8 Tipos de Motivación para Conseguir tus Objetivos

Hay muchas razones por las que puedes estar motivado o desmotivado, y el grado de motivación que tengas puede influir en tu productividad, dedicación y compromiso con el trabajo. Entender los distintos tipos de motivación puede ayudarte a aplicar valiosas lecciones a tu vida personal y profesional.

En este artículo, hablaremos de los diferentes tipos de motivación y daremos ejemplos de cómo utilizarlos en tu carrera.

¿Qué es la motivación?

La motivación de una persona para perseguir un objetivo, una profesión o un tema viene determinada por factores internos y externos. Para destacar en su profesión, debe mantener su motivación.

Por ejemplo, es posible que quieras ascender a un puesto de mayor responsabilidad en tu organización. Tener un objetivo concreto te motivará para rendir al máximo. Esto también se aplica cuando estás estudiando para adquirir una habilidad especializada que aumentará tu poder de ganancia.

La motivación se nutre de factores conscientes e inconscientes, entre los que se encuentran la necesidad de ganar algo o la posibilidad de ganarse el reconocimiento y los elogios de los demás. Su fuente de motivación también podría ser la necesidad de ganar más dinero para mantener a su familia o de jubilarse a cierta edad;

Motivación intrínseca y extrínseca

El uso de la motivación para alcanzar objetivos y completar tareas tendrá un mayor impacto cuando pueda identificar el tipo que mejor funciona para usted. La mayoría de los tipos de motivación entran en una de estas categorías: 

Motivación intrínseca

La motivación intrínseca es interna. Por ejemplo, puede utilizar la motivación intrínseca cuando se siente inspirado para completar una tarea porque se alinea con sus valores personales. Si es voluntario en un banco de alimentos de la comunidad porque le motiva ayudar a los demás, es probable que esté bien motivado por factores intrínsecos;

Motivación extrínseca

Cuando le motivan a actuar factores externos, como una compensación o un elogio, está experimentando una motivación extrínseca. La motivación extrínseca te impulsa a conseguir cosas para obtener recompensas como un ascenso, un aumento de sueldo, una bonificación, premios y la necesidad de mantener tu medio de vida, entre otros.

Relacionado: Motivación Intrínseca vs. Extrínseca

Tipos de motivación

He aquí ocho tipos de motivación intrínseca y extrínseca, junto con las formas en que puede aplicarlos en su vida laboral:

Motivación por incentivos

La motivación por incentivos es cuando uno está motivado para realizar una tarea debido a la recompensa potencial. Las personas motivadas por incentivos no suelen centrarse en el proceso de alcanzar un objetivo con tal de obtener la recompensa. Puede utilizar la motivación por incentivos para impulsar su progresión profesional y su capacidad para ganar dinero. Si quiere un aumento de sueldo, pensar en el mayor nivel de vida que puede adquirir con la paga extra puede darle energía para cumplir sus cuotas de producción o de ventas. 

Ejemplo: Uno se esfuerza por conseguir un ascenso por la mayor autoridad y el mayor sueldo que conlleva la nueva función, más que por la mayor responsabilidad y satisfacción laboral que conlleva el puesto.

Motivación por el logro

Esta motivación implica la realización de tareas para lograr objetivos específicos. Con la motivación de logro, es probable que le importe más comprometerse con una visión y lograr un objetivo que obtener premios.

Ejemplo: Puedes ser un científico cuya organización trabaja para crear una vacuna que pueda curar un virus mortal. Para usted, la satisfacción está en crear un producto que salve vidas, más que en el potencial valor comercial del descubrimiento. Un individuo motivado por los logros también puede ser una persona que dedica mucho tiempo a desarrollar un nuevo proceso de producción porque quiere mejorar la productividad y reducir los residuos en lugar de vender la patente del invento.

Motivación de poder

Cuando uno dedica cientos de horas a construir su propio negocio o a convertirse en un experto en su campo, está tratando de ganar control sobre su medio de vida. Si te esfuerzas por controlar tu vida y la de los demás, es probable que tu motivación sea el poder. Disfrutas de las acciones que te convertirán en el único determinante de lo que ocurre con tu dinero, tu comida, tu salud, tus relaciones y mucho más.

La motivación por el poder puede ser una forma positiva de desarrollar tu carrera, pero también puede suponer un reto. Hacer un esfuerzo consciente para asegurar tu fuente de ingresos y adoptar hábitos alimenticios saludables es una causa noble. Sin embargo, es importante respetar las opiniones de las personas’sobre su propia vida, sus elecciones alimentarias, su religión, sus conocimientos y otras opciones personales.

Ejemplo: Le gustaría ascender a un puesto de mayor responsabilidad en su empresa para poder estar al frente de un equipo. Para poder optar a un ascenso, realiza un curso de formación en gestión y solicita un puesto vacante en su empresa.

Relacionado: Una guía para la motivación del poder

Motivación del miedo

El miedo a las consecuencias negativas puede impulsarte a evitar una experiencia desagradable, como el despido, el descenso de categoría, las demandas judiciales, el estancamiento en un puesto, etc. Aunque la motivación por miedo no es necesariamente saludable ni sostenible, puede ser un motivador algo eficaz a corto plazo.

Ejemplo: La posible pérdida de medios de vida por el incumplimiento de las cuotas de ventas puede impulsarle a aprender nuevos métodos de captación de clientes y a pulir sus habilidades de llamada en frío.

6. Motivación de afiliación

También conocida como «motivación social,» esta motivación fomenta la interacción social entre las personas. Una persona impulsada por la afiliación se siente motivada por el espíritu de cooperación y porque los demás aceptan sus actitudes deseables. Esta necesidad puede motivarle a ser un miembro activo de grupos sociales.

El sentido de pertenencia y la contribución al bien común pueden impulsarte a ser mejor persona, lo que te llevará a una mayor realización y felicidad. Si no hay recompensas económicas, esto es estupendo para aumentar tu dedicación a los objetivos profesionales.

Ejemplo: Si eres un profesional, puedes sentirte motivado por el reconocimiento que te dan tus colegas y superiores por tus contribuciones al éxito de la organización.

Relacionado: Guía de la teoría de la motivación por afiliación

Motivación por la competencia

La motivación por competencia empuja a las personas a ser muy competentes en lo que hacen, lo que les permite convertirse en especialistas en aspectos críticos de su trabajo. Entre estos profesionales se encuentran los neurocirujanos, los ingenieros aeronáuticos y otros especialistas que utilizan su capacidad de resolución de problemas para responder a problemas únicos. Para este conjunto de personas, su motivación proviene de poder utilizar su competencia donde marcará la mayor diferencia.

Ejemplo: Un cirujano cardíaco decide someterse a una formación especializada para realizar un procedimiento quirúrgico avanzado.

Motivación por la actitud

Es la motivación que impulsa a un individuo a cambiar las percepciones o pensamientos de otras personas. Las personas motivadas por la actitud buscan mejorar sus interacciones con otras personas mejorando el compromiso social. Se centra en hacer que las personas que le rodean se sientan mejor con usted y con ellas mismas.

Ejemplo: Te ofreces como voluntario para dirigir una campaña en la oficina cuyo objetivo es cambiar la percepción de los empleados hacia un cambio propuesto que puede afectar a las funciones y al contenido del trabajo. También puede manifestarse en forma de ayudar a los miembros de su equipo a alcanzar su máximo potencial o éxito.

Motivación de expectativas

Esta teoría psicológica postula que los individuos están motivados por la expectativa de un resultado deseado de ciertos esfuerzos. Mide el grado en que la recompensa de una acción concreta le motiva a perseguir la consecución de ese objetivo basándose en su creencia de que puede recibir la recompensa. El objetivo de esta motivación es que selecciones actividades en las que estés seguro de conseguir los resultados deseados.

Ejemplo:  Un jugador de tenis estrella se presenta a las Olimpiadas porque su nivel de habilidad le hace esperar que gane una medalla de oro.

Relacionado: Guía de la teoría de la motivación basada en las expectativas

Cómo utilizar la motivación

Dado que existen muchos tipos de motivación, es posible que más de uno se aplique a usted. La mejor manera de mantener altos sus niveles de motivación es combinar los tipos de motivación y utilizarlos para impulsarse hacia las metas y los objetivos de su carrera y su vida.

Utiliza los siguientes consejos para mantener altos tus niveles de motivación:

1. Crear objetivos

El establecimiento de objetivos es una forma poderosa de mantener tus niveles de motivación. Te ayuda a dirigir tu energía hacia las cosas que marcan la diferencia en tu trabajo y en tu vida. Considera la posibilidad de utilizar la técnica SMART para establecer objetivos que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y oportunos.

2. Cuéntale a la gente tus objetivos

Una excelente manera de motivarse es contar sus planes a alguien cercano. Puede ser un colega o un pariente, pero dar a conocer tus objetivos puede hacerte más decidido porque te sientes responsable 

3. Medir su progreso

Tenga un plan para medir sus objetivos y sepa lo que tiene que hacer para alcanzarlos. Si tiene previsto aumentar sus ventas en un 50% para finales de año, por ejemplo, puede comprobar sus totales cada mes para asegurarse de que está haciendo un progreso gradual. Ver que ha hecho esfuerzos positivos para alcanzar sus objetivos puede hacer que tenga aún más determinación;

4. Recompensa

Los refuerzos positivos son uno de los factores de motivación más eficaces. Puedes recompensarte por alcanzar tu objetivo final o por completar hitos en el camino. Por ejemplo, puedes dar un paseo de diez minutos después de completar una hora de trabajo, o hacer una compra importante por haber conseguido un contrato importante para tu empresa.