Problemas en el trabajo: cómo gestionar los comentarios negativos

Los comentarios de tu jefe pueden ayudarte a mejorar tu rendimiento en el trabajo, a entender las expectativas y a desarrollar estrategias para que los supervisores estén satisfechos con su trabajo. Si recibe comentarios negativos, debe responder con madurez y mostrar su compromiso de mejorar su rendimiento. Revisar las quejas de nuestros supervisores y elaborar planes concretos de desarrollo profesional puede ayudarte a evitar recibir malas críticas en el futuro.

En este artículo, exploramos algunas de las razones más comunes por las que puedes tener problemas en el trabajo y enumeramos los pasos que puedes seguir para convertir los comentarios negativos en estrategias productivas para el éxito.

Razones por las que puedes tener problemas en el trabajo

Hay varias razones comunes por las que un empleador puede hacerle una revisión del rendimiento, y consejos sobre cómo mejorar su rendimiento.

Puntualidad

Una de las razones por las que puedes tener problemas en el trabajo es la impuntualidad. Llegar al trabajo después de su turno o de la hora de inicio acordada puede afectar a su capacidad para cumplir las expectativas, realizar las funciones requeridas en su trabajo y prestar apoyo a su equipo. Si tienes problemas de puntualidad, considera la posibilidad de ajustar tu horario personal para tener más tiempo para llegar al trabajo. Puedes utilizar alarmas u otras herramientas de recordatorio para ayudarte a salir a tiempo y dejar un espacio extra para imprevistos como problemas con el coche, el tráfico o las distracciones.

Cuando preveas que vas a llegar tarde al trabajo, incluso si sólo van a ser unos minutos, llama a tu jefe para informarle de cuándo piensas llegar. De este modo, sabrán cuándo esperarte y podrán hacer los arreglos necesarios para tu ausencia. Si tienes conflictos de horario que te impiden llegar a tiempo con regularidad, comunícalos a tu supervisor. Es posible que puedan adaptar sus expectativas para satisfacer tus necesidades y ajustar tu horario.

Calidad del trabajo

Otro problema que puede surgir es un cambio en su calidad de trabajo. Si un empleador te informa de que no estás cumpliendo las expectativas de calidad, escucha atentamente sus comentarios. Haz preguntas si no entiendes qué pasos tienes que dar para mejorar la calidad de tu trabajo y cumplir las expectativas. Comunícate con tu jefe si hay factores externos que influyen en tu capacidad para producir un trabajo de calidad. Juntos podéis idear estrategias o encontrar recursos que puedan ayudaros.

Productividad

Un descenso de la productividad o la incapacidad de cumplir los estándares de producción también pueden justificar una conversación con tu jefe. Trabaje en estrategias para asegurarse de que cumple los estándares. Si crees que los estándares de producción establecidos por tu empresa son inalcanzables, habla con tu jefe sobre tus preocupaciones. Es posible que tenga consejos que te ayuden a cumplir tus objetivos o a trabajar contigo para reducir otras áreas de tu carga de trabajo.

Comunicación

Una habilidad esencial para las relaciones laborales saludables es la comunicación. Comunicar tus necesidades, preocupaciones o preguntas a los jefes puede ayudarte a reducir los malentendidos y las rupturas de comunicación. Es posible que tu jefe te diga que trabajes en tus habilidades de comunicación. Para algunas personas, desarrollar las habilidades interpersonales que necesitan para funcionar como miembro de un equipo puede llevar tiempo y práctica.

Puede que tengas un estilo de comunicación único que no encaje bien con el de tu supervisor o el de un miembro del equipo. Si este es el caso, pregúntale al compañero o al jefe sobre su estilo de comunicación y sus necesidades. Concierte un momento con pocas distracciones para mantener una conversación sincera y abierta sobre las expectativas de cada uno. Cuanto más os entendáis tú y tu jefe o compañero de trabajo, mejor será vuestra comunicación. En caso de duda, tiende a sobrecomunicar.

Relacionado: Cómo ser un buen comunicador

Actitud

Es posible que recibas comentarios sobre tu actitud. Tener una actitud negativa en el trabajo puede afectar drásticamente al ambiente de tu lugar de trabajo, a la moral de tus compañeros de equipo, a tus interacciones con los compañeros y los clientes y a la percepción que los demás tienen de ti. Si esta es la reacción que recibe, tómese el tiempo necesario para considerar los aspectos de su comportamiento que podrían obstaculizar el rendimiento de su equipo o el suyo propio. Suele ser normal sentirse desmoralizado en su trabajo a veces, pero la negatividad continuada puede empezar a afectarle a usted y a los que le rodean.

Si descubre que su actitud no mejora durante mucho tiempo, aquí tiene algunos pasos que puede dar:

  • Reflejar: Considera qué aspectos de tu trabajo están afectando a tu actitud, como las interacciones difíciles con los clientes o el hecho de sentirte excluido de tus compañeros de trabajo. Al identificar el origen del problema, puede tomar medidas para mejorar su entorno o disminuir su exposición a situaciones molestas.

  • Comunicar: La mayoría de los supervisores se preocupan por el éxito de sus empleados. Si hay situaciones en el trabajo que te impiden tener una actitud positiva en el trabajo, díselo a tu jefe y trabaja con él para cambiar las circunstancias que influyen en tu estado de ánimo.

  • Piense en positivo: Tus pensamientos pueden tener un poder increíble sobre tu forma de ver el mundo. Céntrese en los aspectos de su trabajo que le gustan, en lugar de en los que le molestan, y cree patrones de pensamiento positivos que le motiven a hacer bien su trabajo y a encontrar satisfacción en él.

  • Encuentra una comunidad: Sentirse incluido, orgulloso de su trabajo y como parte de un equipo puede ayudarle a mantenerse positivo. Intenta conocer a los demás en el trabajo y desarrollar relaciones positivas.

  • Actúa: Si no estás contento en el trabajo, sé proactivo para cambiar tu entorno. Considere la posibilidad de buscar un nuevo trabajo si el actual es perjudicial para su salud mental.

Relacionado: Superar el Burnout: Las 5 etapas del burnout y consejos para superar el burnout laboral

Trabajo en equipo

Muchos trabajos requieren que trabajes bien con los miembros del equipo. Puedes tener problemas si tu empleador o los miembros del equipo piensan que no haces las mismas contribuciones o que no eres un buen jugador de equipo. Si esta es la reacción que recibes, busca formas de ayudar a tus compañeros de trabajo y de añadir valor. Intenta ver a tu equipo como una unidad y no como empleados individuales. Céntrate en el éxito de la unidad más que en tu papel dentro de ella. Asegúrate de que tus contribuciones hacen avanzar al equipo y ayudan a que todos tengan éxito.

Infracciones de la política

La violación de una norma o expectativa de la empresa puede justificar una reprimenda de su empleador. Si su empresa cuenta con un manual del empleado, considere la posibilidad de revisarlo para conocer las reglas y normas de la empresa. Esto puede ayudarle a asegurarse de que cumple con la política de la empresa.

1. Opiniones de los clientes

Podría tener problemas en el trabajo si recibe una mala opinión de un cliente. Como representante de su empresa, mantener la profesionalidad y mostrar una excelente capacidad de atención al cliente de forma constante puede ser extremadamente importante. Ser positivo, servicial y respetuoso con los clientes ayuda a garantizar su satisfacción con su trabajo y su empresa. Si descubre que no es capaz de responder a las necesidades de un cliente con éxito, pida ayuda a su jefe o encuentre la forma de alejarse y recuperar el control de sus emociones. Esto puede ayudarle a conseguir críticas positivas y a representar bien a su organización.

Relacionado: Relacionado: 7 consejos para garantizar la satisfacción del cliente

Cómo manejar los problemas en el trabajo

Si recibe un comentario negativo de un empleador, aquí tiene algunos pasos que puede dar para responder al evento con madurez y corregir el comportamiento en el futuro:

1. Asumir la responsabilidad

Si un supervisor se dirige a ti con una queja sobre tu rendimiento, intenta ser lo más receptivo posible a sus comentarios. Escuche todo lo que tenga que decir y asegúrese de que entiende exactamente por qué está molesto. Si no puedes responder con calma y racionalidad en el momento, agradece que te lo digan y explica que necesitas tiempo para procesar lo que han dicho. Asumir la responsabilidad de tus actos demuestra madurez y comunica a tu jefe que te preocupas por tu rendimiento. Reconoce su comprensión de los hechos y explica tu compromiso de garantizar que no vuelva a ocurrir.

Si hay una explicación para su comportamiento o cree que le han reprendido por error, espere hasta que haya tenido tiempo de procesar completamente su advertencia antes de responder. Dar explicaciones inmediatamente después de recibir la reprimenda puede parecerle a tu jefe que estás poniendo excusas. En su lugar, date tiempo para reflexionar sobre la situación y determinar tu responsabilidad. Por lo general, siempre hay algo que se puede mejorar, incluso si no estás totalmente de acuerdo con la evaluación de tu jefe. Asumir la responsabilidad en lugar de discutir con tu supervisor puede ayudaros a ambos a superar el incidente de forma madura y positiva.

2. Pida consejo

Después de procesar sus comentarios, considera la posibilidad de acercarte a tu supervisor y pedirle consejo sobre cómo corregir tu rendimiento. Es posible que tengan herramientas útiles que puedas utilizar para garantizar que tu trabajo mejore o que el incidente no se repita. Este es un buen momento para mencionar los factores externos que pueden haber contribuido al suceso del cambio de rendimiento. Comunica tus preocupaciones y diles que te comprometes a hacer un mejor trabajo en el futuro.

3. Establecer estrategias

Con tu jefe o por tu cuenta, busca formas de evitar que se repitan las infracciones. Por ejemplo, si te has metido en problemas por llegar tarde porque te has quedado dormido, planea poner varias alarmas antes de tu turno programado. Prepárate para el éxito en cualquier situación asegurándote de que tienes todos los recursos que necesitas para triunfar. Hacerlo puede ayudarte a sentirte orgulloso de tu rendimiento y reforzar tu compromiso de mejorar.

Relacionado: Planificación de la mejora del rendimiento: Definición y ejemplos

4. Comparta su plan

Dependiendo de la gravedad de su infracción, su empleador puede exigirle que esboce una estrategia formal para mejorar su comportamiento, rendimiento o acciones. Algunos empleadores incluyen las quejas en su expediente de empleado y junto con su plan de rendimiento. De este modo, ambos pueden consultarlo más tarde si es necesario. Incluso si su empleador no exige un plan escrito, puede comunicar, en persona o por escrito, su compromiso de mejorar el comportamiento. Compartir tu plan puede ser una forma poderosa de comunicar a los empleadores que te importan sus comentarios y que quieres mejorar.

5. Pida que le den su opinión

Una vez que haya puesto en práctica algunas de sus estrategias, pida a su empleador que le dé su opinión sobre su rendimiento. Esto les da espacio para abordar otras preocupaciones antes de que se agraven. Puede que estén muy satisfechos con tu rendimiento, lo que es una excelente señal. Si tienen problemas persistentes, escúchalos abiertamente y ajusta tus estrategias en consecuencia. Mantenerse receptivo, responsable y comunicativo es la mejor manera de mejorar tus relaciones y superar los retos en el trabajo.