11 Consejos para trabajar con un amigo

Trabajar con amigos puede ser una experiencia maravillosa, tanto si se trata de un nuevo amigo que has hecho en el trabajo como de un amigo con el que has decidido trabajar. Sin embargo, trabajar con un amigo que ya tienes puede conllevar algunas complicaciones potenciales que requieren algo de planificación y consideración para navegar. Si estás interesado en trabajar con un amigo o ya trabajas con un amigo, puede que te preguntes cuál es la mejor manera de manejar vuestra relación en el trabajo y fuera de él.

En este artículo, te explicamos por qué te conviene trabajar con amigos y te damos 11 consejos para trabajar con un amigo, entre ellos, entender cómo actúa la gente en el trabajo, establecer reglas y comunicarse bien.

¿Por qué querrías trabajar con amigos?

Hay muchas razones por las que puede querer trabajar con amigos. Tal vez tengas un amigo que trabaja en una empresa en la que tú también quieres trabajar. Tal vez seáis amigos íntimos y quieras verlos en el trabajo. Tal vez quiera llegar al trabajo rápidamente y su amigo tenga una conexión, o viceversa. Tal vez tu empresa necesita contratar para un puesto en el que sabes que tu amigo sería estupendo. Sean cuales sean las razones, trabajar con amigos puede ser tan agradable como complicado.

Relacionado: 15 reglas para las amistades en el trabajo

11 consejos para trabajar con amigos

He aquí algunos consejos para hacer más agradable el trabajo con los amigos:

Recuerda que tú's amigos

Trabajar juntos puede hacer que encontréis problemas en vuestra amistad debido a la competitividad o a otras cuestiones relacionadas con el trabajo. Esto es bastante normal, y una forma de mantener vuestra amistad es tener siempre presente que sois amigos por encima de todo. Es probable que no quieras que tu amistad se vea perjudicada por lo que ocurre en el trabajo, así que tener cuidado de recordar que sois amigos cuando surjan sentimientos de competitividad o frustración por problemas laborales puede evitar que el problema vaya a más.

Entender los personajes del trabajo

Muchas personas actúan de forma diferente en el trabajo que en casa. Puede que descubras que tu amigo actúa de forma diferente cuando pasáis tiempo juntos fuera del trabajo que cuando tú estás en él. También es posible que te ocurra lo mismo a ti. Esto no significa que no seáis amigos o que no podáis compartir una amistad fuera del trabajo. Sólo significa que uno de los dos quiere comportarse de una manera determinada en el trabajo, normalmente para enfatizar su profesionalidad o liderazgo.

Lo mejor es evitar presionar a tu amigo para que actúe como lo hace fuera del trabajo porque probablemente tenga una razón para actuar de cierta manera en el trabajo. Del mismo modo, si están confundidos acerca de por qué actúas de una manera determinada en el trabajo, puede ser útil discutir por qué actúas de esa manera y asegurarles que fuera del trabajo, serás el mismo de siempre.

Prepárate para el hecho de que la contratación y el despido pueden ser complicados

Si tú o tu amigo sois el supervisor del otro, esto puede complicar la amistad. En general, puede ser mejor evitar informar a alguien que es un amigo, especialmente si es un amigo cercano. Eso no significa que no puedas ser amigo de tu jefe o que ninguno de los dos sea capaz de ser justo en ese tipo de situación. Sólo significa que informar a un amigo puede ser un reto para todos los implicados. Puede dar a otros empleados la impresión de que hay favoritismo, o puede dificultar que el jefe reprenda a su amigo.

Si esta es una situación en la que te encuentras, puede suponer un esfuerzo extra para mantener las cosas profesionales y evitar herir sentimientos. Puede que descubras que no te funciona o que no pasa nada y que no interrumpe vuestra amistad o vuestra relación laboral. Independientemente de lo que descubras, lo mejor es estar preparado para la posibilidad de complicaciones.

Relacionado: Pros y contras a tener en cuenta a la hora de hacerse amigo de los compañeros de trabajo

Acuérdate de apreciar al otro

Puede que te des cuenta de que tu amigo es la persona a la que siempre recurres en caso de crisis, o que le pides que se encargue de tareas que tú no crees que puedas pedir a otros. También es posible que, después de pasar los días trabajando juntos, el tiempo que pasáis juntos después del trabajo os parezca menos importante o especial. Sea cual sea el caso, es importante que os acordéis de apreciaros mutuamente, ya sea en el trabajo o después de él. Poner un poco de empeño en que sepan que te importa puede ayudarte a mantener tu amistad y tu profesionalidad.

Comunícate bien

Una de las partes más importantes de trabajar con un amigo es la buena comunicación. Para mantener tanto la amistad como la relación profesional, es probable que quieras hablar de ello antes de trabajar juntos y durante todo el proceso. Si te preocupa algo que tu amigo hace en el trabajo, abordadlo en horario laboral si es necesario. Si tienes preocupaciones más personales relacionadas con vuestra amistad, probablemente sea mejor hablar de ello fuera del trabajo. En cualquier caso, la comunicación es importante para mantener una relación positiva en el trabajo y fuera de él.

Relacionado: Cómo ser un buen comunicador

2. Celebre sus logros

Puede ser tentador compararte con los logros de tu amigo en el trabajo, pero hacerlo puede provocar problemas de celos, sobre todo si empezáis en el mismo nivel y uno de vosotros asciende. Puede que te sientas competitivo con tu amigo, lo cual está bien siempre que lo utilices para alimentar tu propia ambición y no para sentirte negativamente con respecto a tu amigo. Comparar a los dos o resentir los logros de tu amigo puede dañar vuestra amistad y vuestra relación profesional. En lugar de eso, céntrate en celebrar los logros de tu amigo y en trabajar en tus propios logros.

Relacionado: 22 formas de celebrar las victorias en el trabajo

Mantener la profesionalidad en el trabajo

Puede ser un reto comportarse de forma diferente con tu amigo en el trabajo en comparación con tus interacciones en tu vida personal, sin embargo, hacerlo puede ser importante para mantener ambas partes de vuestra relación. Asegurarte de que eres profesional en el trabajo puede ayudar a separar tu relación laboral de tu amistad y también ayuda a cómo te ven los demás en tu empresa. Si siempre eres profesional, incluso cuando estás con tu amigo, demuestras a tus compañeros y jefes que sabes cómo comportarte en ese contexto.

4. Trabaja con personas con las que puedas pasar mucho tiempo

Normalmente no pasas 40 horas a la semana con tus amigos a menos que vivas con ellos, así que pasar de una amistad normal a una en la que trabajáis juntos puede aumentar drásticamente el tiempo que pasáis juntos. Incluso si trabajas a tiempo parcial, puede haber mucha más unión de la que estás acostumbrado. Por eso, es mejor que te asegures de que si trabajas con un amigo, sea un amigo con el que puedas pasar mucho tiempo.

No todo el mundo entra en esta categoría, así que es bueno decidir antes de aceptar un puesto con un amigo o animar a un amigo a trabajar en tu empresa si los dos sois compatibles para pasar más tiempo juntos. También puedes valorar si los puestos en los que estáis los dos son puestos que interactúan mucho. Si tu amigo trabaja en un departamento diferente y sólo os veis en los descansos, la sensación es diferente a si os sentáis el uno al lado del otro todo el día y realizáis tareas similares.

Crea reglas para trabajar juntos

Antes de trabajar con un amigo, probablemente quieras tener una conversación sobre cómo será eso. Por ejemplo, puede que haya aspectos de tu vida personal que no quieras compartir con tus compañeros de trabajo, así que podrías pedirle a tu amigo que no saque a relucir esas cosas en el trabajo. No es necesario establecer muchas reglas, pero considera qué aspectos del trabajo conjunto podrían causar problemas, ya sea en vuestra amistad o en vuestras carreras, y discutid cómo planeáis abordar estas preocupaciones.

Además, si estás empezando un negocio con un amigo, definitivamente necesitas reglas y estructura. Esto puede incluir tener contratos que detallen la propiedad y las responsabilidades, decidir cómo tomaréis las decisiones empresariales y establecer protocolos para el negocio. Puede parecer más fácil confiar en tu amigo, pero planificar con antelación y poner los planes por escrito hará que las cosas vayan mucho más fluidas.

Entender los diferentes estilos de trabajo

Un reto que puedes encontrar al trabajar con amigos es que los dos tengáis estilos de trabajo diferentes. Tal vez tu amigo odia las distracciones e interrupciones durante su jornada laboral, pero a ti te gusta pararte a charlar entre ráfagas de trabajo duro. Dado que hay una gran variedad de estilos de trabajo, es posible que quieras hablar con tu amigo sobre su estilo de trabajo para estar seguro de que entiendes cómo le gusta trabajar. Acomodarse a los estilos de trabajo del otro puede ayudar a mantener vuestra relación laboral y vuestra amistad.

Cultiva otras amistades en el trabajo

Un posible problema de trabajar con un amigo es que la amistad ya establecida puede impedirte pasar tiempo con otros compañeros de trabajo con los que podrías ser amigo. Esto puede dar lugar a una impresión negativa por parte de tus compañeros de trabajo o a que tú y tu amigo os quedéis aislados. Esto es especialmente difícil cuando uno de vosotros es el jefe y el otro no, ya que puede fomentar una impresión de favoritismo. Sin embargo, si se cultivan otras relaciones laborales y amistades, tu equipo tiene la oportunidad de conocerte y es menos probable que asigne razones negativas a tu comportamiento.

Te recomendamos

Cómo convertirse en un planificador de bodas en 6 pasos

Ejemplos de cartas de agradecimiento para su jefe (con consejos)

Ingreso bruto ajustado: Definición y cómo calcularlo

Cómo convertirse en un cirujano plástico

Ejecutivo de caza de talentos vs. Reclutador de talentos (más consejos para encontrar un cazatalentos)

Cómo usar un tablero de control de proyectos (con beneficios y pasos)