta, el equipo identifica los factores que contribuyen a este reto, como la implantación de una cultura negativa o el exceso de trabajo de los empleados. Estas respuestas demuestran lo que no se debe hacer, lo que permite a los participantes desarrollar soluciones que reduzcan estos factores contribuyentes y disminuyan los índices de rotación. En este escenario, pueden pensar en estrategias para asignar cargas de trabajo manejables y crear un ambiente de trabajo más positivo.

12. Tableros de anuncios

Un mood board es un collage que puede contener imágenes, texto y muestras de material, y que suelen utilizar artistas y diseñadores. Sin embargo, los mood boards pueden servir como fuente de inspiración para otros proyectos de trabajo. Las organizaciones pueden utilizar esta herramienta para mostrar conceptos abstractos en un formato más tangible. Por ejemplo, un equipo puede crear un mood board cuando desarrolla estrategias de marketing para un nuevo producto. Pueden incorporar los colores de la marca y las frases relevantes que quieren que su campaña exprese a los consumidores. También pueden utilizar imágenes que representen cómo quieren que se sienta el público, como personas sonrientes.

13. Indicaciones sobre el dibujo

La técnica de las imágenes se basa en una selección previa de imágenes para promover las asociaciones libres en el grupo. Con esta técnica, el grupo comienza con un tema central o el planteamiento de un problema. El animador puede proporcionar a cada participante una carpeta con hasta 10 imágenes preparadas o presentar cada imagen de una en una al grupo. A partir de las imágenes, el grupo genera ideas relacionadas con el tema central o el planteamiento del problema. Esta técnica puede ayudar a gestionar el proceso de lluvia de ideas introduciendo elementos externos para provocar asociaciones nuevas e inesperadas.

14. Pensamiento metafórico

Las metáforas comparan dos o más cosas y pueden ser literales o conceptuales. Por ejemplo, un mapa puede servir como metáfora de un lugar porque representa ese lugar. Las personas pueden utilizar las metáforas para establecer conexiones entre conceptos y generar ideas basadas en ellas. También pueden utilizar las metáforas para hacer más tangibles los conceptos abstractos. Por ejemplo, un equipo puede utilizar el pensamiento metafórico para comparar su negocio con una flor. La empresa actúa como una planta porque necesita tiempo, atención y un cuidadoso mantenimiento para crecer. Al hacer estas comparaciones, el equipo puede pensar en actividades que pueden realizar para ayudar a que el negocio prospere.

15. Similitudes y diferencias

Esta técnica pide a los participantes que elijan dos objetos. El primer objeto representa el problema que quieren resolver y el segundo objeto es un elemento relacionado. Por ejemplo, si una persona quiere mejorar su gestión del tiempo, puede elegir un reloj para representar el problema, mientras que un calendario representa un objeto relacionado.

El individuo crea una lista de similitudes entre los dos objetos, seguida de una lista de sus diferencias. Ambos objetos registran el tiempo, pero un reloj se centra en los segundos, los minutos y las horas, mientras que un calendario se centra en las fechas. El individuo puede utilizar estas similitudes o diferencias para generar ideas que le ayuden a gestionar su tiempo de forma más eficaz, como programar sus tareas cada hora o planificar su semana con antelación.

16. Resultado final ideal

El método del resultado final ideal funciona tanto en entornos individuales como de grupo. Con esta técnica de resolución de problemas, los participantes identifican el enunciado de un problema y luego describen su solución ideal. Al hablar del resultado final ideal, los participantes no deben tener en cuenta restricciones como los plazos o los presupuestos. Esta técnica les permite imaginar la mejor manera posible de resolver el problema sin dejar que las limitaciones interfieran. Una vez establecidas las ideas potenciales, pueden empezar a centrarse en las opciones viables.