7 desafíos de trabajar a distancia y cómo superarlos

Trabajar a distancia tiene varias ventajas. Entre ellas, no tener que hacer un largo viaje al trabajo, un horario más flexible y poder conciliar mejor el trabajo y la vida. Sin embargo, aunque el trabajo a distancia tiene muchas ventajas, también hay algunos posibles retos.

En este artículo, analizamos los retos más comunes del trabajo a distancia y cómo puedes superarlos.

¿Qué es trabajar a distancia?

El trabajo a distancia es un estilo de trabajo que permite trabajar fuera de una oficina tradicional, ya sea en casa, en un espacio de co-working, en una cafetería o en otro lugar. Aunque las empresas han ofrecido el trabajo a distancia a algunos empleados durante muchos años, se ha hecho cada vez más popular a medida que el ancho de banda de Internet, el WiFi y otras tecnologías relacionadas han avanzado. Ahora es habitual ver cómo se ofrece el trabajo a distancia en las ofertas de empleo para atraer a candidatos de calidad. No sólo atrae a los que quieren un acuerdo de trabajo más flexible, sino que también significa que los candidatos no tienen que trasladarse para aceptar un trabajo.

Las empresas también pueden ahorrar dinero en espacio y material de oficina cuando los empleados trabajan a distancia. Cuando los trabajadores a distancia acuden a la oficina, pueden compartir el espacio de un escritorio temporal, ya que no necesitan su propio escritorio.

**Relacionado: ¿Qué es el teletrabajo? 7 desafíos de trabajar a distancia y cómo superarlos

7 retos del trabajo a distancia y cómo superarlos

Trabajar a distancia requiere un enfoque diferente de la forma de trabajar. Esto a veces puede suponer un reto. Aquí tienes siete de esos retos y las formas de superarlos.

1. Sentirse aislado

Muchas personas que trabajan a distancia lo hacen solas. Aunque la soledad puede ayudarte a concentrarte sin que te molesten, también puede hacerte sentir aislado de los demás. En una oficina tradicional, normalmente estás rodeado de otras personas con las que puedes interactuar si lo necesitas.

Aunque no tengas que colaborar con otros en tu trabajo, es bueno para tu salud mental pasar tiempo con otras personas. Puedes quedar para comer con compañeros de trabajo que vivan en la misma ciudad. También puedes encontrar un espacio de co-working donde puedas estar rodeado de otros teletrabajadores. Incluso llevar el portátil a una cafetería durante unas horas puede ayudarte a sentirte menos aislado.

**Relacionado: Trabajos desde casa que pagan bien

2. Sentirse desconectado

Aunque trabajar fuera de la oficina puede ayudar a minimizar las distracciones que normalmente se encuentran en una oficina, también puede hacer que te sientas desconectado de tu equipo. Las conversaciones informales que se mantienen en el trabajo pueden contribuir a que te sientas conectado con los demás. También es una buena manera de ponerse al día con las noticias y sentirse comprometido.

Es posible que tu acuerdo de teletrabajo te obligue a trabajar en la oficina un determinado número de días a la semana o al mes. Asegúrate de aprovechar al máximo ese tiempo para interactuar con tus compañeros de trabajo. Si eso no es posible, haz que la tecnología trabaje para ti mediante videoconferencias o incluso mensajes de texto. También puedes hablar con tu jefe para que organice reuniones trimestrales de trabajo en equipo en un lugar conveniente para todos.

3. Encontrar un buen equilibrio entre trabajo y vida privada

Cuando te desplazas al trabajo, es más fácil dejar tu trabajo atrás cuando sales de la oficina. Trabajar a distancia significa que nunca abandonas realmente tu espacio de trabajo, especialmente si trabajas desde casa. Es muy fácil seguir trabajando mucho después de las horas de trabajo habituales porque no tienes que salir para ir a casa, o puedes continuar tu trabajo en cualquier momento.

Tener un horario flexible es una de las ventajas de trabajar a distancia. Sin embargo, debe ser disciplinado a la hora de alejarse del trabajo para dedicarse a la familia o para relajarse y disfrutar de otras cosas. Si es posible, establezca una sala de trabajo o un área de trabajo que pueda dejar al final del día. Programe las pausas para comer fuera de casa o quizás quede con un amigo. Fija una hora para cerrar el ordenador del trabajo y no volver a abrirlo hasta la siguiente jornada laboral.

**Relacionado: 5 consejos para equilibrar el trabajo y la familia de forma eficaz

4. Ser productivo

A muchos trabajadores remotos no les resulta difícil aprovechar los horarios flexibles y las mínimas distracciones para ser productivos. Sin embargo, para algunos es un reto. Sin sus colegas a su alrededor, puede resultarle difícil encontrar la motivación para trabajar. Si trabajas desde casa, puede llevarte algún tiempo considerar tu hogar como un lugar de trabajo y no sólo como un lugar de descanso. Aunque trabajar a distancia puede ser útil para quienes tienen familia o mascotas que cuidar, éstas también pueden distraer de su trabajo.

Puedes ayudar a aumentar tu productividad trabajando en ráfagas de 25 a 30 minutos, y luego haciendo una pausa para consultar el correo electrónico o jugar con tus mascotas. Si tiene hijos que cuidar, programe sus horas de trabajo en torno a sus siestas, o planee hacer la mayor parte de su trabajo cuando estén en la cama. Durante los periodos de trabajo intenso, considera la posibilidad de pedir a un amigo o a otra persona de tu casa que cuide de tus mascotas o de tus hijos, si los tienes.

5. Proteger las horas de trabajo de los amigos y la familia

Trabajar a distancia con un horario flexible significa que de vez en cuando puedes dedicar tiempo a hacer recados o tareas no laborales durante el día. La familia y los amigos bienintencionados pueden pensar que esto significa que estás disponible más a menudo de lo que lo estás. Si esto le ocurre, es importante que encuentre la manera de proteger sus horas de trabajo. No sólo es importante para tu productividad, sino que también es importante que estés disponible para tu empleador durante las horas que has acordado trabajar.

Puede ser útil que establezcas un horario de trabajo regular en el que estés tan disponible como lo estarías si trabajaras en una oficina normal, aunque estés en casa. También puedes indicar que estás trabajando y que no estás disponible poniéndote unos auriculares o colgando un cartel en tu puerta. Asegúrate de hablar también con tus amigos, familiares y compañeros de piso. Establece normas sobre cuándo y cómo deben relacionarse contigo durante tu jornada laboral.

6. Solucionar los problemas tecnológicos

Una de las ventajas de trabajar en una oficina es que suele haber un equipo tecnológico disponible para ayudarte si falla la conexión de red o se estropea el ordenador. Trabajar a distancia significa que eres responsable de solucionar esos problemas por ti mismo. Esto puede ser un reto si no estás acostumbrado a gestionar problemas tecnológicos.

La forma de resolver este reto depende de su situación de trabajo a distancia. Es posible que la empresa para la que trabajas tenga políticas y procedimientos para gestionar los problemas técnicos a distancia. Asegúrate de conocerlos. Sin embargo, si eres responsable de tu propio hardware, ten un equipo de reserva disponible en caso de fallo. Considera también la posibilidad de utilizar el almacenamiento en la nube para los archivos importantes, a fin de asegurarte de que no los pierdes como consecuencia de un fallo de hardware.

7. Gestionar los riesgos de seguridad

Las empresas suelen tener instalada una red y un software de seguridad en sus oficinas para protegerse de ciberataques como hackers y virus. Trabajar a distancia, especialmente en lugares públicos como cafeterías o bibliotecas, le hace más vulnerable a este tipo de ataques. Si eres responsable de proteger tus datos y los de tu empresa o tus clientes, debes asegurarte de tener una seguridad sólida en todos tus dispositivos de trabajo.

Si trabajas para una empresa, es posible que ésta tenga requisitos de seguridad para los trabajadores a distancia, como por ejemplo, utilizar únicamente el hardware de la empresa con encriptación u otras características de seguridad instaladas. Asegúrate de conocer y seguir estos procedimientos. De lo contrario, considera la posibilidad de invertir en un software antivirus y mantenerlo actualizado. Considere también la posibilidad de utilizar una red privada virtual, o VPN, para conectarse a Internet. Cuando trabajes en público, utiliza un filtro de pantalla para ayudar a mantener la privacidad de la pantalla de tu portátil y ten cuidado con el uso de las redes WiFi públicas. Trabaja sin conexión en la medida de lo posible y sólo conéctate a Internet cuando tengas una conexión segura.

Te recomendamos

Cómo mejorar los procesos de calidad de la producción (con beneficios)

Cómo Escribir un Análisis Crítico (Con Ejemplos y Consejos)

Habilidades del técnico de CI: Definición y ejemplos

20 fuentes HTML y CSS seguras para la web

9 rasgos de liderazgo ético y cómo desarrollarlos

15 maneras de conseguir referencias en las ventas