12 Tipos de Comportamiento en el Lugar de Trabajo

El trabajo en equipo es un intento de alcanzar un objetivo común que requiere el respeto y la colaboración del grupo. El respeto y la colaboración del grupo son necesarios para lograr un objetivo común en el lugar de trabajo. Sin embargo, el lugar de trabajo está lleno de diferentes tipos de comportamiento, y éstos pueden interferir con los esfuerzos de colaboración. Al comprender mejor el comportamiento en el lugar de trabajo, puedes mejorar tus habilidades directivas y ayudar a tu equipo a trabajar juntos de forma más eficaz.

En este artículo, analizamos 12 tipos de comportamiento en el lugar de trabajo y cómo la comprensión de estos comportamientos puede mejorar su equipo.

12 tipos de comportamiento en el trabajo

Los directivos pueden ayudar a sus equipos a realizar las tareas de trabajo de forma más eficaz si comprenden los diferentes tipos de comportamientos en el lugar de trabajo que pueden adoptar los empleados. Para identificar los 12 tipos de comportamiento en el lugar de trabajo que debes conocer, aquí tienes una lista:

1. Comportamiento del liderazgo

Un líder en el lugar de trabajo es un miembro del equipo que asume la responsabilidad y se ofrece a ayudar. Estas personas suelen centrarse en los logros y las direcciones de los proyectos. Es esencial evaluar cómo interactúan los líderes naturales de su lugar de trabajo con el resto del equipo. Los directivos pueden orientar a los miembros del equipo que muestren habilidades de liderazgo y enseñarles a establecer redes.

Relacionado: Cómo ser un líder

2. Comportamiento del pensamiento creativo

Algunos miembros del equipo que son excelentes en el pensamiento creativo pueden desarrollar soluciones a problemas aparentemente imposibles. A estos individuos les gusta ser innovadores. Para gestionar a un pensador creativo, proporciónele un lugar de trabajo estructurado y explíquele lo que espera de sus tareas. Puede equilibrar su carga de trabajo con tareas tanto rutinarias como innovadoras para maximizar su rendimiento y mantenerlo estimulado.

3. Aislamiento del comportamiento

Algunos miembros del equipo pueden ser aislacionistas que prefieren trabajar solos y pueden destacar en la gestión independiente de proyectos. Como gestor, puedes animar a un miembro del equipo que se aísla a probar cosas nuevas y a completar los resultados con la participación de otros miembros del equipo. Asegúrate de que también les das tareas de trabajo que puedan realizar de forma independiente.

4. Comportamiento de complacer a la gente

Las personas que agradan evitan los conflictos en el trabajo y se centran en establecer relaciones con los demás. Quieren caer bien a todo el mundo y ser positivos en todo momento. A menudo se ofrecen como voluntarios para realizar tareas adicionales. Como directivo, puede reconocer sus logros. Ayúdeles asegurándose de que aprenden a centrarse en sus tareas prioritarias antes de asumir responsabilidades adicionales.

5. Comportamiento lúdico

Algunos miembros del equipo pueden ser juguetones en el trabajo y centrarse en divertirse. El carácter lúdico de estas personas puede motivar a los miembros de su equipo a disfrutar más del trabajo y a rendir más. Una forma de gestionar a los miembros del equipo que son juguetones es asegurarse de que el equipo participe en actividades de creación de equipos y otras actividades lúdicas para crear cohesión en el equipo.

Relacionado: Mejora de la rendición de cuentas en el lugar de trabajo

6. Comportamiento introvertido

Un miembro del equipo introvertido es tranquilo y le gusta trabajar solo. Se desempeñan bien cuando se les proporciona una lista detallada de tareas que deben completar. Para gestionar a las personas introvertidas, puede animarlas a trabajar con los miembros del equipo y darles instrucciones detalladas sobre el trabajo que tienen que realizar. Además, es una buena idea darles tareas que puedan realizar de forma independiente, ya que suelen necesitar tiempo para trabajar por su cuenta.

7. Comportamiento analítico

Al miembro analítico del equipo le encanta analizar situaciones y retos. Las personas analíticas prefieren trabajar en proyectos predecibles. Disfrutan más encontrando los obstáculos y las posibles complicaciones que averiguando cómo superarlos. Para gestionar a un miembro analítico del equipo, puedes animarle a estar más abierto al pensamiento creativo y a encontrar soluciones para los problemas que identifique.

Relacionado: Habilidades analíticas: Definiciones y ejemplos

8. Comportamiento de liderazgo referente

Un líder referente es un líder natural en el trabajo, un miembro del equipo al que la gente admira por sus capacidades, su confianza y su carisma. Los demás miembros del equipo suelen seguirles sin oponer resistencia, lo que puede ayudarles a mejorar la eficacia de un equipo en el lugar de trabajo. Trabajan bien dentro de un equipo y una organización, pero necesitan nuevos retos para utilizar sus excelentes habilidades de liderazgo.

9. Comportamiento agresivo

Un miembro del equipo agresivo realiza actos de ira o intimidación no planificados para satisfacer sus propias necesidades. En circunstancias específicas, el comportamiento agresivo puede funcionar bien, como durante las emergencias o en situaciones que requieren una rápida toma de decisiones. Para gestionar a los miembros agresivos del equipo, hay que ser comprensivo y paciente. Lo mejor es comunicarse con estas personas a menudo para asegurarse de que se sienten seguras en su equipo. Anímelos a que compartan abiertamente con usted sus puntos de vista sobre los asuntos del lugar de trabajo.

Relacionado: Cómo manejar a un gerente agresivo en 10 pasos

10. Comportamiento asertivo

Los miembros asertivos del equipo expresan adecuadamente sus sentimientos y deseos en el lugar de trabajo. Su comunicación es directa, respetando las opiniones y los derechos del comunicador y del receptor. La comunicación asertiva ayuda a mantener las relaciones y suele dar lugar a un compromiso entre las partes. La mejor manera de manejar a un individuo asertivo es ser transparente y directo cuando se comunica con él.

11. Comportamiento de comunicación pasiva

Los comunicadores pasivos optan por no expresar a los demás sus pensamientos o sentimientos en el trabajo para mantener a todos contentos. A veces la comunicación pasiva es valiosa, como cuando las emociones son altas. Cuando dirija a un miembro pasivo del equipo, programe las fechas de entrega con antelación para asegurarse de que tiene tiempo suficiente para completar sus tareas. Comprométase con ellos regularmente para discutir las oportunidades en el lugar de trabajo en las que puedan estar interesados, y asegúrese de que contribuyen durante las reuniones pidiéndoles su punto de vista sobre un tema en particular.

12. Comportamiento pasivo-agresivo

Los miembros del equipo pasivo-agresivo incorporan componentes de los estilos de comunicación pasivo y agresivo. Pueden parecer pasivos, pero manifiestan su enfado de forma indirecta, por ejemplo, retrasando la finalización de las tareas. Como director, puede fomentar la comunicación abierta y la retroalimentación. Intenta ser firme y tranquilo en tu comunicación, estableciendo claramente las expectativas de su comportamiento en el trabajo.

¿Por qué es importante entender el comportamiento en el lugar de trabajo?

Comprender el comportamiento en el lugar de trabajo permite a los directivos hacer lo siguiente

Crear un equipo de alto rendimiento

Puedes fortalecer tu equipo mediante la diversificación de los comportamientos en el lugar de trabajo. Los diferentes tipos de comportamiento añaden distintas ventajas, y algunos comportamientos se combinan bien para colaborar de forma productiva. Cuando considere la posibilidad de aumentar la composición de su equipo, identifique los tipos de comportamientos en el lugar de trabajo que beneficiarían a su equipo, y busque nuevos miembros que puedan aumentar las capacidades de su equipo.

Recompensar adecuadamente a los miembros del equipo con mejor rendimiento

Cuando un miembro del equipo tiene un buen rendimiento, es fundamental recompensar su contribución al equipo y a los objetivos de la organización. Como gerente, considere que los individuos con diferentes comportamientos en el lugar de trabajo pueden apreciar diferentes recompensas.

Relacionado: Recompensar a los empleados por su rendimiento

Individualizar la retroalimentación mediante tipos de comportamiento

Cuando descubra que un miembro del equipo tiene problemas constantes de rendimiento o comportamiento, lo mejor es mantener una conversación con él. Al entender su estilo de comportamiento particular, puede personalizar su retroalimentación constructiva de una mejor manera para ayudar a ese individuo a identificar y tratar el problema. Juntos podéis desarrollar un plan para mejorar su rendimiento.

Personalice su estilo de gestión

Para sacar el máximo partido a los miembros de su equipo, es fundamental conocer su comportamiento en el lugar de trabajo. Dedique algún tiempo a conocer a los miembros de su equipo para entender sus tipos de comportamiento con puntos fuertes y débiles. Esta información puede ayudar a orientar su estilo de gestión para cada individuo. Por ejemplo, puede observar que un miembro del equipo es un líder referente. Al orientar a este empleado y enseñarle varias habilidades nuevas, puede empezar a delegar algunas responsabilidades en el líder referente, sabiendo que el resto del equipo está más de acuerdo con las políticas apoyadas por el líder referente.