Semana laboral de 30 horas: Ventajas y desventajas

Aunque las 40 horas semanales son un estándar popular, la evolución de la tecnología y las mentalidades de los empleados hacen que sea menos relevante en el lugar de trabajo actual. La nueva tendencia de 30 horas semanales parece atraer a muchos empleados por las ventajas que pueden aportar al lugar de trabajo. Si está pensando en reducir las horas de trabajo, quizá le interese conocer las ventajas de pasar a un horario de 30 horas semanales. En este artículo, analizaremos los pros y los contras de la semana laboral de 30 horas para ayudarle a decidir si puede ser apropiada para su organización.

¿Qué es una semana laboral de 30 horas?

Una semana laboral de 30 horas es un programa de trabajo que permite a los empleados trabajar menos horas a la semana que el régimen estándar de 40 horas, pero manteniendo a menudo el 75% de su salario y obteniendo todos los beneficios. El programa suele ser flexible. Los empleados pueden trabajar las horas principales de 10 a 14 horas y pueden elegir cuándo realizar las horas restantes. El programa de la semana laboral de 30 horas puede ser una forma eficaz de sustituir el horario habitual de 40 horas manteniendo la productividad.

Relacionado: ¿Cuántas horas a la semana es tiempo parcial?

Ventajas de la semana laboral de 30 horas

Estas son algunas de las ventajas de trabajar 30 horas semanales:

Reducción de los gastos generales

Los gastos generales pueden ser menores con una semana de 30 horas. Los gastos generales se refieren a los costes de funcionamiento de una empresa, independientemente de la cantidad que pueda vender. Los gastos generales pueden incluir los servicios públicos, el alquiler o los salarios del personal. Al reducir el tiempo de trabajo a 30 horas y los salarios al 75%, los empresarios pueden reducir algunos de sus gastos generales. De este modo, pueden reasignar sus gastos a la producción del bien o servicio, lo que podría darles una ventaja competitiva.

Mayor atracción y retención

La flexibilidad que supone un horario de 30 horas sirve como herramienta de atracción y retención. Una semana laboral de 30 horas puede resultar atractiva para los empleados jóvenes. Puede representar un mayor equilibrio entre el trabajo y la vida privada, algo que muchos millennials buscan al elegir un trabajo. Pasar menos horas en el lugar de trabajo también puede beneficiar a los padres que tienen una carrera y llevan un hogar.

Cuando todos los empleados trabajan la misma cantidad de horas, los sitúa a todos en el mismo nivel y evita los posibles juicios de los que necesitan más tiempo fuera de la oficina para cuidar de su familia o recargarse. Estos elementos pueden ayudar a retener a los empleados que, de otro modo, podrían estar preocupados por las repercusiones negativas de trabajar menos y ayudar a reclutar una categoría deseada de empleados.

Relacionado: Definición de Retención de Empleados

Mayor concentración

Los empleados tienden a perder eficacia a medida que se acumulan las horas de trabajo. Un régimen de 30 horas semanales puede optimizar las funciones cognitivas, que suelen deteriorarse más allá de esa cifra. Se ha popularizado el hecho de pasar entre cinco y seis horas concentrado en el trabajo al principio del día como máximo. Para muchos profesionales, la concentración parece estancarse o decaer más allá de las cinco o seis horas diarias. Trabajar menos horas a la semana puede mejorar la productividad y la concentración.

Más creatividad

Un horario de 30 horas permite a los empleados disfrutar de más tiempo fuera de sus escritorios. Pueden disfrutar de tiempo en familia, aficiones o simplemente relajarse. Pasar tiempo fuera de la oficina ayuda a calmar la mente y permite más avances creativos. Aunque pueda parecer lógico esforzarse cuando se trabaja en un problema, alejarse de él elimina las inhibiciones en las conexiones cerebrales y permite encontrar nuevas ideas. Un horario reducido puede dar a los empleados la oportunidad de refrescar sus pensamientos y llegar renovados a la oficina.

Menos agotamiento

Dado que el desequilibrio entre la vida laboral y personal es una de las principales causas de agotamiento, el nuevo horario de 30 horas puede ayudar a reducir el riesgo de desvinculación y agotamiento. Los empleados que trabajan menos horas pueden disfrutar de su tiempo libre disfrutando de la vida y recuperándose de la carga de trabajo. Otra causa del burnout reside en la falta de control que pueden sentir los empleados. El programa de 30 horas semanales permite a los empleados decidir cuándo ejecutan un número concreto de horas, lo que les da una sensación de control que también puede ayudar a reducir el agotamiento.

Reduce el riesgo de lesiones

En el lugar de trabajo, el riesgo de sufrir lesiones suele aumentar con el tiempo si se tira, empuja, levanta o transporta en exceso. También existe para los trabajadores que manipulan máquinas, equipos o sustancias que necesitan precauciones adicionales. Trabajar muchas horas seguidas puede aumentar la fatiga física y mental, lo que implica más accidentes. Además, el riesgo de lesiones aumenta cuando los empleados superan las 12 horas de trabajo al día. Un horario de 30 horas permite a los profesionales reducir los riesgos potenciales.

Acortar los desplazamientos al trabajo

Con un horario de trabajo de 30 horas, los empleados pueden decidir trabajar cinco días a la semana. También pueden empezar y terminar su jornada a una hora más conveniente, lo que les permite evitar los problemas de tráfico. Cuando los empleados pasan menos tiempo en su coche, pueden tener más tiempo para concentrarse en su trabajo. Un desplazamiento más corto también puede contribuir a reducir su nivel de estrés, mejorando su positividad y creatividad.

Contras de la semana laboral de 30 horas

Las desventajas de trabajar 30 horas a la semana son las siguientes

Más horas extras

La reducción de la semana laboral estándar a 30 horas podría implicar el pago de más horas extraordinarias, en función de las leyes de horas extraordinarias aplicables al nuevo horario estándar. Para reducir este gasto de horas extraordinarias, puede proponer tiempo libre compensatorio en lugar de una paga adicional. Los empleadores pueden utilizar la misma tarifa que el pago típico de horas extras y conceder una hora y media de tiempo libre por cada hora extra.

Relacionado: PREGUNTAS FRECUENTES: ¿Cómo funcionan las horas extras?

Falta de horas o de personal

Un recorte en las horas de trabajo puede afectar al calendario de los grandes proyectos. Algunas tareas tardan en completarse o requieren mucho trabajo. Un horario de 30 horas también puede implicar que los empleados no cubran ciertas horas durante el horario laboral habitual. Como alternativa, los empresarios pueden contratar a personas adicionales para compensar la falta de horas, cubrir los turnos necesarios y ayudar en los grandes proyectos.

Reducción de la motivación

Supongamos que algunos empleados a tiempo parcial ya trabajan 30 horas a la semana cuando la organización lo hace estándar. En ese caso, puede que dejen de ver su horario como una ventaja y pierdan su motivación. Para mantener a los empleados satisfechos, las empresas pueden considerar la posibilidad de aumentar los salarios de estos empleados hasta un nuevo nivel de jornada completa. Algunas empresas reducen su horario estándar de 40 a 30 horas, pero mantienen los salarios en un nivel de 40 horas o ligeramente inferior. Este enfoque puede mantener a los empleados motivados.

Aumento de los costes de las prestaciones

Cuando la empresa tiene un horario estándar de 40 horas semanales y algunos trabajadores a tiempo parcial, suele distribuir todos los beneficios a los trabajadores a tiempo completo, incluyendo el seguro médico, el tiempo libre remunerado, la tecnología o los beneficios educativos. Esto se debe a la Ley de Asistencia Asequible, que define al personal elegible como el que trabaja a tiempo completo. Si se cambian todos los horarios a 30 horas, se convierte en el horario estándar a tiempo completo, por lo que aquellos que no tenían acceso a las prestaciones pasan a ser elegibles, lo que implica un aumento de los costes para la empresa.

Relacionado: Beneficios para los empleados: Ejemplos de las ventajas más comunes para los empleados

Retos de ajuste

Los empleados pueden tener dificultades para cambiar el hábito de trabajar horas extras. Puede resultarles difícil adaptarse a un horario reducido. Este reto de adaptación puede dar lugar a una menor productividad de los empleados.

La flexibilidad implica la necesidad de gestionar el tiempo de forma responsable. Si los empleados hacen pausas más largas o más frecuentes, es posible que tengan que irse a la misma hora que se habrían ido con un horario de 40 horas semanales. Si es así, pierden la ventaja de salir antes y disfrutar de un desplazamiento más fácil.

Te recomendamos

Tipos de reestructuración: Definiciones y consejos de gestión

Comportamiento del consumidor: Definición, tipos y estrategias

P&R: ¿Son los vaqueros ropa de negocios? (con ejemplos)

¿Qué es la fórmula de la duración del ciclo? (Más preguntas frecuentes)

Cuándo y cómo informar a tu empleador sobre una discapacidad

Habilidades conceptuales: Definición, resumen y ejemplos