15 técnicas de gestión y sus beneficios

Una buena estrategia de gestión puede aumentar la productividad y la satisfacción de los empleados. Cada directivo puede tener su propia forma de trabajar con su equipo o de cumplir los objetivos, y esos factores pueden tener un impacto directo en el rendimiento y el entusiasmo del grupo. En esta lista, analizamos qué es una técnica de gestión y le damos 15 consejos para ayudar a construir un entorno positivo para los empleados.

¿Qué son las técnicas de gestión?

Las técnicas de gestión son métodos que se pueden utilizar para crear un ambiente de equipo constructivo, interactuar con los empleados y alcanzar los objetivos de la empresa. Los supervisores pueden utilizar diferentes técnicas de gestión en función del sector, los objetivos de producción, los miembros del equipo o los objetivos del proyecto.

Relacionado: ¿Qué es la gestión?

15 técnicas de gestión que hay que probar

Aquí tienes 15 técnicas de gestión que puedes probar para mejorar el ambiente de tu equipo y aumentar la productividad:

Sea coherente

Tanto si establece horarios, como si celebra reuniones o realiza revisiones de rendimiento, intente ser coherente. Ser justo en los elogios, las expectativas y las delegaciones permite que los miembros del equipo se sientan como iguales. Esto puede ayudar a promover la unidad del grupo.

Estar abierto a nuevas ideas

Si tus empleados se dirigen a ti con nuevas ideas, críticas constructivas o comentarios generales, escúchalos. Tome notas o pídales que le envíen las propuestas que hayan preparado. Vea si sus sugerencias pueden encajar en su actual modelo de negocio, o si son lo suficientemente valiosas como para realizar cambios a gran escala en el sistema. A los empleados les gusta saber que sus jefes valoran algo más que sus habilidades y su productividad, y que sus ideas pueden traducirse en mejoras reales.

Construye tu mejor equipo

Cuando los miembros del equipo tienen buenas relaciones laborales y personales entre sí, puede que estén más contentos o más entusiasmados por acudir al lugar de trabajo. Cuando busque nuevos miembros del equipo, tenga en cuenta tanto sus habilidades como su personalidad. Reúnase con los candidatos de forma individual durante el proceso de contratación para conocerlos como personas y como posibles candidatos. Ten en cuenta si trabajarán bien con otros miembros del equipo y si pueden aportar nuevas ideas, conocimientos previos o perspectivas al grupo.

Elige un estilo de gestión eficaz

Para ayudar a superar los retos con eficacia, encuentre su estilo de dirección preferido. Ciertos estilos pueden ser más útiles en diferentes situaciones, y a veces una combinación de múltiples estilos podría ser beneficiosa. Los estilos de gestión incluyen:

  • Autorizado: Dirigir de manera firme pero justa y dar una dirección clara a largo plazo para un proyecto u objetivo
  • Afiliativo: Dirigir creando una comunicación armoniosa y un ambiente de oficina positivo
  • Democrático: Liderar dando a todos los miembros del equipo la oportunidad de presentar sus ideas y tomar una decisión en grupo sobre la dirección de un proyecto
  • Coaching: Dirigir mediante el estímulo y ofrecer oportunidades de formación o crecimiento profesional

Relacionado: Gerente vs. Gerente Senior: ¿Cuál es la diferencia?

Promover la positividad

Promover una cultura de equipo positiva puede ayudar a que los empleados se sientan más conectados emocionalmente con su trabajo, lo que podría conducir a un mayor enfoque en el éxito del equipo. Animar a los empleados a que se tomen descansos a lo largo del día, programar eventos de creación de equipos, fomentar la amistad entre los compañeros de trabajo y proporcionar oportunidades para que los miembros del equipo adopten un buen equilibrio entre la vida laboral y la personal puede ayudar a crear un entorno de trabajo positivo y feliz.

Delegar eficazmente

Saber qué puede hacer bien cada miembro del equipo, en cuántas tareas puede trabajar simultáneamente y qué tipos de trabajo le entusiasman puede ayudarle a delegar responsabilidades con mayor eficacia. Al asignar tareas específicas a quienes están mejor preparados para realizarlas, los índices de productividad pueden aumentar y los miembros del equipo pueden sentirse más seguros de sus capacidades para completar los objetivos.

Dar un reconocimiento ganado

Dar a los miembros del equipo elogios y reconocimientos privados o públicos cuando cumplen un objetivo, resuelven un problema o contribuyen positivamente al grupo puede ayudarles a sentirse orgullosos de su trabajo. Si es posible, puede incluso ofrecer bonificaciones monetarias o materiales por un excelente rendimiento laboral. Un aumento de la autoestima también puede provocar el deseo de seguir produciendo material de alta calidad, lo que puede beneficiar a los objetivos generales del equipo.

Integrar la tecnología

Integrar los sistemas de gestión de contenidos en el flujo de trabajo diario de su equipo puede mantener a todos los miembros conectados, aumentar la responsabilidad y la colaboración. El uso de tecnología y programas a los que los empleados pueden acceder desde cualquier lugar también puede permitir una mayor flexibilidad en las ubicaciones u horarios de trabajo de su equipo.

Relacionado: Nuevo en la gestión: 20 consejos para los nuevos gestores

Conozca a sus empleados

Los miembros de tu equipo pueden comunicarse, trabajar y responder a las situaciones de forma diferente. Conocer a los miembros de su equipo por lo que son puede ayudar a establecer una relación y a introducir formas de comunicación honesta y transparente para todos.

Predicar con el ejemplo

Modele los comportamientos que espera ver en los miembros de su equipo. Muestre buenas habilidades de gestión del tiempo u otros hábitos de trabajo, esté abierto a la comunicación y preste atención a cómo habla con sus colegas en público y en privado. Liderar con el ejemplo muestra a tu equipo el rendimiento que esperas de ellos, y te hace responsable de dirigir la cultura del grupo.

Aprender a solucionar problemas

Para resolver los problemas lo antes posible, aprende a abordarlos con una retroalimentación específica y oportuna. Intenta trabajar con tu equipo para crear compromisos o soluciones viables que beneficien a todos. Ser proactivo y hacer planes de contingencia para determinadas situaciones que puedan surgir también puede ayudar a ahorrar tiempo a la hora de solucionar los problemas.

Proporcionar comunicación y retroalimentación

Establezca un calendario para realizar comprobaciones con los miembros de su equipo. Durante estas reuniones, considere la posibilidad de proporcionar comentarios sinceros sobre el rendimiento y la calidad del trabajo y anime a su equipo a hacer lo mismo. También puede programar reuniones de todo el equipo o del personal para asegurarse de que todo el mundo entiende sus funciones o expectativas dentro de un período de tiempo o proyecto específico. La comunicación constante y sin filtros puede llevar a establecer objetivos más claros.

Proporcionar desarrollo profesional o formación continua

Ofrezca oportunidades a los miembros del equipo para que adquieran nuevos conocimientos o habilidades relacionados con sus funciones laborales. Obtenga la opinión de su grupo sobre qué áreas podrían beneficiarse del crecimiento o qué temas les interesan. Estas oportunidades ayudan a los miembros del equipo a sentir que usted se preocupa por ellos a nivel individual y que quiere verlos triunfar.

Sea empático

Considere la posibilidad de ser empático con las necesidades o situaciones temporales de los miembros de su equipo. Ofrezca segundas oportunidades, oportunidades para mejorar el trabajo anterior o prórrogas de los plazos si es posible. Fomentar un clima de revisión, crecimiento y mejora puede ayudar a los miembros del equipo a sentir que pueden aprender de sus errores y trabajar para mejorarlos en el futuro.

Comparta los objetivos de la empresa

Hacer que los objetivos de la empresa sean transparentes puede ayudar a los empleados a saber lo que usted espera y a saber si están cumpliendo esas expectativas. Cuanto más claro sea un objetivo, más sencillo será elaborar un plan para alcanzarlo. También puede considerar la posibilidad de discutir los nuevos objetivos con su grupo para que puedan aportar sus preocupaciones y su entusiasmo al proceso de planificación.