13 tipos de discursos

Aunque cualquiera puede dar un discurso, tener la intención adecuada y una comprensión general del entorno y de su público puede ayudar a garantizar su eficacia. Mientras que algunos discursos pretenden informar al público, otros sirven para entretener. Entender los distintos tipos de discursos puede ayudarte a determinar qué decir. En este artículo explicamos qué es un discurso, enumeramos los distintos tipos de discursos y le ofrecemos consejos para ayudarle en su búsqueda de discursos.

¿Qué es un discurso?

Un discurso se refiere a una charla informal o formal dada a una audiencia. Dar un discurso le permite dirigirse a un grupo de personas para expresar sus pensamientos y, a menudo, su opinión. Los discursos se pueden encontrar en muchos entornos diferentes y con muchos propósitos distintos. Por ejemplo, aunque puedes dar un discurso rápido antes de presentar a alguien, también puedes dar un discurso para persuadir a los demás de tu punto de vista.

Tipos de discursos

Dado que los discursos se producen en una variedad de entornos y con diferentes propósitos, se clasifican en diferentes categorías. Conocer los distintos tipos de discursos puede ayudarte a determinar cuál se adapta mejor a tus necesidades la próxima vez que hables en público. Considere los siguientes tipos de discursos:

Discurso informativo

Los discursos informativos tienen como objetivo educar a la audiencia sobre un tema o mensaje concreto. A diferencia de los discursos demostrativos, no utilizan ayudas visuales. Sin embargo, utilizan hechos, datos y estadísticas para ayudar al público a comprender un concepto. Estos hechos y estadísticas ayudan a respaldar cualquier afirmación o aseveración que se haga. Por ejemplo, un guía de zoológico da un discurso informativo a un grupo de personas, educándolas sobre un animal del zoológico utilizando varios hechos estadísticos o información histórica. Los discursos informativos también pueden tratar temas sociales o económicos. Aunque no están diseñados para hacer que el público crea un determinado punto de vista u opinión, informan a la audiencia con todos los detalles relevantes que rodean un tema en particular.

Discurso entretenido

Los discursos de entretenimiento tienen como objetivo divertir a una multitud de personas. A menudo menos formales y más breves que los discursos tradicionales, los discursos de entretenimiento comunican emociones en lugar de dar al público datos y cifras. En cambio, suelen incluir humor o historias divertidas. Los discursos de entretenimiento suelen tener lugar en una fiesta de cumpleaños o en una boda. Algunos ejemplos de discursos entretenidos son el discurso del padrino de una boda o el discurso del director antes de un concurso de talentos del colegio.

Discurso demostrativo

Los discursos demostrativos sirven para educar a la audiencia sobre un tema o idea que no conocen. Suelen incluir ayudas visuales para ayudar a demostrar o describir mejor algo con mayor detalle. Aunque es fácil confundir un discurso demostrativo con un discurso informativo, un discurso demostrativo realmente demuestra cómo hacer algo. Por ejemplo, una empresa tecnológica puede dar un discurso de demostración de sus nuevos dispositivos. Al mismo tiempo que informan al público sobre sus nuevos productos, demuestran cómo funcionan, lo que lo convierte en un discurso demostrativo.

Discurso persuasivo

Los discursos persuasivos ayudan a convencer al público de que el orador tiene la opinión correcta sobre un tema concreto. Los discursos persuasivos pueden abarcar cualquier tema, desde el entretenimiento hasta algo más serio como la política. Normalmente, los oradores utilizan pruebas concretas para persuadir mejor a sus oyentes y obtener su apoyo. Las pruebas ayudan a hacer más creíble la postura del orador e incluso pueden ser suficientes para hacerle cambiar de opinión sobre el tema en cuestión. Con suficientes datos que respalden tu opinión, tienes más posibilidades de recibir el apoyo de la audiencia.

Cuando un abogado da un discurso a un jurado sobre su cliente en particular, por ejemplo, utiliza un discurso persuasivo con suficientes hechos y afirmaciones para conseguir el apoyo del jurado y que voten a su favor. Ten en cuenta que los discursos persuasivos también pueden utilizar las emociones para ayudar al público a entender mejor las opiniones y los sentimientos del orador. Por ejemplo, si tratas de convencer a alguien de que ayude a los ancianos, es probable que utilices la emoción para atraer a la audiencia.

Relacionado: Habilidades de persuasión: Definición y ejemplos

Discurso de oratoria

Mientras que oratoria se refiere al acto de dar un discurso, un discurso oratorio se refiere a un tipo específico de discurso. Suelen ser más formales que otros tipos de discurso. Mientras que algunos discursos de oratoria pueden ser largos, como los que se dan en los funerales o las graduaciones, otros pueden ser cortos y más informales, como un brindis en un evento especial. Aunque los oradores no quieren necesariamente persuadir a la audiencia sobre un tema concreto, pueden tratar ciertos temas y expresar su opinión.

Discurso de debate

Los discursos de debate se refieren a un tipo de discurso que suele seguir un determinado conjunto de reglas y que tiene lugar durante un evento de debate. Durante un debate, todas las partes disponen de la misma cantidad de tiempo para hablar en nombre de su opinión o punto de vista. Aunque un discurso de debate suele utilizar la misma mecánica que un discurso persuasivo e incluye muchas cifras estadísticas para ayudar a respaldar una afirmación, es diferente de un discurso persuasivo. Por ejemplo, en lugar de intentar convencer a alguien de que se una a un bando determinado, como ocurre con un discurso persuasivo, los discursos de debate pretenden justificar una opinión sobre un asunto concreto.

Al preparar un discurso de debate, consigues mejorar tus habilidades de oratoria, investigación y pensamiento crítico. Hay que tener en cuenta que, aunque se puede preparar un discurso de debate, no se puede anticipar cada uno de los argumentos que plantearán los demás debatientes. Por lo tanto, pronunciar continuamente este tipo de discurso te ayuda a pensar más rápidamente y a sentirte más cómodo en este entorno.

6. Discurso de ocasión especial

Los discursos para ocasiones especiales no entran en una categoría concreta y no siguen un formato establecido. En cambio, se adaptan a la ocasión especial, ya sea una boda, una entrega de premios o una fiesta de cumpleaños. Los discursos para ocasiones especiales se adaptan al contexto del entorno para comunicar eficazmente el mensaje y captar la atención del público. Aunque suelen ser cortos y optimistas, siguen siendo interesantes y directos. A diferencia de muchos otros discursos, los discursos para ocasiones especiales no requieren el uso de estadísticas o datos.

Algunos ejemplos de discursos para ocasiones especiales son los que se dan para presentar a un orador o la llegada de un invitado. También puedes dar este tipo de discurso cuando aceptas un premio. Si aceptas un premio, utilizas un discurso de ocasión especial para expresar lo mucho que el premio significa para ti.

Discurso de presentación

Los discursos de presentación tratan de conseguir apoyo o aprobación para una idea, producto o solución. Por ejemplo, si eres vendedor, puedes intentar vender a un cliente un nuevo producto. Esencialmente, le estás presentando el producto diciéndole sus mejores cualidades y cómo puede beneficiarle en su vida diaria. Los discursos de presentación también pueden formar parte de una presentación más amplia, como la que se hace en una oficina cuando se trata de convencer a los compañeros o a los superiores de una idea o un enfoque concretos.

Relacionado: Cómo redactar un pitch paso a paso

Discurso de motivación

Los discursos motivacionales pretenden inspirar a la audiencia y dar a los asistentes la confianza necesaria para hacer algo mejor o mejorar. Sirven esencialmente para levantar el ánimo del público y mejorar su autoestima. Los discursos motivacionales ayudan a mover a una persona o a un público hacia la consecución de un objetivo concreto. Mientras que los empresarios o gerentes pronuncian este tipo de discursos para motivar a sus empleados a rendir más en el trabajo, los entrenadores lo hacen para inspirar a su equipo a rendir más en el campo o la cancha.

Discurso improvisado

Un discurso improvisado es un discurso que se pronuncia sin ninguna preparación previa ni tiempo de ensayo. Normalmente, alguien le pide espontáneamente que pronuncie un discurso improvisado en un evento o en otra ocasión. Debido a la naturaleza de un discurso improvisado, darlo puede resultar intimidante y causar mucho estrés, ya que no has tenido tiempo de prepararlo. Sin embargo, con un poco de orientación y experiencia, estarás más capacitado para pronunciar un discurso improvisado con confianza.

Discurso de despedida

Un discurso de despedida se refiere a un discurso en el que uno se despide de un grupo de personas. Por ejemplo, puedes dar un discurso de despedida a tus compañeros cuando dejas tu trabajo, o dar un discurso de despedida a tus seres queridos si te mudas lejos o viajas al extranjero. Como los discursos de despedida suelen tener un tono triste, suelen generar fuertes emociones tanto en el orador como en el público.

Discurso explicativo

Los discursos explicativos describen una situación o cosa concreta. Aunque son similares a los discursos demostrativos, los discursos explicativos ofrecen un desglose de cómo hacer algo proporcionando a la audiencia un proceso detallado paso a paso. Además, no utilizan ayudas visuales para que el público entienda mejor lo que se está diciendo. Por ejemplo, cuando un presentador de un programa de comida muestra a su audiencia cómo hace un plato determinado, utiliza un discurso explicativo para describir cada paso del proceso de la receta.

Elogio o discurso fúnebre

Los discursos fúnebres o de elogio tienen como objetivo honrar a una persona recientemente fallecida ante el público que asiste a un servicio fúnebre. Normalmente, los pronuncia un ministro o una persona cercana al fallecido. El orador trata de encontrar las palabras adecuadas no sólo para honrar al individuo con un discurso sincero, sino también para elogiarlo por lo que logró en vida.

Consejos para la investigación del discurso

Antes de pronunciar un discurso, es importante que investigues lo suficiente para asegurarte de que comunicas eficazmente tu idea, opinión o mensaje. Utiliza estos consejos para ayudarte en el proceso de investigación del discurso:

  • Investiga a tu público. Si sabes a quién te vas a dirigir, conoce a tu público antes de dar tu discurso. Conocer a tu público puede darte una idea de sus opiniones, pensamientos y la mejor manera de llegar a ellos. Piensa en las preguntas que podrían hacerte y, si crees que no tienes respuestas adecuadas para ellos, investiga lo suficiente para prepararte mejor para sus preguntas.
  • Considera el evento o el lugar de celebración. Mientras sigues investigando, piensa en el lugar o el evento donde darás tu discurso. Por ejemplo, puedes dar un discurso en un evento del sector, en una fiesta de cumpleaños o en una conferencia formal. Ten en cuenta el lugar, el tiempo del que dispones y si tendrás o no un micrófono. Conocer esta información puede ayudarte a crear un discurso que se dirija eficazmente a tu público con el tono adecuado y que se ajuste a tu tiempo.
  • Centrarse en el tema. Cuando prepares tu discurso, tómate el tiempo necesario para entender el tema sobre el que vas a hablar. Asegúrate de que sabes de qué estás hablando. Si necesitas conocimientos adicionales, reúne suficiente información con una investigación exhaustiva. Asegúrate de centrarte sólo en tu tema concreto y evita desviarte con otra información. Si te sirve de ayuda, crea un esquema para tu discurso que te ayude a mantenerte centrado.
  • Obtenga información equilibrada. Dependiendo del tipo de discurso que pronuncies, es posible que tengas que proporcionar un conjunto equilibrado de pruebas a tu audiencia. Por ejemplo, en lugar de proporcionar a tu audiencia pruebas estadísticas que sólo respalden un lado de un argumento, ofréceles cifras que apoyen a ambos lados. Ofrecerles un conjunto equilibrado de información les ayuda a llegar a su propia conclusión. Si el bando en el que estás tiene mejores pruebas, a menudo es mejor dejar que la audiencia llegue a su propia conclusión en lugar de forzarla a seguir tu criterio.
  • Utiliza fuentes acreditadas. Si tu discurso contiene hechos, datos y cifras estadísticas, asegúrate de que obtienes la información de recursos creíbles y de buena reputación. Considere la posibilidad de utilizar revistas académicas revisadas por pares, sitios web gubernamentales, literatura industrial, libros de referencia o sitios web académicos para encontrar los datos, la información o las estadísticas que necesita. El uso de recursos valiosos le asegura que está dando a su audiencia la información más precisa. También es importante citar las fuentes en tu discurso, no sólo para darles crédito, sino también para mejorar tu ética con el público y ayudarles a creer lo que dices.

Te recomendamos

Cómo escribir una carta de interés continuo en 6 pasos

Cómo delegar tareas en el lugar de trabajo

Entorno de desarrollo: Una Guía Definitiva

¿Qué es FTE? Definición y cómo calcularlo

Cómo Calcular Cuentas por Cobrar y Fórmulas Relacionadas

Guía de habilidades de limpieza (con consejos y ejemplos)