Cómo tomarse un año libre en el trabajo

Tomarse un año sabático puede ser una buena manera de recargar pilas y planificar los pasos que quieres dar en tu futura carrera. Puedes tomarte un año sabático por varias razones, como querer cambiar de profesión o tomarte un tiempo para mejorar. Al tomarte un año libre, puedes tener tiempo para decidir tus próximos pasos en tu carrera y la oportunidad de centrarte en otros aspectos de la vida además del trabajo, como la familia y las relaciones personales.

En este artículo, analizamos por qué alguien puede tomarse un descanso prolongado de su trabajo y repasamos los pasos para tomarse un año de vacaciones.

Relacionado: Cómo crear una política de solicitud de tiempo libre

¿Por qué tomarse un año sabático?

Es posible que te tomes un año de vacaciones en el trabajo por diversas razones. Una de las razones más populares para tomarse un tiempo libre prolongado es querer viajar. Tener tiempo libre para viajar puede aumentar el número de lugares a los que puede ir y la cantidad de tiempo que puede pasar en cada lugar, ya que no tiene que pensar en el trabajo que podría estar perdiendo. También puede tomarse un año de vacaciones para pasar tiempo con su familia en momentos de necesidad o por situaciones graves, como afecciones médicas o cambios en su dinámica familiar.

Otra razón para tomarse una larga pausa en el trabajo es formarse para una nueva carrera, ya que muchas carreras requieren una experiencia especializada que puede ser difícil de adquirir mientras se trabaja en otro empleo a tiempo completo. He aquí otros casos en los que podrías decidir que tomarte un año de descanso en el trabajo es la mejor decisión para ti:

  • Necesidad de recargar: Si tu trabajo requiere grandes cantidades de energía o capacidad cerebral, podrías tomarte un año libre para descansar y reexaminar tus capacidades.
  • Buscar oportunidades de voluntariado: Podrías tomarte un año sabático si quieres hacer voluntariado o devolver algo a la comunidad en la que vives o a los necesitados.
  • Mejorarse a sí mismo: Tomarse un año de vacaciones puede ofrecerle la oportunidad de dedicar tiempo a mejorar en lo que desee, como desarrollar sus habilidades o mejorar su salud.

Relacionado: Preguntas frecuentes: Tomarse un tiempo libre entre trabajos

Cómo tomarse un año libre del trabajo

Aquí's cómo puede tomarse un año de descanso en el trabajo:

1. Identifica tus razones para tomarte un año libre

Determina por qué quieres tomarte un año libre de trabajo. Puede utilizar esta etapa para considerar por qué quiere tomarse un tiempo libre en el trabajo y por qué podría necesitar un período de tiempo prolongado para lograr lo que desea. Dado que hay varias razones por las que puede querer tomarse un año libre en el trabajo, puede ser útil considerar cada una de ellas para entender por qué es importante tomarse el año libre, de modo que pueda explicar su razonamiento a los superiores cuando presente una solicitud de tiempo libre.

2. Considerar el momento de la decisión

Decida si es un momento adecuado para tomarse un año de descanso en su trabajo. El momento puede influir en que sus superiores le concedan una solicitud de excedencia y en lo que pueda hacer durante su tiempo libre. Por ejemplo, si el motivo de su baja es que quiere viajar, puede ser útil asegurarse de que sus destinos de viaje son accesibles y están abiertos durante el periodo de tiempo que quiere solicitar la baja.

Puede ser un momento ideal para tomarse un año de descanso si cumple todos sus objetivos laborales y no está involucrado en ningún proyecto en curso que requiera su aportación. También puede intentar hacer coincidir su tiempo libre con un periodo que sea lento para su empresa, de modo que permanezca al tanto de cualquier decisión empresarial importante que tenga lugar durante los periodos de mayor producción.

3. Haga un plan sobre lo que va a hacer durante su tiempo libre

Escribe un itinerario básico o un plan suelto de lo que quieres hacer mientras estás fuera del trabajo. Aunque puede revisar este plan a medida que avanza el año, puede ser útil comenzar su período de descanso prolongado con una idea básica de lo que espera lograr mientras está ausente de su trabajo. Esto puede implicar la redacción de una lista de lugares a los que quiere ir o de personas a las que quiere ver, o la creación de un calendario de eventos a los que quiere asistir que pueda seguir cada mes.

Planificar con antelación puede garantizar que utilices tu tiempo libre para beneficiarte a ti mismo y alcanzar los objetivos que deseas durante el año, como hitos de superación personal, formación externa para una nueva carrera o visitar nuevos lugares.

4. Prepare sus finanzas

Calcula el dinero que tienes en ahorros para determinar de cuánto dispones para mantenerte durante tu año de descanso. Esto puede ayudar a determinar lo que puedes hacer mientras estás fuera del trabajo en función de gastos como viajes, comida y alojamiento. Ser consciente de sus finanzas también puede ayudar a determinar si necesita trabajar durante su tiempo libre, ya que muchas personas optan por trabajar en un puesto a tiempo parcial o en un puesto de voluntariado que ofrece un estipendio durante los periodos de baja prolongados para mantener unos pequeños ingresos.

5. Presentar una solicitud de tiempo libre

Pide a tus superiores que se tomen el año libre. Es posible que su empleador tenga un procedimiento o programa para presentar solicitudes de tiempo libre, por lo que puede ser útil revisar las directrices de su empresa sobre cómo solicitar tiempo libre y qué pasos debe seguir. Hablar con un superior también puede ofrecerle la oportunidad de discutir sus planes, lo que puede proporcionarle consejos útiles sobre cómo emplear su tiempo libre al invitarle a adoptar nuevas perspectivas en su decisión.

Puede solicitar tiempo libre presentando un formulario, enviando un correo electrónico o una carta o programando una reunión con sus superiores para discutir la posibilidad.

Relacionado: La mejor manera de pedir tiempo libre por correo electrónico

6. Planifique provisionalmente su regreso

Ten en cuenta cuándo piensas volver a tu trabajo. Al igual que con tu plan de acción para lo que vas a hacer durante tu tiempo libre, puedes editar continuamente este plan para que se ajuste a tus necesidades y a los avances que experimentes durante el año. Al pensar en cuándo querrá volver al trabajo, podrá racionalizar sus decisiones sobre cuándo y cómo concluir su tiempo libre y hacer que la transición de vuelta al trabajo sea lo más suave posible.