10 Consejos para trabajar desde casa con un niño pequeño

Trabajar desde casa puede ofrecer más comodidad y flexibilidad que desplazarse y trabajar en una oficina. Sin embargo, trabajar desde casa también puede conllevar algunas distracciones a las que quizá no estés acostumbrado. Si tiene un niño pequeño, es posible que tenga que ajustar su horario y poner en práctica algunas ideas nuevas para mantener un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada y seguir siendo productivo durante la jornada laboral. En este artículo, te contamos 10 consejos para facilitarte la vida mientras trabajas desde casa con un niño pequeño.

Cómo trabajar desde casa de forma eficaz

Consejos para trabajar desde casa con un niño pequeño

Aquí tienes 10 consejos para trabajar desde casa con un niño pequeño:

Empezar el día temprano

Levantarse antes de que se despierte su hijo puede proporcionarle un tiempo de trabajo tranquilo que le permita centrarse en tareas importantes. Puede ser tentador dormir hasta tarde, pero dé a su jornada laboral un comienzo fuerte y productivo con una mañana sin distracciones. Esto puede ser especialmente beneficioso si sabes que tu hijo pequeño provoca distracciones a lo largo del día. Preocúpese menos después por alejarse del ordenador de vez en cuando para atender a su hijo.

Relacionado: 25 pasos para convertirse en una persona madrugadora

Contratar a una niñera

Aunque estés en casa durante el día, puede ser un reto cuidar de tus hijos mientras te centras en el trabajo. Cuidar a tus hijos mientras trabajas desde casa es básicamente como tener dos trabajos, así que si crees que te vendría bien algo de ayuda, considera la posibilidad de contratar a una canguro. Contratar a una niñera puede permitirte trabajar sin distracciones y hacer más cosas. Incluso puede ser esencial para los trabajos que requieren que asistas a reuniones sin ruido de fondo ni interrupciones.

Organizar un intercambio de canguros

Si no quieres pagar a una canguro, considera la posibilidad de organizar un intercambio de canguros con un amigo u otros padres de tu comunidad. Comentad vuestros horarios y cread un plan que funcione para todos. Tal vez tú puedas cuidar a los niños el lunes y el miércoles y tu amiga pueda cuidarlos el martes y el jueves. Esto puede ser una buena manera de tener unos días para ti, lo que puede tener un gran impacto en tu productividad. También puede disminuir tus niveles de estrés y mejorar tu estado de ánimo.

Utilizar el tiempo de la siesta

Aprovecha la hora de la siesta de tu hijo para trabajar en un entorno tranquilo. Utilizar la hora de la siesta de tu hijo es una buena forma de estructurar tu carga de trabajo. Prioriza tus tareas más importantes cuando tu hijo duerme la siesta para poder concentrarte en ellas sin distracciones. Si tu hijo tiene una rutina de siesta que sigue, puedes incluso intentar programar reuniones y otras tareas que requieran toda tu atención durante su hora de siesta.

Leer más: 10 formas sencillas de gestionar mejor tu tiempo

Prepárese para las distracciones

Si sabe que su hijo le provoca distracciones a lo largo de su jornada laboral, planifique estas distracciones antes de empezar a trabajar. Preparar bocadillos o actividades con antelación puede evitar que dedique demasiado tiempo de su trabajo a atender a su hijo. Si tienes una reunión importante, puedes prepararte sacando cualquier cosa que tu hijo pueda pedir o poniendo su película favorita para él. Estar preparada puede ahorrarte mucho tiempo y hacer que tu jornada laboral sea menos estresante.

Relacionado: Cómo no distraerse mientras se trabaja a distancia

Fomentar el juego independiente

Es posible que tu hijo se acerque a ti durante el trabajo para pedirte que juegues con él o que se queje de aburrimiento. Para evitarlo, intenta crear ideas que animen a tu hijo a jugar por su cuenta. Encontrar actividades que les gusten y que no impliquen tu ayuda es una buena forma de mantenerlos concentrados para que tú puedas centrarte en el trabajo. Cuidar a otro niño puede no parecer lo ideal cuando trabajas desde casa, pero tener un compañero de juegos puede ser beneficioso para tu hijo y provocar menos distracciones.

Crea un espacio de trabajo cerca de tu hijo pequeño

Si trabajas desde casa con tu hijo pequeño mientras lo cuidas, tienes que vigilarlo durante todo el día y estar disponible por si necesita algo. Crear un espacio de trabajo cerca de la zona de juegos de tu hijo es una buena manera de hacerlo. Esto limita el tiempo que pasas lejos de tu escritorio yendo y viniendo de una habitación a otra, y también te permite realizar varias tareas cuando sea necesario. Sin embargo, no olvides tener en cuenta el entorno de tu hijo y de sus juegos si tienes una videoconferencia o necesitas tranquilidad para una llamada telefónica.

Establezca un entorno de trabajo independiente

Por otra parte, si tiene una pareja o una niñera que cuida de su hijo, podría beneficiarse de la creación de un espacio de trabajo separado. Busca una habitación o zona que sea tranquila para poder concentrarte en el trabajo y eliminar los ruidos de fondo. Lo mejor es que este lugar de trabajo esté cerrado, para que tu hijo no pueda entrar fácilmente en la habitación mientras tú trabajas.

Relacionado: Crear una oficina en casa productiva

Gestionar un horario eficaz

Tener un horario fijo puede ser importante cuando se trabaja desde casa, especialmente si se tiene un niño pequeño. Ten en cuenta tu horario de trabajo y el de tu hijo pequeño para decidir qué es lo mejor para ti. Si tu trabajo es flexible, puedes optar por un horario de oficina alternativo que se adapte al tiempo que dedicas al cuidado de tu hijo. También es una buena idea informar a tu hijo de tu horario, porque así sabrá cuándo estás ocupada y cuándo estás libre.

Relacionado: La guía completa para programar tu día

Saque tiempo para su hijo

Cuando se trabaja desde casa, la vida laboral y la personal pueden fundirse en una sola. Para los niños pequeños es un reto entender por qué no puedes prestarles atención durante la jornada laboral, porque en su marco, si te ven, pueden confiar en ti. Intenta explicarles el trabajo y establecer expectativas sobre las horas de trabajo. Igual de importante es explicar un plan para dedicar un tiempo concreto a dar a tu hijo toda tu atención. Intenta pasar tiempo con tu hijo después del trabajo y los fines de semana, sin distracciones. Hacer pausas planificadas juntos a lo largo de la jornada laboral también puede aumentar las sesiones de productividad.

Te recomendamos

12 Tipos de Sistemas de Información Gerencial (Más Definición)

¿Qué es el proceso de compra? 6 pasos que debe conocer

Aprenda a calcular el coste de adquisición de clientes

4 formas de mejorar el clima organizacional

Cómo Calcular el Margen de Error

16 métricas de proceso que hay que controlar