9 Tipos de memoria en el trabajo (con consejos y ejemplos)

La memoria se utiliza en la mayoría de los trabajos, desde las simples tareas cotidianas hasta el pensamiento crítico complejo. La resolución de problemas, el pensamiento crítico y la capacidad de organización pueden verse favorecidos por la memoria. Dado que la memoria puede ayudar a aumentar el rendimiento y la productividad, es importante conocer los distintos tipos de memoria que se pueden necesitar en el trabajo.

En este artículo, explicamos por qué es importante la memoria, analizamos nueve tipos de memoria y exploramos consejos útiles para mejorar las habilidades de memoria en el lugar de trabajo.

15 ejemplos de cómo aumentar la productividad en el trabajo

¿Por qué es importante la memoria en el trabajo?

Tomar notas con eficacia, prestar atención a los anuncios, seguir instrucciones y resolver problemas dependen de tener una buena memoria de trabajo. También es crucial para aprender nuevos procesos, procedimientos y funciones laborales, así como para adaptarse a un nuevo entorno. La memoria de trabajo permite almacenar y recuperar información a lo largo del tiempo.

Relacionado con lo anterior: 15 técnicas para mejorar la memoria

9 tipos de memoria

He aquí nueve tipos de memoria que puedes revisar mientras desarrollas estrategias para el lugar de trabajo:

1. Memoria a corto plazo

La memoria a corto plazo almacena la información temporalmente, luego el cerebro la suelta o la transfiere al almacenamiento de la memoria a largo plazo. Esta memoria suele durar entre 20 y 30 segundos. La memoria a corto plazo no se refiere a un tipo de información, sino al sistema que utiliza tu cerebro para almacenar brevemente la información para acceder a ella de forma inmediata. Estos son algunos ejemplos de situaciones en las que puedes utilizar la memoria a corto plazo:

  • Utilizar el nombre de un cliente' al hablar con él en la sala de ventas
  • Añadir manualmente puntos de datos de diferentes hojas de cálculo
  • Recordar verbalmente el número de un artículo o el nombre de un producto hasta que pueda escribirlo

2. 3. Memoria a largo plazo

La memoria a largo plazo se utiliza para almacenar información durante largos periodos de tiempo, desde varias horas hasta toda la vida. Para llevar a cabo casi cualquier tarea se recurre a la información de la memoria a largo plazo, a veces llamada memoria de referencia. Puede referirse a hechos, acontecimientos y procesos. La memoria a largo plazo puede tener una capacidad infinita y, como es la etapa final de la memoria, la información puede permanecer allí indefinidamente. Algunos ejemplos de recuerdos que puede almacenar a largo plazo son

  • Recordar información personal para un formulario de RRHH requerido
  • Aplicar funciones avanzadas en una hoja de cálculo que hace tiempo que no utilizas
  • Recordar una estrategia eficaz de productividad laboral que desarrolló hace cinco años

3. Memoria explícita

Los recuerdos explícitos son una forma de memoria a largo plazo que se almacena y se recuerda sólo después de hacer un esfuerzo consciente para recordarlos. A veces se denomina memoria consciente o declarativa y consiste en recordar hechos, acontecimientos y conocimientos generales. Puede ser útil para recordar cosas como las instrucciones de un trabajo o la preparación de un examen. Estos son algunos ejemplos de memoria explícita:

  • Los nombres de los miembros de su equipo de proyecto
  • La información de contacto de su organización
  • Sus tareas en el trabajo

4. Memoria episódica

La memoria episódica, una subdivisión de la memoria explícita, implica asociaciones personales a recuerdos basados en experiencias vitales. Pueden incluir todos los detalles de un acontecimiento, como las personas implicadas, el lugar y la hora, junto con cualquier sensación o emoción relacionada con él. Sin embargo, los estudios han demostrado que los recuerdos episódicos pueden ser menos precisos con el paso del tiempo porque, a medida que las personas van cambiando, sus recuerdos se adaptan al nuevo contexto en el que los recuerdan. Estos son algunos ejemplos de recuerdos episódicos generales:

  • Su primer día de trabajo
  • Su primer ascenso
  • Una reunión de trabajo con un orador inspirador sorpresa

5. Memoria semántica

La memoria semántica, la otra subdivisión de la memoria explícita, implica el recuerdo y el almacenamiento en la memoria a largo plazo de conocimientos y hechos generales. Procesa y almacena ideas procedentes de experiencias no personales. Estos son algunos ejemplos de lo que alguien puede considerar como memoria semántica:

  • Saber usar el teléfono
  • Recordar lo que es un ordenador
  • Saber usar un bolígrafo
  • Entender cómo se crea una frase juntando palabras

6. Memoria implícita

La memoria implícita es el segundo tipo principal de memoria a largo plazo. Se refiere a un proceso de memoria a largo plazo que implica habilidades motoras y el almacenamiento de información sobre cómo realizar esas habilidades. Se accede a estas memorias de forma subconsciente, lo que permite realizar tareas sin pensar en ellas o, a veces, sin saber explicar su proceso. Algunos ejemplos del uso de la memoria implícita pueden ser:

  • Respirar
  • Caminando
  • Escribir a máquina
  • Conduciendo

7. Memoria de trabajo

La memoria de trabajo almacena temporalmente la información para recordarla y es una parte vital del aprendizaje y del desarrollo de las capacidades cognitivas. Las personas utilizan la memoria de trabajo mientras realizan una actividad y necesitan recordar información. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Modificar los elementos de un proyecto en el software y tener en cuenta todos los efectos de la actualización
  • Entregar el correo y recordar la lista de horarios de quién y dónde entregarlo
  • Añadir funciones a una página web y recordar la lista de elementos esenciales solicitados

8. Memoria visual-espacial

La memoria visual-espacial es un tipo de memoria que percibe, manipula, analiza y transforma patrones e imágenes visuales. Permite visualizar los recuerdos para localizar elementos o situaciones concretas. Algunos ejemplos del uso de la memoria visual-espacial en el trabajo son:

  • Recordar dónde se encuentra tu escritorio
  • Saber dónde están los baños
  • Recordar qué compañero de trabajo se sienta a su lado

9. Memoria sensorial

La memoria sensorial es una impresión automática muy breve de la información sensorial. Permite recordar con gran detalle un estímulo tras su encuentro. Sin embargo, este tipo de memoria es el que menos tiempo de retención tiene antes de transferirse a otra memoria. Otros tipos de memoria pueden empezar a menudo como recuerdos sensoriales. Los recuerdos sensoriales pueden ser icónicos, que son estímulos visuales, ecoicos, que son auditivos, o hápticos, que se relacionan con sensaciones táctiles como la presión o el dolor. Algunos ejemplos de uso de la memoria auditiva en el trabajo pueden ser:

  • Saber que la luz que se atenúa fuera de la ventana de tu oficina significa el final de la jornada laboral
  • Recordar el sonido de la voz de un compañero de trabajo
  • Comprender la ergonomía de la silla y el escritorio para obtener la mejor productividad

Consejos para mejorar la memoria en el trabajo

Si quieres mejorar tu memoria en el trabajo, considera poner en práctica los siguientes consejos:

Utilizar técnicas mnemotécnicas

Los dispositivos mnemotécnicos son útiles a la hora de entrenar a tu cerebro para que recuerde un hecho, una técnica o un detalle concreto. Hay dos tipos de técnicas mnemotécnicas que pueden resultarle beneficiosas para sus ejercicios de mejora de la memoria:

Sistema de palabras clave

Este sistema asocia los elementos que hay que recordar con otras palabras relacionadas, o clavijas, que son más fáciles de recordar. Funciona mejor con los números. Un ejemplo de una situación en la que podrías utilizar un sistema de palabras clave es tu lista de trabajo diaria. Crea una lista numerada de tus responsabilidades, elige una palabra que rime con el número y asóciala con el trabajo correspondiente. Por ejemplo, si tu lista de trabajo incluye una reunión de ventas al aire libre, la entrega de un informe y una llamada de ventas en Joe's Coffee, tu lista podría decir:

  1. Sol
  2. Debido
  3. Café

Sistema de acrónimos

Este dispositivo crea palabras compuestas por las primeras letras de otras palabras. Te recuerda las primeras letras de los elementos que quieres recordar, lo que te ayuda a recordarlos. Un ejemplo de acrónimo es el de objetivos SMART, en el que S significa específico, M significa medible, A significa alcanzable, R es relevante y T significa basado en el tiempo.

Relacionado: Cómo utilizar técnicas mnemotécnicas para mejorar la memoria

Juega a los juegos de ingenio

Una de las mejores maneras de mejorar tu memoria es jugar a juegos de memoria. Ejercita tu mente, como haces con tu cuerpo, utilizando juegos como los rompecabezas y los puzzles. Estos juegos pueden desafiar a tu mente para mejorar la función de la memoria y procesar la información a un ritmo más rápido.

Relacionado: Los mejores juegos que puedes jugar para mejorar tu memoria

Coma alimentos saludables

Inculcar hábitos saludables, como las conductas alimentarias, también puede mejorar la memoria. Los científicos recomiendan consumir alimentos ricos en antioxidantes, ya que eliminan los radicales libres antes de que lleguen al cerebro. Los alimentos con grasas saludables y ácidos grasos omega-3 también están entre los más eficaces para mejorar la memoria. Algunos alimentos que puede considerar añadir a su dieta son

  • Arándanos
  • Verduras de color verde oscuro
  • Ajo
  • Brócoli
  • Nueces
  • Chocolate negro
  • Mantequilla de cacahuete
  • Fish