6 Tipos de Conflictos Externos Literarios y Cómo Utilizarlos

Los escritores desarrollan conflictos externos en obras ficticias. Estos tipos de conflicto describen problemas que surgen fuera de las luchas internas de un personaje. Entender cómo utilizar los diferentes tipos de conflictos externos ayuda a los escritores a mejorar su trabajo y a mantener a sus lectores comprometidos a lo largo de la obra. En este artículo, definimos seis tipos de conflictos externos que utilizan los escritores y compartimos consejos para ayudarte a crear conflictos externos en tus historias.

Relacionado: Cómo convertirse en escritor en 7 pasos

¿Qué es un conflicto externo?

Los conflictos externos se refieren a los tipos de conflictos dentro de la literatura que ocurren fuera del personaje principal. Esto significa que una fuerza contraria provoca un obstáculo que un personaje debe superar, creando tensión y motivación para los personajes principales. El conflicto externo es lo opuesto al conflicto interno, que se refiere a los problemas a los que se enfrentan los personajes y que se producen por luchas mentales.

Los escritores utilizan conflictos externos en muchos géneros literarios y a veces incluso utilizan una mezcla de conflictos internos y externos para desarrollar su historia y entretener a sus lectores.

Relacionado: Tipos de conflicto en la literatura (con consejos sobre cómo escribir)

Tipos de conflicto externo

Hay algunos tipos comunes de conflicto externo que los escritores utilizan en sus historias. Aunque los ejemplos individuales de conflicto dentro de una historia varían, los escritores y los estudiosos categorizan los conflictos dentro de estas tres clasificaciones. A continuación, una lista explicativa de estos tipos:

Carácter vs. naturaleza

Este tipo de conflicto externo se refiere a situaciones en las que un personaje lucha contra una fuerza relacionada con la naturaleza, como un animal, una enfermedad o un desastre natural. Dado que muchos conflictos del personaje contra la naturaleza implican una fuerza inanimada, como una tormenta mortal, los escritores suelen utilizar este tipo de conflictos externos para motivar al personaje y mantener el interés de la trama de su historia mientras narran una lucha interna a la que se enfrenta el personaje.

Carácter contra carácter

En los conflictos entre personajes, el protagonista de la historia lucha con otro personaje. Estos dos personajes suelen tener puntos de vista opuestos. Los autores suelen escribir estos conflictos en obras de ficción sobre héroes y villanos o en historias románticas. Cuando los escritores utilizan eficazmente los conflictos entre personajes, desarrollan bien a cada uno de ellos para que los lectores puedan entender los aspectos centrales de la lucha. En algunos casos, esto puede permitir a los lectores empatizar con uno o ambos personajes implicados en el conflicto.

Relacionado: Personajes redondos: Definición, consejos para escribirlos y ejemplos

El carácter frente a la sociedad

Los escritores profesionales utilizan los conflictos entre el personaje y la sociedad para representar la lucha de un personaje con la sociedad en la que vive. Esto incluye a menudo sistemas gubernamentales corruptos o normas sociales. Los escritores suelen utilizar este tipo de conflicto externo en la ficción distópica, aunque no es exclusivo de este género. Cuando escriben conflictos de personajes contra la sociedad, los autores a veces personifican el sistema social a través de la representación de uno o más personajes. Por ejemplo, en una historia sobre un gobierno corrupto, el protagonista puede centrarse en la lucha contra un dictador o contra las fuerzas del orden.

Carácter vs. sobrenatural

Los conflictos del personaje contra lo sobrenatural suelen ser una mezcla entre los conflictos del personaje contra el carácter y del carácter contra la naturaleza. En este tipo de conflicto, los escritores representan una lucha entre un protagonista y un ser sobrenatural, como un monstruo o un fantasma. Los escritores suelen utilizar los conflictos de personaje contra sobrenatural en géneros como el terror y la fantasía.

Personaje vs. destino

En los conflictos entre el personaje y el destino, el escritor retrata una lucha entre un personaje y una fuerza mayor, como los dioses o el destino. Esta lucha determina las acciones y el desarrollo del personaje. Los escritores suelen utilizar este tipo de conflicto externo en las historias basadas en la mitología y en el género fantástico.

Carácter vs. tecnología

Por último, en las luchas del personaje contra la tecnología, alguna forma de tecnología causa problemas a los protagonistas. Común en los géneros de ciencia-ficción, este conflicto externo suele incluir batallas contra robots o avances tecnológicos inmorales. Los escritores suelen combinar este tipo de conflicto externo con otros. Por ejemplo, una historia puede presentar a un gobierno corrupto que utiliza los avances tecnológicos para vigilar en exceso a sus ciudadanos.

Cómo utilizar el conflicto externo

El uso de conflictos externos al escribir obras de ficción suele ayudar a desarrollar una historia emocionante que mantenga a los lectores interesados en su obra. Para representar un conflicto externo en su obra literaria, tenga en cuenta estos pasos:

1. Elige qué género quieres escribir

El género que elijas para escribir puede afectar al tipo de conflicto externo que utilices en tu historia. Por ejemplo, si estás escribiendo una novela romántica realista, un conflicto de personaje contra sobrenatural puede no ser apropiado para tu historia. Para elegir qué género escribir, ten en cuenta tus propios intereses y el mercado de lectores para el que quieres escribir.

2. Desarrollar un personaje

A continuación, desarrolla los personajes principales sobre los que quieres escribir. Para ello, prueba a realizar ejercicios de escritura como sesiones de lluvia de ideas. Plantéate preguntas para desarrollar el personaje, como qué les motiva, cómo es su familia y qué aficiones tienen. Conocer esta información te ayuda a crear personajes realistas e interesantes. También te ayuda a decidir qué conflicto es el mejor para tu personaje.

Dependiendo de su estilo de redacción y planificación, puede resultarle más fácil abordar este paso después del tercer paso.

Relacionado: 15 ejercicios de brainstorming para generar ideas

3. Elija un tipo de conflicto externo

Para mantener la coherencia a lo largo de tu historia, elige el conflicto externo sobre el que quieres escribir antes de empezar tu trabajo. A la hora de elegir un conflicto externo, ten en cuenta el género en el que vas a escribir y tus personajes, ya que cada uno de estos aspectos afecta en gran medida a la elección del conflicto externo. Para elegir un conflicto externo, considera qué motiva a tus personajes.

También es importante planificar un conflicto que dure el tiempo adecuado. Por ejemplo, si estás escribiendo una novela, un conflicto sobre un desacuerdo menor que tiene un personaje puede no ser lo suficientemente convincente como para animar a tus lectores a terminar toda la novela.

4. Desarrolla el conflicto a lo largo de tu historia

Después de elegir qué tipo de conflicto utilizarás en tu historia, asegúrate de seguir desarrollándolo. Al igual que los personajes, los conflictos suelen ser más interesantes cuando evolucionan a medida que avanza la historia. Para asegurar el desarrollo de su conflicto, intente trazar varias situaciones en las que sus personajes aborden el conflicto e intente subir la apuesta del conflicto hasta el clímax de su historia. Esta práctica también ayuda a mantener entretenida a tu audiencia.

Por ejemplo, si escribes una historia con un conflicto entre el personaje y la naturaleza, en la que el protagonista lucha por sobrevivir a un tsunami, puedes empezar la historia con los preparativos del personaje y llegar hasta el momento en que se produce el tsunami o abordar las consecuencias del desastre natural.

Consejos para utilizar el conflicto externo

Tenga en cuenta estos consejos para garantizar el mejor uso del conflicto externo en su escrito:

Combinar varios tipos de conflicto

Muchos escritores utilizan múltiples tipos de conflicto en sus trabajos. Por lo general, los autores utilizan en sus historias conflictos internos y externos, pero también pueden combinar diferentes luchas externas. Por ejemplo, una historia sobre un héroe y un villano míticos puede utilizar tanto un conflicto de personaje contra personaje junto con un conflicto de personaje contra destino.

A menudo, cuando los escritores combinan dos o más tipos de conflicto, uno de ellos es más frecuente que el otro. Esto significa que el personaje principal puede luchar con uno de ellos a lo largo de la historia, sólo para darse cuenta de que tiene que abordar otro tipo de conflicto después o durante la resolución del primero. Por ejemplo, en una historia sobre dos personajes opuestos, uno de ellos puede acabar comprendiendo que las creencias injustas de su sociedad son la causa real de su conflicto.

Crear conflictos secundarios

Los conflictos secundarios se refieren a los temas menores que se escriben en la obra literaria. Para crear una historia más interesante, considera cómo el conflicto principal de tu obra provoca otras luchas. Esto te ayuda a desarrollar tu historia y a crear pequeñas situaciones que tu personaje debe superar antes de llegar al clímax de la obra.

Por ejemplo, si usted'está escribiendo una historia que utiliza un tipo de conflicto de carácter contra sobrenatural en el que un fantasma está persiguiendo al protagonista, piense en los problemas individuales que el fantasma podría causar, como poseer a una persona o perturbar el horario de sueño del protagonista's.

Relacionar el conflicto y el desarrollo del personaje

A medida que desarrolle su historia y el conflicto, considere cómo afecta cada situación de discordia a sus personajes. Los escritores suelen entrelazar el desarrollo de sus personajes con el conflicto de la historia. Esto significa que los conflictos y los personajes evolucionan simultáneamente a lo largo de la historia. Por ejemplo, mientras un personaje lucha contra una norma social opresiva, puede descubrir cualidades de liderazgo en sí mismo o abordar una lucha interna diferente.

Planificar una resolución

Aunque algunos escritores prefieren ser espontáneos con su trabajo, suele ser útil planificar la resolución de su conflicto con antelación. Esto te permite añadir momentos de presagio y crear suspense a lo largo de la historia. Para planificar la resolución y el clímax de su historia, considere si quiere que su personaje principal tenga éxito en su lucha o no. También es beneficioso considerar cómo el conflicto da forma a tus personajes.

Hacer un mapa de la historia

Para ayudarte a desarrollar tus conflictos y planificar tu historia, considera la posibilidad de hacer un mapa o esquema de la historia. Esta herramienta te permite escribir los principales puntos de la trama de tu historia en un documento. A medida que escribas, consulta este documento para ayudarte a establecer objetivos. Cada vez que termines de escribir sobre un determinado punto de la trama, centra tu escritura en la construcción del siguiente. Esta práctica ayuda a algunos escritores a desarrollar su historia a un ritmo más rápido y asegura que cada escena que escribas tenga un propósito.

Te recomendamos

Cómo comunicarse eficazmente con un equipo difícil

¿Qué es un propietario de producto ágil? (Con 7 responsabilidades clave)

Formación en desarrollo móvil: Qué es y cómo se hace

Los 12 mejores consejos para generar un cliente potencial de ventas

Cómo negociar con confianza el tiempo extra de vacaciones

15 consejos profesionales para graduados de secundaria