62 Cualidades positivas en el trabajo

Ser capaz de definir tu carácter es una habilidad muy útil, especialmente en el trabajo, donde a menudo tienes que promocionarte o hacer autoevaluaciones. Tener el vocabulario adecuado puede ayudarte a ser más preciso a la hora de identificar los puntos fuertes y débiles. En este artículo, enumeramos 62 cualidades laborales que debes tener en cuenta a la hora de evaluarte a ti mismo, establecer objetivos y buscar la contratación de otros.

¿Cómo pueden ayudarle las cualidades laborales?

Conocer tus propias cualidades laborales es una parte crucial del desarrollo profesional. En el lugar de trabajo, ser consciente de tus propias habilidades puede ayudarte a contribuir más y a reconocer las oportunidades de crecimiento. He aquí algunas formas en las que el conocimiento de tus cualidades laborales puede ayudarte:

  • Al examinar las listas de empleo, podrá ver fácilmente qué puestos requieren cualidades como las suyas y podrían encajar bien.
  • Puedes destacar tus mejores cualidades con precisión cuando escribas tu currículum y tu biografía para los perfiles online.
  • Podrás estar mejor preparado para responder a preguntas de la entrevista como "¿Cuáles son tus mayores puntos fuertes y débiles?" y mostrar a la empresa lo que puedes aportarles.
  • Puedes entender y dar feedback de forma más precisa.
  • Puede reconocer las situaciones en las que destaca o necesita mejorar y trabajar en esas cualidades específicas.
  • Si estás en condiciones de contratar a otra persona o reclutar para tu equipo, puedes precisar qué rasgos son importantes para ti.

Relacionado: Pregunta de la entrevista:   ¿Cómo le describirían sus compañeros de trabajo?  (con ejemplos)

Las 62 mejores cualidades laborales

Aquí tienes 62 cualidades laborales a tener en cuenta:

Cualidades de la comunicación

Tanto si eres un director general como si acabas de empezar en un puesto de entrada, las habilidades de comunicación te ayudan a completar tu trabajo diario y a buscar más activamente las oportunidades de ascenso. Estas son algunas de las principales cualidades de comunicación:

  • Articular: Si eres elocuente, expresas claramente lo que quieres decir para que los demás puedan entenderte fácilmente.
  • Honestidad: La honestidad promueve la apertura y genera confianza.
  • Directas: Ser directo ahorra tiempo y evita malentendidos en las conversaciones y reuniones.
  • Adepto a la escucha activa: Practicando la escucha activa, puedes hacer que la gente se sienta escuchada y valorada.
  • Ser receptivo a la retroalimentación: Cuando eres receptivo a la retroalimentación, puedes usarla para mejorar tu propio desempeño y entender las expectativas de tu trabajo.
  • Ser consciente de sí mismo: Ser consciente de ti mismo te ayuda a comprender mejor las situaciones y a averiguar qué puedes hacer para ayudar.
  • Implícate: La participación activa en un grupo facilita que los participantes se mantengan al día con la información en desarrollo y fomenta la camaradería.
  • Vocal: Cuando hablas a tiempo, creas oportunidades para que otros añadan su aportación y ayuden a crear una solución.
  • Paciente: Ser paciente mejora la comunicación entre personas con diferentes prioridades, hábitos y estilos de comunicación.

Relacionado: Cómo comunicarse mejor con los compañeros de trabajo

Cualidades organizativas

Ser organizado facilita la realización de tu propio trabajo y demuestra a los demás que eres responsable y digno de confianza. He aquí algunas cualidades organizativas:

  • Prepárese: Cuando te preparas bien, puedes ahorrar tiempo y tener las herramientas para ajustarte a resultados inesperados.
  • Ser puntual: Tu puntualidad demuestra que respetas el tiempo de los demás y ayuda a que las reuniones y eventos se desarrollen sin problemas.
  • Orientado a los objetivos: Puede evitar el trabajo innecesario o tener que reasignar recursos si tiene un objetivo en mente.
  • Capacidad para establecer prioridades: Cuando utilizas la priorización para gestionar tu tiempo, puedes ayudar a que las tareas urgentes o muy importantes se terminen a tiempo.
  • Orientado al detalle: Ser detallista mejora la calidad de tu trabajo y hace más eficiente la labor de cualquier revisor.
  • Capacidad para realizar múltiples tareas: Puedes estar preparado para muchos entornos laborales y personales de alta presión cuando puedes gestionar varias tareas a la vez.
  • Conciencia: Cuando se cuidan los detalles y se lleva un registro, se sabe que se tienen los documentos importantes a mano cuando se necesitan.
  • Disciplinado: La disciplina te ayuda a cumplir los plazos y a ser fiable con los demás.
  • Rendir cuentas: Ser responsable significa responder de lo que se puede hacer y ser honesto con el trabajo.
  • Al día: Cuando te mantienes al día sobre las normas y tendencias del sector, puedes ayudar a tu organización a ser competitiva y a estar a la altura de los últimos estándares.
  • Responde con prontitud: Ser puntual ayuda a los miembros de su equipo a obtener las respuestas que necesitan a un ritmo razonable, lo que contribuye a aumentar la colaboración.

Cualidades creativas

La creatividad puede ayudarte a encontrar soluciones novedosas a los retos del trabajo. Aquí tienes algunas cualidades creativas:

  • Curioso: Mantener la curiosidad te ayuda a mejorar constantemente tu trabajo, a estar al día de las nuevas tecnologías y a afrontar nuevos retos con entusiasmo.
  • Ser independiente: Ser capaz de trabajar por su cuenta es importante, especialmente si su trabajo requiere tareas en solitario o trabajo a distancia.
  • Ser ingenioso: Puede estar más preparado para resolver problemas si sabe dónde encontrar respuestas o a quién preguntar.
  • Ser innovador: La innovación puede ayudarle a usted y a otras personas que desempeñan funciones similares cuando descubre una forma mejor de hacer algo.
  • Entusiasta El entusiasmo por el trabajo es contagioso y puede ayudar a motivarse a sí mismo y a los demás.
  • Proactivo: Ser proactivo a la hora de abordar un reto es un enfoque eficiente y puede evitar futuros errores o fallos de funcionamiento.
  • Conocedores: Si conoces el funcionamiento de tus herramientas y el contexto de tu trabajo, podrás trabajar más rápido y con mayor eficiencia.
  • Adaptable: La adaptabilidad te ayuda a superar con elegancia los imprevistos.
  • Acepta los retos: Los retos pueden ser oportunidades para innovar, así que aceptarlos te ayuda a aprender y adquirir nuevas habilidades.
  • Ser tecnológicamente hábil: Cuando eres experto en tecnología, puedes hacer que los flujos de trabajo sean más eficientes y estar al día de los avances que pueden mejorar el trabajo de todo tu equipo.

Cualidades cooperativas

Puedes mejorar tu trabajo en un equipo con cualidades de cooperación como éstas:

  • Colaboración: Trabajar con otros te ayuda a ver nuevas respuestas más rápidamente y a construir soluciones que incorporan más perspectivas.
  • Servicial: Cuando ayudas a los demás con sus problemas, es posible que estén más dispuestos a ayudarte con los tuyos, y puedes establecer relaciones laborales sólidas.
  • Confiabilidad: Ser fiable significa ser responsable de lo que se compromete a hacer, pero también incluye comunicar cuando se necesita ayuda.
  • Flexible: Como las personas tienen métodos diferentes, es importante ser flexible para adaptarse a otros enfoques de los miembros de su equipo.
  • Considerado: Ser considerado con los sentimientos y capacidades de los demás ayuda a que tu equipo confíe en ti.
  • Compasivo: Tener compasión te ayuda a entender a los demás, a hacerles sentir bienvenidos y a satisfacer sus necesidades.
  • Confiar: La confianza permite a los miembros del equipo hacer su mejor trabajo cuando saben que los demás les apoyarán.
  • Amigable: Ser amable es importante para iniciar y mantener relaciones profesionales y personales.
  • Respetuoso: Si eres respetuoso con los límites y la autoridad de los demás, puedes construir un ambiente que valore a los individuos que lo componen.
  • Cuidar: Cuando te preocupas por los demás, puedes apoyarlos personal y profesionalmente y fomentar el respeto mutuo.
  • Apoyar: Apoyar a los demás puede consistir en ayudarles con un proyecto, animarles a desarrollar su potencial o asegurarse de que tienen oportunidades de ser escuchados.
  • Transparente: Ser transparente sobre las decisiones y apuestas dentro de un grupo promueve la honestidad y la apertura.

Cualidades de liderazgo

Estas son algunas de las cualidades que hacen a un líder fuerte:

  • Alentador: Un buen líder anima a los demás cuando tienen dificultades y celebra sus progresos.
  • Estar atento: Es importante estar atento a los demás para poder ofrecerles ayuda si la necesitan y demostrarles que te preocupas por ellos como personas.
  • Humilde: La humildad puede ayudarte a ver claramente tu papel en un grupo. Cuando eres humilde, también puedes crear más oportunidades para los demás al reconocer cuándo podrían tener mejores habilidades para una determinada tarea.
  • Responsable: Asumir la responsabilidad de los éxitos y los errores demuestra que estás involucrado en tu trabajo y que intentas mejorar el resultado.
  • Valiente: Cuando eres valiente, puedes pensar con más claridad en los retos sin sentirte intimidado.
  • Tranquilo: Si mantienes la calma en situaciones de alta presión, podrás responder adecuadamente y ayudar a los demás si es necesario.
  • Previsión: Pensar estratégicamente puede ayudarte a alcanzar los objetivos más rápidamente y a ver cómo los objetivos personales y de equipo pueden contribuir a la organización.
  • Genuino: Ser genuino demuestra que eres digno de confianza y que te interesan tus compañeros de equipo.
  • Ambicioso: Cuando eres ambicioso, puedes estar más motivado para lograr objetivos a largo plazo o a gran escala.
  • Decisivo: Ser decisivo demuestra que confías en tus conocimientos y capacidades y en los de tus compañeros de equipo.
  • Justo: Especialmente al considerar las recompensas, la responsabilidad y los ascensos, es importante ser justo con todos.

Relacionado: 20 cualidades de liderazgo que hacen a un gran líder

Cualidades de carácter

Algunas cualidades del carácter que fortalecen las relaciones con los amigos y los seres queridos también pueden ser valiosas en el lugar de trabajo. Estas son algunas cualidades de carácter positivas:

  • Aceptar: Cuando aceptas y aprecias las diferencias de capacidad, cultura y perspectiva, ayudas a crear un ambiente cálido y acogedor.
  • Leal: Es importante dar la cara por los que te rodean, incluidos los compañeros de equipo y los amigos.
  • Empatía: La empatía te ayuda a entender a los demás y a apoyarlos mejor.
  • Trabajador: Si trabajas duro, puedes aportar más al equipo y ayudar a construir el valor de tu proyecto colectivo.
  • Estar dispuesto: Una actitud dispuesta puede hacer que las tareas sean más fáciles, ya que estás más motivado para completarlas.
  • Comprometidos: Mantener el compromiso con un proyecto puede ayudar a garantizar que lo completes con una alta calidad y a tiempo. Estar comprometido con las personas significa que las aceptas por lo que son y trabajas para ayudarlas a tener éxito. Ambos tipos de compromiso son valiosos para el lugar de trabajo.
  • Actitud positiva: Esperar buenos resultados puede ayudarte a conseguirlos.
  • Persistente: Ser persistente significa continuar con el trabajo que haces a pesar de los desafíos.
  • Resiliente: Si eres resiliente, puedes dejar atrás los errores y construir un nuevo éxito a partir de los conocimientos adquiridos.

Te recomendamos

7 categorías de escritura académica (y características comunes)

Ser silencioso en el trabajo (con consejos para el éxito)

6 tipos de presentaciones en el lugar de trabajo para 2021 (con consejos)

Cómo crear un embudo de clientes potenciales eficaz (con consejos)

60 ideas de regalos para los compañeros de trabajo para celebrar cada ocasión

Personalidades tipo A y tipo B (y opciones profesionales para cada una)