Cómo gestionar el trabajo desde casa con los niños

A medida que el COVID-19 se va extendiendo, las empresas están tomando medidas preventivas pidiendo a sus empleados que trabajen desde casa mientras los colegios están cerrados o realizando las clases de forma virtual. Como resultado, muchos padres se encuentran en casa con los niños intentando compaginar el cuidado de los niños con la productividad.

Sin duda, es una gran transición que hay que hacer y muchos de nosotros no nos sentimos preparados. Aunque no hay una solución perfecta o fácil para todos, hemos esbozado sugerencias para equilibrar el cuidado de su familia durante un momento tan estresante y confuso, y para tratar de mantener su horario de trabajo. Si aún no lo ha hecho, visite nuestra Guía completa sobre el trabajo desde casa.

Equilibrar el trabajo y los hijos en casa

En momentos como éste, es importante dar prioridad a su salud y a la de su familia. Mantener una línea de comunicación abierta y honesta con su empresa puede ayudar a ello, estableciendo expectativas, comunicándose bien y manteniéndose alineado.

He aquí algunas formas adicionales de conciliar el trabajo y el cuidado de la familia mientras se trabaja desde casa con los niños:

1. Comunicar en exceso y establecer expectativas

Trabaja con tu jefe para establecer y restablecer las expectativas durante el periodo de trabajo desde casa en lo que respecta a tus objetivos y compromisos. Muchos empleadores comprenden la dificultad de la situación y pueden apoyar su necesidad de ajustar su horario o sus objetivos como resultado.

Si aún no lo tienes, puedes considerar la posibilidad de pedir a tu gerente y a los interesados que se reúnan semanalmente o quincenalmente por medio de un videochat o una llamada telefónica. Mantener una comunicación constante garantiza que tu jefe entienda los progresos que estás haciendo, los cambios que requieres y el apoyo que puedas necesitar. La comunicación es especialmente importante para garantizar un entendimiento común de las limitaciones del trabajo desde casa además de ser cuidador.

También puede establecer expectativas durante las reuniones. Por ejemplo, puede explicar de antemano que tal vez tenga que ausentarse unos minutos para ocuparse de las situaciones que surjan, o que puede entrar un niño y que usted se alejará en silencio y volverá rápidamente.

2. Practicar la gestión del tiempo y establecer un horario

Bloquee el tiempo que necesite para las actividades de cuidado, sabiendo que no todo el tiempo planificado funciona con la imprevisibilidad de los pequeños. Es totalmente válido preservar momentos a lo largo del día en los que se necesita ser cuidador. Si tiene la posibilidad, busque la posibilidad de dividir el tiempo con otro cuidador y organice su horario en función de ello.

Comunica a tu equipo y a tu jefe qué momentos del día no están disponibles para ti. Intenta optimizar en lo posible las sincronizaciones del equipo y los compromisos importantes.

Puede ser útil tanto para ti como para tus hijos establecer un horario básico (y flexible), quizá uno que imite una jornada escolar normal para mantener la coherencia. Sus escuelas pueden incluso ofrecer un plan de estudios en línea.

Por ejemplo:

  • 8 – 10 a.m.: Desayuno y tiempo de juego en el interior (sin pantallas)
  • 10 a.m. – 12 p.m.: Tiempo de juego en el exterior (si el tiempo lo permite)
  • 12 – 12:30 p.m.: Almuerzo
  • 12:30 – 2 p.m: Descanso y tiempo a solas
  • 2:30 – 4:30 p.m.: Proyecto de grupo (Arte, ciencia, cocina, etc.)
  • 4:30 – 5 p.m: Rutina vespertina habitual

Si está a su alcance, considere la posibilidad de tomarse un tiempo libre— especialmente cuando necesite un descanso.

Relacionado: Cómo mantener la concentración cuando se trabaja desde casa

3. Establece límites tanto con el trabajo como con tus hijos

Establecer límites y reglas claras para ti, tus hijos y tus compañeros de trabajo ayudará a que todos se entiendan mejor.

Para los compañeros de trabajo

  • Comunique su disponibilidad, incluyendo cuándo va a cerrar el día, cuándo va a tomarse un tiempo libre y cuándo necesita estar alejado del ordenador a lo largo de la semana.

  • Delega asumiendo lo que sabes que puedes hacer y transfiriendo el trabajo que no puedes hacer cuando sea posible. Comunícalo a tu jefe para que entienda que necesitas apoyo.

  • Proporcione su información de contacto de emergencia en caso de que necesiten ponerse en contacto con usted durante un periodo de inactividad. Explique los casos de uso de su información de contacto.

Para los niños

  • Comunica tu horario familiar diario explicando cuándo estarás presente y cuándo no estarás disponible o “en el trabajo”

  • Busca un espacio tranquilo donde puedas tener un límite físico, como tu dormitorio, tu despacho o incluso tu armario.

  • Trabaja con ellos para crear una señal para tu espacio de tranquilidad, como un pulgar hacia arriba/pulgar hacia abajo o una señal de stop/luz verde que indique cuándo no debes ser molestado a menos que haya una emergencia.

Relacionado: 7 desafíos de trabajar a distancia y cómo superarlos

4. Aprovecha los recursos gratuitos

De cara a la transición, muchas organizaciones ofrecen recursos gratuitos, como clases online, manualidades y ejercicios físicos. He aquí algunos:

  • Outschool.com: Más de 10.000 clases de videochat en grupos reducidos y gratuitas
  • Profesores de pago: 3M+ recursos adaptados al nivel e interés
  • BrainPop: Ofrece acceso gratuito a los afectados por el cierre de las escuelas con 1.000 cortometrajes de animación para estudiantes de los grados K-12 (de 6 a 17 años)
  • Modulo: Herramientas y acceso a especialistas en aprendizaje, gratis para los padres afectados por el cierre de colegios
  • Empresas de educación que ofrecen suscripciones gratuitas: Más de 1000 recursos recopilados por educadores internacionales para el cierre de escuelas
  • Ciencia misteriosa: Ofrece gratis sus contenidos más populares por el cierre de los colegios (K-5)
  • Twinkl: Membresía gratuita para padres y cuidadores debido al cierre de las escuelas en Irlanda (apto para padres y cuidadores de niños en escuelas primarias de 4 a 13 años en irlandés e inglés)
  • Caja de herramientas de aprendizaje del Exploratorium: Actividades científicas y de aprendizaje COVID-19 y más
  • Club de niños de la Nasa: Recursos para padres, profesores y cuidadores
  • Chispazo en el espacio profundo: Cientos de ideas de actividades y proyectos gratuitos
  • KinderArt: Proyectos de arte para todas las edades
  • GoNoodle: Actividades de baile y movimiento para niños

5. Tómate un descanso

Es importante en cualquier trabajo, especialmente cuando se trabaja desde casa, y aún más cuando se trabaja desde casa con niños, hacer descansos regulares. Hacerlo puede aumentar la productividad y reducir el agotamiento. Puedes probar el Método Pomodoro, que consiste en concentrarse durante 25 minutos y luego hacer una pausa obligatoria de cinco. Prueba a dar un pequeño paseo, hacer un breve vídeo de ejercicios, hacer un ejercicio de respiración u otras actividades sencillas que te hagan sentir descansado.

También puedes considerar tomarte un tiempo para llamar o chatear con alguien que esté lidiando con algo similar. Hacerlo es una buena forma de descomprimirse y mantenerse conectado.

Aunque este momento puede resultar estresante y confuso, sepa que no está solo. Comuníquese y establezca expectativas con sus jefes y colegas, acuda (virtualmente) a un amigo cuando necesite descomprimirse, tome descansos y establezca límites. Tomar pequeñas medidas como éstas puede facilitarte el trabajo desde casa con niños.

Te recomendamos

Entender qué es una hipótesis nula

Fórmula de la tasa de crecimiento sostenible: Definición y ejemplos

Habilidades verbales más demandadas: Definiciones y ejemplos

15 Habilidades esenciales de un gestor de sistemas informáticos que debe dominar

Cómo ser más detallista en el trabajo

100 ideas de negocio con bajos costes de puesta en marcha