Tipos de crisis: Definición, Tipos y Estrategias de Gestión

Una crisis es un acontecimiento imprevisto que provoca inquietud entre las personas de una organización. A una organización le pueden ocurrir diferentes tipos de crisis, todas las cuales requieren una gestión hábil para que la empresa siga trabajando hacia sus objetivos. Entender las crisis y cómo resolverlas puede ayudar a su organización a prepararse para cualquier tipo de situación. En este artículo, hablamos de varias crisis en el lugar de trabajo y de cómo resolverlas y seguir adelante.

¿Qué son las crisis en una organización?

Una crisis es un acontecimiento repentino e imprevisto que provoca la inestabilidad de una organización y puede estar causada por factores internos o externos. Para evitar daños graves a su empresa, es importante abordar los factores que instigaron la crisis y evitar que se agrave.

Hay tres propiedades principales de las crisis organizativas, entre ellas:

  • El asunto suele amenazar la supervivencia de la organización
  • El problema coge a la organización por sorpresa y los directivos no estaban preparados para afrontar la crisis
  • El problema obliga a la organización a tomar decisiones bruscas y de peso para salvarse

Por mucho que las organizaciones se esfuercen en prevenir circunstancias imprevistas que amenacen el negocio, algunas crisis son inevitables. Es esencial contar siempre con planes de contingencia para manejar tales situaciones. La creación de un equipo de gestión de crisis que busque de forma proactiva las señales de problemas y cree una estrategia para abordarlos de forma eficiente puede ayudar a su organización a reducir el impacto de futuras crisis.

8 tipos de crisis en el trabajo

Hay varios tipos de crisis que pueden producirse en el lugar de trabajo. Entre ellas se encuentran:

Crisis financiera

Una crisis financiera se produce cuando una organización pierde repentinamente una gran cantidad de dinero, lo que dificulta el cumplimiento de sus obligaciones financieras o el servicio de sus deudas. Un ejemplo de crisis financiera es cuando una empresa pierde repentinamente tres clientes importantes que representan el 45% de sus ingresos. Algunos factores que pueden contribuir a una crisis financiera son:

  • Pérdida de ingresos
  • Inflación
  • Quiebra
  • Pérdida de mercado
  • Cambio repentino en las tendencias del mercado

Una crisis financiera puede mermar la capacidad de una organización para atender a los clientes con eficacia. Este tipo de acontecimientos también aumenta el riesgo de pérdida de talento, por lo que es vital ser proactivo en la gestión de las crisis para evitar la desestabilización de su negocio.

Las formas de hacer frente a una crisis financiera incluyen

  • Disponer de un fondo de crisis para estas situaciones o encontrar fuentes alternativas de liquidez
  • Crear mejores estrategias para generar ingresos
  • Cambiar el modelo de negocio o encontrar nuevos mercados
  • Encontrar socios que puedan proporcionar fondos de emergencia
  • Tener un plan de gestión de crisis para recuperar sus operaciones y mitigar los daños

Crisis tecnológica

Su organización puede enfrentarse a este tipo de crisis si las herramientas tecnológicas de las que depende para sus operaciones fallan sin previo aviso. Esto podría incluir fallos de hardware y software o accidentes laborales. Por ejemplo, una empresa que vende sus productos o servicios a través de un sitio web o una tienda online puede perder rápidamente decenas de miles de dólares en ingresos si sus servidores se estropean de repente. Si su competidor empieza a fabricar sus productos con una tecnología que le permite reducir los costes de producción y lanzarlos más rápidamente, puede aumentar rápidamente su cuota de mercado y reducir sus ingresos.

Una estrategia eficaz para prevenir y gestionar las crisis tecnológicas es invertir en sistemas de respaldo que puedan llenar el vacío si su infraestructura principal deja de funcionar de repente. Disponer de un servicio de atención al cliente profesional para atender las quejas durante los periodos de inactividad también puede ayudarle a gestionar mejor la percepción de la crisis por parte de sus clientes y a preservar la reputación de su organización.

Relacionado: Tecnología disruptiva: Definición y cómo utilizarla

Crisis de personal

Una crisis de personal se produce cuando alguien de su organización se ve involucrado en un comportamiento ilegal o poco ético que afecta a la reputación pública de su empresa. El problema puede estar relacionado con la conducta del empleado en el trabajo o en su vida privada. La forma en que la empresa gestiona la situación es extremadamente importante, ya que manejarla eficazmente puede ayudarles a mantener una imagen pública más positiva.

Por ejemplo, su empresa puede tener mala prensa debido a un conflicto en el lugar de trabajo o a un comentario insensible de un alto ejecutivo.

Cuando su organización se enfrenta a una crisis por el comportamiento de un empleado, es importante presentar un plan equilibrado que aborde el problema directamente. Con la ayuda de las partes interesadas, determine las medidas disciplinarias apropiadas que debe adoptar contra el empleado, tanto para preservar sus derechos legales como para proteger la reputación de su empresa.

Relacionado: Cómo navegar por la política en el lugar de trabajo

Crisis organizativa

Existen tres tipos básicos de crisis organizativas, a saber

  • Crisis de engaño: Una crisis de engaño se produce cuando un empleado de una empresa tergiversa información sobre la organización, lo que daña su reputación y engaña a los demás. Tomar medidas legales y disciplinarias contra el empleado es una estrategia eficaz para gestionar esta crisis.
  • Crisis de mala gestión: En esta situación, la crisis se produce porque la dirección se involucra en acciones poco éticas, como la venta de productos falsos, la venta de información confidencial de los clientes o la participación en actividades ilegales.
  • Una crisis de valores de gestión sesgada: Esto ocurre cuando la dirección toma una decisión que ayuda a la organización a obtener beneficios a corto plazo sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo, lo que pone en riesgo el dinero de los inversores. La dirección puede ocultar información sobre las inversiones o abusar de sus poderes para conseguir sus objetivos.

Las crisis organizativas pueden dar lugar a juicios, daños a la reputación y pérdida de lealtad. La gestión de las crisis organizativas suele implicar la creación de una nueva cultura empresarial con un nuevo conjunto de valores que guíe la conducta de los directivos y empleados, garantizando un comportamiento ético mientras la empresa sirve a los clientes y genera ingresos.

Crisis naturales

Una crisis natural se produce cuando catástrofes como terremotos, tornados, tsunamis o huracanes interrumpen la actividad de una empresa. Aunque la mayoría de las empresas pueden recuperarse rápidamente de las catástrofes naturales, algunas empresas, especialmente en las industrias extractivas y energéticas, pueden verse gravemente afectadas. Por ejemplo, puede ser difícil para una compañía eléctrica reanudar sus operaciones si un tsunami provoca explosiones en sus centrales nucleares y destruye cientos de kilómetros de líneas eléctricas.

Para evitar las interrupciones derivadas de las crisis naturales, las empresas deben construir estructuras que puedan soportar las condiciones meteorológicas extremas y las catástrofes naturales de la zona y crear planes para volver a poner en marcha las operaciones lo antes posible.

Crisis de confrontación

Una crisis de confrontación se produce cuando un individuo o grupo de personas tiene demandas específicas y toma medidas para que la dirección satisfaga sus necesidades. Las crisis de confrontación pueden dar lugar a huelgas, boicots y bloqueos del lugar de trabajo. La negociación es una de las mejores formas de resolver las crisis de confrontación, idealmente con la ayuda de un negociador profesional.

Relacionado: Guía para la gestión de personas: Definición, consejos y habilidades

Crisis de malicia

Una crisis de malicia se produce por una rivalidad o competencia malsana. Por ejemplo, una empresa rival puede lanzar una campaña de desprestigio contra un alto ejecutivo o incluso una línea de productos para desacreditar a un competidor más exitoso y así perder la confianza del público y la cuota de mercado. Otro ejemplo ocurre cuando la gente escribe críticas negativas sobre una empresa o difunde rumores sobre sus productos o servicios para dañar la confianza de los clientes.

Este tipo de crisis requiere acciones legales, habilidades de relaciones públicas expertas y una relación profesional con los clientes para evitar que los competidores dañen la reputación de su empresa.

Relacionado: Cómo realizar un análisis de riesgos

Catástrofes de origen humano

Una catástrofe provocada por el hombre es un tipo de crisis causada por las acciones de las personas. Por ejemplo, un ciberataque puede interrumpir las operaciones de una empresa y dificultar su reanudación. Las crisis financieras, como las derivadas de la manipulación de los mercados a alto nivel, y los accidentes de transporte también pueden provocar una crisis grave para una empresa.

Para proteger a su organización y a sus empleados, es vital tener un plan de acción para estas situaciones si su empresa es vulnerable a las crisis provocadas por el hombre.

Tipos de estrategias de gestión de crisis

Pruebe estos modelos para gestionar las crisis organizativas:

Gestión proactiva de la crisis

Esta estrategia requiere planificar una posible crisis para prevenirla o mitigar sus efectos en las operaciones. Implica identificar las amenazas, vigilarlas y crear planes para reducir su impacto en la organización. Por ejemplo, reservar un fondo de emergencia o tener plantas de fabricación de repuesto en caso de que la de su fábrica deje de funcionar repentinamente constituye una gestión proactiva de la crisis.

Gestión de crisis con capacidad de respuesta

Se trata de una estrategia que ayuda a afrontar las crisis para limitar su impacto en las operaciones de su empresa. Asociarse con un nuevo distribuidor tras perder a su proveedor logístico más importante es un ejemplo de gestión de crisis con capacidad de respuesta.

Gestión de crisis de recuperación

La gestión de crisis de recuperación ayuda a una empresa a estabilizar sus operaciones tras una interrupción repentina que no podía predecir. Por ejemplo, una empresa puede negociar nuevos aumentos de sueldo con un sindicato de empleados después de que una semana de huelgas haya paralizado las operaciones para recuperarse de esa crisis.

Te recomendamos

Estrategias de aprendizaje cooperativo: Definición, beneficios y consejos

¿Qué es un flujo de trabajo por correo electrónico? Definición, beneficios y ejemplos

Cómo protegen su salud mental cinco enfermeras durante el COVID-19

Plantilla de hoja de trabajo de productividad, ejemplo y consejos

Cómo escribir un correo electrónico de agradecimiento después de un evento exitoso

¿Qué es un director de proyectos de ingeniería? (Con lista de habilidades)