Tipos de activos: Definiciones y ejemplos

Los inversores estudian la salud de una organización cuando consideran con qué empresas asociarse. Una forma de evaluar la estabilidad de una organización es identificar sus activos y el valor de los mismos. Esta información ayuda a los accionistas a determinar el valor neto y la seguridad financiera de una empresa. En este artículo, hablamos de los diferentes tipos de activos, de cómo clasificarlos y de cómo determinar su valor.

¿Qué son los activos?

Los activos son la naturaleza de los artículos específicos que proporcionan un beneficio financiero directamente o establecen la propiedad de un beneficio financiero. Los activos deben ser propiedad de un individuo o de una empresa que los reclame con fines financieros. Cuando un activo es propiedad de un individuo, se denomina activo personal; o cuando es propiedad de una organización, se denomina activo empresarial o activo de la empresa.

Tipos de bienes personales

Las personas pueden necesitar detallar sus activos cuando solicitan un préstamo o declaran sus impuestos sobre la renta. A continuación se presenta una lista de algunos de los activos personales más comunes:

  • Efectivo
  • Cuentas corrientes y de ahorro
  • Arte
  • Vehículos
  • Antigüedades
  • Joyería
  • Negocios de propiedad personal
  • Inmobiliaria
  • Existencias
  • Fondos de inversión
  • Propiedad o terreno

Tipos de activos de la empresa

A continuación, una lista de los diferentes tipos de activos de la empresa:

Activos corrientes

Los activos corrientes son activos que proporcionan dinero en efectivo o que pueden convertirse en dinero en efectivo en el plazo de un año mediante la venta o el pago de cuentas. Las empresas pueden utilizar los activos corrientes para pagar las operaciones diarias y otros gastos a corto plazo. Los activos corrientes incluyen:

  • Efectivo: Los activos de caja incluyen el dinero en efectivo que tiene en el lugar y la cantidad total de dinero en todas sus cuentas bancarias.
  • Bienes y productos: Pueden ser artículos que usted o su empresa posean o su inventario actual de productos que no se han vendido. Debe determinar un valor de coste para estos productos.
  • Suministros: Los suministros pueden referirse a material de oficina—como equipos de oficina y productos de papel—y a suministros de fabricación, como madera, textiles y plástico.
  • Cuentas por cobrar: Las cuentas por cobrar son los pagos que te deben los clientes por los productos vendidos o los servicios prestados.
  • Valores negociables: Pueden ser fondos propios liquidables, letras del tesoro y acciones.

Relacionado: Activos corrientes: Definición y ejemplos

Activos fijos

Los activos fijos, también denominados activos capitalizados o Propiedad, Planta y Equipo (PP&E), ayudan a las empresas a producir bienes o prestar servicios que dan lugar a ingresos futuros. No pueden convertirse en efectivo rápidamente ni utilizarse para cubrir los gastos diarios. Los contables consideran que los activos fijos son activos tangibles, lo que significa que son artículos físicos.

Los activos fijos incluyen:

  • Edificios y terrenos: Propiedades o terrenos que han sido adquiridos por una empresa. El valor del terreno incluye cualquier estructura permanente que se encuentre en él.
  • Maquinaria: Las máquinas ayudan a producir bienes que aportan ingresos, lo que las convierte en activos.
  • Vehículos: Los vehículos de la empresa, incluidos los camiones de trabajo y los coches proporcionados a los empleados, son activos fijos.
  • Equipo informático: Esto incluye ordenadores, servidores, routers y otros equipos relacionados que posee una empresa.

Activos intangibles

Los activos intangibles son aspectos no físicos de una empresa que aumentan su valor. Estos activos pueden incluir:

  • Propiedad intelectual
  • Patentes
  • Derechos de autor
  • Fondo de comercio

Relacionado: Activos intangibles: Definición y ejemplos

Cómo clasificar los activos

Se pueden clasificar los diferentes tipos de activos determinando las siguientes características:

1. Evaluar la liquidez

Los activos corrientes se convierten fácilmente en efectivo y los activos fijos son útiles a largo plazo, lo que significa que la empresa no tiene intención de venderlos.

2. Función de identidad

Los activos pueden clasificarse según el uso que haga de ellos una empresa. Las categorías pueden incluir:

  • Activos de explotación: Las empresas utilizan los activos de explotación, como el efectivo, los equipos y las patentes, para llevar a cabo sus operaciones diarias.
  • Activos no operativos: Los activos no operativos aportan ingresos pero no están relacionados con las operaciones diarias, como los intereses y los terrenos no utilizados.
  • Inventario: El inventario se refiere a los productos que la empresa pretende vender como parte de sus operaciones comerciales habituales. Por ejemplo, la ropa que aún no se ha vendido en una tienda minorista es un inventario.
  • Activos mantenidos para la venta: Los activos mantenidos para la venta son artículos que una empresa pretende vender fuera de sus operaciones normales. Por ejemplo, una tienda minorista que se traslada a otro lugar puede vender los estantes de ropa, las cajas registradoras y el mobiliario.
  • Propiedad de inversión: Las propiedades de inversión son terrenos o edificios que las empresas pretenden arrendar a otras partes.

Relacionado: Su guía para entender los activos de explotación

3. Determinar la tangibilidad

Los activos tangibles ocupan un espacio físico, como los equipos y el mobiliario. Los activos intangibles no son objetos físicos e incluyen la propiedad intelectual y el reconocimiento de la marca.

Cómo determinar el valor de un activo

Las empresas enumeran sus activos y los valores asociados en su balance, organizados por el coste de la partida y la liquidez estimada, o la rapidez con la que un producto puede convertirse en efectivo. Se pueden utilizar diferentes métodos para determinar el valor de un activo, incluyendo el precio que se pagó y las tasas de mercado actuales. A continuación se presentan dos formas de determinar el valor de un activo:

El método de amortización

Estos son los pasos para valorar un activo utilizando la depreciación:

  1. Calcule el coste histórico. El coste histórico es el coste del activo más los gastos acumulados para hacerlo funcionar, como reparaciones y renovaciones.
  2. Determine la depreciación. Se puede calcular la depreciación restando el valor de reventa de un artículo de su coste original.
  3. Calcular el valor del activo. Se puede determinar el valor de un activo tangible restando la depreciación acumulada del coste histórico.

Ejemplo:

Piense en una empresa que compra un generador industrial por 35.000 dólares. El transporte y la instalación cuestan 5.000 dólares, con lo que el coste histórico del generador asciende a 40.000 dólares. Después de dos años, el valor de mercado del generador es de 27.000 dólares. La depreciación del generador es su precio original menos su valor de mercado actual, es decir, 35.000$- 27.000$, lo que supone 8.000$.

El valor del activo es el coste histórico menos la depreciación, es decir, entre 40.000 y 8.000 dólares. El valor del generador a efectos contables es de 32.000 dólares.

El método de coste estándar

El método de costes estándar utiliza los costes estimados, o previstos, en lugar de los costes reales. Esto permite realizar valoraciones más eficientes y oportunas que se acercan a los costes reales. Los contables hacen un seguimiento regular de las desviaciones que se producen entre los costes estimados y los costes reales.

Estos son los pasos para valorar un activo mediante el método del coste estándar:

  1. Determinar el coste de un producto estándar.
  2. Multiplica el coste estándar por el número de unidades para determinar el valor del activo.

Ejemplo:

Consideremos un fabricante de juguetes para niños. La empresa produce cinco juguetes diferentes, y le cuesta a la empresa $2, $2.12, $1.99, $2.08 y $2.10 producir cada tipo de juguete. En lugar de calcular el valor de las existencias utilizando cada coste ligeramente diferente, la empresa puede optar por contabilizar sus existencias utilizando un coste estándar por artículo de 2,06 dólares. Si la empresa tiene 450.000 juguetes en su inventario, el valor del activo es de 2,06 dólares multiplicado por 650.000, o 927.000 dólares.

Te recomendamos

¿Qué es el liderazgo carismático? (Más 10 rasgos de los líderes carismáticos)

Plantilla y ejemplo de email frío B2B

Beneficios del producto: Diferentes tipos y cómo identificarlos

Cómo Escribir Estudios de Viabilidad

Cómo crear un anuncio de servicio público eficaz

Los 16 mejores lectores de PDF