7 Tipos de Razonamiento: Definiciones y Ejemplos

Cualquiera que quiera crecer en su vida profesional debe poseer habilidades de razonamiento basadas en la lógica. Es crucial para tener éxito en puestos que van desde el nivel inicial hasta el corporativo, y define tu capacidad de liderazgo. Puedes distinguirte como profesional si entiendes los diferentes tipos de razonamiento y cómo utilizarlos. Si entiendes los tipos de razonamiento y cómo aplicarlos, podrás contribuir significativamente en el trabajo y ganarte el respeto de tus superiores.

En este artículo, analizamos el concepto de razonamiento, los siete tipos de razonamiento y cuándo utilizar cada uno de ellos.

¿Qué es el razonamiento?

El proceso lógico de sopesar los pros y los contras de varias opciones para elegir la mejor o abordar un reto se conoce como razonamiento. Puedes utilizar el razonamiento para evaluar los beneficios e inconvenientes de varias alternativas antes de seleccionar la óptima para ti o para abordar un problema. También te ayuda a tomar las mejores decisiones evaluando cuidadosamente las situaciones, verificando las afirmaciones y gestionando la incertidumbre.

El razonamiento adopta diversas formas, desde los procesos cotidianos de toma de decisiones hasta los potentes algoritmos que impulsan la inteligencia artificial. El razonamiento formal se encuentra en disciplinas establecidas como las matemáticas, la lógica, la inteligencia artificial y la filosofía. Sin embargo, en todas las circunstancias, se puede clasificar el razonamiento en siete tipos básicos. Comprender los tipos de razonamiento puede ayudarle a evaluar y avanzar en su proceso de toma de decisiones.

Relacionado: 4 maneras de utilizar y mejorar sus habilidades de razonamiento lógico

7 tipos de razonamiento

He aquí siete tipos de razonamiento y ejemplos de situaciones en las que es mejor utilizarlos:

1. Razonamiento deductivo

El razonamiento deductivo es un tipo de razonamiento que utiliza la lógica formal y las observaciones para demostrar una teoría o una hipótesis. En el razonamiento deductivo, se empieza con una suposición y luego se hacen observaciones o reflexiones racionales para validar o refutar la suposición. Puedes utilizar el razonamiento deductivo para aplicar una ley general a un caso concreto o probar una inducción. Los resultados del razonamiento deductivo suelen tener una certeza lógica.

Por ejemplo, una división de marketing evalúa los datos y reafirma que el mayor grupo demográfico de su empresa son los padres jóvenes. Basándose en esta información, deciden asignar una mayor parte del presupuesto de marketing a las plataformas de medios sociales que se dirigen a ese grupo.

Relacionado: Razonamiento deductivo: Definición y Ejemplos

2. Razonamiento inductivo

El razonamiento inductivo utiliza teorías y suposiciones para validar las observaciones. En cierto modo, es lo contrario del razonamiento deductivo, ya que implica razonar a partir de un caso o casos concretos para derivar una regla general. Los resultados del razonamiento inductivo no siempre son seguros porque utiliza las conclusiones de las observaciones para hacer generalizaciones. El razonamiento inductivo es útil para la extrapolación, las predicciones y los argumentos de parte a parte.

Por ejemplo, una maestra de jardín de infancia tiene dificultades para mantener la atención de su clase durante toda la mañana. Prueba a añadir una pausa extra de cinco minutos para actividades una hora después del comienzo de las clases. Tras una semana de mejoras en el estado de ánimo y en la atención, decide añadir permanentemente la pausa de actividad extra.

Relacionado: ¿Qué es el razonamiento inductivo? (y ejemplos de cómo utilizarlo)

3. Razonamiento analógico

El razonamiento analógico es una forma de pensamiento que encuentra similitudes entre dos o más cosas y luego utiliza esas características para encontrar otras cualidades comunes a ellas. Se basa en la tendencia del cerebro a detectar patrones y hacer asociaciones. Una vez que el cerebro reconoce un patrón, puede asociar el patrón con cosas específicas, y esto conduce al razonamiento análogo. El pensamiento analógico puede ayudarte a ampliar tu comprensión buscando similitudes entre cosas diferentes.

Un supermercado ha servido de fuente analógica para muchos negocios. A la hora de planificar un nuevo negocio, evaluar cómo servir mejor a los clientes o planificar una nueva línea, muchos estrategas empresariales recurren a la analogía del supermercado para preguntarse si pueden ofrecer todo lo que un cliente puede necesitar cuando compra artículos de su categoría.

4. Razonamiento abductivo

El razonamiento abductivo es un tipo de razonamiento que utiliza una observación o un conjunto de observaciones para llegar a una conclusión lógica. Es similar al razonamiento inductivo, sin embargo, el razonamiento abductivo permite hacer las mejores conjeturas para llegar a las conclusiones más simples. La abducción tiene aplicaciones en la resolución de problemas y la toma de decisiones, especialmente cuando se trata de incertidumbres. El razonamiento abductivo es especialmente útil cuando se trata de explicar una observación o un fenómeno del que el observador tiene muy poco o ningún conocimiento. La conclusión del razonamiento abductivo no siempre es segura y puede requerir una verificación adicional.

Por ejemplo, los vendedores pueden utilizar este tipo de razonamiento cuando reciben una breve correspondencia de un cliente, pidiéndole que responda rápidamente sobre un asunto. Cuando el cliente no da suficiente información para entender antes de responder, un vendedor puede utilizar el razonamiento abductivo para reducir las posibles preocupaciones. A veces es mejor preparar las respuestas para unas pocas conjeturas.

5. Razonamiento de causa y efecto

El razonamiento de causa y efecto es un tipo de pensamiento en el que se muestra la relación entre dos acontecimientos. Este razonamiento se utiliza para explicar lo que puede ocurrir si se lleva a cabo una acción o por qué suceden cosas cuando se dan algunas condiciones. Este tipo de razonamiento suele guiar la toma de decisiones en el día a día, en los casos en que las personas se basan en la experiencia personal y en el deseo de mejorar. Las empresas y los profesionales también utilizan modelos de predicción y pronóstico. Este tipo de razonamiento puede ayudar a la gente a confiar en sus argumentos, sobre todo si es preciso la mayor parte del tiempo.

Por ejemplo, una agencia de marketing puede utilizar el razonamiento de causa y efecto para demostrar el valor de sus campañas y solicitar un aumento de presupuesto. Pueden mostrar cómo en el primer año lanzaron una campaña publicitaria para una línea de productos antes de Navidad, y las ventas del producto aumentaron un 10%. Al año siguiente, aumentaron el presupuesto de publicidad en un 15%, y las ventas del producto aumentaron en un 25%. Por lo tanto, con un aumento del presupuesto del 20%, esperan un aumento de las ventas del 30%.

6. Pensamiento crítico

El pensamiento crítico implica una amplia reflexión racional sobre un tema concreto para llegar a una conclusión definitiva. Es útil en campos como la informática, la ingeniería, las ciencias sociales y la lógica. El pensamiento crítico desempeña un papel fundamental en la resolución de problemas, especialmente cuando se trata de solucionar problemas técnicos. Se utiliza para evaluar la autenticidad de obras de arte, literatura, películas y otras expresiones artísticas. El pensamiento crítico también desempeña un papel vital en cuestiones mentales y emocionales, áreas grises y otros campos que tratan temas menos comprendidos.

Por ejemplo, el director general de un restaurante familiar se entera de que una panadería importante para su cadena de suministro está a punto de entrar en huelga. Pide productos de panadería extra para congelar y planifica un distribuidor que pueda utilizar durante la huelga.

Relacionado: 10 habilidades esenciales de pensamiento crítico (y cómo mejorarlas)

7. Razonamiento descomposicional

El razonamiento descomposicional es el proceso de dividir las cosas en partes constitutivas para comprender la función de cada componente y cómo contribuye al funcionamiento del elemento en su conjunto. Al analizar cada parte de forma independiente, el razonamiento descomposicional permite a un observador sacar conclusiones poderosas sobre el conjunto. Este enfoque se encuentra en varias disciplinas, como la ciencia, la ingeniería, el marketing, el desarrollo de productos, el desarrollo de juegos y el desarrollo de software.

La gestión de proyectos utiliza el razonamiento descomposicional en su división de un proyecto en componentes. Un gestor asigna cada componente a una persona, que es responsable de su realización y de la comunicación sobre su integración en el proyecto. Esta división garantiza el éxito de cada componente y contribuye al funcionamiento del conjunto.