Cómo ser un trabajador proactivo en 6 pasos

El comportamiento proactivo es cuando las personas identifican y resuelven los problemas antes de que se produzcan. En el lugar de trabajo, el comportamiento proactivo consiste en planificar y preparar las próximas tareas o en darse cuenta de cuándo los demás pueden necesitar ayuda. Si inviertes en tus habilidades profesionales y eres consciente de tus hábitos en el lugar de trabajo, puedes convertirte en un trabajador proactivo que tenga un impacto positivo en los flujos de trabajo del equipo. En este artículo, examinamos las características de un trabajador proactivo y compartimos consejos para convertirse en uno.

¿Qué es un trabajador proactivo?

Un trabajador proactivo es una persona que toma la iniciativa para identificar los problemas y completar las tareas sin requerir instrucciones u orientación de un supervisor. Se anticipan al trabajo que va a realizarse, preparan los recursos y completan ciertas tareas con antelación. Los trabajadores proactivos consideran lo que pueden hacer para mejorar la eficiencia de los proyectos y evitar retos en el lugar de trabajo. Algunas características clave de un trabajador proactivo son:

  • Organizada: Los trabajadores proactivos utilizan la planificación y la organización para gestionar sus responsabilidades y su tiempo de forma inteligente. Pueden aplicar sus habilidades de organización para evaluar su carga de trabajo actual, predecir los retos, gestionar los plazos y programar el tiempo para futuras tareas.

  • Calma: Llevar a cabo tu trabajo de forma tranquila y racional es una parte importante de ser proactivo en el trabajo. Cuando se producen tareas y cambios inesperados, los trabajadores proactivos utilizan la lógica para afrontar con calma estos retos. Considerar y planificar varios escenarios y soluciones puede ayudarte a mantener la calma en cualquier situación.

  • Orientado a la solución: Dado que los trabajadores proactivos piensan estratégicamente en cómo completar las tareas venideras, tienen una mentalidad orientada a las soluciones y una gran capacidad de pensamiento crítico. Para ser un trabajador proactivo, piense en formas creativas de resolver o prevenir problemas en diferentes escenarios.

  • Comprometidos: Comprometerse significa comprometerse con su trabajo con entusiasmo y pensar en el impacto de sus comportamientos. Anticiparse al trabajo, empezar pronto y fijarse objetivos requiere una mentalidad comprometida.

Relacionado: Cómo utilizar las técnicas de gestión proactiva en el lugar de trabajo

Cómo ser un trabajador proactivo

Si quieres convertirte en un trabajador proactivo, hay algunos pasos que puedes dar para empezar. Antes de un próximo proyecto, practica ser proactivo poniendo en práctica estos pasos:

1. Analice

Conozca la mejor manera de ser proactivo en su función investigando las tendencias en el lugar de trabajo. Identifica los periodos de mayor y menor actividad para saber cuándo puedes planificar y avanzar en tu trabajo. También puedes tener en cuenta el tiempo que te han llevado determinados proyectos, su dificultad y los recursos que has utilizado para llevarlos a cabo. Buscar tendencias en los datos del pasado puede ayudarte a ser más proactivo con las tareas futuras.

Relacionado con esto: Cómo el análisis de datos puede mejorar la toma de decisiones

2. Organice

Utiliza tu análisis de datos para organizar futuras tareas. Gestiona tu calendario para registrar las próximas tareas e incluye cualquier dato útil de proyectos anteriores. Incluso puedes añadir recordatorios antes de ciertas fechas de inicio y programar tiempo para prepararte. Por ejemplo, si sus revisiones anuales de rendimiento tardan dos semanas en completarse, podría establecer un recordatorio para revisar los objetivos del año anterior y organizar sus notas. Esto puede ayudarte a centrarte en la tarea y a completarla de forma más eficiente.

Relacionado: Cómo organizar eficazmente su calendario

3. Planificar

Fíjese objetivos y esboce los pasos que podría dar para completarlos. Considere qué tareas puede hacer para simplificar las próximas responsabilidades. Esto puede incluir la compra de materiales, el envío de correos electrónicos a los colegas solicitando información o la realización de tareas en curso para aumentar su capacidad para las nuevas asignaciones. Escriba listas de tareas que incluyan sus responsabilidades diarias y las posibles tareas futuras. Dedica un tiempo diario a gestionar, planificar y optimizar tus tareas.

4. Comunicar

Comunique sus planes a sus supervisores y colegas para establecer expectativas sobre sus capacidades y responsabilidades. Informe a su jefe cuando empiece proyectos adicionales y asegúrese de que tiene la aprobación para trabajar en tareas avanzadas. Si tiene previsto presentar un proyecto antes de lo previsto, comunique sus plazos y peticiones con antelación para que los demás compañeros que trabajan en el proyecto puedan prepararse.

Relacionado: Los componentes de una comunicación eficaz en el lugar de trabajo

5. Realice

Siga sus planes originales y hágase responsable de alcanzar sus objetivos. Mientras realiza las tareas, tenga en cuenta los posibles riesgos, retrasos y factores que puedan surgir y que puedan afectar a sus objetivos. Compruebe periódicamente sus progresos e identifique las necesidades pendientes para evitar sentirse abrumado o estresado. Date recompensas e incentivos cada vez que superes un objetivo para mantener un ritmo fuerte a lo largo del día.

6. Reflejar

Reflexionar sobre su trabajo y encontrar formas de mejorar es una parte importante de ser proactivo. La reflexión puede ayudarte a identificar las áreas en las que podrías mejorar para futuros proyectos, lo que facilita la inversión en tu desarrollo profesional. Si te has dado cuenta de que has pasado por alto algunos detalles al organizar tus datos, tómate más tiempo para editar y revisar los datos durante tu próximo proyecto.

También puede utilizar la reflexión para identificar patrones en el lugar de trabajo y adaptarse para ser un mejor miembro del equipo. Si observa que un colega tarda regularmente varios días en responder a las solicitudes, considere la posibilidad de presentarlas antes para adaptarse a su estilo de trabajo.

Consejos para ser un trabajador proactivo

Estos son algunos consejos que puede utilizar para desarrollar hábitos proactivos en el lugar de trabajo:

Enfoque

La concentración puede ayudar a aumentar tu conciencia en el trabajo, lo que facilita la preparación y la proactividad. Practique dedicando unos minutos cada día para medir su progreso e identificar cualquier problema. Mantenerse concentrado puede fomentar prácticas de trabajo consistentes y la fiabilidad. Por ejemplo, si sólo te das cuenta de que un colega se ha saltado un plazo al intentar enviar un proyecto, puede que te encuentres con retrasos adicionales a la hora de contactar con esa persona, revisar lo que ha enviado y completar el siguiente paso. Si se mantiene centrado en los plazos, puede ponerse en contacto con esa misma persona un día antes para notificarle el próximo plazo.

Ser positivo

Tener una actitud positiva puede facilitar la proactividad en el trabajo. La positividad hace que sea más fácil comenzar tareas desafiantes y perseverar en proyectos complejos. Abordar los proyectos con una actitud positiva puede ayudarte a establecer objetivos ambiciosos, motivar a los demás y apasionarte por avanzar en el trabajo.

Desarrollar una rutina

Utilizar una rutina para completar tus tareas puede mejorar tus habilidades de gestión del tiempo en el trabajo, proporcionándote más tiempo libre para realizar proyectos adicionales y prepararte para el día siguiente. Programar tu tiempo por adelantado cada día es una buena manera de desarrollar una rutina consistente que priorice el comportamiento proactivo. Estructurar tu tiempo, incluso para tus actividades básicas como revisar documentos y enviar correos electrónicos, puede ayudarte a mantenerte organizado. Esto puede ayudarle a mantener su concentración y permitirle trabajar de forma proactiva hacia sus objetivos.

Responder rápidamente

Muestre su mentalidad proactiva a sus colegas respondiendo a todas las comunicaciones con prontitud. Las respuestas rápidas atraen a sus colegas, demuestran que respeta su tiempo y evitan que se acumulen los correos electrónicos y las llamadas. Responder con rapidez también protege su propio tiempo y agenda. Por ejemplo, responder rápidamente a los correos electrónicos puede permitirle volver a sus tareas y mantenerse proactivo. Considere la posibilidad de enviar actualizaciones periódicas a las partes interesadas y a los compañeros de trabajo antes de que soliciten actualizaciones para compartir información relevante de forma proactiva.

Ofrecer ayuda

Para ser proactivo, preste atención a los momentos en que sus colegas puedan necesitar apoyo adicional. Ofrecer ayuda puede demostrar que usted' es consciente de su entorno y tiene habilidad para identificar problemas. Cuando ofrezcas ayuda, asegúrate de consultar con tu supervisor y de escuchar a tu colega antes de ofrecer soluciones que suelen funcionar para ti.

Te recomendamos

Estrategias de marketing en tiempo real (con beneficios)

Cómo encontrar una empresa que pague tu MBA

Cómo determinar el tamaño de la muestra: Calcular con esta fórmula

21 Beneficios gratuitos para los empleados: Una guía para los directivos

Gastos administrativos: Definición y ejemplo

¿Qué es el control de procesos? Definición y ejemplos