5 Tipos de financiación para empresas

Hay muchos tipos de financiación para las empresas, dependiendo de sus objetivos y de la fase en que se encuentren. La mayoría de las empresas necesitan financiación en algún momento, tanto si se trata de una startup como de una empresa establecida que necesita apoyo para su expansión. Conocer los tipos de financiación puede ayudarle a identificar las diferentes etapas empresariales. En este artículo, analizamos lo que significa la financiación para las empresas y los diferentes tipos de financiación disponibles.

¿Qué significa financiación?

La financiación es el dinero que una empresa recibe de varios inversores. Cuando alguien quiere crear una nueva empresa, suele necesitar financiación para iniciar las operaciones comerciales y mantener la empresa en funcionamiento hasta que haya un flujo de caja positivo. Una nueva empresa necesita fondos para desarrollar su modelo y sus productos, contratar empleados, crear una base de clientes, extenderse a nuevas oficinas, ampliar sus operaciones, crear una ventaja sobre los competidores o pasar de ser una empresa privada a una pública.

Las primeras etapas de una nueva empresa son las más críticas, y la mayoría de las startups requieren algún tipo de financiación externa para tener éxito. La mayoría de las startups realizan varias rondas de financiación. Los inversores externos tienen la oportunidad de financiar una empresa nueva y en crecimiento, y a cambio reciben un retorno de su inversión, como capital, beneficios o propiedad. Dependiendo del nivel de interés de los inversores y del sector de la startup, existen varios tipos de financiación.

Relacionado: ¿Qué es una OPI y cómo afectará a mi empleador?

Tipos de financiación

Cada empresa de nueva creación tiene una vía de financiación y unos plazos diferentes. Algunas startups pueden pasar sólo un par de meses buscando financiación, mientras que otras pasarán muchos años trabajando en múltiples rondas de financiación. Estos son algunos de los tipos de financiación más comunes para las empresas de nueva creación:

Financiación de pre-semilla

Esta primera etapa de financiación es cuando una startup está empezando a establecer sus operaciones. En esta etapa, los fondos monetarios suelen proceder de los fundadores de la startup, sus familiares y amigos. La financiación previa a la siembra puede producirse rápidamente o llevar mucho tiempo, dependiendo de los costes iniciales para empezar a desarrollar las ideas de la empresa y el sector. En este punto, es poco probable que los inversores puedan rentabilizar la inversión o incluso obtener capital en la empresa.

Una de las ventajas de la financiación previa a la siembra es que permite a los fundadores de la empresa crear tracción y centrarse en sus objetivos sin ninguna aportación de inversores externos. También pueden recibir los fondos con rapidez y tener más flexibilidad a la hora de gastar.

Relacionado: ¿Cómo funcionan las startups?

Financiación de semillas

Esta es la primera etapa oficial de financiación, en la que la startup recauda su primera ronda de fondos a través de diferentes tipos de inversores. Este primer apoyo financiero proporciona a la startup los ingresos suficientes para hacer crecer su estrategia de negocio, iniciar el desarrollo del producto, comenzar la investigación de mercado y dar otros primeros pasos. En esta fase, los inversores obtienen una participación en la empresa, lo que significa que son propietarios de una parte de la misma y reciben una parte de los beneficios. A menudo ayudan a determinar el producto final, a dirigirse al grupo demográfico adecuado y a contratar un equipo eficaz.

Dependiendo de la empresa que se ponga en marcha y de la cantidad de capital obtenido, la financiación inicial puede ser la única ronda de financiación necesaria. Las empresas con bajos costes de puesta en marcha, como las que operan únicamente en línea y no tienen inventario físico, a menudo pueden generar un flujo de caja positivo con la financiación inicial.

Relacionado: ¿Qué hacen los bancos de inversión? Definición y función de los banqueros de inversión

Financiación de series

La siguiente etapa de financiación es la financiación en serie, que se utiliza para optimizar aún más la oferta de productos, ampliar la base de usuarios o escalar los productos en un mercado más amplio. Por lo general, en este punto, la startup ha cumplido con indicadores clave de rendimiento predeterminados, como un historial lucrativo, un flujo de ingresos constante o una gran base de consumidores. Esta etapa de financiación requiere modelos de beneficios a largo plazo, y el producto o servicio necesita más datos y una estrategia definida para obtener apoyo financiero. La financiación en serie tiene subcategorías, entre ellas:

Financiación de la serie A

La financiación de la serie A, o inversión en la fase inicial, suele contar con inversores de empresas de capital tradicionales. Los inversores de esta etapa suelen desempeñar un papel menos activo en el proceso y tienen menos influencia en las decisiones de la empresa que los inversores de la etapa de financiación inicial. Los inversores de la serie A suelen obtener referencias de los inversores de la fase inicial, o los propietarios de la startup pueden presentar su negocio directamente a diferentes empresas de capital.

Financiación de la serie B

La financiación de la serie B, o la inversión en la fase posterior, consiste en empresas de capital tradicional e inversores de referencia que ayudan a atraer a otros inversores. En este punto de la financiación, la mayoría de las empresas ya cuentan con una amplia base de consumidores y pueden ofrecer pruebas a los inversores de que su empresa está preparada para escalar. La ampliación requiere financiación adicional, por lo que estos inversores suelen apoyar aspectos como la adquisición de talentos, el desarrollo empresarial, la publicidad, las ventas y el apoyo tecnológico.

Financiación de la serie C

La financiación de la serie C suele implicar importantes sumas de dinero, y los inversores pueden esperar que se les devuelva el doble o más de su dinero. Las empresas que se encuentran en esta fase han demostrado estar establecidas y tener éxito, lo que hace que una inversión en ellas sea menos arriesgada. Las empresas buscan financiación en este nivel para empezar a vender o trabajar en nuevos mercados, crear nuevos productos, escalar globalmente o comprar otras empresas. Entre los inversores de este nivel se encuentran los bancos de inversión, los fondos de cobertura, los grandes grupos del mercado secundario y las empresas de capital riesgo.

Serie D y más

Algunas empresas continúan con rondas de financiación de serie D, de serie E o más. Estas empresas trabajan con cientos de millones de dólares de sus inversores y a menudo funcionan a escala mundial. Las empresas recurren a este nivel de financiación para impulsar su crecimiento antes de una oferta pública inicial (OPI) o para seguir alcanzando los objetivos que no lograron durante la financiación de la serie C.

Relacionado: 14 Recursos para emprendedores para iniciar un negocio exitoso

Financiación de la deuda

La financiación de la deuda consiste en que una empresa pide prestado dinero que tiene que devolver, independientemente de que tenga éxito y cree un flujo de caja positivo. Hay varios tipos de financiación de la deuda, entre ellos:

  • Deuda de riesgo: Esta deuda actúa como el capital en el corto plazo, pero requiere su reembolso en el largo plazo. De uno a tres años es el tiempo de reembolso común para este tipo de préstamo.
  • Préstamo de la SBA: La Administración de Pequeñas Empresas (SBA) ofrece préstamos bancarios garantizados con un tipo de interés bajo. La ventaja de los préstamos de la SBA es que algunas empresas obtienen la aprobación de préstamos que no podrían recibir de otra manera.
  • Préstamo de activos: Los préstamos sobre activos obtienen su garantía de los equipos de la empresa. Las empresas que tienen grandes cantidades de equipos caros pueden utilizarlos para garantizar el reembolso del préstamo.
  • Línea AR: Las líneas de crédito de cuentas por cobrar (AR) son una opción cuando una empresa genera ingresos. Con esta financiación, una empresa puede recibir dinero rápidamente en función de sus facturas pendientes de pago. La empresa devuelve el dinero cuando recibe los pagos de las facturas.

Relacionado: ¿Qué es un capitalista de riesgo?

Fondos propios

La financiación de capital consiste en que una empresa recibe financiación de los inversores y, a cambio, éstos reciben acciones de la empresa, o capital social. Hay varios tipos de financiación de capital, entre ellos:

  • La financiación colectiva: El crowdfunding genera capital mediante el esfuerzo de un gran grupo de individuos, como familiares, amigos, clientes e inversores. También utiliza las redes para lograr una mayor exposición y un mayor alcance para ayudar a crear más interés entre los inversores.
  • Inversores ángeles: Los inversores ángeles suelen ser personas con un elevado patrimonio que invierten entre miles y millones de dólares en empresas de nueva creación. Suelen trabajar por su cuenta, lo que permite una toma de decisiones más rápida, una participación más personalizada y la posibilidad de compartir sus relaciones bien conectadas en el sector.
  • Capital de riesgo: Las empresas de capital riesgo son compañías privadas especializadas en invertir en nuevas empresas. Son las más indicadas para las startups que planean escalar a lo grande y con rapidez. Estas grandes inversiones suponen un mayor riesgo, pero tienen un mayor potencial de crecimiento. Las empresas suelen utilizar el capital riesgo para una adquisición o una OPV.

Te recomendamos

Formularios de Evaluación de Empleados (2021 Plantilla y Preguntas Frecuentes)

Organización Alta vs. Organización Plana: ¿Cuál es la diferencia?

Fundamentos de la planificación previa a la llamada (con consejos y plantilla)

¿Qué es la utilización de la capacidad? (y cómo calcularla)

15 Habilidades profesionales (con definición y consejos)

Fusiones y adquisiciones: Definición, tipos y funcionamiento